Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 401, tiempo total: 0.003 segundos rss2

El viaje de Van Gogh

"No tengo nada por lo que disculparme", la voz se ahogaba en su propio eco, quedando en segundo plano, mientras Runaway de AURORA pintaba los auriculares de Agara.
Los árboles parecían tachones verdes, borrosos errores que el mundo había cometido y pretendía ocultar tras la velocidad del tren.
"No tengo nada por lo que disculparme", todo consistía en huir.
Agara había pasado toda su vida a la sombra, apenas dejaba que ninguna luz rozase sus virtudes. Era caos, descontrol, destrucción; parecía que la gravedad atraía problemas y personas rotas, creyendo que quizá ella podría repararlas. No era ninguna ley que asegurase un equilibrio perfecto en el universo, ningún planeta giraba a su alrededor, ninguna estrella se atrevía a brillar en su cielo.
Todo consistía en huir, es lo que hacía cuando solo quedaban cenizas, cuando el fuego era tan bravo que apenas podía apagarse, cuando todos los pilares de su cuerpo volvían a romper en desesperación. Era una ruina, así era como percibía su reflejo.
Mientras la canción recita su melodía Agara recuerda la primera vez que usó ese símil, tenía dieciocho años y sus espaldas guardaban demasiado.
Todos aquellos que habían compartido algún momento, alguna risa o alguna mirada con ella le habían traicionado. Habían resultado heridos por el camino, la mala suerte se había acomodado en sus hombros.
Había personas que acudían a ella con una suerte más oscura y tenía el presentimiento de que todos esos demonios se habían escondido en los rincones de su casa, pues solo había gritos, incomprensión, alcohol y calmantes encima de la mesa.
Todo se resumía a huir, era como una maldición que la eligió al nacer, cuando recibió el nombre Agara cuyo origen hebreo significaba "huída".
"No tengo nada por lo que disculparme", susurraba una y otra vez, no era la única ocasión en la que había dejado su pasado atrás. Se reescribía continuamente, cada vez que sus pies pisaban una nueva ciudad, una nueva calle o una nueva vida. Era un torbellino, había nacido para destruir y destruirse sin descanso.
¿Por qué iba a disculparse? ¿A quién? ¿Quién sería capaz de creer una maldición que no estaba escrita, que solo se leía en la oscuridad de su cuarto y en la soledad de sus días?
Intentó pedir perdón al mundo, al universo creyendo que su antigüedad podría aportarle algo de consuelo, una respuesta a la que aferrarse y regalar como excusa a todos aquellos que hacía daño. Ni siquiera la sabiduría dorada de millones de años de infinitud pudieron salvarla.
¿Para qué disculparse, entonces?
La canción se repetía en bucle, el cielo se nublaba con la esperanza de que alguna copa de árbol le tocase y abriese una grieta de luz.
Por un momento se percibió en la escena de una película. Su capucha subida, su sudadera negra que albergaba mil vidas y sus Vans desgastadas le convertían en un personaje misterioso. En la Caja de Pandora, guardando más historias que las que una caja de madera podría soportar.
Sus auriculares blancos se enredaban con sus cabellos azules oscuros, al igual que la melodía de estos se entrelazaban con sus pensamientos.
Con una mano en la ventana, viendo al bosque huir de algo inexistente sintió que estaba en una película. Una película con el final más triste jamás escrito.
No se percató de su compañero hasta que este se levantó y sus ojos vislumbraron una sombra moverse. Al girar la cabeza vio al joven alejarse y en su sitio una libreta de cuero con un marcapáginas en mitad de las hojas.
"No tengo nada por lo que disculparme", se había acostumbrado tanto a decir aquella frase que la hizo su lema, vivía a través de ella. No podría sentirse culpable si abría aquellas páginas.

