Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 15, tiempo total: 0.004 segundos rss2

La Verdad Están Cara Parte 1

Estan cara como una mentira
Camuflada en billetes
Para mirar hacia otro lado
Decir que tienen hambre en un pais
Rico
No lo creo.

Hay paises pobres
Donde la miseria no cojea
Y la hambruna va vestida
De verde
Y con una larga cabellera
Y un traje fino
Dicen que los delincuentes
Deben tener más derechos que una víctima como es eso
Si el preso
Puede ir libre
Con un calibre entre sus bolsillos
Y acabar con otra vida
Y va morir aquel que quiso hacer justicia

Y la verdad están cara
Como una estafa envueltas
En palabras que luego se transformara en olvido
Muchos ven a los políticos
Como dioses
O salvadores
Si serán los mismos que nos harán cargar su cruz de errores

Hay pobreza
Y hambruna
Que abunda
En las ciudades
Y en los campos también
Pero compran esa verdad
Y la ocultan de tus ojos
Para que dejes esos despojos
Para que caigan en su marketin de todo está mejor
Y entre penumbras la verdad se reclusa
Implorando libertad
Mientras no aprecias lo que tienes
Otros sufren de verdad
Y la pasan mal entre guerras sin sentido
Entre el descontrol
Y pobreza
Y no es realismo?

Otros andan descalzos
Caminando entre vidrios rotos
Niños son tan inocentes
Que los usan como armas
Pobres de aquéllos
Que mueren para que vean la verdad
En esta realidad

Unos mueren de amor
Otros mueren en circunstancias dudosas
Otros duermen y sueñan con paz
Otros sueños hechos d
Trizas
Entre guerras y violencia
La mentira es tan barata
Y la verdad están cara..
leer más   
13
18comentarios 110 lecturas versolibre karma: 114

La carne

Güendy solo quería bailar, pero su padrastro se encerraba con ella en el baño cada vez que su madre no estaba. Su padrastro era un hombre despótico. Enorme, desmañado y cruel, era El buey desollado de Rembrandt.
–Croisé derecho al frente. Paso a la derecha en uno, brazo en dos, seguido por un plié tendu. Tres, cuatro. Vamos, por grupos. Otra vez.
Güendy acababa de cumplir trece años; y seguía siendo una niña, con su tez mestiza y los ojos azules, y un cabello indomable, rizado y largo, que flotaba en el aire en los giros y las contorsiones.
–Sonrisa, ¡y pensad! Pensamos en lo que hacemos. En los brazos… las piernas… en la punta de los dedos. ¿Qué estás haciendo?, ¡no mires al suelo! ¡Ligera, ligera! Ahora arriba al descender. En círculo, brazo abierto a un lado… y volvemos a cinco.
Ella solo quería bailar. Vivir toda su vida en uno de esos cuadros llenos de muchachas que se ajustan las cintas de las zapatillas, sentadas en las grandes manchas doradas de los ventanales, que se reflejan en los espejos poniéndose, quitándose las horquillas, arreglándose el moño, mientras la profesora corrige y manda repetir con voz de urraca los ejercicios de barra.
Faltaban cinco minutos para que terminara la clase del jueves. Los jueves su madre tenía turno de noche, y su padrastro la esperaba en casa para cenar e irse a la cama. Güendy se mordía nerviosa el labio, levantando continuamente la vista para mirar la hora. Tres minutos. Hizo una pirueta doble sobre el pie derecho en punta. Dio algunos pasos rápidos a través de la sala, revoloteando, y de un salto, igual que una mariposa de alas blancas, salió por la ventana.
4
2comentarios 38 lecturas relato karma: 43

Payaso Triste

Detras de su maquillaje
Y aquel bosquejo de su sonrisa
De lápiz labial
Una lágrima negra
Por las noche rueda sobre
Su palida mirada
Perdido
En un nocturno cielo
Pensando en si
La felicidad de aquellos
Niños se compara
Con su sonrisa llena de soledad
Y melancolía
Que llena con aquella alegría
De los niños
Que divierte con sus chistes
Y monerías

