Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 515, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Carta para el alma gemela

Si fueramos mas observadores
y analizamo cualquier punto de persuasión
que no estuviera a nuestro alcance,
que al calcular su equilibrio entre el amor y el tiempo
y dar con el punto definitivo en su balance
quizás no lance mi agonía a la borda.

La guarde en lo más profundo del corazón
hasta el ultimo segundo
de nuestra vida corta..

Y encontrar esa parte de alma
que unos llaman media naranja o
el alma gemela.
Ese cuerpo físico, divino, celestial y espiritual que
completa tu razón de ser en este planeta estando vivos
y quizás también en la eternidad.

Tal vez te esperaría...

Si fuéramos más pacientes si seguimos hablando
del tema sobre las almas gemelas
tardaremos muchas vidas en terminar de entenderlo.

Tal vez valdría la pena...
13
2comentarios 76 lecturas prosapoetica karma: 98

Aunque no te hayas ido

...

Nido de rosas, nido de plumas blancas:
sonríes.
Cuna de astros, llanto de los caballos:
sonríes.
Tu boca espesa: el agua dormida; amapolas de aire:
sonríes.


Todo es claro, todo es espacio;
danza la humedad en los dientes.
Un grito desnudo vuela en tu interior, amenaza las olas.

Nada soy yo.
Nada es mi cuerpo,
cuerpo inerte, cicatriz en el desierto.
Mar sin olas y sin plata.
Cuerpo sin alegrías y sin compás.
Todo es tu sonrisa: claradulce:
canto de pájaro, viento.
El aura siempre es la sonrisa, semilla de la tierra
y en la tierra se hace carne y toma tu forma
y tomando tu forma voy escribiendo
y así escribiendo, empieza el viaje.

Aún hay tiempo de ser, de viajar en el lomo del día..

Antes de morir, seamos.
Hoy recuerdo al primer amor y una puerta de madera
no hay olvido para ello.
Aunque no se haya ido,
aunque se esconda en los árboles gigantescos,
aunque el daño se haya consumado,
aunque no se dio ya almas, ni óleos,
ni cuadros, ni estacas pintadas, ni conventos.
no hay olvido para ello;
pero escucho, de repente, el fulgor de un suspiro…
es un fuego artificial
que me llama, y me necesita, me añora.

Es un nuevo recuerdo, es un nuevo pétalo de clavel…
15
15comentarios 103 lecturas versolibre karma: 127

Almas

Solo eramos un par de almas
intentando buscar esa hermosa mezcla de mil sentimientos a la que llaman amor
siendo guiados por lo que nos dice el corazón
amigos intentando ayudarse
buscando encontrar aquella perfecta mezcla de sentimientos de la que todos hablaban
todos lo lograban,pero aquel par de almas tropezando con la misma roca se encontraban
bastante lejos todavía de lo que buscábamos
aprendí a dejarme llevar por tu perfecta voz
no podía creerlo,pero tu también lo hiciste
te dejaste llevar por mi voz
si ¡te dejaste guiar por mi voz! y sin creerlo ni esperarlo,cada vez nos sentíamos mas cerca de lo que estábamos buscando,pasaron los días y por el mar de la adversidad estábamos nadando,ahí te perdí 5 segundos y ya te estaba necesitando,fue la primera vez que sentí aquel miedo incontrolable al estar cerca de perderte.

no sabemos como pero logramos salvarnos,eso que buscábamos muy cerca estábamos de encontrarlo,recuerdo aquella madrugada a las 2:33,cuando ese par de almas se dieron cuenta de una vez,que aquel bello sentimiento que buscaban,una al lado de la otra lo encontraban.

así aquellas almas,vivieron felices infinitamente,una junto a la otra.
9
4comentarios 49 lecturas versolibre karma: 118

Todo o nada

Puedo ganar o perder
y de dejarte de ver,
pero aún así...
No te paro de querer.

Es todo o nada.
1
sin comentarios 30 lecturas versoclasico karma: 7

"Sella con mi sangre tu nombre"

Despiertas encendido
en tu estuche de cristal
como un lucero amarillo,
tan profundo y esperanzado
en odas y viajes épicos...
Aunque tus lágrimas
sean gansos deslizarse
en las aguas de ese
desolado lago, ahí te esperaré...
ahí te dibujaré una sonrisa.
Luego de que nuestras tormentas
se azoten y se calmen
en nuestra piel salpicada
de piedras y lunas,
sellarás con mi sangre
tu nombre en mi corazón.



