Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 231, tiempo total: 0.003 segundos rss2

Proverbios

El cáncer es a los hombres,
lo que es el hombre a la Tierra.
La muerte a todos entierra
y el tiempo tiende al desorden.

El cielo tiene a los orbes
y el hombre al oro se aferra,
y fluye el reloj de arena
cubriendo todos sus nombres.

Y todos quieren la cumbre,
la buscan bajo las piedras.
El dedo al necio desvela
si el sabio indica la lumbre.

Algunos viven por siempre
grabando en piedra su aporte:
peldaños que son soporte
para el peldaño siguiente.

Y así, de a poco, las sombras
de aquellos en las tinieblas
se escapan y no se esconden.
Salieron de las cavernas.

Hay mentes que son fecundas,
semillas de las estrellas.
Si hay agua sabia en sus tierras,
su brillo a todos deslumbra.

Secretos guarda la tundra:
del Todo, solo las piezas;
oculta entre las espesas
malezas que tanto abundan.

Sonando están los acordes.
Todos escuchan sonidos
y nadie la melodía.
Si el caos proviene del orden
no existe azar el ruido
¿Escuchas la sinfonía?



José Gamarra
15 de abril de 2019
Imagen sacada de internet, crédito a quién corresponda.
leer más   
10
10comentarios 56 lecturas versoclasico karma: 99

Hay Quien Dice

Hay quien dice, no tenerle miedo a nada. Que son muy seguros de si mismo y que siempre, se vuelven a levantar incluso, en los momentos más terribles. Lo consideran, como si de un reto se tratara.

¡Vaya! eso debe ser, ¡increíble! pero yo me pregunto, ¿cómo harán, para aprender que significa el dolor? El mundo, está lleno de grandes héroes que lloran, porque hay cosas que les hieren o porque se dan cuenta, que ellos lastimaron a alguien.

En fin, yo confío mucho más, en esas personas que quizás un día, pude verlas llorar. Porque, sentí su alma arrepentida y porque desde entonces, intentaron ser, mejores personas.

Quiero a alguien, que sepa hablarme sobre que es el sufrimiento, la nostalgia, la pasión, el amor, los sentimientos, el corazón, las risas, los llantos… yo no quiero ninguna heroína. Yo lo único que busco y deseo, es a alguien que cuando nos miremos a los ojos, sepamos entendernos, sin pronunciar ni una sola palabra.

Iván A.
14
10comentarios 82 lecturas versoclasico karma: 96

Si Cada Mañana

Si cada mañana de un nuevo día,
nos levantásemos, con el propósito,
de dar a los demás, lo mejor de nosotros.

Si ayudásemos, a esas personas
anónimas, que cada día cruzan,
por nuestras vidas y que quizás,
nunca volvamos a ver.

Si ofrecemos y compartimos,
aquello que o nos sobra o ya
no necesitemos, pero que quizás,
a otras personas les sean, de gran ayuda.
Sin esperar, nada por ello.

Quizás, nunca nos convirtamos
en millonarios, ni tengamos
el último modelo, de cualquier cosa,
que cada mes saquen.

Puede, que nunca tengamos, para
ir a grandes hoteles, ni viajes donde,
ya todo te lo tengan, organizado.

Pero, estoy seguro, qué será,
lo que obtendremos ¡Esperanza!
Porque, cada granito que cada
uno aportemos, sin pretender
obtener, nada por ello.
Sea, lo que un día consiga,
que este mundo, de nuevo vuelva
a creer, en el corazón, de las personas.

Iván A.
8
8comentarios 71 lecturas versolibre karma: 93

Orgánico

Me están matando las hambrunas.
No las manifiestas en los órganos,
Sino las inherentes al pensamiento
Un hombre hambriento y con ideas
Estructura su bitácora de alimentos
Es capaz de sobrevivir, aquel lugar
Donde los hartos lerdos, blasfeman
Graznidos culpando por su miseria
A otros miserables que han sufrido
Y muerto en defensa de su guarida,
O asesinando en otras tierras fieles
Al legado memorable dado por Caín.

