Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 202, tiempo total: 0.003 segundos rss2

Galimatias Cosmopolitas

Atraído por los destellos nocturnales de las luces citadinas, el sujeto se internó calle adentro buscando sumirse en los románticos efectos, patentados por el mágico universo de plasma y cristal liquido.
A su paso iba descubriendo — sin ganas de aprender—, estropajos psicosociales edificados en parcelas mentales libres de impuesto a la renta capital, que su vez, se esclavizaban a infra pasiones infinitas.
Intuyó, que el brillo de un puñal bien afilado, salía más barato que las luces que acompañan a los hombres que se embriagan de moral, que los precios eran producto del rencor que se expresa en los manuales impresos en las academias de economía, aprendió, rompiendo botas, que las calles no están hecha solo de hormigón y pavimento, también se forjan con sangre derramada por puñaladas en la carne y coagulada por la hambruna equinoccial de los inviernos. Así, se iba abriendo paso en un cosmos propenso a la apostasía, en un mundo delimitado por la confrontación, donde los metales solo se valoraban por su capacidad de producir dolor con sus aristas, fue rodeándose de gente con la mirada obcecada en hábitos alucinógenos, incursionó en el mercadeo de caricias y fue legitimando los besos como medio de pago por amortiguar los acosos de ciertos apetitos.
Fue creciendo en su altar de bases escatológicas, a la vez que compraba inmensas porciones de protección espiritual y purificación esotérica que lo hicieran invulnerable a los supuestos daños que viajan en la mirada de los envidiosos. En ese trayecto, las etiquetas exhibidas en lo que fueron sus harapos, atrajeron monstruos, monstruos terrestres de aire y de mar, fornidos cornudos y corpulentos, emitiendo ruidos infernales e inmolando la miseria aparente con llamaradas verdosas cuyos efectos después de su extinción, perduraron por años en los parpadeos del sujeto.
Se creyó inmune a toda especie de prisión y la honestidad la causaba severos estados de alergia, sus amistades tenían un precio variable de acuerdo al nivel de lealtad, concibió que una bala, fuera el mecanismo más eficaz de romper una amenaza. Se hizo fanático de los sistemas más emblemáticos de destrucción, y llegó a adorarlos más, cuando comprendió que podía corromperlos más allá de su concepción primaria.
En su reinado ignorante de coherencia, no fue capaz de vislumbrar la fugacidad perenne en toda madrugada ni la rapidez con que se evapora el dulce artificial que tiene el dolo, intoxicado por su propio veneno interior, el sujeto y su séquito de monstruos flameantes amplificaron sus vicios, exponencialmente aumentaron su codicia y exageraron su confianza en los gurúes que dan al crimen carácter de redención social.
En un arrebato de cotidianidad y fascinado por la insustituible sensación que esta produce, como emulando el estribillo de una canción urbana: “por última vez entró a la tienda del barrio”, quizás por cigarrillos, quizás por caña; nunca por condones. Al salir, la costosa chaqueta que algún modista renombrado diseñara con tanto esmero, era perforada por una lluvia horizontal de plomo lacerante. Eran los ruidos de los monstruos que se ocultaban en las ciudades, aquéllos que las banderas nunca dejan ver, pero que se oyen con frecuencia, diluyendo toda presunción de sanidad en la psiquis colectiva, demostrando que los abrigos caros no protegen del frio abismal de la muerte, confirmando la fragilidad de los reinados cuando la amalgama fundamental de sus columnas es el excremento, ratificando el instinto biológico que tienen las poblaciones de autoprofilaxia, aunque el brazo ejecutor, conforme el mismo circulo ya viciado propiciado por la supervivencia.

Ilustración: Jan Van Eyck; El Juicio Final (detalle)
leer más   
4
4comentarios 51 lecturas concursobac karma: 66

In cresendo  imagen

Tu devoción por lo cotidiano hace que mi esquizofrenia siga in cresendo
4
sin comentarios 27 lecturas prosapoetica karma: 53

Domingo pacífico

Querida calma
si hay que pedirte algo
¿Qué más será?
ahuyenta la maldad
y trae el sosiego,
repele el desdeño
y atrae sincera bondad,
si es que existe por supuesto,
inundanos con despreocupación
que se lleve el menosprecio
que la rivalidad se vaya
y la tranquilidad
nos acoja en su lecho.
18
8comentarios 77 lecturas versolibre karma: 99

El mosquito

Soy como un mosquito sobre el espejo,

aferrándome incauto a mi reflejo.

