Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 47, tiempo total: 0.004 segundos rss2

La Niña interior

Cómo esa persona que alguna vez te robó un suspiro, una sonrisa,una carcajada y te hizo sentir mariposas puede hacerte tanto daño.

Cómo esa misma persona que te decía que te amaba, que iba a estar siempre contigo en los peores momentos de tu mísera vida,con la que pensabas sobrellevar todos los problemas te llegó a lastimar.

Cómo ..... Cómo nosotras nos dejamos influenciar por ese chico que te dice cosas bonitas o que te conquista para que luego te arrepientas por haberte ilusionado,haber pensado estar con él mucho tiempo.

Cómo esa persona que te juró fidelidad te llegó a herir tanto que tú alma se quedó empedernida y sin una voz interior sin a nadie a recurrir ya que las personas en que confiabas o están muertas o no te apoyan en tus decisiones.

Cómo.... de un momento a otro te sentías la mujer más amada del universo e invencible por tener a esa persona a tu lado pero al fin y al cabo te traicionó con lo que tú le dijiste que no te haría , matando a esa niña interior que estaba resurgiendo de las cenizas que los problemas habían destruido y otra vez herida esa niña intenta levantarse pero cae porque le hace falta.... le hace falta el amor propio que había construido con su frialdad para que no la lastimen pero no, tú llegaste y ella te entregó su corazón, te dejó entrar y tú la destruiste otra vez y ahora...

Cómo se apagaron esos suspiros por los que reías, sonreías sentías que iba a durar un eterno momento de quebranto como sus lágrimas que caían esa noche cuando todo se acabó.

Y la pregunta es ...

Cómo ahora, ella sobrevivirá, aparenta estar feliz pero en el interior ella pereció y está destruida tratando de levantarse de nuevo para emprender esta lucha de la vida pero de pronto vuelves y esa niña se apaga otra vez....

Dime como ella puede volver a ser cómo lo era antes.

Cómo...
leer más   
5
1comentarios 39 lecturas relato karma: 55

La mejor tarea

Miró a su alrededor. No podía contar exactamente cuántos aspirantes había allí con él, pero sin duda alguna eran más de cuatrocientos. Todos cabizbajos, mirando atentamente el papel que tenían frente a sí. Algunos, los más diligentes, ya habían comenzado a escribir. Otros, sin embargo, aún trataban de dar forma en su mente a lo que contestarían. Enseguida entendió que aquello era un absurdo. Y no sólo porque era sumamente difícil competir con tantas personas para tan sólo una plaza de barrendero, sino también porque aquel papel contenía un solo apartado que rezaba “Defínase con sus propias palabras”. ¿Cómo podría él dedicarse a limpiar las calles si no había sido capaz aún de limpiar los miedos y las angustias de sus últimos tropiezos sentimentales?

Se levantó, dejó el papel sobre la mesa y salió de la sala. A su espalda, oyó una voz que le decía: “Oiga, caballero, no puede abandonar la sala hasta que no lo diga el presidente del tribunal. Regrese a su sitio. Oiga... oiga…” No hizo caso. Allí no se le había perdido nada y fuera había algo que sí debía encontrar: a sí mismo.
leer más   
6
sin comentarios 99 lecturas relato karma: 45

2 a.m

Tantas palabras a mi espalda
susurradas en noches de verano,
tu voz en la madrugada,
que ahora sólo sueño,
sueños malditos que me embriagan.
No quiero despertar.
Porque ya las madrugadas no son dignas de deseo,
porque las garras de Morfeo
son menos crueles que tú.
Y de tus ojos, un suspiro,
y una sombra que se apaga;
de tu sonrisa, un sollozo herido,
mi sangre derramada.
Creímos controlar el destino,
prendimos fuego y ardimos,
y ahora que se ha consumido la llama
las madrugadas son demasiado oscuras,
los sueños no son suficiente,
y ya no susurramos,
gritamos,
la sangre se derrama,
muertas en vida esperando la muerte.
leer más   
12
3comentarios 86 lecturas versolibre karma: 58

Rompeolas

Ya no contenías calma,
solo albergabas tempestades,
y me convertí en rompeolas
para resistir tus vendavales.

Reuní en un puñado los trozos
del valor suficiente para marcharme,
y los metí en una maleta forrada
con la piel de una melancólica despedida.