Me matan las infames hambrunas,
Las negadas por los impíos tiranos,
Aquellas erigidas por la ambición
Sustentadas en promesas vacías
A nombre de revoluciones fatuas
Las que rinden culto a las estatuas
Más, que al famélico infante muerto
De hambre por impúdica arrogancia
Las que ahogan de sed y de miedo,
Las que expresan odio en metralla
Y no en palabras, ni en la letra fiel
Que rigen los tratados y convenios.

He muerto a causa de la hambruna.
No el producto tácito de la inanición.
Sino aquella que nace en cobardía
O en provecho de capital compartido
Por lo común apostado en corrupción.
Es la hambruna letal más destructiva
La que yace en el símbolo de libertad
Condicionada por los todo poderosos
Que asumen tener la verdad de cada
Cosa y razón de cada causa y efecto.
Lo que mata no es el hambre orgánica:
Es el hambre del alimento fundamental
De la sagrada libertad.
leer más   
16
12comentarios 94 lecturas versolibre karma: 101

Ni Por Miedo Ni Cobardía

No temeré, ni por miedo ni cobardía.
No me rendiré, aunque me sienta derrotado.
Ni pediré una mano, para evitar sucumbir
y a la misma vez poder,
sentirme reconfortado.

Cuando salga, si es que consigo salir,
nadie sabrá nada de ello.
Y es que es el mismo terror,
el que se siente a lo desconocido,
que fuerzas te da, el haber sobrevivido.

“Adhuc Stantes”

Iván A.
4
sin comentarios 36 lecturas prosapoetica karma: 65

Poeta No Tumba Puentes

Los construye, no desde la óptica pragmática de la ciencia numérica, sino desde otro universo indescifrable y laberíntico donde la huella genética se entrevera con el entorno. Un verso es una entidad magnificada en una contundencia pasiva, que no intenta avasallar, sino convocar a la confraternidad sin militancia, aunque milite, no pretende someter sino convencer, no procura confrontar sino disuadir por medio del sentimiento.
En el vasto y atribulado devenir contemporáneo, ya tenemos enormes y poderosas flotas de centros de destrucción, no solo de puentes, sino de todo cuanto la naturaleza y el hombre mismo han sido capaces de edificar e imaginar.
La palabra, puede corroer y puede sanar, todo aquel que la usa, debe ser consciente de su efecto, desde luego, que no es una actividad con severa propensión al peligro como guiar aviones, trenes y tanques de guerra u operar metralletas, pero un mínimo de responsabilidad atañe a su modulador.
Yo, desde el insignificante y diminuto umbral donde yago a espera de mí última fracción de tiempo de respiración, me propongo usarla para construir.
leer más   
14
7comentarios 58 lecturas prosapoetica karma: 108

¿Quién de los dos?

¡Cuán amargo es el adiós!,
que nos impuso el destino,
ese mismo que a los dos
nos dió momentos divinos.

Hoy serán dos los caminos
que hemos de caminar
en cambio ayer los dos fuimos,
un solo paso al andar.

¿Quién de los dos va a encontrar,
un amor tierno y sincero?
¿Quién de los dos va a soñar,
o quien llorará primero?.
¿Quién de los dos dirá "Te Quiero"?
para entregarse a otro cuerpo,
¿Quién de los dos verá el cielo?,
embriagados de recuerdos.
leer más   
9
3comentarios 51 lecturas versolibre karma: 101

Poema 1989

Te has ido,
has dejado tus estragos en mi cuerpo.
Pienso, pienso que vas a volver
pero no existe el retorno a lo que ya se fue.
Miro hacia atrás,
el sol ya me va a dar otra vuelta más
qué fuerte he sido (mentira)
y tan vulnerable me siento
cuando veo mis batallas por el suelo.
Quiero lapidar mis errores
quebrarlos hasta sangrar
mas lo hecho está hecho,
mi pasado no lo puedo cambiar.