Siempre he sentido admiración por Van Gogh. No por sus pinturas, no por su estética, sino por la sabiduría que guardaba tras su pincel.
He querido ver la vida a través de sus ojos, hablar a través de su voz y apreciar la belleza inmortal de lo cotidiano.
Creer que la divinidad no se encuentra en diosas griegas y en mitos, sino en lo simple que una pasión resulta ser, pues no hay mayor musa que esa.
Una vez leí de sus labios que tenía la naturaleza, el arte y la poesía y que si aquello no era suficiente, entonces, ¿qué lo era?
Entonces, ¿qué es suficiente? Siempre he querido formar parte de los bosques que aguardan los otoños y esconde a las almas perdidas.
Ser el arte roto y constituirme como una ruina, pero barroca, pues así tengo algo bello a pesar de mis grietas.
Escribirme como poesía, hablando de los ángeles caídos y las mil formas que los lunares pueden adquirir, convertirme en metáforas alimentadas por el universo y su misterio. Ser poema antes que poeta y poder quemar las venas y prender los corazones de aquellos que han amado demasiado.
Quiero no ser suficiente y entrar en sus dudas.
Las estrellas me hacen soñar, por eso creo que su "Noche Estrellada" me ciega. No hablo de su técnica ni de sus colores, hablo de lo glorioso que es crear una escena que mis ojos nunca podrán contemplar.
Algo que mis manos nunca podrán crear ni mis plumas describir con suficientes palabras que expresen su belleza oculta.
Quiero ser poesía, galaxias y naturaleza aunque el límite resida en el cielo y la finidad de lo mortal me mantenga los pies en la Tierra.


Tras leer las últimas líneas de aquella libreta Agara pasó sus dedos por los trazos y las curvas de aquellas palabras que albergaban más y mejor vida. La tinta aún estaba reciente, como el sentimiento que su autor había abandonado en el asiento.
Por un momento Agara sintió que tenía el corazón de un desconocido en sus manos, muriendo de tinta y versos sin escribir.
Al dejar la libreta en el asiento los árboles dejaron de correr, el tren había frenado.
Todos comenzaron a levantarse, curiosos por lo sucedido, necesitaban una historia con la que alimentar tantas horas de viaje.
Los susurros y rumores comenzaron a danzar por el vagón, todos abrazados a las puertas. Agara no pudo evitar levantarse y unirse a la multitud, ser parte de un grupo visceral capaz de tomar fotos y vídeos del momento.
Aquel joven que había abandonado su libreta estaba desmayado en las vías. Su cuerpo inerte no albergaba vida, pues los golpes del tren y la tinta de sus hojas se la habían arrebatado.
Agara pensó que aquel joven había conseguido ser polvo de estrellas, rosas que nacerían en mitad del bosque sin explicación ninguna y versos que serían relatados con elegancia, dulzura y dolor.
Pero también afirmó que estaba perdida, maldita y prohibida; que las desgracias no descansan.
Ni siquiera un día.
5
5comentarios 35 lecturas relato karma: 64

Somnoliento

Un barrio común y corriente
Una cortina donde nace las estaciones
Una habitación donde nacen
Las emociones ya sean distantes
O palabras hirientes

Lágrimas cayendo en el fondo
De una almohada
Otros duermen plácidamente
Desde aquí un alma vaga

Un momento espera
Un nómada sueña
Un estrella fugaz
Capaz de pedirle
Un deseó para que lo atesore
Y guardé

Luz sombría del pasillo
Destello de farola en la calle
Un silencio perpetuo
Una palabra mutuo
Un complejo meditabundo

Deambulo en suelos fríos
Al sueño no lo consuelo
Mi pensamiento no se detiene
Un hereje no deja de girar en su eje
Será una sensación
Una extraña ilusión
Que me levanta llenó de inspiración
leer más   
16
8comentarios 58 lecturas versolibre karma: 93

El abuelo del barrio

Allí va
Nadie sabe de dónde viene
nadie sabe a dónde va.
Dobladito por el peso de los años
se le nota en el andar.
Todas las mañanas lo veo pasar,
con el chimó en la boca,
con su caminar despacio,
con sus alpargatas remendadas y
un sombrero de paja,
pantalón de dril oscuro, ruñido por todos lados,
arremangado un poco más abajo de las rodillas,
de correa, un guaral de nailon,
con camisa que en algún tiempo fue blanca, con remiendo de hilos colorados,
cargando en la espalda una marusa grande y vieja,
llena de trastes,
llena de recuerdos,
de historias, de vida,
Allí va, cargadito, dicen que viene del río
camina como ocho kilómetro de regreso pa’ su casa.
leer más   
3
1comentarios 35 lecturas relato karma: 34

La fragua

¿ Qué nos está pasando?