Pero todo ese acto
Serviría para curar la cicatriz
Que recorre su matiz

Payaso
Que ocultas tu soledad
Detrás del maquillaje
Y secas las lágrimas
Negras
Con el umbral de las farolas
De las calles...
leer más   
18
18comentarios 94 lecturas relato karma: 96

Mujer transparente

Un día gris la vi por ahí
deambulando cerca del muelle

Era invierno y agosto venía de frente
la llamé la mujer transparente
y así sin más le di un nombre de persona
a alguien que podría ser un ente

Mujer caminaba a paso delicado
sin prisa compraba sus verduras
en la feria del mercado
y escogía las mejores frutas de la estación

Mujer se veía feliz -perdón si me equivoco-

Tenía dos lunares
en cada esquina de su labio
y tobillos delgados
en fina terminación

Sus labios manchados de rojo
y el contraste evidente
floreciendo por su piel
me decían que no le gustaba el verano

Miraba sus manos y mis ganas de rozarlas
puesto a que eran finas y entregaban inspiración

Día a día la veía bien tranquila
dedicándola a nuestras vidas
un placer indispensable

Mujer no reía
y tampoco existía
ya que solo la veía

con los ojos cerrados.
6
sin comentarios 34 lecturas versolibre karma: 55

Continuando El Viaje...

Un día sentado
En mi cama
Leyendo los versos de Neruda
Fue que al leer uno de esos
versos
De repente una idea surgió de mi mente
Se plasmó rápidamente en el papel

Un tarde mucho en escribir
Al leerlo sentí
Por dentro que encontré mi inspiración
Era un poema sobre lo solo que me encontraba esa noche
En el cuarto que yacía solitario
Y vacía a la vez la habitación

Donde yo mezcle la soledad
Lo que yo sentía en ese entonces
Junto
Con una historia que hace tiempo
Leí sobre dos personas enamoradas
Donde la joven moría de cáncer
Y su novio muria de despecho en su corazón.

De allí escribí el segundo poema
Lo titule tu ausencia
Lo llene de versos y rimas
Que plasmaban
La calma que se sentía
La soledad que me acompañaba
De viejos recuerdos que se enredaban en el redil de mis adentros
Por dentro guardaba en un bolsillo de porcelana
Para que no se me escape
Las manos la poca esperanza
Que me quedaba
Por llegar más allá de los límites impuestos
Por los estudios de la secundaria.

De allí continúe escribiendo una y otro
Poema más, basándome en hechos, historias
Y cuentos pero solo algunas

Otras se basaban en viejos recuerdos
De la infancia, las pocas glorias
Y la varias derrotas
Al igual que las penurias que me acechaban
Las pesadillas que me creaba recurrente mente
Para que no olvide que tenía que levantarme temprano
Para ir a la escuela
Y donde más escribía uno nuevo
Era en el colectivo

Pero no me rendir
Decidí a seguir
Lo que un día el destino
Me regalo me las dejo en mis manos
Que hizo siguiera pasa a paso el camino
Y que sin quererlo de apoco la forje con lápiz y una hoja de cuaderno
Con versos y rimas algo torpes porque era principiante
Los adorne con vástagos en sus renglones
Hojas marchitas en cada párrafo
Un otoño por contar
Porque nací en otoño

Seguí este camino
Comencé este viaje el cual no hay vuelta tras
Y hasta aquí no me quejo
Aunque de apoco voy mejorando algo no abandonare la poesía.
leer más   
15
8comentarios 111 lecturas versolibre karma: 131

Ya No Tengo Miedo

No me rendiré nunca mas,
Ya lamente tantas cosas en mi vida
Como confiar en gente que nunca le importe
A gente que solo busco quebrantarme igual que ellos
En vez de darle un giro a la historia y volverla polvo junto al viento
Siempre me han callado por lo que pienso

O por lo que soy, deje atrás aquella visión moribunda de mi
Aleje muy lejos las cosas que me marcaron
Deje de lamentarme y desquitarme con la pared
Ya no trato de llenar un vació que se desborda en un vaso de vidrio

