Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 609, tiempo total: 0.035 segundos rss2

Grande

Esta mal
Demostrarte en pocas palabras
Lo que es real?

Es tan mortal
Decirte lo que está bien y mal?

Si trató de regalarte estas palabras...
Es porque traté de comerme
El mundo más el me devoró.
Traté de esquivar la piedra
Y varias veces me tropecé.

Rogarle tanto Dios
Creyendo que mágicamente todo llega
Sin saber que todo tarda.
Luego le recalcamos
Que no existe porque no diste
De tu parte? Dicen..
No tiene la culpa de vuestros errores cuándo pudimos evitar esos temores.

Si le temes a la oscuridad
Tranquilo que antes todos
En la prehistória
Le temíamos, ahora miranos
Bailar un bals de bajó de ella.
Escribimos estrofas sobre su bálsamo.
No temas a perder
Porque algún día ganarás.

No seas duró contigo mismo
Céntrate en tus objetivos
Y a pesar que tardes en concretarlos no pares
Sigue hasta que no den más tus piernas.

Sigue muchacho no mires atrás
Porqué? tal vez pierdas todo
Lo que amas y por más
Que sea una herida en tu piel.
Ellos te recordarán con felicidad
Entré lágrimas en sus ojos siempre
Estarán orgullos de ti.
No te hieras con esas palabras filosas.

Quédate juntó a mi
Se que serás grande.
Y notaras cuándo te valores
Lo grande que puedes llegar hacer
Puede que pienses que te miento
Y solo me estoy dejando llevar
Por estos sentimientos...

Pero los mejores salieron del barro
Gente como tu o yo.
No hay diferencia, todos sufrimos aquélla
Indiferencia, esa típica situación
De burla llamala racismo, xenofobia
O discriminación. Pero que eso
No te detenga porque tarde
O temprano eso será en un futuro
Una vieja anécdota
Sin sentido.

Lo sé, se que es duró.
Estar entré tantas decepciones
En un mundo dónde tienes
Que ser el número uno.
Como competir cuándo
Existe el miedo a perder
Todo aquello que quieres
No me refiero a lo material.
Sino aquéllo que te hizo
Fuerte aquél motivo
Que te hizo llegar lejos.

Ese momento en que dices
No me rindiré aún.
Es en ese instante cuándo algo
Dentro palpita a todo pulmón.
Eso que llamas orgullo
Alientate y demuestra
Quién eres muchacho.
Demuestra de que estás hecho
Deshecha ese maltrecho
Levanta la cabeza
A lo alto y grita...

No te detengas vas por buen camino...
leer más   
18
6comentarios 74 lecturas relato karma: 105

El Engreído

He aprendido
Que de lo vivido
Se puede reflexionar.
Que antes de hablar
Se debe de pensar.
Antes de negar,
Empieza a recordar
Que eres un simple mortal.

Que cometió el fatal error
De hablar mal del otro.
Sabe amargó este ron
Llamado decepción,
El cual mantiene enmarcado.

No es que sea resentido,
No voy por ese sentido,
Sino que no lo he olvidado,
Porque no he sabido que responder.

Es sabido que a veces
Hasta el sabio sea tragado
Sus propias palabras, cuándo
Ha aceptado que se estuvo mal.

Es demás crearse un mundo propio
Entré el ripio
Y ser el único ciudadano
De ese pequeño y mundano mundo
Que uno mismo lo ha estancado
Con los años.
En el momento que le pasaron
Los años factura.
Uno se vuelve tacaño
Y hace daño con sus palabras.

La vida es un sueño
Quizás del que pueda despertar,
Y pueda aceptar cuándo se vea al espejo... Asi mismo, sabrás en ese instante
Quién es el verdadero engreído.
leer más   
24
21comentarios 167 lecturas versolibre karma: 114

El Mártir Del Amor (Sacerdote San Valentin)

Bendice a estas parejas,
En el sufragio del matrimonio.
Llena de rosas y claveles
A estos jóvenes corazones
En esté día.

Más el orgullo
Del emperador cuyo
Objetivo era obstaculizado
Por la misión de aquél sacerdotal.
Que lo hacia estallar en cólera
Al ver que sus soldados sé negaban
Porque no querían ver tristes a su pareja.

Que desventaja
Sufrió aquélla baraja
Al ver como le lanzan la bandeja
Con la demostración de amor
Eterno, más se volvió un averno
Al ver como el trabajó
De aquél humilde hombre se venía
Abajo.