Reflejo que contiene a todo mi cuerpo,

lo que se percibe, lo que tengo, lo que yo veo.

Aferrado y sin acción,

meditando mi contexto, mi situación,

no veo la mano indolente acercándose a mí,

aplastándome y haciéndome incapaz de sufrir.

Un charco de sangre que ni siquiera era mía, sino de muchos otros,

es lo que queda de mí, lo que permanece para otros ojos.

Aferrarme a mi reflejo pudo ser una tragedia,

pero al menos comprendí lo innegable de la soledad verdadera.
leer más   
11
3comentarios 64 lecturas versolibre karma: 92

Ruido Disperso

Me propuse divagar, con la excusa premeditada de que hay demasiado ruido a mí alrededor para hilar una historia, o para intentar describir un suceso que jamás ha ocurrido, o en su legítimo defecto, exagerar los acontecimientos ya pasados hasta el límite de lo apoteósico.
No es síntoma de agotamiento en ninguna de sus fases — lo juro, — no estoy cansado, solo que a mis sentidos llegan voces clamorosas de cosas que la mezquindad perfila imposibles. Tengo algunas ideas licuándose en mi cabeza que interfieren con esta lánguida vocación de holgazán. Pero es grande el escándalo de las escaramuzas por espacios, por fronteras, por trivialidades terrenales, por brazos de poder que me he negado, a presumir de unas técnicas que desconozco, y de conocerlas, seguro no las dominaría ni tendría interés alguno en lograrlo. Prefiero mendigarle a unas musas; (en las que no creo) una metáfora que despunte en su finura o alguna obesa rima sin el pasaje lujurioso del deseo. Navegar por esos mares sin rumbo, donde el pensamiento se hace libre de primigenias ataduras, sin conceder compromisos, prescindiendo de plazos y tarifas, entregar la desnudez de mis entrañas a las pluriformes expresiones de albedrío.
Los pretextos siempre tienen validez cuando se trata de eludir algún deber, pero mi laxitud no precisa de uno, va por pequeños mundos, oculta en el horror de los crímenes que se expenden en las pantallas de los televisores del gran mundo, del mundo mayor, ese que a todos nos domina y que se encuentra en las avenidas , en las callejuelas que no tienen salida, o en los caminos anchos y abiertos donde copiosos arboles, aptos para el albergue de los pájaros ofrecen sus frutos en la misma rama, donde, se ahorcara un desdichado jovenzuelo presa de la depresión.
Sin anexión alguna al estilo o al rigor de la norma, transito por precarias construcciones despojadas de el arquetipo artístico, prosigo sin intenciones de profanar lo proscrito (ni mi talento ni valentía alcanzan a tanto) sería incapaz de articular el mas inerme insulto a los idiotas que promulgaron la monogamia.
Ecos dolorosos producidos por la acción de punzantes dardos, sin piedad, distraen todas mis atenciones, subrayando la inexistencia de una crítica supuestamente constructiva, cuyo objetivo no es otro que: destruir patrones fijados en la mente de quien los admite. Toda escritura por excelsa que sea su magnitud y mágico su contenido, no es otra cosa que un cuestionamiento de las visiones vulgares que banalizan el entorno. Es una crítica a un orden elemental instaurado por la verdad, la ficción o la omisión, es una manera secular de burlar los sentimientos ajenos yuxtapuestos a los propios. Por ende, hemos de convivir con el rumor generado por la crítica y asumir sus consecuencias como una condolencia; ergo, siempre producirá mas lagrimas que sosiego.
A diferencia de la crítica; los sonidos y los ruidos pueden asumir a su vez características constructivas o destructivas, sin vínculo alguno con sus cualidades clásicas.
Es absolutamente objetable, siempre estará sujeto, a por lo menos, dos puntos de vista diferentes dentro de un mismo universos, su definición, será consecuencia inmediata de un estado anímico, asociado a la realidad cósmica en que viaje el espectro de frecuencias sonoras hasta su receptor.
A mi inoportuna e inexacta divagación, le dio por dividirlo en sonidos naturales y artificiales. Los naturales pueden ser máseres de elementos poéticos, exacerbando la prosa para crear conjeturas onomatopéyicas, subyacentes en el ceremonioso don o defecto de la especulación, pero aun así, podrían tornarse terriblemente destructivos: huracanes, terremotos, riadas, tormentas y nevadas tienen una sonoridad tan peculiar, capaz de exasperar todos los miedos adormecidos en los seres con percepción auditiva, creando serios disturbios en sus laberintos orgánicos, incluido aquel donde se guarda el código secreto de los esfínteres.
Hay sonidos naturales que evocan placer, disfrute, goce, a reencuentros místicos con los dioses negados por las pretensiones profanas. Ruidos macerados y madurados que experimentan, admirables procesos de evolución para convertirse en música y extasiar; al extremo de instar a la locura. Una expresión “Paolo Terciana” enunciaba que: «en ausencia de vacío todo sonido es posible y por ende inevitable» Algunos ruidos son tan estruendosos y persistentes que son susceptibles de tomar formas visibles, esas pudieran ser las cortadas atómicas esperadas por fantasmas y demás almas errantes para emerger de las oscuridades a que han sido confinadas por el decreto de la muerte.
Otros ruidos naturales son tan sagaces, que no se dejan oír sino hasta lograr invadir las estructuras óseas en su totalidad evidenciando su presencia en un arrítmico castañeo dental, seguido de temblores corporales, me refiero al gélido sonido de los inviernos.
Si en algo ha sido efectiva la ingeniería y la ciencia en general, es en la manipulación de ruidos, algunos fantásticos, otros fabulosos, insuperables en ocasiones. Se ha alcanzado gran destreza en la discriminación y clasificación de los sonidos. Incluso se ha magnificado hasta el grado de hacerlo inmensamente frecuente sin posibilidades de percepción humana, como el ultra sonido, al tiempo que se impone en un contexto prodigioso, como la aplicación de la resonancia para adquirir mapas de los tejidos humanos y posponer actos ineludibles como: la muerte.
Otras expresiones de un orden similar, pero con un fin reverso, emiten sus fragmentos de abominación, por medio de la destrucción masiva. Son los sonidos que en algunos oídos conducen a los postigos gloriosos engendrados en los cantos de victoria del experto piloto, a bordo del bombardero supersónico investido de un apócrifo heroísmo , cuando deja caer sobre culpables e inocentes su mortal carga explosiva.