El taller de herrería donde crecimos, donde charlamos y reímos a la par de golpes en el yunque de está quedando solo.

Ya solo queda el eco de nuestras risas,
las anécdotas de los viejos,
las historias del norte...

Hoy te adelantas tú,
de esa segunda generación que
engalanó a la fragua y que nos
dio amistad y fraternidad.

Ese viejo paraíso que en medio
del taller nos daba sombra también está triste,
también llora con nosotros el que ya no
estarás.

Allá donde las aguas son manzas,
nos hemos de encontrar.
Y volveremos a reír con esas bromas
que siempre solías hacer, Chuy.
leer más   
9
6comentarios 80 lecturas prosapoetica karma: 81

La Lección De La Vida (Pobreza)

La pobreza existe aunque allá algunos
Que las usen de marketing en sus campañas
Para ganar algunas elecciones.
Dicen que van acabar con ella,
Pero al final termina siendo el mismo resultado.

Es cierto, que muchos quieren
Labrar el cobre en oro, pero no todo
Lo que brilla puede ser de metal.

Es fatal decir que hay escasez en un país rico,
Donde aún existan posibilidades de trabajar
Donde en otros países siguen esperando en una larga fila.
A pesar de los sacrificios por las cuales debemos cargar
En nuestros hombros, no hay que redimirse aún cuando se siga
Esperando.

Quizás sea verlos felices a vuestros hijos
Para que mañana no les haga falta nada y
Puedan ser felices por unos momentos
Aun cuando sea difícil, no todo está perdido
Habrá muchas posibilidades aunque signifique
Perder lo todo.

Aun así, mientras podamos respirar
Tener una familia al cual cuidar
Y poder abrazar, sentir cada día
Que no lo hacemos por nosotros mismos
Sino por ellos...
leer más   
19
14comentarios 99 lecturas relato karma: 88

Todavía

Todavía hay mucho hilo en el carretel que te corresponde y depara el final de tu vida. Está en manos de las tres Parcas, así que tranquila, te queda mucho por joder, gozar y vivir, escribir y poetizar sobre la vida y sus quimeras, riéndote de ellas por el largo camino que te queda por recorrer recogiendo todas las flores que te encuentres a su paso, sobre todo, las amarillas.
A mí me pasó igual, solo que a Morta, la parca que corta el hilo, parece que se le amelló la tijera y no pudo hacerlo cuando colisionaron mi carro…- Ojala le ocurra siempre lo mismo, porque soy optimista y aspiro llegar al menos hasta los ciento veinte septiembres, para lo cual me falta un montón… que será tan grande cuánto más siga escribiendo… ¡Todavía!
9
4comentarios 50 lecturas relato karma: 86

Los monaguillos

Bajo sotanas escondían celosamente el secreto, no cualquiera podía ser participe, pasaba en la sacristía, en la torre o a veces tras el altar principal.
Buscaban lugares donde no pudieran ser descubiertos, siempre cambiaban de sitio.
No se podía repetir más de dos veces a la semana en el mismo lugar, debían ser creativos para que nadie los viera.
Una vez a uno se le ocurrió que fuese en el depósito de los santos, les dio miedo al principio, pero luego se acostumbramos.
Mientras las señoras rezaban el Santo Rosario, lo hacían bajo la falda del Nazareno.
El lugar favorito era el campanario.
Hacían un trío perfecto, todos lo disfrutaban.
No sé por qué, siempre embromaban al más pequeño, pero igual lo disfrutaba como los otros.
Salían con las manos empegostadas, limpiándose de la sotana, a veces la boca los delataba, pues también la tenían toda chorreada.
Hoy recuerdan con nostalgia las travesuras de monaguillo, pues confiesan, que las hostias con leche condensada son una delicia.
leer más   
3
sin comentarios 36 lecturas relato karma: 37

Pesadilla De Niño

Una noche en vela
En mi cuarto de veras
Creo que oigo pasos
Y sollozos rechinidos en el fondo
De aquella penumbra
Que algo en ella esconde.