Y volví al lugar
de donde nunca me fui del todo,
allí guardé tu recuerdo gastado
en mi vieja cartera de cuero.

Decidí comenzar de nuevo,
dejando un nombre
para cada mañana.

Y cerca del acantilado
desde donde es posible
acariciar el horizonte,
construí una humilde cabaña
con troncos de soledad
y clavos de tristeza,
con una férrea puerta de resignación
y grandes ventanales de esperanza.

Habité la burbuja perfecta,
mi pequeño fractal fructuoso.
Y con el frasco del olvido como antídoto
el hilo del tiempo cosió mis heridas.

Pasaron los años...
y aunque paseaba por el bulevar
del amor con frecuencia,
te convertiste en el dolor
de una vieja fractura ósea
que vuelve en los días lluviosos.

Y aunque a veces me parece
divisar tu fantasma en otros cuerpos,
Y a pesar de que nunca jamás
volvimos a vernos,
cuando regresas,
me gusta pensar
que en cierto modo
logré superarte.
12
7comentarios 317 lecturas versolibre karma: 54

Mi Cepillo de Dientes Pregunta Por Ti

MI CEPILLO DE DIENTES PREGUNTA POR TI

Mi cepillo de dientes pregunta por ti
(el que usabas a escondidas cuando te quedabas a dormir)
las medias que olvidaste y que lamentablemente aún calzo
y los vecinos, también preguntan por ti
Fausti, el que entrega el pan, te manda saludos
y sonrío estúpida sin saber qué decir.

El anillo que me diste rogaba entrelazar tu mano
y tuve que deshacerme de él
¡mierda que dolió!... pero resultó ser de fantasía
justo como todo lo demás lo fue
mi bicicleta con asientos dobles tiene pensamientos suicidas
y las tacitas de mate se llenan solo de ayer.

Apuesto a que tus botas piden combinarle a mi bolso café
y la chaqueta que tomaste prestada y prometiste devolver
aquella, cuando menos, debe preguntar por mí
si ya me olvidó e igual la envías, te agradecería
pues Lima esta terriblemente fría
y la muy traicionera, pregunta por ti.

Y es que la vida, el cosmos y todas las cosas
jamás se conformarán con que te hayas ido
y está demás decirlo, yo tampoco me acostumbraré
pero si me usaste, tal como con el ridículo cepillo
lo más probable es que no lo note, cariño
hasta mucho, mucho tiempo después.
4
sin comentarios 132 lecturas versoclasico karma: 38

Mágica Flor

amanecer ya no puedo esnifar
su dulce aroma en mis sábanas
mágica flor dónde estarás
en espejismos te quise encontrar

es un pago por perdón
es un tiro al corazón
es mi deuda por amor
fue un crimen nuestro adiós

mágica flor que supistes brotar
en el basurero de Nunca Jamás
ahora yo no puedo arrancar
tus hondas raíces de mi alma

es un pago por perdón
es un tiro al corazón
es mi deuda por amor
fue un crimen por pasión

ya no hay vuelta atrás
mi lanzallamas empieza a vibrar
en Nunca Jamás
los reproches arderán

es un pago por perdón
es un tiro al corazón
es mi deuda por amor
fue un crimen de los dos

te has preguntando como vendrán
los inviernos en nunca jamás
sin aquellas miradas
que prendían nuestro hogar

es un pago por perdón
es un tiro al corazón
es mi deuda por amor
fue un crimen nuestro adiós

mágica flor me alivia pensar
como la luna nos recordará
aquellas noches a escondidas
haciéndolo junto al mar


Os dejo el enlace de la canción: youtu.be/jcqgGPm82Ls
leer más   
5
2comentarios 229 lecturas versolibre karma: 47

Aire

Conmigo recitabas aire,
te fuiste…
y ahora sólo respiras.

Marisa Sánchez
13
2comentarios 88 lecturas versolibre karma: 61

Soneto en silencio

En tu gélido silencio fenezco,
en la ausencia de tus tibias palabras,
carencia de tus caricias macabras.
En el silencio también desfallezco.

¡Qué un amor como el tuyo no merezco!
Lo dices y se encabritan las cabras,
y con tu silencio me descalabras.
Un minuto de silencio te ofrezco.