Publicado originalmente en la revista digital: Experto en Arte fd; Buenos Aires 2018
Fotografia: Autor anónimo posiblemente sujeto a derechos de autor.
13
3comentarios 63 lecturas prosapoetica karma: 104

El Guardián del Tiempo

¿Quieres un cambio?

¡Despierta!

¿Quieres un cambio?

Conócete.

¿Quieres un cambio?

Valórate.

¿Quieres un cambio?

Te presente a los demás.

¿Quieres un cambio?

Te presente a Natura.

¿Quieres un cambio?

Infórmate.

¿Quieres un cambio?

Culturízate.

¿Quieres un cambio?

Crea.

¿Quieres un cambio?

Actúa más y habla menos.

¿Quieres un cambio?

Quéjate menos y lee más.

¿Quieres un cambio?

Comparte.

¿Quieres un cambio?

Muévete.

¿Quieres un cambio?

Organízate.

¿Quieres un cambio?

Ten presente a Escucha.

¿Quieres un cambio?

Ten presente a los Ahoras.

¿Quieres un cambio?

Ábrete.

¿Quieres un cambio?

Comprométete.

¿Quieres un cambio?

Ensueña.

¿Quieres un cambio?

¡Actúa!

Siempre pasa. Siempre sucede. Siempre ocurre.
Nada es para siempre. Todo siempre marchita.
Siempre en el pasado. Siempre en el presente.
Siempre en el futuro. Siempre en el eterno retorno:
siempre semilla de la flor, siempre flor de la semilla.
Todo es para siempre. Nada siempre florece.
Siempre en primavera. Siempre en verano.
Siempre en otoño. Siempre en invierno. Siempre.