No puedo ver con facilidad,
Entre la espesa oscuridad
Vigilando.
Pero siento recorrer una sensación
En mi piel como si en aquel rincón
Algo anduviera allí merodeando.

Va golpeando topemente las sillas,
Y de bajo la mesa, se mueve con agilidad.
Luego sigo escuchando sus murmureos
Entre los muros, no sé qué dice pero…

Callo… creo que oigo algo
Pero no hallo… una escapatoria.
Será este mi último día
Decía por dentro.

Mi aliento se agita,
Me tiritan las manos,
Y mi piel se marchita
Mis ojos quieren ver más allá de la cama.

En aquella esquina veo una sombra
De un hombre alto
Con un traje y una galera
Yo decía que ultraje este miedo
Profundo que siento.

Alarga sus brazos puedo verlo,
Detrás del umbral pálido del foco.
Del fondo titilan las luces.
Casi puedo oírle su malvada voz…
Que vengo a por ti…
Ahhhhhh grita una voz lejana.
Asja asja asja mi reparación.
Tukun tukun mi corazón.
Y mis ojos mirando alrededor la habitación
Mi sudor acariciando mi piel pálida
Y una lagrima de crisálida
Y un llanto grita desde la penumbra
Mamamama….
leer más   
14
20comentarios 105 lecturas relato karma: 88

Muchacha Ojos Verdes

Distraídos ojos
Pasos silenciosos
Vestido verde hasta los tobillos
Ojos verdosos como una esmeralda

Lleno de curiosidad
Me sentía
Al verla, pude observar que de ella
Se desprendía
La fragancia de un perfume francés

Del Castaño de su pelo
Que se movía como ola
Cuando el viento la tocaba

Sentía un calor tierno
Surcando mi pecho
Una ilusión enmarcada en mi mente
Una palabra moribunda en mi
Quien era la muchacha de ojos verdes que vi pasar?

Se sentía tan lejano
A la vez imposible
Era indescifrable
Saber que podía hacer en aquel
Momento.

Que me levante rápidamente
Antes de que se fuera
Y se hiciera tarde
Extendido mis manos
Tocando la calidez de las suyas

Se dio la vuelta
Sus ojos se cruzaron
Con los míos
Mi corazón latía más fuerte
El momento se hizo fugaz
Que mi sagaz mente
Dictó como te llamas

Cuando se giró
Y me iba a decir el suyo
Desperté del sueño
No lo creía lo sentía tan real
Que aún me preguntó
Quién era la muchacha de ojos verdes
leer más   
19
22comentarios 116 lecturas relato karma: 101

Globalización: Máquina de Sangre

Adoptar una idea sugiere un patrón de conducta lineal, en la misma dirección de los conceptos que sustentan el establecimiento de las múltiples coordenadas mentales que edifican y robustecen un planteamiento filosófico. Es una acción propia de seres humanos, aunque parta de premisas biológicas, aunque se persigan intereses vinculados a la supervivencia o a la destrucción.
A lo largo de la historia el hombre sin mucho esfuerzo ha sido ávido en el diseño y creación de mecanismos y métodos de involución — como si la meta a lograr residiera en el retorno a los modos de vida primigenios— Expresiones que hoy, se esgrimen como vanguardistas en el contexto social, no son sino burdas recopilaciones de antiguas formas de organización proyectadas a gran escala con un lenguaje nutrido por acepciones retoricas, además de un sofisticado e impactante componente tecnológico. Imagino que: cada generación a enfrentado sus propios demonios en el tiempo que lo tocó vivir en defensa o menoscabo de doctrinas, mitos y espacios etéreos, sin detenerse en las implicaciones de orden racional y comedidamente humanístico, en nombre de la causa se exprimen al máximo la capacidad de creación intelectual y física de los contemporáneos como un acto natural y a todas luces benefactor; en algún extremo del planeta , en ese mismo tiempo, algún disidente, en la capa externa de la burbuja será capaz de captar que el combustible y el lubricante que pone en movimiento las virtuosas máquinas que impulsan dicha idea, no es otra cosa
que sangre.