Fotografía:
Laura Makabresku Photography.


Enid Rodríguez Isáis
Estados Unidos
Noviembre 2019.
leer más   
15
7comentarios 97 lecturas versolibre karma: 107

Te veo en todos lados

Te veo en todos lados,
Veo como me miras a lo lejos,
Siento como me tocas,
Como nos medimos con las manos.

Te veo en todos lados,
En el sol, en las nubes,
En dia y la noche,
Incluso en lo que no te representa.

Me veo oliendo todo tu cuerpo,
Acariciando tu cabello,
Sintiendo cada celula de tu cuerpo,
Y renaciendo en tus humedos labios.

No se que tan loco me este volviendo;
Tampoco se si es amor o es obsesión,
Yo solo se que deseo estar a tu lado,
Cuento los minutos y los dias para poder estarlo.

Contigo tengo calma y calor;
Sin ti caos y frialdad,
Pero no puedo obligarte a sentir lo mismo que yo,
Por eso espero pacientemente el momento.
leer más   
4
sin comentarios 36 lecturas versolibre karma: 27

Fino cantor

...

A los 6 meses y a las 6 lunas

...
QUERIDA PERSONA MÍA, DEDICATORIA


Ya mi voz no busca, ni llama, ni se asoma
con su silueta y tono y campana triste
como la boca de una estepa
y el cuerpo de arena enrojecida y alegre.

Ya mi voz no recibe respuesta
ni gritos de los marinos tímidos.

Mi cuerpo ahora, fino aroma del día,
una delia suave como tono de muchacha,
como braille de un poema, como un suspiro izquierdo
como brillo de agua, se busca y se toca.
Oh, mi voz como te encuentra
sin sollozos, sin ternuras, sin heridos en todas partes.
Oh, mi voz como te busca como ola desordenada,
como párpado cantor,
como lirio fúnebre. Como lirio fúnebre.

Tú envuelves el aroma floral de la hierba,
y lo devuelves en finos templos,
en las astillas de toda la madera, hostales,
en habitaciones donde se confunde el llanto
y se ve y se oye y se toca un ángel verde,
donde la ira es presa del silencio.

Tú eres mi propio secreto,
como una isla de mí mismo, un papel guardado,
invisible de si mismo: llanto nocturnario,
la ribera inspirando un suspiro, poblándolo
siendo deseo en la carne y murmullo en los huesos,
cantando en el alma de las playas
en la infancia enterrada en los jardines;
como cuándo voy a ti cantando
como cuándo vienes a mí abierto.

Mi voz es un lirio que se ama solo,
un almendro florido
y unas hojas de nopal nevando…
mi voz es el resumen del invierno,
el quéayer de los insomnios
y el tiempo que golpea…
mi voz como ceniza palpitante,
como vientre nutrido, como la tarde muerta
cuando se abre la puerta…

Te apreciaría por mi ternura ahora si
abierta y desenterrada
cúspide, como el sueño herido, como un espejo
cantor;
mi sueño herido con una fina tristeza
encuentra tu llanto y tu cuerpo accesible,
porque mi voz te toca y
es esa fruta cantora mía la que es cercana
y ahora el llamado es ya cerca de tu boca.
13
4comentarios 73 lecturas versolibre karma: 115

Noviembre

Lánguido se acerca ceniciento,
melancólico, doliente,
entre cielos llorosos
y tardes decadentes.

Regresa con los soles perezosos,
murmurando maldiciente
banales plegarias quejumbrosas,
como antaño y como siempre.

Porque siempre otoñal
en las vidas reaparece,
en la hoja seca y en la fría corriente,
en el florido camposanto
y en la memoria de la muerte.

En esas noches que se envuelven
con la densa bruma,
donde habitan las almas y los entes,
donde asoman al brillo de la luna
arácnidos y sierpes.

Trae nostalgias y tristezas,
ese escorpión que llega de repente,
clavando el aguijón
de duelos eternos y perennes…

Acude sensible,
romántico vuelve,
sombrío, inclemente,
de nuevo…, noviembre.
leer más   
22
9comentarios 110 lecturas versolibre karma: 128

Tal vez

¡Tal vez el amor,
no es solo pensarte!

Por que, al esperarte me hace
pensarte más de lo que debo.
4
sin comentarios 25 lecturas versolibre karma: 37

Cantos generales

...