Siempre “Hola”. Siempre “Te amo”. Siempre “Adiós”:
hasta siempre, hasta siempre, hasta siempre…
Siempre fuiste. Siempre eres. Siempre serás: Historia de sangre.

Si tú vives y existes también yo.

De Caminantes, 2017
leer más   
8
3comentarios 88 lecturas versolibre karma: 80

Poemas de amor

A.M.O.R

A veces pienso en ti

Mirando el pasar del tiempo

Obteniendo recuerdos bellos y tristes

Reviviendo pasiones del hoy y los que vendrán.

El amor no termina en malas experiencias, sino son el comienzo de aprender a crecer nuestros sentimientos y también saberlos transmitirlos a nuestros seres especiales.

Por los cuales estaríamos dispuesto a dar nuestra propia vida por verlos felices.

En tu vida vendrán amores buenos y otros enfermizos pero lo importante es que tú no dejes de creer en el AMOR VERDADERO Y PURO.


REFLEXIONES:

El amor es algo pasajero
Unos días esta y otros no.
El amor es roma al revés pero si le agregas mance
Es = romance.
El romance es querer tal cual como es la persona que
Amamos (virtudes y defectos).
“El amor es odio y a la vez odio es amor”
Pero si el odio provoca amor, pero que mi amor es
Indiferente.

“Sueño de amor, Amor en sueños,
Saber cual es real, es un misterio”

“Emparejar”
Emparejar con otra persona a la que no conocemos
Es milagro.
Emparejar con el que amas es un hermoso tesoro.
Emparejar con alguien de otro país es una cultura.
Emparejar con el mismo género es tener identidad.
Emparejar sin nadie más es normal.
Pero Emparejar con alguien que en verdad te reconozca
Como persona y te aprecie como eres puede ser realidad.
12
1comentarios 45 lecturas prosapoetica karma: 92

¿SOY?, "fénix treinta"

Soy libro incognoscible.
Lluvia que no hace reflexionar.
Domingo innecesario,
nada nuevo que adorar.

Soy ciudad en ruinas.
Muy fácil de olvidar.
Si crees que me amas,
pronto me despreciarás.

Soy chispa helada.
Invierno que no cala.
Café insípido,
no contesto si me llamas.

Soy niña cobarde.
Pintura inacabada.
No encuentro camino,
ni utilidad a estas alas.

Soy manta que no arropa.
Un león que no caza.
Si exiges que me explique
no encontraré palabras.

Soy muerte que no hace llorar.
La espina que no está afilada.
Únicamente lo que duele
me ciega y me atrapa.

Soy cariño no pedido.
Miradas que confunden, perforadas.
Si solo sabes de mí lo que digo
es que no sabes nada.

Y de todo lo que he dicho,
haciendo una lista llamada "soy bestia sin corazón: indicios",
no hay verdad que asimilar.
O quizá hay demasiada certeza
en cada espejo que me he obligado a no mirar.
11
6comentarios 62 lecturas versolibre karma: 81

Intersección Demorada en Eje Negativo

Tarde es: cuando el trueno del adiós, resuena en tus oídos.
Y, yace póstuma, la ceniza, construida en el destello.
Asíncronos,transitan, la luz y el sonido.
Cual dolor, viajero, desfasado en los recuerdos.

Tarde se declara el horizonte de: fumígeno.
Tarde es, para intentar seguir huellas en la senda
Tarde hallaremos quien comprenda,
Que el vacío; es algo más que la falta del oxigeno

Tarde afloran las pasiones por erráticas.
Tarde coincidió, este punto interceptivo.
A empellones por rigor de matemática,
A encontrarnos sobre un eje… negativo.

Febrero 2,2018—Chascomus, provincia de Buenos Aires
leer más   
17
14comentarios 93 lecturas versolibre karma: 96

El tiempo

El tiempo...

Corre, desgasta, hulle.

El tiempo pasa rápido y pensamos en alcanzarlo, no voltea a vernos, solo sigue su camino.