Abril 2015; ilustración; Globalización Maquina De Sangre: Juan Manuel Boté, técnica mixta sobre madera 2014.
leer más   
18
5comentarios 75 lecturas relato karma: 103

Multioficio

Las manos tratan angustiosamente de ensartar el hilo.
— ¡Ya no puedo más! ¡Basta! —piensa, mientras una y otra vez falla el intento. La ponen nerviosa los gritos de Al.
—Acaba de coser el pantalón. No sirves para nada. —Vocifera ofensivamente.
Además de humillada esposa, la obligaba hacer de “pala” del payaso; cobradora de taquilla; barrendera y otras tareas. ¿Retribución?..., solo el escaso alimento que ella misma cocina. Pero no, todo tiene un límite y el de ella la apremiaba..
—¡Se acabó, coño! Cóselo tú mismo. Ahí lo tienes. —Dijo con tal fuerza y resolución tirando la pieza rasgada al piso que Al, incrédulo, se quedó sin palabras al verla alejarse con firmes y apurados pasos.
Nunca la vi así. Se jodió esto –pensó- Y recogiendo el pantalón, el carretel de hilo y la aguja fue tras ella. Despacio. Iba confuso, sin saber qué hacer.
¡Qué se habrá creído! Siempre ha sido dócil –meditaba- Tengo que ponerme duro. Está probando fuerzas o se volvió loca. Se detuvo y pasó una hebra de hilo por el hueco de la aguja, la anudó. La vio sentada a horcajadas sobre un banco de madera. Le dio un manotazo en pleno rostro y tirándole el pantalón en la cabeza le gritó.
—¡O lo coses o no respondo de mí! Yo soy el equilibrista y no puedo caminar por las cuerdas enseñando las nalgas. ¡A coser!
Sin una lágrima en sus ojos, fruncido el seño y una penetrante mirada de odio se incorporó rasgando aún más la rota prenda. El no tuvo tiempo de reaccionar.
—¡Se acabó! —dijo ella sacando de entrepiernas una pistola..
Fue un solo disparo. Efectivo.

@Saltamontes
13
14comentarios 102 lecturas relato karma: 100

Soy el gato

.
Aquí puedo pensar, saber, recordar quien soy yo, no quiero llegar mucho más alto, ni caer hiriéndome despacio, quiero quedarme aquí, donde veo todo, escucho más, y dejar que llegue la noche poco a poco, a su tiempo mientras otro mundo entre luces empieza a existir, y puedo verlo, mágico de claroscuros del cielo, luciérnagas ventanas que prenden y apagan, y en mi tejado, soy el gato que no quiere dormir…

soundcloud.com/lola-bracco/soy-el-gato (Lola)

.
12
2comentarios 83 lecturas relato karma: 87

Santa Semana (microcuento)

.
Santa, no era santa, esa era la semana, la semana que seguía, que la seguía de cerca, cerca y la quería enamorar. Y enamorarse no quería, porque cada vez que quiso, siempre quiso acabar mal, y mal porque fue el destino, y el destino cretino, y el cretino quien la quiso mal. Y malo posar los ojos en otros, que de alegres ya fueran locos, y tan locos que la pudieran enloquecer, y enloquecer era tan fácil con su corazón con hambre, y hambre no sólo de enamorarse, además de enamorar, enamorar a alguien que tuviera ojos de loco, y es que a ella, a los locos les gustaba saborear. Y no era santa, que esa era la semana, la semana que venía, donde ella se
guardaba por no comer ningún loco ni volverse a enamorar…
Lola Bracco ®©
10
3comentarios 66 lecturas relato karma: 90

Mi e-mail

.
He perdido mi e-mail, mi costumbre de hablarle, de llevarle para que juegue sus mails, entre ida con su espera y su vuelta, ese error odioso de mal su destino y nos vuelva con moño…