Tras las rejas descendio
Sólo podía ver la luz del sol
Tras esos barrotes que le impedían
Su libertad. Ojos llorosos
Pena en el alma, que será de aquélla muchacha
Que hizo temblar su mundo
Al ver a su amado atrapado.

Enfurecido el emperador
Llevó aquél captor
Al la guillotina dónde en venganza
Acabó con la esperanza de aquél
Mártir.

Ángel abatido
Con vertido
En un querubin que con sus alas
Se sintió libre al fin
Después de morir
Pobre mártir que yace en las cielos
Que con Arcos y flechas
Aún sigue conquistando corazones.
leer más   
16
14comentarios 111 lecturas relato karma: 116

Burocracia

No me representa
La ola violenta
Que choca sin previo avisó
Las duras rocas

Son pocas las focas
Que se atreven a desafiarlas.
Muestran sus colmillos y dagas.
Los idealistas con palabras
Que más que sobran
Formando muy buenas columnas
De concreto

Es cierto
Que el ruiderio es la voz del ignorante
Con orejas de pescado.

Y el lío para aquéllos pederastas,
Que buscan respetó entré violencia
Y vergüenza ajena.
Van vestidos de verbena
Se creen grandes
Sus asociaciones que son una mafia
Y van como la pandilla de Don Gato dándose de fachas.

A rato se les oye gritar,
Exclamar,
Tirar todo para llamar la atención Para salir en televisión
Más porque se quejan.
Si son lo que buscan problemas.
Si tambien son los primeros que se comen la molleja.
Ni que atajó, ni altibajos.
Si el que busca el caminó
Cortó al final terminará abajo.

No me representan
Las fuertes olas
Ni los ríos turbulentos
Ni los movimientos pacíficos
Que terminan violentos.
Y si les miento los cimientos
Están de testigo.
El castigo del silencio de los inocentes que terminan en medió
De los incidentes.
Que imprudentes escupirles a los que los representan a su propia gente.
Más parecen indigentes
Gritando justicia cuándo hacen
Más que Marketing de sus oscuros secretos que ni el pavimento calla
-Que canalla dicen...
A aquél que lucha encontra
De sus incoherencia racista
Y xenófobia disfrazada
En sus frases...
Dónde yace escondida la verdad.

Como un buen mantra dice

Que cuánto más ignorante, sea la sociedad más fácil es manipularlos.
leer más   
20
16comentarios 102 lecturas relato karma: 118

Desdenes De Un Ángel Caído

La nostalgia se arremete
Entré la copa de los olivo
Donde el olvidó es un alivio
O un letargo desierto
Dónde la nostalgia llora a cántaros
En forma de un alma herida.

Alas rotas
De aquél ángel caído
De su edén
Que ahora vive de su desdén.

Se desvanece cual ruiseñor,
En esta noche tan friolenta
Dónde lenta pasa las horas.
Se deshojan las penas con viejas heridas
Y derruidas palabras.

Un jardín se perdía
En cada lágrima que sus ojos bellos
Desprendían cual llovizna.
Destellos de rayos fortuitos
De un sol agobiante
La letal sequía
La despavorida sombra
Que se ríe
De aquel ángel y su melodía
De una rota arpa.

Entré llantos acotados
Recita su último
Verso antes de desaparecer
Encaminó su pasó
Hasta la llegada del amanecer
El viento la envuelve entré el polvo
El ángel sea desvanecido.
leer más   
16
9comentarios 73 lecturas versolibre karma: 110

Cuento Sin Príncipe Valiente

Un grotesco ogro secuestró a la bella princesa.
La llevó a la torre del país de NUNCA MÁS.
Luego de una hora, sacudió su vestido, acomodó tacones
y saltó rumbo a la libertad.
Su príncipe, ¡ni se había enterado de su cautiverio!

Autora._ Oneida Pérez
@Derechos Reservados
8
4comentarios 53 lecturas relato karma: 79

La Melancólica Melodía De La Sirena

Las penurias cae a cántaros
De lluvia, a lo lejos se oye
El cántico perdido de una sirena.

Bajó la torrencial llovizna
Se oye el cántico de una sirena
A lo lejos, recitando su melodía
Melancólica, porque el viento
Le murmuró al oído la despedida
De su amado.

Que sea embarcado
A otros mares.
Entré pesares la ninfa
Se entristece con la noticia
Su corazón de durazno
Se comenzó a despellejar
Cada día que pasa
Sigue recitando
A todo pulmón por el mar
Para olvidar lo que le hizo
A aquél marinero a su corazón.