Hay infinitos que se rodean de dimensiones en pausa.

Diminutas partículas viajan encima, debajo, atrás y adelante de nosotros, partículas de recuerdos.

¿Por que huir del tiempo?...

No somos débiles, simplemente tenemos miedo a descubrir verdades y mentiras, con lo desconocido por un lado.

Explotamos de enojo, de llanto, de tristeza, felicidad...

¡Eso está en nuestro código!.

Nos faltan cajas por abrir, para disfrutar la vida.

Decirle a la vida todo con un grito, romper el cielo, volar más allá de todo...

Cada persona tiene un tiempo, y ese tiempo nos dice adiós.

El tiempo nos acompaña un rato y luego se marcha sin previo aviso.

La vivimos pasándola tranquilos. En ese rato el tiempo ya se volvió mas grande, y la meta de la vida, está más distanciada...

El tiempo crea un mundo ficticio, sí lleva la delantera.
leer más   
10
2comentarios 72 lecturas versolibre karma: 82

Silencio

El silencio es la melodía de aquellos que buscan la calma
y la agonía de los que les aterra encontrarse con su alma.

El silencio somos tú y yo
dejando que el sol, queme las palabras
y nos hiele poco a poco el corazón.
leer más   
19
2comentarios 67 lecturas versolibre karma: 92

Melifluo destroce; "fénix veinticuatro"

Me siento como quien llega a un lugar desconocido y no sabe muy bien qué camino escoger. Joder, parece que para este laberinto no hay salida de emergencia.

Sigo sin comprender ni la mitad de lo que siento, y cada vez hay más silencio en lo que pienso. Unos lo llamarán paz, yo lo llamo vacío. A veces me reconozco en aquellos juguetes rotos que aunque te hacen sonreír porque te hicieron feliz en su momento, ahora son inservibles. Y esa es la cruda realidad, aunque finjamos que con esa sonrisa es suficiente. No quiero ser el recuerdo de lo que fui. No quiero ser el fantasma del alma que un día tuve.

Sin embargo, me hallo en medio de una calle repleta de gente y estoy más sola que nunca. A veces ni despliego el paraguas cuando llueve porque quizá si se me calan los huesos, mi corazón deje de palpitar por inercia y se espabile.

Me siento como el pájaro que envidian por su libertad pero que jamás lo recuerdan cuando preguntan por un animal. Como ese libro que he empezado tantas veces que he desgastado, únicamente, la primera página.

Al final sí voy a ser todo de lo que un día huí. A decir verdad, ha sido una escapada pero al revés, ¿entonces sobre qué demonios estoy escribiendo? Los míos se han convertido en esto... Pero, para ser del todo sincera, estoy en ese momento en el que el caminante, cansado, se plantea por un segundo volver atrás. Pero no lo hace. Porque ya está demasiado lejos y la vuelta sería más larga que llegar al final, sea cual sea éste.

Sigo a veces sin comprender cómo he llegado hasta aquí, a esta ataraxia confundida con soledad. Al final el encontrarse con uno mismo no es tan serendipia como creía. Quizá he estado tan pendiente de sujetar lo roto, que no me he preocupado por cuidar lo que seguía intacto. Y se ha roto también.
Y por eso en lugar de agacharme y que la vida se creyera que me arrodillaba ante ella, he levantado la cabeza, altiva, y he dado media vuelta mientras me decía a mí misma: ¿cómo crees ahora qué vas a reconstruirte desde cero?
Pero increíblemente aquí estoy. En este melifluo alzar de fénix.
4
sin comentarios 21 lecturas prosapoetica karma: 64

Mente Positiva

Vivimos de momentos agradables y de confusión
Donde el pensamiento desempeña una parte importante en nuestro corazón
Ya que si piensas cosas positivas el éxito prosperara
Pero si piensas lo contrario tu éxito decrecera
leer más   
2
sin comentarios 30 lecturas versolibre karma: 14

Ad libitum: resumen lineal de cinco décadas y media

Soy un producto de las pociones que ingerí de mi madre; de su mano, de su vientre y su mente.