Déjame morir en mudo silencio,
qué ya contigo ni loco me mudo,
ya no me mudo ni la vieja ropa.

La muerte de las palabras presencio,
se destildan con un teclazo rudo,
y mi barca no bufa viento en popa.


@SolitarioAmnte (vi-17)
leer más   
11
12comentarios 224 lecturas versoclasico karma: 97

Silencios de sal

"Con mi lengua y mis ojos y mis manos
te sé, sabes a amor, a dulce amor, a carne,
a siembra , a flor, hueles a amor, a ti,
hueles a sal, sabes a sal" ~ Jaime Sabines


Llueven las notas
de un silencio
que entre dientes
murmura tu nombre.
Suave murmullo
de acordes
en cuerdas
que reverberan
el dulce recuerdo
de tu fragancia.

Y al retumbar
de un tambor
que fuerte golpea
éste mi corazón,
gotas de sangre
con sabor de tu piel
se bombean a chorro
en mi torrente sanguíneo
a presión estridente.

Y en la sal
de este mar
de remembranzas,
un grito te grita:
¡Sal y ven a verme!
Y sales con tus ojos
de ceguera de sal
que ya no quieren ni olerme.

Me dejas a pies descalzos,
y el suelo mojado
es un campo minado
por un sinnúmero
de trozos puntiagudos
que formaban
tu hermoso corazón de cristal.
Mis manos se ajan,
se rajan
y se quiebran
cuando intento
─sin éxito─
pegar los cristales rotos.

Y en tu vientre vacío
reposa la bola de cristal
que adivina
todos tus pretéritos futuros;
donde apareces tú y estoy yo,
pero ya no se vislumbra jamás...
un nosotros.


@SolitarioAmnte / vii-17
15
11comentarios 184 lecturas versolibre karma: 85

Sin sutilezas termina lo nuestro (poema de @Pequenho_Ze & @SolitarioAmnte)

Rotas todas las promesas
sin corazón en el pecho
fracturamos hoy lo nuestro.
Ya no importa si me besas
y si aceptas como un hecho
éste final tan siniestro.

Las almas ya no están presas
y su libertad hoy fecho.
Me hirió tu corazón diestro
con sus maldades confesas
y quedó un amor deshecho.
Ya ni mis ojos te muestro.


Ya no esperamos sorpresas.
¿Y qué si al olvido hoy te echo?
¿Y qué si amor no demuestro?
Si del miedo somos presas
fieras te dejan maltrecho.
El corazón hoy adiestro.

Son absurdas tus revesas,
el amor yace en el lecho;
pues siempre fuiste maestro
en dejar las almas lesas.
Tengo el corazón estrecho,
me destrozaste hasta el estro.


No estoy para sutilezas
mas no quise herir tu pecho.
Nunca lo hice manifiesto
mas fueron más mis torpezas
que mal actuar al acecho.
Todo el sentir no demuestro.

Pues para ti tus rarezas
y ese tu hiriente despecho,
que tu sentir ya no es nuestro.
No doy más delicadezas:
mi corazón no es tu techo.
Y aquí termina lo nuestro.



@Pequenho_Ze & @SolitarioAmnte
vii-17
leer más   
15
18comentarios 136 lecturas versoclasico karma: 84

Por los siglos de los siglos paternidad equivocada

Padre ¿por qué me has abandonado? preguntó el hijo herido, preguntó el hijo dolido, preguntó el hijo agonizante. Si quizás el hijo hubiese vivido un poco más el padre le hubiese contestado; en este caso y en muchos casos no hubo ni habrá respuesta pues ya los hijos han muerto. Han muerto porque han decidido morir, han muerto porque se han suicidado, han muerto porque los han asesinado. Se vive en un mundo sin padre y quienes quieren serlo son juzgados, se vive en un mundo que no respeta a la autoridad pues ésta está sólo en los momentos más convenientes, se vive en un mundo que no conoce el llanto, que no conoce el abrazo pues nunca se le ha enseñado, siempre se la ha vetado, en ese mundo lleno de fracturas, lleno de ausencia, lleno de insatisfacción, lleno de inconformidad, lleno de ejemplo inasistente, lleno de juicio injusto, lleno de pérdida, lleno de luto, lleno de mentiras por justificar, lleno de mentiras blancas que buscan impresionar o al menos que no se indague más, lleno de inocencia incomprendida, lleno de hipocresía. Al final de todas esa inquietudes anexadas a la primera, histórica además y con un legado ancestral, muchos se preguntan "¿nos rescatarán algún día?"