A los cinco, corrí a los brazos de mamá
huyendo de un payaso loco
que un globo me quería dar.
A los diez, me mudé a otra ciudad
empecé de cero y yo solo quería jugar.
A los quince, princesa fui
qué ridículo es, lo sé.
Pero la fiesta no podía esperar.
A los viente entré al lado oscuro
y como un embrujo
las drogas y el alcohol hicieron lo suyo.
A los veinticinco conocí el amor,
entregué todo de mí
hasta que el amor se convirtió en dolor.
Todo pasa, nada estático…
En un abrir y cerrar de ojos
recibo los treinta, con la frente en alto
la espalda erguida
y las piernas cansadas
de tantos tropiezos en mis pasos.


Aquí estoy o eso creo,
tal vez es mi reflejo en el espejo
y no estoy del todo…
Me desvanezco en segundos
¿soy yo la escribe o es mi altanera
alma que quiere salir a buscar
un consuelo?
¿soy yo la que habla o es mi voz
gritando no más, no más
hasta el cansancio?
Aquí estoy o eso creo,
no soy inmune al dolor
ni comulgo con él,
tenerlo de amigo es mejor
inclusive, odiar solo enferma mi corazón.

No todo ha sido amargo;
es mi tristeza un faro de luz
que ilumina mi espacio,
mi risa ha estallado en llanto
mis orgasmos han florecido
en recipientes pulcros e insanos
mis besos recorrieron espaldas,
volvieron a nacer
en bocas de ensueño.
No fui una rockstar pero sí hubo
sexo, drogas y rock & roll.
14
11comentarios 56 lecturas versolibre karma: 93

Soledad agónica precedida por una ausencia

Cuánto se fue contigo es algo que no podré medir en esta vida. De todas formas, cuando me reúna contigo en la eterna nada, ni siquiera importará.

Lo único que logro sentir es este dolor que me desgarra por dentro el alma que había jurado que no tenía hasta entonces. Pero cómo no voy a tener alma si escuché aquella tarde cómo se rompía.

Experimenté por primera vez la verdadera soledad. Teñida de silencio, tuve que admitir que
la ausencia de palabras respondía sin duda a la herida más profunda. Cuando no encuentra manera de desahogarse quien escribe, la pena a una la desborda y lo único que queda del tsunami son este montón de escritos sin sentido.

Hoy te he vuelto a ver en un segundo, y mi corazón... lo cierto es que he tenido que decirme "no es él" para intentar apaciguar la inevitable taquicardia. Ésa que únicamente...
Hay días, como hoy, donde ni siquiera puedo acabar una frase con alguna de las verdades que me retumban en la mente desde aquel enero. Ojalá fuera por cobardía, ojalá por ser débil. Ojalá no fuera porque he asumido a golpes que nada de esto cambiará lo que pasó.

Cuántas noches preguntándole a los dioses en los que juré antaño que no creía, por qué él cuando tenía que haber sido yo. Por qué él cuando alguien como yo sigue creyendo que tiene esperanza, pues sigo aquí ¿para redimirme?
No merezco la oportunidad que me brinda el oxígeno que aspiro, ya tan solo me concibo como algo químico que no cesa y por ello sigue este simple bombeo de un cuerpo mecánico que se mueve por inercia, en lugar de un don otorgado.