Cantos Generales
I

Ahora
que la ciudad sabe de sus muertos
y de sus tantos bosques perfumados.
Ahora
que del cielo se escapan ángeles de madera y río
y en su búsqueda
los disfraces del silencio.

Ahora,
me muestro desnudo, compañero,
mi piel es de lana y trigo, eterna e irreparable.
Un perfil que solo tú pudiste fluir
azotando hasta mi propia fragilidad.

II

Tengo miedo de nombrar a todo
y que todo nazca
y que con sus alas
lastimen nuevamente mi herida.

III

He venido desde la orilla exterior de mi cuerpo,
no sabía que existía,
no sabía que me mataría.
Me invade el olor a rosas del campanario
¡Qué voces!
Hasta ahora solo mi sangre palpita
y me hunde más y más.
Solo plumas y hambre.

Ha llegado mi herida,
contenta y
sonriente, me invade.
La soledad más grande y mejor formada.
Todo huele a llanto,
a memoria,
a paisaje,
a amarillo.

Tú alientas mi desdicha:
me das de comer lo que ya no se utiliza
y lanzas las grietas
para que mi hondo ser no salga de ellas.

Amo esa violencia.

Hijos de la lira y
del viento.
Me llaman. Me gritan.
Todo artista protesta en mí
y hasta el incendio recorre mi estancia.
Un cisne de humo
sale del centro del mundo
y con sus alas golpea mi cráneo
y mi isla.

Qué fuertes golpes. Qué infancia perdida.
Y ahora solo el viento cruza por estas llanuras de la nada.

Tú.
Doblemente alarido de un animal muerto.
Doblemente ruido de una canción ensangrentada.
Rica noche. Llévame a lo dulce.

Yo lloro por ti,
por abrir tu cuerpo hasta con lágrimas
y tiritar de frío y sed.

Eres en donde existo.


IV

Vienes a mí, posado de sueño.
Hebra de oriente y occidente.
Perfume del norte y del austro.

Cuerpo minúsculo, redondo,
extendido hasta la constelación del sur y
de las islas de mares profundos
y lutos en la distancia, vestidos de día.
Estás sobre el cuerpo de la hierba
y besas a las hormigas.

Siento fuerte tu pecho hervido,
de frutas doradas en la estufa.
Hoy, hoy
transitas sobre mi sueño
y yo me espero, sobre el mundo,
ser adornado de polvo.

A veces tu cuerpo ascendía sobre el mío,
entre licores y espuma,
ascendías como la edad a los lirios,
como la vejez a la tarde,
y allí, de pie, con tu sexo de horas,
destruíase el mundo
en un movimiento final
sobre mi boca y mi cintura.

Qué destino asciende hoy a la memoria.


continuará...
10
2comentarios 86 lecturas versolibre karma: 104

El beso

Fueron horas de risas y yo escuchando sus
historias enloquecido total por darle un beso en sus
labios rojos que estaban secos de tanto hablar.

No me pude aguantar cuando de repente y sin preguntar
a su rostro me fui acercando lentamente.
Mirando sus ojos hermosos tan maravilloso y a la ves tan tentadores que casi no pude notar que mis labios
con los de ella se rozaban, hasta el besar pude notar
un olor particular como el campo de rosas que se hallase en el paraíso
no me cansaré de respirar.
1
sin comentarios 26 lecturas versolibre karma: 7

Si tan solo existieras

...

Compañero, como un grito azul de nieve,
como un sonido y crujir de huesos e insomnios,
la primera planta naciente del cementerio
y ese tristísimo sonido del corazón
se ve sin duda, solo, abandonado al borde de las flores.

Ahora te veo en las hileras verdes de una soldadura
y en las astillas de madera crudísima que se oye cantar
y ese fuego del inicio
vuelve al jardín, a los pies de la hierba mojada
a ese pedacito de tristeza andante que me replica
y que abre el suelo a mis manos
al sembrío y así a la par a la cosecha.


como en la historia, como en las campanas extranjeras
se extiende el mar y se iza el viento cortando olas
y asumiendo la idea solitaria
de un mar asustado, de una mar que posee naufragios.


En el páramo, en los pajonales donde el viento se anida
ahí aparecen las mayúsculas y las
ideas de un camino en formación, de las alas inmensas
que se echan a andar con unos pasos de ceniza.
Mi piel se esconde como un roedor asustado,
una piel agria de vencimiento de tres días, el derretido
invierno se lamenta y comienza la sangre;
como una onza de ola se aparece ante mí tu pelo
y aquella sombra a veces ya me cobija;
a veces me devuelve una paloma con llamas y una palabra
que sale desde la ventana y se ve parar en tu mano izquierda.