Resucitar ¿para qué? si ellos están vivos, matarlos ¿con cuál fin? si el mundo debe verlos y señalarlos, denunciarlos, ¿cómo? si los entes pertinentes no te prestan atención y violan tu derecho a la defensa y justicia aunque te vean golpeado, reconciliación, ¿cómo? si ya han pasado a otro plano, si llamaran no se les contestaría, si se les hablara no entenderían la lengua pues ésta ya ha evolucionado, si los buscarán no los encontrarían, aunque siempre los vean, el paradero sigue siendo desconocido, seguirá sin haber forma de conseguirse sin contactarse. Tal vez a partir de todas esas propuestas refutadas se adopten actitudes de intransigencia, sucede que si el algún momento se quiso resucitar ahora la negación es rotunda.

No se quiere que se hagan leyenda o religión por profesar a costa del sacrificio, no se quiere que se viole el derecho de autor dejando que otros publiquen lo que se dijo, no se quiere que el sudario se exponga por miles de euros que beneficiaran a otro; tal vez por esto se sigue encerrados y enterrados si dependiera de ellos su tumba sería tapiada no sólo con una piedra enorme sino también con un monte Sinai, sin cumplir el cuarto ni ninguno de los mandamientos, las madres serian advocaciones marianas víctimas de diferentes falsos ángeles que las engañaron diciendo que tendrían bendiciones "bendito sea el fruto de tu vientre".

Padre nuestro "santificado sea tu nombre" al llevarlo de primero y hacerlo perdurar por años, las madres si los venderán pero no los venderan en un entorno de decadencia, pobreza, escasez y angustia, los venderán en un entorno de progreso, riqueza, abundancia y bienestar. Al paso del tiempo han aprendido cómo usar herramientas, como cambiar cerraduras y grifos, a medir el aceite del auto, a diferenciar el de caja y el de motor, a manejarlo y a lavarlo, a pintar las casas y a echar mezcla para frisos nuevos después de desatornillar para nuevas mudanzas.
4
sin comentarios 156 lecturas relato karma: 47

Tears in rain

Todo lo que tengo de ti está arrancado,
sin vida.

Todo lo tuyo que me queda es macabro
como un miembro amputado contrayéndose,
o flores cortadas, arrancadas.
Es como el cuerpo antes vivo
ahora convertido en cadáver.
El cuerpo querido que sigue siendo, existiendo
grotescamente inmóvil,
horriblemente ciego para siempre,
insensible a mi llanto y mi llamada.
Tu frialdad no da lugar a dudas;
ni un soplo de vida sale de tu boca,
tu boca amada.

Ya no eres tú,
ya eres diferente.
Ya no eres la persona que me amaba
y ya no sé qué hago yo amándote.
Pensar en lo vivido tan reciente
es tocar tu rostro lívido.
Pensar en el calor de tu mirada
es mirar los ojos glaucos de la muerte.
Ya no estás, ya no habitas
el cuerpo que aún veo en nuevas fotos,
que era mío y parece ya mirarme con distancia,
soberbia ante mi pena y mi amargura.

Estás espléndida, eso sí, como si nunca hubieras muerto.
Querías libertad: ya la tienes,
gracias a mis estúpidos errores.
Ahora ya serás de otro,
o de uno detrás de otro.
No puedo negar los celos, la impotencia
de saber que otros tienen lo que yo más quise.
Debe ser por eso que tu suave y tibia piel
ya no me recuerda.
Otro contacto borra mi recuerdo
en tus muslos suaves y calientes,
tus pechos de fuego tierno,
el manantial de vida de tu boca.

Yo cuidé tu rosal lo mejor que pude.
Te lo di vivo cuando me lo reclamaste.
No habrá otro que lo cuide tanto como yo.

No es la primera vez que me cierran una puerta
que intento abrir en vano,
que empapo con llanto.
No es la primera vez que me dicen fríamente
“Adiós, Eduardo”,
pero me duele más que nunca.
Me duele porque me han robado el mes de abril,
porque se ha despedido de mí la primavera.