¡Soledad agónica! precedida por una ausencia. Me veo reflejada en esta imagen como ya no soy capaz de hacerlo en las fotos en las que aún no te habías ido. ¡Cuánto he cambiado! ¡Cuánto todo! Y sin embargo, pareciera que me hallo encadenada frente a la obra de teatro estrella: la ironía cruel que me muestra cómo, de todas formas, todo supuestamente a mi alrededor sigue.
11
6comentarios 62 lecturas prosapoetica karma: 100

Timoteo

—Dímelo tú; amigo, tú que tienes la gloria de ser maravillado en perpetua asignación de tu destino, dímelo, yo no lo sé; porque tuve la desdicha en nacer niño.
Lumpago infante malandrín y transgresor de catequistas, fui creciendo bajo el estigma de romántico, bohemio, engañando y engañándome, encubriendo, abriendo paso con sangre en los nudillos, robando bases ,haciendo trampas, cometiendo faltas mientras encestaba, huyendo, llevando a rastras los grillos, hediondo a perfumes inmerecidos, un día tormenta y al otro tempestad, un mes ayudante y otro estorbo, por el día militante y a la sombra de las noches conspirador, me tocó ser soldado y cuando me invadió la soledad desertor, navegante en los mares y naufrago en lagrimas ajenas. Amando mucho muy pocas veces, surtí leche en invierno y en verano fui carbonero.
En la facultad me hice estudiante y al poco tiempo doctor, cambié de amigos y de religión, cambié de residencia, de carro, de estado civil y de profesión, me hice adultero y amante, capitalista y poeta.
El tiempo por encargo, me hizo viejo, luego emigrante y perdulario.
Cuántas Transfiguraciones experimentadas para finalizar andanzas en un Punto común al tuyo.
Dímelo tú Timoteo, que naciste perro, creciste como perro, llegaras a viejo oliendo rabos y meando postes como perro, cargando sobre el lomo el bestial peso de la lealtad sin otro argumento que la valentía en una dentellada y solo cuando mueras, mutaras a un estado metafísico como hermoso recuerdo, dímelo tú, amigo Timoteo, (no acepto un guau como respuesta) cuando yo muera, después de cadáver... ¿Qué mas podría ser?
leer más   
10
18comentarios 116 lecturas prosapoetica karma: 99

Hoy por ti, ya no me muero

¿Viste el cielo azulado mientras besaba tus mejillas?
¿Viste cómo me temblaban los labios al rozar tu vestidura?
¿Viste mi manera de sonreír cuando me hablabas con tus ojos?
¿Viste el amor que sentía por ti, sin ni siquiera hacerlo?

No, nunca lo viste, ¿verdad?
Pero tranquilo, la ciega era yo que no veía la verdad de tus actos
y aún así, te seguí amando. Te amé hasta quebrarme en mil pedazos.
Pero no te preocupes amor mío, yo vacilé entre la vida y la muerte;
descendiendo al infierno, conquisté el cielo
y hoy por ti, ya no me muero.
12
8comentarios 72 lecturas versolibre karma: 97

Conmigo mismo

Me toca hablar conmigo mismo y no reconocí ni a mi voz
ya pintaba para el olvido
el dolor viejo conocido
que se ausento por un largo tiempo
Fue cuando recordé
que siempre le temí y siempre le temeré
a mi versión de ganador

Pero en este silencio en el que vacile
sonó otra vez la voz de aquel tronador que decía
si escribo día a día, por lo menos
algo en mi vida no estaría vació

Si el espejo me recibe espantado
por que ya sabe de mis sueños frustrados
como mentirme que puedo
si soy mi mismo miedo reflejado

Me atormenta mi ansiedad
no consigo lo que quiero y no lo paro de buscar
es como decirle a alguien que algo te molesta
para que lo haga sin parar
Sueño tanto que mi cuerpo no quiere dormir mas
teme que algún día no salga vivo de acá
es raro por que tampoco quiere despertar
por que le acojona la idea que no tengo final

Las personas me miran raro
por que la mayoría a intentado menos que yo
y se han vuelto desahuciado a buscar compasión
No pueden creer
que a alguien le guste tanto perder
y que de todas formas siga de pie
es que ellos no entienden
que de tanto perder
el azar se aburrirá alguna vez
y ese sera mi momento de ganar
no se trata de correr y nada mas
si no de tomar un sueño
convertirlo en oportunidad
y por fin gozar
que lo bailado no te lo pueden quitar