Al olvidos en los olivos
Pasó de página
Ella ya no se imagina
Otra vida que estar
Con su retoño
En sus brazos
Y mirar el atardecer
Caer frente a sus ojos
Dejando atrás viejos despojos.
leer más   
26
25comentarios 146 lecturas relato karma: 116

¿Espectro, demonio,extraterrestre? ( El lector lo decidirá) (relato de 500 palabras)

El frío intenso del cuarto de hotel y sentirse fijamente observada entre la penumbra por esos enormes ojos y la voz en su mente que repetía una y otra vez ¡no lo dejes! la despertó del sueño profundo, giró la cabeza y miró a su esposo,estaba de espaldas a ella, profundamente dormido... ya lo presentía, no era la primera vez.

En su casa la despertaban terroríficas apariciones, observándola mientras dormía.
Una noche sintió como unas manos intentaron arrastrarla bajo la cama o cuando la despertó la presencia al pie de su cama de una mujer japonesa con uniforme militar usado en la segunda guerra mundial, o aquella noche que la despertó un aliento helado cerca de su rostro al tiempo que sentía unos labios fríos, posarse en los suyos, esa vez no sintió tanto miedo, sólo con las sábanas oculto el rostro para que esos labios congelantes no la volvieran a besar, y ese miedo que sintió cuando el sonido de unos pasos igual la despertaron y el pánico la paralizó al ver sus sandalias caminando por su recámara
.

¿Pero allí en otro lugar, en la penumbra de un cuarto de hotel?...
Siempre que viajaban ella y esposo a los Estados Unidos pasaban la noche en ese hotel, sabía que los lugareños hablaban de duendes,y alguna vez escucho ruidos, pero lo que ella estaba viendo no era ningún duende.

El ser que estaba a un costado de su cama era grande muy delgado, su aspecto gris verdoso, una cabeza grande ovalada, con ojos enormes inexpresivos, extremidades largas, articuladas como si fuera insecto, y en lo que parecían ser largos dedos tenía un tubo transparente y delgado como de unos ochenta cm que agarraba con delicadeza pero con fuerza e intentaba enterrar en su cuerpo.
Por unos segundos se paralizó,
pero la voz que escuchaba en su mente diciendo "no dejes que te toque "la hizo reaccionar y aún acostada sobre la cama empezó golpear fuertemente con sus pies al horripilante ser, quería gritar y no podía, el miedo la enmudecía, no supo cuanto tiempo se defendió, pero el terror que le provocó el "espectro insecto humanoide "
fue tanto que en el segundo que su mente reaccionó pidió ayuda al cielo, inmediatamente el ser desapareció, no le importo saber si fue el grito de ayuda o las patadas que daba.

Pronto encendió la lámpara de la mesita de noche, corrió al baño y encendió la luz,
ya no durmió no podía estaba aterrada nunca había experimentado algo así, nunca, ni librado una lucha con algo que veía y las patadas no sentía que tocaran algo sólido no comprendía que era, además temía que regresara.

Muy temprano al despertar su esposo, le contó lo sucedido.
- Seguro fue una pesadilla como siempre amor, esas cosas no existen -
- Seguramente sí, pero fue tan real, contestó -

Nuevamente ya en el auto junto a su esposo, un escalofrío recorrió su cuerpo
mientras tocaba una pequeña marca circular bajo su vientre,

Se preguntó para sí, mientras el miedo se apoderaba de su ser ... ¿espectro, demonio, extraterrestre? no, supo que fue ;
aprovechó para dormir, no soportaba el cansancio de sus piernas y nuevamente anochecía, había que descansar,
no sabía que iba a suceder esa noche o cualquier otra noche, nunca lo sabía.


Malu Mora

imagen de internet
leer más   
11
15comentarios 159 lecturas relato karma: 93

Sobre Sus Hombros, El Peso Del Firmamento (Titan Atlas)

Durante diez años
De guerra contra los Olímpicos
Derrotados titanes
Llenó de lamentos
Y con el corazón llenó de sufrimiento.

La sangre de valientes
Se derramó en la tierra
En forma de lágrima
Pena en forma de gritó de derrota.
Algunos buscan de los cimientos
La paz inquebrantada.

Detrás de oscuras cuevas
Titanes sólo viven de sueños
Detrás del silencio perpetuo
De las montañas
Los cíclopes y hecantónquiros
Viven sus días en las penurias
De las sombrías sombras.