He llegado aquí, siguiendo los pasos a un viejo carbonero ermitaño amante de gallos y perros.

Formo un cumulo de lánguidos recuerdos, desvanecidos en la marcha de una infancia subyacente.

Soy la cuerda atada al ancla sumergida en lo profundo del amor, herraje y bote: vinculo perpetuo.

Contribuyo con la savia armónica y poliglota que circula por las venas de la inquieta juventud.

He dibujado: los círculos viciosos emanados al vibrar de los tambores en la virtud de sus cultores.

Arrastro el carro de cañones construido por mis enemigos, hasta el puerto de mi propia ingratitud.

Sembré esperanzas en veloces naves a la inversa dirección de las pequeñas nubes de mi corazón.

Vencí los puños hirientes, estrujados sobre mi sien ensangrentada por truhanes sin vocación.

Fui un respingo tirado de una multitud, sierva de leyes aun no creadas sucumbida en decepción.

Me place, me conmueve y compromete el nexo fundamental sin interés naciente de la amistad.

Me alimenta la agreste expresión animal y vegetal, que pese al homo, se empeña en coexistir.

He vivido más de lo que amo,
Y he amado más de lo que vivo,
Sí vivir,y amar son necesarios
Lograré sobrevivir a este naufragio.

Habito hoy, frente a tres grandes álamos; su sombra, inhibe mi libertad: religión, justicia y patria.

Mis sueños son permeables al recuerdo de mis muertos, se valen de la oscuridad para invadirme.

Un soldado y la muerte son la misma conjunción; la esclavitud es la forma más consiente de morir.

Todo asesino armado debe abrazar un pequeño gato, así, nadie moriría cuando acaricien el gatillo.

Todos somos una promesa incumplida en la ansiedad de algún remoto ser inconexo con el deber.

En respeto a su deber, mis maestros me cubrieron de riquezas, me perturba no poder pagarles.

Hermanos y primos me enseñaron sentimientos afines y comunes, nunca aprendí a limitarlos.

Enero21/01/2018 ad libitum.
9
6comentarios 61 lecturas prosapoetica karma: 98

El miedo a vivir la vida

En el tejado, el sonido desgastado de la lluvia a cuenta gotas interrumpe bruscamente aquel eterno dormir. Me encontraba en la banca de aquel parque, donde el absurdo más grande al cruzar mi vida entera se presentaba ante mí.

Las hojas te cubrían de sombras, el majestuoso árbol arrullado por el agua de aquel río. Un otoño en mi memoria, posiblemente me encontraba donde convergen cada una de las estaciones. La verdad, creo que era en primavera.

En medio de aquella postal —un susurro me gritaba —bésala.

El temor más gigantesco se resquebraja en mi pecho, algo dentro de mí respondía —no puedo.

— ¿Por qué? — ¿Dime porque tengo miedo? —me cuestionaba en un profundo sueño.

—Tienes miedo a vivir la vida —respondía.

Corría sin poder parar, siempre huyendo de la vitalidad sin temor a colisionar. Sin algo a donde poder asirme, una caída en picada, en un vuelo había perdido las alas.

Solo correr por el sendero, sin saber en qué momento se desplomarían los sueños. No importa ya. Ha pasado el tiempo pero siempre reapareces.

Aquí estas en mi vida, me estrellas en cada momento de esta caída en picada. Me estampas a los miles de kilómetros por hora, me llevas a más de otros miles y tantos de la altura. Caída libre sin lograr cubrir mi rostro, sin poder meter las manos…

Tonto —me grita la vida— eres un tonto.

— ¿Por qué naces corriendo sin querer ver dónde pisas? Sin darte cuenta que dejas huellas que se hunden con el más profundo amor.

Aquella tarde de verano, sin reconocer la estación en la que estamos, al abrazarnos y sentir el cuerpo enardecido sin poder tocarte, nos besamos sin darnos el beso.

Cobarde — me grito cobarde— una y otra vez.

Al paso de los años la memoria, cual enemigo acérrimo, me traiciona; hurga entre los recuerdos. Mis manos comienzan a temblar, ha iniciado el cobrar del tiempo. En mi mente, solo pequeñas lagunas que se inundan de los sueños con tus besos.