Oigo de todos lados cuando vuelvo a casa
"otra vez sus ganancias son escasas"
como si fuera fácil contar al pescado las escamas
como si fuera fácil que pecador olvide su pecado
como si fuera fácil ganar sin perder algo

Pero por fin cierro los ojos y termino de hablar conmigo mismo
es que en todo esto me he perdido
ya me he desahogado con alguien
me ha escuchado
o por lo menos estaba ahí parado
sin juzgar
sin tirar para ningún lado
No cree ni en lo bueno
ni en lo malo
solo dice
que complicado es el ser humano
que se ha deshumanizado del ciclo de perder
pero que aun le cuesta entender
que todos los días
al que se tiene que enfrentar es a el
leer más   
11
8comentarios 88 lecturas versoclasico karma: 85

La Valentía

La valentía es algo, que a quien la posee, se le suele dar demasiada estima. Pero ¿quién decide qué o quiénes la poseen?. Me refiero, ¿no es la misma persona valerosa, sea ya por propia iniciativa a confrontar una situación, que el que por no tener más opción, se enfrente a ella?.

Quizás, sólo se trate de la diferencia entre quien necesite obtener un cierto reconocimiento por parte de los demás y quien tan sólo hace, lo que tiene que hacer. Sin esperar más que, el propio valor que él mismo le de, al continuar tras otra lucha, en ésta complicada vida.

El mundo está lleno de valerosos desconocidos, de héroes anónimos sin grandes titulares, ni letras en neón. Sólo gente auténtica, que sabe cuál es lo verdaderamente importante.

¡Humilde y valiente!. Yo creo que la persona que es valiente, lo es sin quererlo, lo es porque es la opción que le queda o toma en un momento difícil o comprometido. Lo es porque la vida lo empuja a serlo, por su propia supervivencia.

También lo es quien no está de acuerdo, con las injusticias que ve y lucha contra ellas. Porque es algo innato y sigue manteniendo vivo ese sentimiento.

Así como tú, mi querido amigo, lo define al final del texto.

Por mi amigo y hermano Josue
e Iván A.
8
4comentarios 69 lecturas versolibre karma: 96

Pretérito imperfecto

Esta tentación de vida que me arrastra
hace añicos el pretérito imperfecto,
rompe viejas lanzas cargadas de fonemas,
vuelve ilógica la ecuación sorda
de lugares robados a la cordura
y a su fe remotas.

Si en la tempestad me he ocultado por milenios
he de saber que quebrar mis nubes
significa escudriñar en lo más hondo
para mostrar mis banderas y estandartes,
mi rostro arrugado
recogido en el portal abierto
de aquellos huertos oscuros.

Si desde la atalaya que dominó mi orgullo
solo alcancé a divisar los muros de argamasa
de un incompleto castillo desconchado,
he de aprender la lección de anacoreta,
olvidar mis torres,
derribarlas,
y, volando a ras de suelo,
descubrir la presencia ignorante de mi verdad,
mi sinceridad de hombre perdido,
la consistencia del tiempo en el latido
del polvo de la tierra
humildemente abandonado,
el chasquido del fuego que pronuncia frases
desde el afán de su madera seca y viva,
la oración olvidada del pescador de almas
o del noble voluntariamente transformado
en pordiosero prodigioso de la Fe.
leer más   
14
11comentarios 94 lecturas versolibre karma: 92

Un día duro!

Un día desperté, y de pronto pareció que atardecía.
Un día buscando mi espacio, tropecé con mi pasado.
Un día recordándote, me encontré con el perfil de tu cuerpo.

Un día acabé de pensar muy tarde,
y volví por la noche con el peso de un cansancio lleno de dudas.

Cuando no encuentro donde pisar.
Cuando no tengo donde apoyarme.
Cuando me siento sólo y sin respuestas.

¡Qué duro se hace todo!
La verdad, ¡qué duro!

Y sabes, tengo una vida que a veces he sentido vacía.