Los dioses a uno de ellos
Le tenían reservado un castigo especial
Más que un destinó fatal
Sería la tarea de cargar el pesado
Firmamento sobre sus hombros
Con el llanto entré los dientes
Con odió y pena
Viviendo toda su vida
Con la condena.
leer más   
29
20comentarios 163 lecturas relato karma: 110

Ulises de Homero y el mar...

Por caminos agrestes,
abruptos y ásperos
rodeado por chirriantes aves
feroces y rapiñas,
piedras cómo cuchillos,
tundras, serpientes venenosas,
insectos nauseabundos
y guerreros alucinantes
merodeando en las noches vaporosas
y a orilla del mar mediterráneo...

Ulises u Odiseo desenfunda su espada
con contrito clamor de náufrago...
El héroe homérico es herido
por una perturbada y certera lanza
y cae al poso de escupitajos
y enloquecidos ladridos,
atado al timón de prosas agrias
y encinas humeantes.

El arma fatalista
le atraviesa el costillar,
la sangre salpica cómo olas enfurecidas
y sé desvanece...
A poco con la fuerza y el don de la astucia
arrastra a sus pies las cadenas de los sueños vencidos...
Y logra resurgir cómo ave fénix
y zafarse de tan terrible peligro
y cómo errabundo huye de una muerte segura
y va en busca del mar...

Escapa por un angosto corredor
y pasa por entre gárgolas
harapientas y desprevenidas...
Pero los centinelas del inframundo
o guardianes de la noche infernal
lo avistan y es perseguido por una caterva solloza...

Las lagrimas del desvalido héroe caen al piso
y lo fortalecen y llega alcanzar la luz del día...
Un rayo de luz tornasolado
lo atrapa es el fuego fusilante y lacerante
del sol humeante que lo atosiga
en fábula recordación que es un hijo del olimpo,
un predestinado héroe que padeció.

Grandes barcos se asoman por la ensenada
son los guerreros de Esparta hambrientos de guerra...
leer más   
17
9comentarios 171 lecturas relato karma: 162

La Realidad A Través De Vuestros Ojos

Sublime pancarta
Llena de sabías palabras
De verdaderos artilugios
Pantomima superficial,
De falsos patriotas
Con enemigos imaginarios
Que se creen a la vez revolucionarios.

Qué ordinario debe de ser
Pensar usar a otros para beneficio
Propio.
Vagas fotografías solitarias
De niños amenazados
Para usarlos cómo armas
En icónicas guerras
Dónde lo único que se pierden son vidas.

Basada en una vacía biografía
Qué nadie toma en cuenta
De verdaderos héroes
Que fueron olvidados con el tiempo
En forma de una imagen desteñida.

Lente defectuosa
Que son mis ojos,
Eh podido ver tanto
En éste mundo incierto donde lo incorrecto
Es lo correcto.
Niños me temo que han visto todo.
Adultos que los usan como marionetas
En cada separación.
Que decepción ver qué prefieren
Un arma antes que un libro.

Pude ver con mi cámara
Miles de infiernos que desatan las guerras.
Niños vendiendo utensilios en las calles.
Me quede sin palabras
Para describir tantas barbaridades
Que suceden en ciudades
Volviéndose de blanco y negro.

Ceñido pensamiento tácito
De un narrador.
Con manos de artesano.
Ojos de camarógrafo
Que tomo las palabras de un escritor
Iracundo que infunde
Su pensamiento en un filme llamado
Memoria.
leer más   
20
14comentarios 113 lecturas relato karma: 109

Una Taza Oxidada (Con @MorAlex7)

En la taza vacía sólo queda
una sombra oxidada
por la humedad de mis ojos.

Un invierno que se proclamó
Eterno, un edén de escarcha
La despedida fría de aquella hada
La belleza deshojada en pétalos marchitos
Un hueco en el huerto de los jazmines.

Lo que tú llamas amor
es sólo un engranaje de espejos,
dos almas que se quitan la soledad
a dentelladas,
el recuerdo de un atardecer
que guardo como un verano
oscuro que se apaga.