Escenarios que solo viajando en mis letras, logran mitigar los lamentos por un pasado presente que discierne el porvenir al mantener nuestros pulsos sin cesar.

Todos tenemos nuestra propia verdad, hoy, se trascribe desde el alma en cada letra. Ya no importa en qué estación ni el sonido desgastado de la lluvia a cuenta gotas que interrumpe bruscamente aquel eterno dormir.


Por: WilyHache ®
17 de enero de 2019
13:05 p.m.
México
*Segmento de una historia; un libro que se encuentra en proceso.
36
6comentarios 139 lecturas prosapoetica karma: 104

Una Verdad Que Pocos Conocen

Voy a contaros una verdad que pocos conocen y no la conocen, porque es más cómodo saberse que se está viviendo en una aceptada ingenuidad. Sin querer o tener interés alguno, porque eso cambie y viviendo ésta vida como otra más, de una consentida inconsciencia.

Así que si no la conoces, no cambia para nada tu vida pero e aquí lo peligroso si te arriesgas a saberla, una vez la conoces, un reloj marcando una cuenta atrás se pone en marcha y cuyo final termina en tu propia muerte. Sí, lo sé, ¿entonces para que conocerla?.

Bueno, porque el peligro que corre tu vida, está en proporción con el poder que obtienes para usar en muchas de las cosas de tu vida diaria. Muchas de las cosas de las que no sabes como resolver, ya sea por desconocimiento o por no depender de ti, el saber de esta verdad, hará que las resuelvas todas a tu favor.

Pero también, como el veneno de una serpiente, éste precio de estar tu vida en peligro, tiene un antídoto y ese antídoto consiste, en convencer al menos a una persona de querer ser una conocedora de tal conocimiento.

Así que lo tienes fácil, el poder absoluto a cambio de convencer a otra a que esté dispuesta a conocerla también. Asumiendo por su puesto, las consecuencias que ello conlleva.

Parece fácil, ¿verdad?. El problema está, que el saber de ésta verdad está implícito en el texto que estás leyendo y su conocimiento debe hacerse descubriendolo por uno mismo y sin ayuda. Yo, lo descubrí y ahora, necesito que tú lo hagas, para que el reloj que ha fijado mi final, se pare.

Iván A.
10
6comentarios 67 lecturas prosapoetica karma: 84

Dejando Los Sueños Pasar

A veces cuesta mucho expresar lo que sentimos, decir te quiero, te echo de menos. Muchas veces no nos atrevemos a descolgar el teléfono y hablar con esa persona tan solo para escuchar su voz.

Dejando pasar el tiempo y los momentos. Y cuando nos damos cuenta de que esos instantes ya no regresan entonces, entonces nos arrepentimos.

Aunque también es verdad que nos perdemos en algunos sueños, unos sueños imposibles y no porque no pudiesen cumplirse sino porque quizás, por empeñarnos en esos sueños, estemos dejando pasar otros que realmente pudiesen ser, los mejores de nuestra vida. Pero así es ¿no?.

¡Los necesarios errores! Procura que sea eso, errores y no esos otros sueños de cuentos de hadas, porque al final te das cuenta que no todos los errores fueron necesarios tenerlos que pasar y por contra, perdiste lo realmente único que pudo llegar a suceder en tu vida.

Iván A.
9
2comentarios 77 lecturas versolibre karma: 98

Nuestra intimidad

Corazones entrelazados que disfrutan de las caricias en un ir y venir desbordado. Un ritual entre cenizas que ruboriza y tensa el cuerpo. Un susurro entre las sábanas, un te amo que me has dicho con la mirada traviesa y el delatar de tus labios.

Se contiene nuestro aliento al mezclarse los matices. En una sola intimidad cuatro estaciones convergen; un suspiro enardecido.

Muestra el silencio su rostro, inhalamos nuestra esencia. He sentido mariposas. Majestuosa limerencia.

Escucho el palpitar en tu pecho que se cubre con el mío. Acendrado anhelo del sueño idealizado entre tus brazos. Dulce licor de sonrisas e ilusiones, jugueteos en una sola piel, en un beso compartido.