Y tú. ¿Te aclaras entre estas las dudas abrumadoras?
¿Te encuentras acertado en tus pasos?
Y tú. ¿Caminas con gloria o con pesar?
¿Pisas hierbas verdes o quizás grises terraplenes húmedos?

Un día desperté, y de pronto pareció que atardecía
y lo peor, continuó atardeciendo
y peor aún, a mí ya me dio igual.
leer más   
14
15comentarios 114 lecturas versolibre karma: 107

El error

Cometo muchos errores.
Todos tenemos pequeñas cosas
que nos hacen humanos.
Hoy voy a contar
el error que repito
y no se como remendarlo.
Me entrego hasta quedarme
casi sin nada.
Y ahí está el error...
En el juego de la vida
si enseñas tus cartas
siempre habrá algún tramposo
que te destroce el corazón.
leer más   
3
sin comentarios 18 lecturas concursobac karma: 46

Galimatias Cosmopolitas

Atraído por los destellos nocturnales de las luces citadinas, el sujeto se internó calle adentro buscando sumirse en los románticos efectos, patentados por el mágico universo de plasma y cristal liquido.
A su paso iba descubriendo — sin ganas de aprender— estropajos psicosociales edificados en parcelas mentales libres de impuesto a la renta capital, que su vez, se esclavizaban a infra pasiones infinitas.
Intuyó, que el brillo de un puñal bien afilado, salía más barato que las luces que acompañan a los hombres que se embriagan de moral, que los precios eran producto del rencor que se expresa en los manuales impresos en las academias de economía, aprendió, rompiendo botas, que las calles no están hecha solo de hormigón y pavimento, también se forjan con sangre derramada por puñaladas en la carne y coagulada por la hambruna equinoccial de los inviernos. Así, se iba abriendo paso en un cosmos propenso a la apostasía, en un mundo delimitado por la confrontación, donde los metales solo se valoraban por su capacidad de producir dolor con sus aristas, fue rodeándose de gente con la mirada obcecada en hábitos alucinógenos, incursionó en el mercadeo de caricias y fue legitimando los besos como medio de pago por amortiguar los acosos de ciertos apetitos.
Fue creciendo en su altar de bases escatológicas, a la vez que compraba inmensas porciones de protección espiritual y purificación esotérica que lo hicieran invulnerable a los supuestos daños que viajan en la mirada de los envidiosos. En ese trayecto, las etiquetas exhibidas en lo que fueron sus harapos, atrajeron monstruos, monstruos terrestres de aire y de mar, fornidos cornudos y corpulentos, emitiendo ruidos infernales e inmolando la miseria aparente con llamaradas verdosas cuyos efectos después de su extinción, perduraron por años en los parpadeos del sujeto.
Se creyó inmune a toda especie de prisión y la honestidad la causaba severos estados de alergia, sus amistades tenían un precio variable de acuerdo al nivel de lealtad, concibió que una bala, fuera el mecanismo más eficaz de romper una amenaza. Se hizo fanático de los sistemas más emblemáticos de destrucción, y llegó a adorarlos más, cuando comprendió que podía corromperlos más allá de su concepción primaria.
En su reinado ignorante de coherencia, no fue capaz de vislumbrar la fugacidad perenne en toda madrugada ni la rapidez con que se evapora el dulce artificial que tiene el dolo, intoxicado por su propio veneno interior, el sujeto y su séquito de monstruos flameantes amplificaron sus vicios, exponencialmente aumentaron su codicia y exageraron su confianza en los gurúes que dan al crimen carácter de redención social.
En un arrebato de cotidianidad y fascinado por la insustituible sensación que esta produce, como emulando el estribillo de una canción urbana: “por última vez entró a la tienda del barrio”, quizás por cigarrillos, quizás por caña; nunca por condones. Al salir, la costosa chaqueta que algún modista renombrado diseñara con tanto esmero, era perforada por una lluvia horizontal de plomo lacerante. Eran los ruidos de los monstruos que se ocultaban en las ciudades, aquéllos que las banderas nunca dejan ver, pero que se oyen con frecuencia, diluyendo toda presunción de sanidad en la psiquis colectiva, demostrando que los abrigos caros no protegen del frio abismal de la muerte, confirmando la fragilidad de los reinados cuando la amalgama fundamental de sus columnas es el excremento, ratificando el instinto biológico que tienen las poblaciones de autoprofilaxia, aunque el brazo ejecutor, conforme el mismo circulo ya viciado propiciado por la supervivencia.