Cómo un otoño que se propaga
Una llama que se ahoga
Un corazón que se deshaga
En palabras de agua...
En forma de lágrimas.
leer más   
25
20comentarios 106 lecturas colaboracion karma: 105

Su nombre

Era una mañana fría y lluviosa de invierno. Me introduzco aprisa y corriendo en la primera cafetería que encuentro abierta y se me ocurre que es un buen lugar para comenzar a escribir lo primero que se me venga en mente.
Estos lugares guardan un misterio sobrecogedor y como buen observador, comienzo a imaginar las particularidades, los problemas, las curiosidades y las inquietudes que acompañan a cada una de los personajes que ocupan este pequeño lugar. Compartimos en el ambiente los pensamientos, las extravagancias y los quehaceres cotidianos, a veces incluso casi, las conversaciones.
Pido un café solo, muy caliente y sin azúcar. Despliego mis cuartillas sobre la mesa, el viejo bolígrafo, algunos apuntes o borradores de antiguos poemas sin terminar en el interior de una carpeta, y por un momento me siento observado. Pero no le doy la mayor importancia.
Al otro lado del cristal mojado, un perro labrador contempla el interior del local y espera pacientemente a que su dueño termine la tostada con aceite y la discusión que azarosamente mantiene con el camarero.
En la mesa de al lado, cuatro mujeres mantienen una agitada controversia verbal sobre la opinión que les merece algún político de dudosa reputación. Y al fondo de la barra, un tipo de aspecto raro ojea las ilustraciones y las primeras páginas de un libro sobre aforismos y frases.
Mas al fondo y casi escondida me sorprende la figura de una bella mujer; piernas cruzadas, mirada perdida, pensativa quizá hacia la nada y el tiempo. Dudando pero a la misma vez firme, temblando pero desafiando mis instintos y sin permiso, decido dar el paso y acercarme. Juraría que la había visto mil veces; -“¿Nos conocemos? ¿Quizá nos hayamos visto alguna vez?”
Sonríe y por un momento parece que el tiempo se detiene. “¡Por supuesto que nos conocemos. Más de lo que crees!” Sus ojos parecían interrogar a la verdad en cada instante que cruzaba mis palabras con ella. Sus brazos te daban la bienvenida y te invitaban a entrar al inquietante juego de las adivinanzas, yo te digo y tú me cuentas; ¿el resultado final? Empate a sinceridad.
Paró de llover. Leve y tímidamente asomaba el sol. Decidimos seguir compartiendo aquel momento paseando por la ciudad. Sentíamos una oscura y extraña atracción que alejaba cualquier posibilidad de aplazar aquel éxtasis. Nos mirábamos mostrando nuestros sentimientos desnudos, con estupor, aunque sin embargo, en esas pausas silenciosas la risa volvía a aparecer como parte de nuestra complicidad.
Después del almuerzo nos acompañaron varias copas. Sonaba de fondo nuestra música favorita, aunque no prestábamos demasiada atención. Me mostró algunas confidencias que estaban escondidas aunque no olvidadas en su interior y es entonces cuando surgieron las lágrimas en sus ojos enigmáticos que descifraban que detrás de ella, y detrás de su sonrisa había algo más. Por unos segundos el frio se apoderó de ella y deseó que la acompañara a su casa. Por supuesto accedí, aunque mi menor deseo seria encontrarme algún familiar allí, sus hijos o quizá su marido. La inquietud y el miedo se adueñaban de mí, pero ella parecía tener un sexto sentido. “No hay nadie, y él no creo que vuelva por aquí. Pasa acomódate. Como dice la canción, no hay nada prohibido “.
Su hogar era muy pequeño y acogedor con todo muy ordenado, los libros bien colocados en la estantería, las sillas milimétricamente situadas y los muebles plenamente organizados y orientados para proporcionar una sencilla comodidad. Pero lo que más me llamó la atención fue el color predominante tanto en la pintura de las paredes, como también y en un tono más oscuro el de las puertas y las ventanas, las cortinas o incluso las flores que adornaban la mesa: violeta. Como el del vino que me sirvió en su copa, aunque con un tinte más azulado. Como el de sus ojos cuando pude contemplarlos aun más cerca en nuestro primer beso embriagador, mezclándonos por dentro y emborrachándonos el uno del otro, sin ponernos un límite, dejando el resto del mundo a un lado. Nuestros brazos enredados entre besos cada vez más prolongados y mostrando nuestros corazones desnudos, envueltos en una ternura incesante como amantes sin descanso.
Sus piernas eras como dos alas de mariposa que te hacían volar hacia los deseos de la noche. Y yo entre ellas, uniendo cualquier distancia insalvable, el cielo y el infierno, el fuego y la lluvia. Y como un rio a contracorriente, intentando acariciar la orilla como quien llega a tierra prometida, mientras pienso que ojalá se detuviera el tiempo que en ese instante parece convertirse en eterno.
Que nadie nos despierte, que nuestro sueño no se desvele. La belleza es así de silenciosa, pensaba mientras la veía dormir. Pero el maldito teléfono sonó: su ex marido debía partir urgentemente de viaje y dejaba con ella a su hija pequeña. En una hora estaría allí. Mientras nos despedíamos me dijo que por un momento se había olvidado del odio y la desidia que llevaba dentro, que había dejado de creer en el amor, y que los últimos años de convivencia con su pareja fueron un autentico infierno. Conseguí citarme con ella a la mañana siguiente y durante esa despedida con prisas y besos meditaba en mi interior: “como dice la canción, no vayas a enamorarte”.
A la mañana siguiente acudí de nuevo a la misma cafetería. Otra vez llovía y el frio calaba hasta los huesos. Habíamos quedado más o menos a la misma hora, aunque yo me apresuré a llegar un poco antes. Como de costumbre extiendo mis libretas y mis apuntes sobre la mesa mientras me quedo pensativo y con la mirada perdida. De repente me despierta una voz que exclama: “Su café. Solo y sin azúcar, como usted quería, caballero”. Tardo en responder, estupefacto y sorprendido ante una situación difícil y extraña. Miro alrededor y un perro labrador ladra alborotado al otro lado del cristal. Varias chicas conversan en la mesa de al lado, y una mujer bellísima de brillantes ojos azulados se acerca hacia mí atravesando aquel pequeño local: “¿Me das fuego?”... “Por supuesto”, reacciono atónito mientras le pregunto: “¿Nos conocemos?, ¿Quizá nos hayamos visto alguna vez?”… Y ella contestó con una risa irónica y a la vez desconfiada: “¡Por supuesto que no… gracias!”. Y se marchó ante lo que mi imaginación percibía como una promesa de hallazgo y encuentro, y ante la realidad de que la vida no es más que un camino lleno de metáforas y sueños.
Debo confesar que en mis momentos de soledad y recuerdos, ella aparece en mi pensamiento a menudo e intento escribir el poema que la retrate tal cual, con su belleza y su espíritu, pero nunca lo he conseguido. Entre otras cosas, porque nunca supe ni sabré… su nombre.
4
sin comentarios 34 lecturas relato karma: 55