Estoy rodeado. Cuál capitán sin especies
recostado sobre mi sombra que a veces se empaña.
Ahora estoy como un muerto, mi voz
como triste instrumento que se ve nacer desde el fondo
de tu compañía. No desestimes a mi llanto.

Si existieras, si tu forma fuera de cuerpo presente
y por mi costado brotaras,
así rodeado por una costa de cinturas y sexos:
un día fulgurante,
y me dijeras, de pronto, ¿estoy aquí?
Pues adelantaría mi muerte y por mis lados
se extendería mis sílabas
y me llenaría de tantos ábacos para adornarme
y de sonajas dulces
que con su solo movimiento
me llevarían en medio de la espuma y de la sangre.

Si tan solo existieras
y me ubicarías a mí, en medio de la plaza
en la mitad de las rayuelas y los cirios; ahí
con tus cabellos en formación
y tu idea solitaria de un avión en una farmacia.
Así, si existieras
y desde mí me respiras, mi sombra cubriría tus ojos abiertos
y la cúpulas de las iglesias reposando en tu vientre:
preparando el llanto,
llamando a las iglesias y templos, a las
islas negras y verdes, llenas de armaduras, y en torno a ti
me aferraría con clavos, dinteles y garras
y volaría.
   VOLARÍA
sobre el sol de los pájaros.

Si existieras
y me buscas en medio de la edad de los árboles y arbustos
como un soplo solitario,
cerca del mar, cerca del olvido,
cerca de todas las cosas llenas de polvo y humedad.
Si tan solo me llamaras
con tu campana cíclope, con tu cantar de aguja
y tu voz de herido.
Si tan solo me viera desnudo y solo
¿Alguien vendría acaso?
desde la plaza de las raíces, desde el color amarillo
desde los días domingos.

Si tan solo existieras
y si tan solo me buscaras
¿Alguien vendría acaso?

Si tan solo existieras,
esa sonrisa de barco roto, de tesoro manejado con cuidado
del lamento de las brisas
y del cuidado de los parques,
vendrías a mí como sonoridad, como caricia de aureola
como un cuidado de un ángel con un lápiz caído
Sonando. Existiendo.

Si tan solo existieras
el pedazo de mar terrestre, de cal profunda de las olas,
del grito más potente de azar,
como la sombra que gira y gira y muere.
Como los pájaros sin sonidos, mudos y sin alas, callados.
Como huyendo de los barrotes.
Como levantados e izados al borde, como orillas.

Si tan solo existieras
Yo me haría archipiélago y mar
y de esos lúgubres lugares de mi mente te sacaría y soplaría.
No huyas.
Mi sonido está preparado para tu espera.

Si tan solo existieras
Si tan solo existieras
y si tan solo me buscaras
¿Alguien vendría acaso?
13
10comentarios 116 lecturas versolibre karma: 101

Canto a mi palabra

...

Desde esa extensión, al sur, al sur
donde se cría esa lluvia peregrina, como un canto sin ala
y un viñedo sin tragos,
como un sonido sin vientos, como el sonar de campanas
el corazón se da paso entre ventiscas,
como una casa sola.

La noche, sin duda, aparece en el campo
de repente y así se ve partir mi alma a la costa sola
y su única sílaba me cae en la sien
y el naufragio empieza por encontrar una hoja poblada
poblada de todo mi amor enrojecido.
12
10comentarios 75 lecturas versolibre karma: 105

Aquí estoy

Te perdiste
han roto tu corazón
rompieron tu alma sin ningún tipo de compasión
todo el amor que sentías se a enfriado
el amor es casi un mito para ti
dejaste esas cosas de el amor a un lado
por eso he llegado
llegue a devolverte la ilusión
si se puede,hasta dedicarte una canción
ya que se rompió el tuyo vine a entregarte mi corazón
gracias por darle vida a mis escritos
aunque todavía no sean tan buenos
al menos no lo suficiente para lo que eres
aquella reina entre todas las mujeres
espero logres todo aquello que quieres
pero con calma
todavía necesito tiempo para reparar tu alma
gracias infinitas por dejarme ayudarte
paso a paso
solo déjame amarte.
leer más   
4
sin comentarios 30 lecturas versolibre karma: 41