Ilustración: Jan Van Eyck; El Juicio Final (detalle)
leer más   
5
4comentarios 75 lecturas concursobac karma: 77

Domingo pacífico

Querida calma
si hay que pedirte algo
¿Qué más será?
ahuyenta la maldad
y trae el sosiego,
repele el desdeño
y atrae sincera bondad,
si es que existe por supuesto,
inundanos con despreocupación
que se lleve el menosprecio
que la rivalidad se vaya
y la tranquilidad
nos acoja en su lecho.
18
8comentarios 80 lecturas versolibre karma: 99

El mosquito

Soy como un mosquito sobre el espejo,

aferrándome incauto a mi reflejo.

Reflejo que contiene a todo mi cuerpo,

lo que se percibe, lo que tengo, lo que yo veo.

Aferrado y sin acción,

meditando mi contexto, mi situación,

no veo la mano indolente acercándose a mí,

aplastándome y haciéndome incapaz de sufrir.

Un charco de sangre que ni siquiera era mía, sino de muchos otros,

es lo que queda de mí, lo que permanece para otros ojos.

Aferrarme a mi reflejo pudo ser una tragedia,

pero al menos comprendí lo innegable de la soledad verdadera.
leer más   
11
3comentarios 65 lecturas versolibre karma: 92

Ruido Disperso

Me propuse divagar, con la excusa premeditada de que hay demasiado ruido a mí alrededor para hilar una historia, o para intentar describir un suceso que jamás ha ocurrido, o en su legítimo defecto, exagerar los acontecimientos ya pasados hasta el límite de lo apoteósico.
No es síntoma de agotamiento en ninguna de sus fases — lo juro, — no estoy cansado, solo que a mis sentidos llegan voces clamorosas de cosas que la mezquindad perfila imposibles. Tengo algunas ideas licuándose en mi cabeza que interfieren con esta lánguida vocación de holgazán. Pero es grande el escándalo de las escaramuzas por espacios, por fronteras, por trivialidades terrenales, por brazos de poder que me he negado, a presumir de unas técnicas que desconozco, y de conocerlas, seguro no las dominaría ni tendría interés alguno en lograrlo. Prefiero mendigarle a unas musas; (en las que no creo) una metáfora que despunte en su finura o alguna obesa rima sin el pasaje lujurioso del deseo. Navegar por esos mares sin rumbo, donde el pensamiento se hace libre de primigenias ataduras, sin conceder compromisos, prescindiendo de plazos y tarifas, entregar la desnudez de mis entrañas a las pluriformes expresiones de albedrío.
Los pretextos siempre tienen validez cuando se trata de eludir algún deber, pero mi laxitud no precisa de uno, va por pequeños mundos, oculta en el horror de los crímenes que se expenden en las pantallas de los televisores del gran mundo, del mundo mayor, ese que a todos nos domina y que se encuentra en las avenidas , en las callejuelas que no tienen salida, o en los caminos anchos y abiertos donde copiosos arboles, aptos para el albergue de los pájaros ofrecen sus frutos en la misma rama, donde, se ahorcara un desdichado jovenzuelo presa de la depresión.
Sin anexión alguna al estilo o al rigor de la norma, transito por precarias construcciones despojadas de el arquetipo artístico, prosigo sin intenciones de profanar lo proscrito (ni mi talento ni valentía alcanzan a tanto) sería incapaz de articular el mas inerme insulto a los idiotas que promulgaron la monogamia.
Ecos dolorosos producidos por la acción de punzantes dardos, sin piedad, distraen todas mis atenciones, subrayando la inexistencia de una crítica supuestamente constructiva, cuyo objetivo no es otro que: destruir patrones fijados en la mente de quien los admite. Toda escritura por excelsa que sea su magnitud y mágico su contenido, no es otra cosa que un cuestionamiento de las visiones vulgares que banalizan el entorno. Es una crítica a un orden elemental instaurado por la verdad, la ficción o la omisión, es una manera secular de burlar los sentimientos ajenos yuxtapuestos a los propios. Por ende, hemos de convivir con el rumor generado por la crítica y asumir sus consecuencias como una condolencia; ergo, siempre producirá mas lagrimas que sosiego.