Trato de dejar de sentirme
Que no puedo porque yo si puedo
No dejare que nadie me arrebate mis sueños
Tire al abismo el odio y el remordimiento
No pienso sucumbir al egoísmo

Que cegaron aquellas personas
Que alguna ves me odiaron
Porque ya no siento rencor
Y por mas que me hicieran mucho

Daño jamas pudieron quebrantar con sus palabras
Este muro de acero
Ya no me podrán hacer daño porque no importa
Los olvide los guarde en la caja de Pandora junto con
mis errores, mis temores, los tan anunciados quiero amigos
Nunca podrán decirme que tengo miedo
Y humillarme una vez mas porque me he vuelto mas fuerte
Con el mismísimo tiempo
Ninguno ya podrá decirme que soy un don nadie
Porque yo si soy alguien
Por mas que sea diferente en mi personalidad y pensamientos

Porque aprendí que tengo que recordar siempre ser yo mismo
Que ser una simple copia de los demás.
De ser la sombra de alguien mas
Y callar cuando me digan una vez mas que soy un peso mas en este mundo

Jamas cambies por el egocentrismo de los demás.
Jamas te mires al espejo te des asco
Ya no te crucifiques por ser igual a ellos
sino te aprecian por lo que eres es por que no te valoran

Porque eres mas especial de lo que tu crees
Que eres.
Deja de tener miedo,
Levanta ven toma de la mano
Del destino que te espera con brazos abiertos

Mientras tu mejoras y dejas a los demás que se traguen sus palabras,
Deja que el pasado quede pisado con la alfombra de la grandeza,
Por la única razón que no importa cuanto daño te hicieron
Porque una vez que te curas de sus atenuante gritos, golpes y heridas.
Te volverás mas fuerte y ellos serán los débiles leones
Molestos que creen que pueden quitarse su rabia contigo
Enséñales cuando te caigas y te levantes,
Demuéstrales
Que tu ya no tienes miedo.

El miedo no es mas que la representación misma de tus recuerdos, y una vez que dejas de sentir miedo puedes lograr mucho mas que las personas que te hirieron. es por eso que no vivas con miedo sigue al destino que el sabe mejor que tu seras mas grande que aquellos que solo te hacían daño y te causaban dolor, aprecia quien eres y nunca trates de cambiar por nadie.
leer más   
15
7comentarios 127 lecturas versolibre karma: 114

Hoja Blanca

Hoja en blanco
Falta de colores
Entre las cumbres de esos
Lejanas montañas
El celeste en falta

El sol pintado de tiza
La luz en su mirada se segó
Por alguna razón
La luna se siente ajena
Mas le pintaron ojos de sirena
Un camino echo de ceniza
Los sueños se hicieron triza
Al no contemplar su gran belleza

La falta que le hace a este dibujo
Es sentimientos que llenen el vació
Los colores que le den belleza
Y brillo a las lúgubres
Luceros que abundan,
Y están todos
Apagados.

Los niños jugaban
Muy tranquilos y vieron como la hoja
lentamente se posaba
Sobre las rugosas manos de la arena

Una vez que detuvo su vuelo
La miraron atentamente
Se dieron cuenta
Lo que le hacia tanta
Falta

Rápidamente salieron disparados
A sus casa a traer distintos marcadores
De diferentes
Colores.

Al paisaje le pintaron de rojo, azul para las casas
Para que no se sintieran tan solitarias
Las calles les colocaron niños jugando
Muy cordialmente entre sus veredas para que no se viera tan vacía.

Le dieron amarillo al sol
Y gris pálida para la luna
pintaron a su alrededor celeste el cielo
Para que no se viera nostálgico.

Ellos vieron mas allá del dibujo
Le colorearon
Porque sintieron
Que estaba sumergido
en la soledad
en la pena
y la melancolía

Borraron el gris
Para darle otro significado
Al ya olvidado dibujo.
leer más   
12
11comentarios 116 lecturas versolibre karma: 128

Realismo nada limpio VI

El muchacho se despidió despectivamente de su madre mientras ella seguía con su trabajo. La cara de ella, de resignación, como de estar perdiendo de una vez por todas lo único que hacía que su vida mereciera la pena vivirse, no pareció afectar al chaval, bien vestido, peinado a la moda, dispuesto a masticarse la noche hasta hacerla puré de vicios. Mientras se alejaba calle abajo, cantaba un viejo éxito de los noventa.