Mi e-mail tan querido, perdóname, te he dejado olvidado cuando siempre has sido tan fiel y amigo conmigo… mi e-mail… quizás por eso, si por eso es seguro que se ha ido, él no habla, no escuché sus llamados, no leí sus alertas, se sintió sólo y desterrado, y yo, yo claro que lo entiendo…

Y es que he quedado entre redes, enredada, son más rápidas, más concretas, con mensajes más largos, más cortos, también llevan imágenes, videos, gifs y todo tan rápido…

Pero hoy lo extraño, si pudiera tan sólo encontrarlo, abrazarlo y decirle que regrese, que es parte mía, que como él nadie, que lleva mis mejores recuerdos, cosas y tiempo de mi vida, como él,de las redes ninguna…

He perdido mi e-mail, fue mi culpa, ya no recuerdo la clave de su usuario y apenas la @, voy a buscarla hasta hallarla, voy llenarla de tantas fotos que no ha visto, de tantos cuentos y poemas de amor que volverá a creerme, para que los guarde, como siempre, y me los envíe sin error con un te quiero en “Asunto”, como perdón a mi misma…

(Lola)
7
sin comentarios 43 lecturas relato karma: 67

El último bolero

No refulgen los colores hasta que la luz no los traspasa, no son sombras no son nada, sin embargo existen,
como aquellos opacos seres que invisibles vagan y sus pasos no dejan huella ni su presencia se nota y su ausencia no nos dice nada ni por enterados nos hemos dado cuando estuvieron.
Otros seres con su cruz a cuestas llevan sus cargas soportándolas con una sonrisa y nos hacen creer que
habitan en los bosques frondosos de su alma encantados duendes de la .dicha.
Los hay crédulos, incrédulos, arriesgados, comedidos, puntas de extremos,que no se tocan.
¡ Ah !.. pero los hay que parecen de fábula, que sus sufrimientos no comparten, son vientos atrapados en hondonadas girando en torbellinos imparables.
Maria Elvira, crepuscular andante de los cansados caminos de la búsqueda en las espesas nieblas de las angustias, era un roto cántaro de los quereres.
Sus hinchados párpados y sus negrisímos ojos, clandestinos cómplices de noches ilusionadas, vertían la savia de sus desconsuelos.
Su primer amor, a los siete años, fue aquel niño de tupidos rizos rubios y sonrojado rostro, de melancólicos ojos, más parecido a un querubín que a un tierno párvulo, esa fue la dispersa partícula que iniciaría los inagotables arenales en los desiertos de sus despechos .
Tenía un irrefrenable afán de ir de amor en amor y la curiosa o quizás enfermiza costumbre, claro eso era, una enfermiza costumbre, en la rabia absoluta de la despedida, es decir de la ruptura, sentir un estallido y entrar enseguida en esa nebulosa especie de prueba final de la desdicha con la que se aferraba al despecho.
Llevaba minuciosamente y con exagerados detalles cada uno de los noviazgos que había tenido, iniciaba la tercera gruesa libreta de registros y curiosamente le daba el nombre de algún desgarrador bolero como si se tratara de episodios de una larga e inacabable obra hasta encontrarse cara a cara con la muerte y ese sería el final de los capítulos, lo cierto era que se sentía extraña cuando por algún motivo en medio del medular despecho se colaba alguna aérea tranquilidad.
Lo que no ocurría cuando con un nuevo noviazgo se entregaba a ser lo más feliz que pudiera (sospecho, para sentir con mayor intensidad la habitual separación), un caudal de boleros eran los evanescentes mensajeros de sus sucesivas tragedias, solo el silencio mineral en el que se sumía, era roto por sus sollozos y el girar de viejos discos de vinilo que le acompañaban en su gangosa voz.
Un interminable desfile de boleros eran como sal en una herida abierta ...Me muerdo los labios para no llamarte....Nunca me iré de tu vida ni tu de mi corazón...Mira que hay heridas que cierran en falso y si alguien las toca se vuelven a abrir... entregada a los candentes hierros iba transcurriendo el día entre los circulares reproches y las lágrimas que se desprendían de su tristeza.
...Quisiera abrir lentamente mis venas...Sombras nada más...Tenemos que olvidarnos de este amor...Entre tu amor y mi amor,desgarraban el desnudo ropaje de su sufrimiento.