En Lo Profundo Del Bosque Sombrío (Con @Viktor_Adler)

Sobrevuela entre las ramas secas.
Navega en medio de la profundidad
Oscura del bosquejo y su callado lenguaje.
El yelmo oxidado de sus ojos tenues
Imbrica el cántico de lo inefable
En el arrebol de un yerro etéreo.

Callado,
Besando lunas de hierro,
El chico de neón y ágata
Frunce la eternidad entre sus yemas.
Harto de sobrevolar,
Se posa,
Nimio,
En las espigas de sus piernas.

Divisa yermos
Cuervos danzando,
Averiguando en un cielo ataráxico
Cómo existir a ciegas,
Con la costura del conticinio
Desbordando por el proemio de sus alas.
El chico de neón y ágata
Arruga con los dientes
La sonrisa de las estrellas.

Coge el helio de entre la bruma
Y difumina su risa sardónica.
Ya es tiempo de partir al Rin.
Lo llaman en Coburgo.
Le solicitan en Londres.
El chico de neón y ágata
Debe morir en otras noches.
leer más   
24
13comentarios 103 lecturas colaboracion karma: 102

En Las Últimas Horas

Mira las horas deambular .
Hace tiempo que no habló.
Sólo miró con júbilo
La ventana.

Buscó en aquél firmamento
Aquél momento
Que nos habría unido.
No fue suerte, tampoco el destinó,
Fue una casualidad
Una dualidad imperceptible
Entré lo inevitable
Y lo factible.

Éso decía...

Por las noche el frío mece
La acacia me acaricia
Con una de sus hojas
Que el viento entré sus temblorosa
Mano lo sopla.

La noche gravita
A mi alrededor
Golpe seco en la pared
Alma moribunda en una red.
Casualidad o dualidad.
Que fue lo que los unió.
Dos piezas totalmente diferentes
Una pareja dispareja.
Por instantes, inseparables
Con el tiempo.
Que será lo que paso después
Cuándo aquélla túnica
Susurro ya es la hora...