«What is love?
Baby don't hurt me,
don't hurt me.
No more...»

Entonces su madre, escuchando al ingrato fruto de su vientre, a esa máquina parásita e indolente, a ese bendito obstáculo en medio de su desheredada existencia, desde la esquina de aquella callejuela, tras veinte años archivando sus reflexiones, abrió el cajón, las lanzó por los aires y gritó:

«What is love?
¿Y tú me lo preguntas,
poetilla de mierda?
Pues es lo único que te pido
a cambio de abrir las piernas
para que te coloques esta noche.
Hijo de puta.»
leer más   
4
sin comentarios 49 lecturas prosapoetica karma: 55

El bar de las viejas vedettes

A este bar del centro donde vengo
a ocultarme, llegan, por la noche,
unas viejas vedettes. Trabajan aquí cerca,
en un teatro de mala muerte.
Una vez, curioso, fui a verlas actuar.
Estaban radiantes sobre el escenario
vestidas de lentejuelas y de plumas.
Sus carnes desbordaban sus trajes.
El público, jocoso, se burlaba
de sus cuerpos deformes.
Ellas, diosas histéricas, sufrían
las humillaciones y miraban
con desprecio a la platea
de adolescentes imberbes
y hombres solos. No renunciaban
a nada. Se aferraban a sus cuerpos,
antes gloriosos, y seguían representando
su papel inverosímil. Bailaron, cantaron,
mostraron el culo, exhibieron
sus tetas fofas. Luego del show
vinieron al bar,
esta extraña escuela de condenados.
Aquí, las vedettes, que una vez
lo tuvieron todo: amor, belleza, dinero,
quedaron, indefensas, bebiendo su copa,
fuera del escenario y de las luces.
Esas pobres mujeres me hicieron pensar
en la poesía desvalida de nuestro tiempo.
En los poetas grotescos, que cantan
y celebran la fealdad del mundo,
con expresión grosera,
y son el hazmerreír de muchos.
No tienen vergüenza de exhibirse.
Otrora soñaron en un mundo perfecto,
lírico, elevado, sin limitaciones.
Pero pasó el tiempo
y nunca llegó la palabra iluminada
ni la inspiración salvadora. Ahora
rinden culto a la vida y se arrepienten
de sus sueños reaccionarios. También pensé
en los otros, sus enemigos, que,
a diferencia de las viejas cocottes,
no saben vivir en la cruel realidad
y se refugian en un paraíso imaginado.
Los poetas burgueses, que cantan
al amor salvador y los sentimientos nobles
en versos elevados. Esos que ignoran
el infierno, que no conocen la caída
ni sienten compasión por la fragilidad
humana. El espíritu, finalmente, me dije,
será el que nos guíe por este desierto,
solos ante la duda. El espíritu poético,
ese aura inmaterial que viaja por el tiempo,
y llega en el lenguaje y nos eleva, y es
el espíritu santo. Miré a mi alrededor,
alcé mi copa y brindé por las vedettes.
Ellas me devolvieron la cortesía.
Luego nos quedamos bebiendo en silencio.
La disciplina del alcohol me ayudó
a ensimismarme. Recordé un sueño
recurrente que tengo, en el que me hundo
en lo más hondo y emerjo en un espejo.
Allí desesperado me contemplo
y me arranco a pedazos la piel del rostro.
Era sólo una máscara, descubro, y detrás
encuentro otra y otra…Vivimos
escapando de nosotros mismos
y poco a poco, sin saberlo,
nos acercamos a eso que somos.
Bebimos la última ronda de alcohol suicida.
Cerró el bar y salimos a la calle, ya bautizados.
La oscuridad nos acogió, en su anonimato
generoso. Nos alejamos sin despedirnos.
Solos en nuestra ley los incorregibles.
Héroes también de la soledad y del fracaso.
Ya el mundo me dolía menos
y estaban prontas a abrirse
las puertas del sueño y del olvido.
leer más   
5
3comentarios 149 lecturas versolibre karma: 47

Encadenados

El patio de la casa es muy pequeño
no hay oportunidad de sentarme,
no existe un cómodo lugar,
así que busco la piedra con lados planos,
para ahí poner las nalgas.