Como un sofisticado reloj de perfecta precisión, 72 horas exactas duraba la intensidad de sus padeceres en el límite imaginario de su temores, dando paso en el sobresalto de sus sueños, con impensable razonamiento y clara lucidez al recurrente deseo de encontrar una nueva razón para vuelta atrás nuevamente sumergirse en los fangos de sus lamentos.
Cual era la causa o el acaso que la llevaba a esos desvaríos, no se sabía, ni la manera de averiguarlo, con cuánta certeza podría decirse que padecía de una rara locura o era una oculta y desconocida jugarreta de su inconsciente,era especulación, hasta se atrevieron a decir que estaba posesa por un espíritu de una mujer engañada que vagaba en el limbo.

De qué presumen cuando pasan por mi lado... Ya no estas más a mi lado corazón...Angustia de no tenerte más, esa mañana, la encontraron enmudecida con el rostro pálido y una corona de rosas rojas, reclinada sobre los diarios, abierto uno de ellos se leía con grandes letras ..."Mi ULTIMO BOLERO" y girando el viejo vinilo con la pesadumbre que penetraba las más oscuras grietas, las sombras de su impalpable presencia dejaban señales de su adiós de papel ..."Olvídate de todo menos de mi y vete a dónde quieras, pero llévame en ti, que al fin de tu camino, comprenderás tus males, sabiendo que nacimos para morir iguales";

¿ Será cierto, que existen seres que si no sufren, no saben ni pueden vivir?
leer más   
4
4comentarios 40 lecturas relato karma: 69

Nocturno en París

Un lugar contemplado a romances tan solo aguardaba
la elegancia del efímero consuelo del vendaval
con una impecable composición, pulsos sin razón
se esparcían por todo el tropel del auditorio
una sesión de nocturnos sonaba sin cesar en emisiones
e inspiraba hasta al más ermitaño ser
Su repertorio sin duda alguna aludía la perfecta armonía de Varsovia
siendo miembro del joven mundo artístico e intelectual
Aquel símbolo destacado de la era romántica
impulsó la gran demanda en París, ciudad de las luces
No le agradaba el ser tan aclamado por la sociedad
su sencillez lo llevaba a brillar en lugares acogedores
Por sus obras destacaban la prodigalidad de su alma
y de la mano del poeta Adam transformaba versos a cantinelas
Llegó el día en el que conoció una luz que lo atrajo firmemente
dedicando una composición inspirada en epístolas
"Debería ser como soñar en la hermosa primavera - a la luz de la luna"
talento excepcional, genio musical
Resonaban violines de Paganini conjugado a variaciones
Sus fraternidades eras sus reales musas
y animaban al artista a constituir sus eminentes coplas
Sus éxitos rotundos rodaban por toda Europa
tan delicados sonidos abrían la claridad de sus ojos
variedad de melodías y expresiones hacían sus corazones derretir
Sin más decir su forma de tocar siempre fue noble y hermosa;
sus tonos sonaban, ya sea en el forte completo o en suave sonata
su progreso fue tan brillante que claramente críticos discrepaban,
la mayor parte de su juventud era una constante lucha por su vida
dejó reposar sus últimos restos en la ciudad más prometida
Todo esto no fue impedimento para sus maravillosas creaciones
que quedan de legado ciertamente por todas las generaciones.
leer más   
9
3comentarios 97 lecturas relato karma: 78

El Peligro De Salir A Correr A Las 8.45

¿Creeis que el peligro está en que te ataque una manada de perros salvajes mientras corres? ¿que te tropiece y caigas y te rompas un diente? ¿que metas el pié en un agujero y tengas un esguince? nooooo, el peligro está, en los padres llevando a los niños, al colegio.

Los ves, salir como bandadas, apoderándose de las aceras, del carril bici, de las carreteras y te ven acercarte a ellos y se expanden como la cola de un ave. Desafiándote, hasta que no tienes más remedio, que parar para no chocar y eres tú, quien forzosamente, tienes que dejarles pasar.