De dos mundos, uno siguió adelante
El otro tuvo que desvanecerse.
Dos plazas para una sola persona.
Una laguna para una sola luna.
Una mesa y cinco sillas para uno.

Dualidad de la soledad,
Desespero del alma.
Benevolente recuerdo.
En una bolsa de hojas secas,
Un martini para el olvido.
Un soplido para el alma.
Juntó a una tupida foto
Que conmemora lo que fue y será...
leer más   
29
18comentarios 125 lecturas relato karma: 131

Corazón en Criss - Cross

Todas las noches era lo mismo, ya estaba cansado de esa situación que le causaba tanto estrés. Con saber que llegaba la hora de dormir, se empezaba a angustiar. Sólo tenía que cerrar sus ojos y todo iniciaba… Era su sueño permanente donde cada noche, salva su vida… Lo peor, era la condición de su frágil y enfermo corazón. Él estaba condenado, sin condena, su corazón latía en un criss cross extraño.
leer más   
4
sin comentarios 45 lecturas relato karma: 53

El Desgaste y la Sombra

Es difícil mantener una cierta integridad con respecto a lo que uno ama y hace, pués es seguro que los hay más parecidos a un sorbo de café barato que a un buen trago de bourbon, de ese que te llega al cerebro y se funde con tus pensamientos aniquilandolos de la forma más pura y honesta. Y claro, de tanto café barato la sociedad se acostumbra en la inmensidad de cafeterias en barrios pobres.

Un dia me dijeron que el bourbon al que acostumbré se me había endulzado por esa búsqueda insaciable de reconocer en los errores algún atisbo de verdad, y fuí descubriendo a base de caramelo y piél la verdadera esencia de quién jamás vivirá de los recuerdos. Son cómo las sombras de los arboles, que dan la vida en un día de extenuante calor, tan rusticas y a la vez preciadas cómo cuando por primera vez escuchas un álbum de Bill Frisell, con esas notas sedosas y esa armonía que se deja masticar envuelta en la sabiduría de cuando menos es más.

De ese modo uno aprende a caminar en la oscuridad, traspasando las fronteras que uno mismo se ha puesto, y de escandalo y hiél se nutren los tendones que borrachos de calma regresan hacía el cuerpo vital. Ese desgarro que te mantuvo lejos de las formas que se parecen entre sí.

Tal vez ya no sirva de nada el intentar rebanarse las entrañas con el fin de quebrar el corazón de quienes sordos descubrieron aquella luz. Me temo que mis labios olvidaron el sabor de los espejos reventados con la frente, de ahi nació la cicatriz que tengo al lado de una de mís cejas, y no era nada, simplemente el ansia de las baldosas amarillas que prometían callar a esos perros dementes de figura gris y sombrero de ala ancha.

Perdón por la terca manía de búscar en aquella herida el sentido de todos los momentos que decidí perderme, de toda esa batalla contra el ruido, de toda esa masacre en la cual tan solo la sombra pudo darme un poco de vida. Apabullante y espesa la mirada cuando comprendí que ya nunca tendría la intención de volver. Así, de ése modo, he descubierto un jardin de curiosidades que me despojan de toda lo que pueda producirme ese café barato repleto de las mismas voces de siempre, texturas que impresionan a base de la facilidad que tiene el viento de cambiar de rumbo.

A mí, que apenas supe tejer lo imposible en tiempos en los que nunca se dijo, es cuando impreso en mis manos desnudo la belleza del aliento y la sed. La cascada quedó a la espera del encuentro, cómo cuando viajas sin rumbo, cómo cuando el bourbon sube por tús venas en búsca de esos pensamientos cobardes e inoportunos y los deshace de inmediato para bien de un servidor. Las cadenas del olvido jamás podrán luchar por quién ya no está dispuesto a recordar ningún camino de regreso. De esa forma encontré la sed, en aquella sucia esquina del muelle. Cada barco supuso su rumbo y, el mío jamás será el ayer. Me sumerjo en la inquieta pero sabrosa forma que tienen los besos cuando ya no se buscan, y recojo las velas para quedarme solamente un rato en lo autentico y lo profundo, sin nada que temer y con todos mis sueños partidos.

Nadie vino a bucear esta tarde conmigo, a saber en cual de las cafeterias perdiste el gusto. La mirada cae y las rodillas se doblan, y es entonces cuando entiendes que no tienes nada que temer.

El desgaste hará el resto…

tú tan solo y… tan mezquino.