¿Qué hago en el patio?
-¡Ya no estoy para jugar!;
lo que pasa es que ando "entrado",
sólo me quiero sentar,
ya sentado sin marearme,
me dieron ganas de observar.

Lo que tengo enfrente no es una linda postal,
es el perro de la casa amarrado y defecando,
¡Pinche olor me hará vomitar!

El perro no tiene oportunidad de moverse,
él se embarra y se llena de esa viscosidad,
las cadenas se están "enmierdando".

El can solo tiene una oportunidad:
¡Que me apiade de él y lo suelte!

Me acerco a él, me embarra de mierda,
hasta el momento me da igual,
tomo las cadenas; mis manos huelen fatal,
al final lo logro soltar.

¿Pero por qué me embarró de su mierda?
Yo sólo le quería liberar,
¡Su libertad me costo la embarrada de sus cagadas!
leer más   
4
sin comentarios 67 lecturas versolibre karma: 42

Espiga sangrante

lunes, 5 de marzo de 2018
Espiga sangrante:





Con el filo y brillo reluciente
está la espada,
blandiendo surcos
en fosas funerarias.
A lo que su empeño sucede.
Quilla de un flagrante monte
surcado por el metal
de hilo de cobre,
sonaba con el viento
haciendo temblar calaveras
en lo alto de aquel poste de telégrafo.
El viento tenía estridencia
y lamento seco.
Digno a desatar quimeras y bestias rectas.
Capaz de dar voz a lo inerte de la vida.

II Hoja:
Allí plantado como se siembra una pipa
me encontré, detuve el sonido
entre escalas y cielos soterrados.
Planté una pila de lluvia sobre marzo,
contestó entre gramófonos la tierra;
una melodía jamás interpretada
y jamás semejante o similar
a haberla escuchado una vez.
Era como un maullido entre gramas
y bocas sedientas.
Como cerrar y esperar que la compuerta secara,
como desplomar semillas
y aventar espigas;
plantado como una sola
de carne y tinta
que la espera viola.




El Castellano
1
sin comentarios 70 lecturas versolibre karma: 6

Celos

Dime si algún día tú
piensas madurar
y llevar los celos al desván,
y dejarlos allá
encerrados en un saco o algún baúl.

O mejor dime
si algún día tú
piensas olvidar
y tirar esos fantasmas
a la basura,
porque no sirven de nada,
y solo te hacen sentir esa opresión
en el pecho
y en el diafragma
esa punzante quemazón del ácido
de tu infelicidad.

Cuando hablas del plasma
de tus demonios,
tu boca
que es suave para el beso
destila, por extraña bioquímica,
la amargura…
y de pronto es hiel lo que hay
en tus labios
y tus palabras de amor
se tornan en cruentos alegatos
de herejía.

En tus ojos crueles
se velan las imágenes,
la magia de tu pensamiento inventa
alucinadas pariciones
y dolores innecesarios,
inservibles genios de botella,
amigos de juerga,
doncellas y brujas por doquier…
todas putas y ladronas,
tratando a como dé lugar
de robarse a tu hombre.

Dime si algún día tú
piensas levantarte
a encender la luz
del cuarto de torturas
y cerciorarte
que nadie más
ha entrado aquí,
que estamos solos,
tú con las tenazas de tus celos
y yo con el corazón en la mano.
leer más   
6
2comentarios 40 lecturas versolibre karma: 71

Alejandro Rebolledo...