De nuestra torre blanca sólo queda polvo.
Besos y caricias y un imperio
de momentos felices ya se borran
con las olas del olvido.
Un océano de olvido
y espuma de olas de tristeza
de un mundo estúpido y absurdo.

Se acaba mi tiempo.
Vuela una paloma blanca.
Todos estos momentos se perderán en el tiempo
como lágrimas en la lluvia.
19
9comentarios 210 lecturas versolibre karma: 84

Siempre decimos adiós

El tiempo
que estuve contigo
puede ser algo que, perfectamente,
sólo he soñado despierto.

Igual que el solitario
regresa siempre a viejas canciones
cuántas veces he oído
esta lluvia
que empieza a caer.

Sí, el verano,
el suave y cálido verano
casi ha muerto
a nuestros pies,

y nos ha dejado su enigma,
como en un sueño.
18
15comentarios 224 lecturas versolibre karma: 94

Sólo aire entre los dos

Sus piernas, tus deseos, las promesas...

Ya veréis qué rápido pasa el tren
y se acerca la fría memoria,
a soplarte al oído,
que hace ya tiempo
que ella te olvida.

Sus piernas, tus deseos, las promesas...

Lo que tenga que ser, será.
Y lo que no, también.

Todos hemos aprendido
a vivir
con lo que no es.
23
11comentarios 224 lecturas versolibre karma: 81

Caminando en círculos

Hay algo que me impide perdonarte,
y no soy yo, que aún te ama y quiere
empezar de nuevo.

Puede que sea la violenta certidumbre
de que contigo o sin ti
ya sólo espera la tristeza. Porque ha llegado
la primavera vestida de largo deshielo
y nuestros días de luz
estallaron en el olvido.

Hay algo que me impide perdonarte,
y nos está volviendo locos,

mientras Quique González nos canta la historia
de esa pareja que avanza
caminando en círculos, como fieras
afilando los colmillos.

Hay algo que me impide perdonarte.

Y es el tiempo,
que por una vez en su vida
lo daña todo.
12
4comentarios 179 lecturas versolibre karma: 73

Decirte adiós es el mayor de todos mis miedos

En tu ausencia

-y yo
no lo sabía-,

si todos mis sentidos hablasen

seguro
que gritarían.
15
4comentarios 100 lecturas versolibre karma: 107

Las Alas Rotas

Al final, tú y yo atravesamos
el sendero equivocado,
sólo nos quedan
las alas rotas
de un corazón disecado.

Se apagaron los abrazos,
se ahogaron las caricias,
se marchitaron las miradas,
naufragaron los besos
y no tenemos puerto
donde anudar el deseo
en la madrugada.

La vida salta al vacío
desde la séptima herida.
Ceniza se llama el color
que destiñe el porvenir.

Los latidos cruzaron
el olvido con el semáforo
en rojo,
mientras un mar de lágrimas
escuece en nuestros ojos.
leer más   
16
11comentarios 161 lecturas versolibre karma: 85

El otro hombre

Por muchas veces que yo vuelva

-y siempre volvía y lo intentaba
creyendo ser
el mismo hombre-,


ya nunca serás
aquella
que mis recuerdos aman,

la que abrió mi corazón,

un nuevo día
en la ciudad de los errores,

y la puerta
de la que creí
mi casa.
8
sin comentarios 182 lecturas versolibre karma: 97

Día gris

Hoy es un día gris,
ese día en el que sólo tu mirada
sería capaz de pintarme el cielo
con un arcoíris.
Esa mirada tuya,
con la que me mirabas a veces
y que decía mucho más que las palabras.
Ese brillo de enamorada,
de eres todo para mí...
Y no estás aquí,
me despierto en una cama
que tantas veces fue nuestra,
y a mi lado solo está el frío
de un adiós temprano e inesperado.
Abro los ojos deseando estar dormida
pero no lo estoy,
y tu cuerpo tampoco...
Voy al cajón de la mesita de noche,
cojo una tirita y visto con ella el corazón,
deseando que así la grieta duela menos,
pero solo tus besos
tendrían ese poder curativo que necesita.
Hoy es un día gris,
pero sé que mañana
o pasado,
me despertará la luz del sol
y podré salir a bailar bajo ese cielo azul.
leer más   
5
3comentarios 82 lecturas prosapoetica karma: 71
« anterior123