Soñadores

ella era arte
increíble,hermoso y poco valorado
como las mejores cosas de esta vida
el era de aquellos pocos
de esos a los que llamaban "de buen corazón"
de esos soñadores que creían todavía en el amor

ella pensaba en el con cada canción de amor que sonaba en la radio
el plasmaba todo lo que ella era para el en cada uno de sus escritos
dos soñadores
solo eso
cruzaban miradas,
era parte del proceso
ambos entendían que uno con el otro coincidían
!que hermoso es coincidir¡
y día a día
empezaron a disfrutar de la compañía
ella era arte
el era una persona cualquiera
que quería escribir sobre aquello
uno al otro se daban alas
con aquel amor tan bello.
3
sin comentarios 28 lecturas versolibre karma: 34

Luna llena

Aquella noche de luna llena
cielo estrellado
con poco en los bolsillos
pero contigo a mi lado
comenzamos a aprender
no podíamos vivir separados
porque para cruzarse fueron nuestros caminos trazados
increíblemente lo había logrado
la chica mas bella
de mi se había enamorado

lo siento si soy reiterativo
siento que ahora eres de lo único que escribo
hasta perdido en el universo de mis pensamientos
paso contigo el resto de nuestros tiempos
increíble todo lo que han causado,tus perfectos ojos
y aquella melodía de tu corazón que tanto me atrapa
aquella mirada que me mata
y esa sonrisa que es imposible dejar de apreciar
ya para terminar
agradezco a Dios por nuestros caminos cruzar
lo que es real no tiene final
gracias por estar en mi vida
amor ideal.

-Eliam 17 años
3
2comentarios 29 lecturas versolibre karma: 47

Quédate

Quédate, cuando el cisne cante su último verso.
Cuando el huracán encinto de marejada arremeta contra todo lo que nos rodee.
Cuando la extremaunción me redima de todos mis pecados.
Cuando se desborde el río de las penurias

Cuando la locura venza a la razón
Cuando la tierra toque el réquiem
Cuando el ave fénix resurja del rastrojo
Hasta el final de los finales, quédate
leer más   
5
5comentarios 56 lecturas versolibre karma: 80

Si es

Si es contigo,
no me canso.
4
2comentarios 37 lecturas versolibre karma: 52

Tu rostro

Tu rostro se podría describir
en una sola palabra que al
mismo tiempo en un anagrama
se pudiera sacar miles de palabras,
y de ellas las prosas más hermosas
aún no existentes por escribir,
por que tu rostro
es más que maravilloso,
me desaparece el miedo
y me dan ganas de vivir.
5
sin comentarios 42 lecturas versolibre karma: 61

Era tiempo para amar

Ella siempre miraba su reloj
en aquella cafetería donde
todos los camareros le conocían;
sin embargo, nadie sabía que una
pena le embargaba el alma.

Su sonrisa sincera al saludarle
ocultaba el latido cansado de
su corazón… siempre sola
tomaba una taza de café-late
y un croissant. Disfrutaba tanto
ese momento, por eso es que
miraba la hora de su reloj.

Para todo hay un tiempo, recordaba
ella, tiempo de llorar, tiempo de
reír, tiempo de nacer, tiempo de
morir. Es lo que en su memoria
aparecía, pues su madre le leía
algunos pasajes de un libro sagrado.

“Es cierto” - pensaba en sus adentros,
sin embargo, yo, he tenido tiempo
para muchas cosas lindas que la
vida me ha dejado disfrutar, inclusive
la sonrisa de un bebé y el hoyuelo
dibujado en la sonrisa de uno de
los camareros.

Ella pensaba: “la vida me ha dado
tanto” las cosas que son hasta
desapercibidas por los demás, no
obstante, hay algo que no me ha
sucedido en esta vida…


“Tiempo de amar”


Así que ella le dejó escrito en la
servilleta de papel, su número
de móvil al joven camarero, quien
hacía tiempo le había servido el
café que ella pedía, y que en la
servilleta de papel, él le preguntaba:
“¿Cuándo podrías aceptar ir conmigo
a tomar una taza de café, en otro
momento, oportuno para ti y para mí,
conoces la cafetería del Salón de
los azulejos? - me gustas -”



Ella sabía que era tiempo para que
alguien le amara, y tiempo para
dejarse amar.


Letizia Salceda,,,
leer más   
13
14comentarios 172 lecturas relato karma: 103
« anterior1234526