Al abrir los ojos, se evapora el paraíso entre mis manos. Pierdo tu silueta en la penumbra, igual que en vidas pasadas. Se apodera de mi espíritu; ansiedad del lado izquierdo. Meso mis cabellos, recorro el pensamiento. Infinitas caricias tatuadas de amor.

Escritos en papel de viento. Solo un todo en el vacío. Un grito hacia dentro.

Ávido de libertad, desesperado por verme en el reflejo de los ojos eternos que dan vida; mi dulce tormento.

Tornas implacable la búsqueda entre el baúl de los sueños, hurgas en mi memoria, deseos extraviados sobre la banca de aquel parque. La enorme burbuja de cristal donde se ocultan sentimientos. La pasión; estela fugaz que surca el firmamento.

Palabras conjugadas con singular resultado en diferentes tiempos. Inmerso en la locura de un mundo paralelo. Un aroma etéreo se apodera de la mente, el sonido melifluo llena los sentidos de un sabor inefable que viaja entre el silencio; te amo.

Respiro entre tu pelo el tibio sabor de tus besos. Rápidamente despierto. Estimulo los sentidos con la yema mis dedos.
Delineo tu rostro, exploro tus labios, hago vibrar cada relieve de tu ser. Es un viaje sin retorno hasta tu vientre.

Te sujeto a mis manos firmemente. Correspondes las señales; me persigues con tus ojos, se han unido nuestras almas.

Somos cómplices, me has envuelto entre tus brazos. Prisionero en tu mirada, sostengo el aliento; yo también te amo...


Por: WilyHache ®
6 de Agosto de 2018
Nota: (borrador) historia que continúa en el tintero hasta el momento. Fragmentos de una carta.
35
6comentarios 111 lecturas prosapoetica karma: 101

Motivo Por El Que Luchar

Siempre queremos encontrar,
ante algo en que
nos aferramos
por ser tan grande el deseo,
un motivo por el que luchar.
Una súplica que
sabemos imposible
y que nos negamos
a querer creerlo.

Y llega un día
en el que entiendes,
que realmente
por lo que luchabas,
por lo que
te negabas a rendirte,
era tu propia forma
de sentir, de creer, de amar.

De vivir siendo
honesto con tu forma
de ser en ésta vida.
Confiando que
es posible recibir,
aquello por lo que
serías capaz
de dar tu vida.

No son las personas
las que hacen
que eso en lo que tú crees,
se haga realidad.
Sino tú mismo
el que por mucho
que te lleguen a defraudar,
no consigan hacerte
perder la esperanza
de aquello en lo que
tú corazón siente.

Vive siendo tú,
porque la gente
pasará por tu vida,
haciéndote a veces dudar.
Por eso has de creer
siempre en ti,
mientras estés dando
lo mejor que tengas…
¡Tu sincera verdad!.

Iván A.
5
2comentarios 24 lecturas prosapoetica karma: 76

"Existencia"

Buenas tardes, días o noches lectores.
Me reconozco bizarro.
Si les apetece este poema se llama:

"Existencia"


Toques de sol,
tardes llenas de luz,
distintos humores al comenzar,
mentalidad poderosa.

A veces presa del camino de concreto,
a veces heroico camino por estas tierras.

Pero la fuerza existe,
aunque la tristeza embiste,
no puedo clasificar,
pero el aire acaricia con revuelo.

Todo mi ser sobre el suelo,
aunque me permito volar,
sobre cortos de sueño.
También puedo elevarme con tu presencia,
que me vino a anestesiar.

¿Dónde andarás?,
perdido aún en recuerdos terrenales,
¿o no estás nunca más?,
nadie lo sabe...

No hay que fiarse sólo de lo visible,
hay más universos,
sino, seríamos la gente,
y sólo instintos nos darían amor.

La vida cambia a zancadas,
o las vivencias son lapsos,
y todo se puede resumir,
en ocasiones y ocasiones.

Un mundo de cosas que se podrían hacer,
prefiero lugares recorrer,
prefiero cantar y charlar,
prefiero arder al andar.
leer más   
7
sin comentarios 31 lecturas prosapoetica karma: 65
« anterior1234511