Mientras voy escribiendo poemas tristes en Internet,
infectó mis pulmones con humo de tabaco
y el resto de mi organismo con todo el arsenal venenoso que componen este cigarrillo.
Las moscas vuelan en esta pocilga rustica,
el respirar de Perry retumba como el grito agónico de los recolectores diciendo el destinó de la nave que representan.
Las aves afuera amenizan un poco esta tragica escena con su recital de pitidos,
Y en mi cabeza se posa un ángel de paz
en medio del holocausto.
Y pienso en la idiotez del consumismo,
y por qué la gente cree que Sheryl es genial solo por unas fotos de mierda.
Entonces pienso en el país esquizofrénico esté en el que vivimos,
No me crean tan idiota, estoy consciente
que nadie se libra de esta maldición en formato sistemático,
pero por los momentos le estoy pegando el dedo en el culo
apuntas de estafas algorítmicas.

El día deprimido le da por llorar y pintarse de gris con vientos,
yo mientras tanto sigo escribiendo en esta pocilga,
Surfeando en el infierno,
por esta realidad de maldiciones y demonios.
Pongo Radiohead por qué no existe infierno sin una maldita banda sonora;
Thom me dice todo lo que necesita.
Afuera la depresión no cesa
y yo agradezco el estado de ánimo de este triste día,
aún me corre algo de THC por el organismo,
Mientras David Bowie releva a Yorker Rebeldemente.
La brisa se escurre por las rendijillas de la ventana y pienso el que parte de Mérida estará mi último universo con empaque de mujer:
La confirmación de mi maldición en cadena.

Este reloj imitación de mierda marca las 8:47am,
que deprimente se ve la vida en números y que decadente este poema.
Pienso en lo imbécil que es tener un teléfono y en toda la mierda que nos reduce apartándonos del verdadero frente.
También pienso en como Murió Alejandro Rebolledo.
Yo en verdad creo que se mató hinchándose en ansiolíticos y opiáceos,
Hijo de puta, escribió PIN, PAN, PUN. y compitió con Bolaño en el premio Romulo Gallegos.
Haz podido creer que esa aberración agria y coloquial compitió con Detectives Salvajes.
Y el muy cabrón nunca leyó Doña Bárbara.
Hablo de Rebolledo. Claro.
Fuiste de las primeras desesperadas almas que observé
y note que habían mas bicho raro en este retrete universal llamado mundo.
Fuiste de esas revoluciones reales que manchan la existencia y almacena la historia sin farándula,
Eres el de letras de fuego,
de esta raza de parias desesperadas,
director de esa filosofía juvenil que todavía tienen que escoger el escape o el fracaso como destino para sus vidas.
el under te aclama, pero a la mierda la cloaca y el prestigio,
tu eras rebelión sincera y visceral,
veterano pateando calle,
el Destroyer de los Romances.
Que por cierto invertido, es el título de tu poemario
ese que preferiste tirarlo embotellado en internet
que ponerte bajo las bolas de una editorial con condiciones.
hasta siempre CAPITAN ENTROMPI.

¡Que bolas! Ahora son The PIXIES que protagonizan el sonido saliente de la delicada corneta del teléfono
y me preguntó: Where is my Mind…
Y como se lo señalaste a Torrelles: Fuck the Word.
Espero no casarme con la jeva que ame.
Y para tu orgullo, nunca confié en tipos de botas vaqueras
Por que ahora soy yo el de las botas…
4
sin comentarios 37 lecturas versolibre karma: 46

E.T. 2041

Hoy,que cumplo 86,anegado mi cuerpo arrasasado del oscuro extraño enlentecido mi amor como perdura en la carretera 86,camino de Milwaukee.Venero tus arrugas como mías inoculado el veneno del basilisco que destila el fondo perlado de un bosque que no existió,y existió de 0 a 12,hasta que me llamaste y acudí inocentemente a mi reclamo.
leer más   
4
sin comentarios 67 lecturas prosapoetica karma: 43

Locución

Alguien cercano dice
que hablo demasiado
que consumo palabras
y desgrano el centeno
con su corzuelo negro,y
NO
Me desenvuelvo en porqués
y a veces sí
y porque si...y mil preguntas
disponen ábacos.

No sé donde caen,hace
siglos ya desde las luces
y días zurdos.
leer más   
5
3comentarios 63 lecturas versolibre karma: 68