Para mí en cambio quedó el mañana…

Y mañana será hoy, que casualidad.
2
sin comentarios 27 lecturas realismobast karma: 15

Noches En San Juan (Con @Lúdico)

Noches en vela en San Juan
Bailando al sonido
De las guitarras criollas,
Mientras esperamos
A ver quiénes danzarán
En la copa del elixir de la parra
Ávidamente saboreamo
El intenso aderezado
Color rojo
Hecho brasa el ardiente carbón
El aroma invade los sentidos.

Por el suculento asado en la parrilla.
Mientras a orillas del fogón
Las paisanas castañean por el ritmo
Fascinante del gato cuyano
La luna nos ampara
En el Leoncito con su estrellado
Cielo.

¡Te invitó a recorrer!
¡El caminó del Inca!
Disfrutar de la brisa
Del dique Cuesta Del Viento.
Subir la cuesta de la loma de la
Huaca.
De los aires frescos de Iglesia
Y recorrer los caminos de la colonia.

Que bello paisaje Sanjuanino
!Te invito a saborear¡
Las empanadas.
Un choripan.
El sabor amargo y dulce del vino.
¡Vente a San Juan! mi compa
leer más   
23
20comentarios 134 lecturas colaboracion karma: 116

Poemario de una luciérnaga

Poemario basado en las oscuras incertidumbres del ser humano y su mente atónita.
Los oscuros pensamientos nos aturden la mente y nos agonizan. Poemas cortos para la veloz vida en la que coexistimos.

¿La soledad existe?
Y... ¿Es deseada o indeseada la soledad?

www.amazon.es/Poemario-una-luciérnaga-Razones-escribir-ebook/dp/B084H
4
sin comentarios 51 lecturas relato karma: 31

Fecha de vencimiento

Ser o no ser, eso es amar de a uno o dos.
Cuando amas a alguien, lo único que deseas es su felicidad. Contigo o sin ti. La vida es elegir.
Aunque no quieras irte, ves como te suelta.
Miras como otr@ ocupa ese espacio.
Esto es así.
Te quedas observando y quejándote de vos.
El por qué o qué hizo esa persona q no hiciste vos.
Se va el tiempo. Tu amor hizo su vida y te quedas con un recuerdo que no quieres huir.
Cada vez que l@ encuentras es inevitable desear que este aqui y l@ mirás. Lo que no sabes o si, que hay otr@ pasando lo mismo pero por ti. Y así, comienza la cadena de gustos, anhelos, fantasías, amores prohibidos, platónicos, tóxicos.
El quiere a ella, ella a otr@, otr@ a él, y todos ellos no voltean a ver.
Cegados x la ilusión, la soledad es lo único real.
'Algún día me querrá' el engaño fácil, para no ver la realidad a la cara.
No te olvides de la tierra.
Queremos. Amamos a aquellos que ya nos han olvidado, con la esperanza de que regresarán.
Queremos. Amamos a quienes no nos pertenecen en este plano, porque nuestros niveles ya no coinciden.
Entonces, por temor a que vuelva ocurrir, preparas la caña, para cazar y jugar.
Por capricho, desilusión, lastimad@, odias amar, odias tu ser por fallar, y te equivocas lástimando a otras personas.
Empiezas a dar todo lo malo que te dieron a personas que podrían ser parte de tu crecimiento.
Y te cruzas con lo correcto.
Llega a ti y no lo ves.
Ambas almas logran coincidir y tienes miedo.
No estás acostumbrad@ ir a la par.
Lo vives o lo pierdes.
Prefieres siempre perder y quejarte.
Porque la costumbre de no ser amad@ es más cómodo para no fallar a ese ser.
Te conviertes en cobarde de sentimientos para ser acompañante de alguien más que te da comodidad emocional.
Las dos opciones siempre estarán.
Perder hasta amar o simplemente quedarte perdiendo.
Porque cada persona pasa y nadie es eterno.
Porque cada amor tiene su fecha de vencimiento y no esta mal. Lo que está mal es lastimar xq fuiste lastimad@.
Tienes dos opciones. El verdadero amor o acompañante cómodo.
No culpes al amor. No te culpes. No hay culpables en este caminar. Hay lecciones, elecciones, aprendizajes a la par.
No hagas todo tu sol@. Encuentra a esa persona que quiera ser tu copiloto hasta el nuevo turno.
El amor es para siempre. Las personas tienen su fecha de vencimiento. Autora : Maida filippini
leer más   
5
sin comentarios 15 lecturas relato karma: 35
« anterior1234531