A diferencia de la crítica; los sonidos y los ruidos pueden asumir a su vez características constructivas o destructivas, sin vínculo alguno con sus cualidades clásicas.
Es absolutamente objetable, siempre estará sujeto, a por lo menos, dos puntos de vista diferentes dentro de un mismo universos, su definición, será consecuencia inmediata de un estado anímico, asociado a la realidad cósmica en que viaje el espectro de frecuencias sonoras hasta su receptor.
A mi inoportuna e inexacta divagación, le dio por dividirlo en sonidos naturales y artificiales. Los naturales pueden ser máseres de elementos poéticos, exacerbando la prosa para crear conjeturas onomatopéyicas, subyacentes en el ceremonioso don o defecto de la especulación, pero aun así, podrían tornarse terriblemente destructivos: huracanes, terremotos, riadas, tormentas y nevadas tienen una sonoridad tan peculiar, capaz de exasperar todos los miedos adormecidos en los seres con percepción auditiva, creando serios disturbios en sus laberintos orgánicos, incluido aquel donde se guarda el código secreto de los esfínteres.
Hay sonidos naturales que evocan placer, disfrute, goce, a reencuentros místicos con los dioses negados por las pretensiones profanas. Ruidos macerados y madurados que experimentan, admirables procesos de evolución para convertirse en música y extasiar; al extremo de instar a la locura. Una expresión “Paolo Terciana” enunciaba que: «en ausencia de vacío todo sonido es posible y por ende inevitable» Algunos ruidos son tan estruendosos y persistentes que son susceptibles de tomar formas visibles, esas pudieran ser las cortadas atómicas esperadas por fantasmas y demás almas errantes para emerger de las oscuridades a que han sido confinadas por el decreto de la muerte.
Otros ruidos naturales son tan sagaces, que no se dejan oír sino hasta lograr invadir las estructuras óseas en su totalidad evidenciando su presencia en un arrítmico castañeo dental, seguido de temblores corporales, me refiero al gélido sonido de los inviernos.
Si en algo ha sido efectiva la ingeniería y la ciencia en general, es en la manipulación de ruidos, algunos fantásticos, otros fabulosos, insuperables en ocasiones. Se ha alcanzado gran destreza en la discriminación y clasificación de los sonidos. Incluso se ha magnificado hasta el grado de hacerlo inmensamente frecuente sin posibilidades de percepción humana, como el ultra sonido, al tiempo que se impone en un contexto prodigioso, como la aplicación de la resonancia para adquirir mapas de los tejidos humanos y posponer actos ineludibles como: la muerte.
Otras expresiones de un orden similar, pero con un fin reverso, emiten sus fragmentos de abominación, por medio de la destrucción masiva. Son los sonidos que en algunos oídos conducen a los postigos gloriosos engendrados en los cantos de victoria del experto piloto, a bordo del bombardero supersónico investido de un apócrifo heroísmo , cuando deja caer sobre culpables e inocentes su mortal carga explosiva.


Publicado originalmente en la revista digital: Experto en Arte fd; Buenos Aires 2018
Fotografia: Autor anónimo posiblemente sujeto a derechos de autor.
13
3comentarios 80 lecturas prosapoetica karma: 104
« anterior1234512