Entonces, decides entrar en el parque, para estar tranquilo y de repente, una vez pasan las 9.00 de la mañana, comienzan a apoderarse de los parques, de las terrazas de los bares. Los ves con los cochecitos para bebes, caminando a lo ancho de las calles. ¡Pero esto que ehhhhhhh!

Iván A.
6
8comentarios 81 lecturas versolibre karma: 83

Algo Supremo

Algo supremo; majestosamente irrefutable, terriblemente omnipotente y de una ubicuidad inmarcesible ha de tener la física como ramal de ciencia en sus designios, ya que las leyes y dios la confrontan, pero no pueden eludirla. Sobre la faz de los libros en todas las páginas de historia que cubren la esfera terrestre, por intrincado y recóndito que sea el laberinto universal siempre su efecto será determinante. La ley misma en su inquebrantable naturaleza responde a un código netamente físico como es: la propiedad que tiene todo cuerpo de cambiar de forma cuando sobre él, se aplica una fuerza exterior «Ley de flexibilidad ».
En el caso concerniente a dios, o a una multitud de ellos, —para mantener intacta la base utópica de la blasfemia, — digamos que Poseidón, luego de dimitir su reinado sobre caballos y otras bestias se entrona sobre los mares y el control de sus ciertamente poderosas olas; pero aun así, se muestra en apariencia complaciente con navíos y otras embarcaciones que usurpan sus aguas desafiándolas sin mayor tributo que una justa relación de densidad entre materia y volumen. Cuestión de un equilibrio benefactor en la sabiduría de Arquímedes discernido entre lógica y fe.
La lluvia, las tormentas con sus rayos y centellas en los agrisados cielos Aztecas pudieron merecer un gran número de ofrendas a Tláloc —dios dominador de rayos—y estas no fueron suficientes para contener la ionización de nitritos y nitratos hidrogenados en los bolas de fuego celestiales que más tarde el léxico científico llamaría rayos globulares.
Desde la oscuridad que suele teñir de luto mi pusilánime aptitud pensante, surge la negación de atribuirles a los dioses facultades demoledoras, en cierto modo carente del sentido conciliador y edificante como corresponde a la solemnidad de un dios; sería como asentir que hay algo de perversión en su conducta o una especie de patología propia de mortales. Acepto la propiedad de ínfima partícula predecible y mortal que me atañe dentro del vasto universo, en la extensión de esa vaga idea, no seré yo quien dictamine porqué caen los puentes. Tengo la sospecha de que no es porque dios quiere, sino por insuficiencia física.
leer más   
10
18comentarios 98 lecturas relato karma: 103

Dime Que Buscas, Y Lo Encontraremos

Dime que buscas
Y lo encuentro
Ya sea un trébol de cuatro
Hojas en el huerto o en el parque
Escondido

Ya sea un tesoro de un bucanero
Escondido en el velero
De tu armario
O debajo del acolchado

Dime tres de tus deseos y te los concedo ya sea traerte alguna luna y te la dejaré allí colgada
En la ventana
Para que ilumine el cuarto
Y para que no te sientas sólo
Te dejaré un puñado de soldaditos
Para que defiendan al Rey

Si deseas que sea tu corcel te lo concedo te llevaré de aquí a Europa o más allá del infinito
Si quieres que me quede para no sentirte sólo en la interminable oscuridad me quedó

Seré más que un hermano
Tu soberano
Tu compañero
Hasta más porque te quiero

Dime que es lo que buscas y lo encontraremos juntos
leer más   
13
9comentarios 88 lecturas relato karma: 90

Juan 5:28 Y 29

Se deslizan las lágrimas por las huesudas
cuencas. Humedecen la tierra e inundan designios.

No hay vida en aguas tan
saladas.
Atrevidos
unos
pocos a nadar sobre
fondos tan
oscuros.

En orilla escasos quedan. Se hunden
muchos
otros,
muertos por
muertos.

Pies en nuevo barro, ojos mirando las
mismas
suelas.
leer más   
18
1comentarios 55 lecturas relato karma: 100
« anterior1234521