Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 8, tiempo total: 0.003 segundos rss2

Conozco mucho de ti…

Conozco mucho de ti
te extraño al sentir la ausencia
me envuelve el profundo sueño
Imagen de nubes, no te encuentras

Cruza el viento, percepción aniquilada
indolente esplendor de tu mirada
cortejos que caminan
con el alma desenfrenada

Piel insensata sonrisa esquiva
que te invita me delata
besos de miel mojan el alma
se abrazan los detalles de inocencia grata

Cruel realidad ya despierto
Divergencia rimas de vida
Cielo sin deber reproche
Anhelos concedidos día y noche

Amor profundo inefable
Horas de caídas en picada
Segundos memorables que realzan
Los erizos de la piel en marejada

Palpitar de los tambores
Batallas que no cesan
Jamás cansancio adolece
El alma pura engrandece

Épicos aromas
Insaciables de vitalidad
Pues la mortal desvivida
Renace al sentir que da vida

Continúa el viaje entre tus labios
Horas con segundos se convive
Oscilan en reversa paralelos
Tiempos se han unido ya viven

La inocencia pura que delata
Cruzan el portal con tu sonrisa
Desdibujas el viento como brisa
Atraviesa en segundos nuestras almas

Conozco todo de ti
te extraño al sentir la ausencia
Imagen sin nubes puedo ver tu rostro
Hoy quiero estar junto a ti...





Por: WilyHache®

06 de Noviembre de 2018
15
9comentarios 152 lecturas prosapoetica karma: 116

La mediocridad...

El amanecer despavorido
se adelantaba a la alborada
que corría para observar el sol
y poder decirle adiós

Así se daba a luz
a un día cualquiera
donde cualquiera
solo era algo simple de lo más normal

El despertar en la ducha
la ropa elegida sin ganas
el desayuno prohibido
de la monotonía

Segundo a segundo
ocurría como si fuesen demonios
que te asechan con sus risas
que te invitan a sucumbir entre las sabanas de pesadilla

Que atormentan el descanso
regresar a la cama
Es solo un día más de hartazgo
de ver la cara a cualquiera

Donde cualquiera
solo era algo simple de lo más normal
Frustración de la de derrota
Perderse sin saber estar perdido

Desesperación de la apatía
ver el diario de lo mismo
ciegos todos en su mundo
gritos al viento sin sentido

Chocar de frente a gran velocidad
con el conformismo sin ganas de libertad
en la jaula de uno mismo
pensando alguien lo resolverá

Forcejeo con la mediocridad
la batalla de las almas que se caen
pues sucumben sin piedad
los ecos de gritos; levántate para poder luchar.

El alimento perfecto
solo debes de luchar
es un nada muy simple
no existe el no puedo yo entiendo

Escala cuando hay que escalar
no pises cuando hay que pisar
que tu mano se quede sin tenerlo que recordar
que la inocencia renazca pues alma de niño encontraras...

Así se daba a luz
a un día cualquiera
donde cualquiera
solo era algo simple de lo más normal

Donde cualquiera
puede hacer el cambio
para poder comenzar
y borrar el sabor amargo de la mediocridad


Por: WilyHache®

07 de Noviembre de 2018
11
5comentarios 112 lecturas prosapoetica karma: 123

Saudades; la banca del parque


Sin reservas al nacer
la banca de aquel parque
Donde la locura rebasa
los aromas del placer

Tatuajes eternos la figura
un tú y yo de corazones
Sustantivos abstractos
el miedo que se transforma en amor

Y me han quedado las ganas
de continuar la batalla
A pesar de lo arrasado
cuando dejó de latir

Maderas con hierros
brillantes espejos de la mujer frente a mí
Con esa sonrisa tibia
que guarda ápices de vida

Sueño desde el callejón
veo tu andar hacia mí
Instantes de clímax y de libres caídas
que aderezan cada minuto sin salida

Sin pedir nada a cambio
jamás conocerás a tan osado amor
Que a pesar del precipicio más hondo
pudo volar entre la Luna y el Sol

Pudo cruzar charcos y ríos
navegar mares a oscuras
Pese a todo lo indebido de la lejanía
por siempre contigo se alojó...

Si, sin reparar daños
pues es parte ya del pasado
Y el presente me cautiva
donde la noche se acerca

Desde el callejón sin salida
al terminar con los días
Hoy me doy cuenta
que quizás aún vivo en ti

Restas de ya no te quiero
sumas alzando la voz
Palabras lanzadas al cielo
me he enamorado de ti

Tímidos aromas
se han quedado tatuados en mí
Así se reconocen los rostros
en el brillo de tus ojos y tu pensamiento; existo en ti


Por: WilyHache ®


25 de octubre de 2018
14
5comentarios 107 lecturas prosapoetica karma: 114

Nuestro amor en papel…

Retentiva sin poderse desprender
Alma paralela de vidas
Los aciertos y dislates
Frente a frente sin ceder

Que se viven sin vivir
Que se tocan sin sentir
Invisibles junto a mí
Así es nuestro amor en papel

Sin borrar nada que nace
Termina siempre en cuartilla
Nostalgia de tinta y lápiz
Cenizas cubiertas de vida

Susurros que lleva el viento
Impregnados en cada hoja
Con el calor de una hoguera
Son letras de nuestro amor en papel

Cubro tus ojos la vida
Ensordecen los sentidos
Enmudecen las palabras
Las arenas movedizas fantasías

Segundos y horas transitan
Los te amo, los deseos
Los te extraño, por ti vivo
Vibraciones sin parar el desconcierto

Los imanes de la mano
Sollozando sin dormir
Despertando a media noche
Para lograrte escribir

Caligrafías del alma en presente
Pasado pequeños tallos hundidos
Futuro siempre buscando
Así es nuestro amor en papel...



Por: WilyHache ®

31 de octubre de 2018

14
9comentarios 127 lecturas prosapoetica karma: 166

La serendipia y el infinito amor

Verbos tiempos
adjetivos del infinito amor
Porque he vivido promesas
de aquel primer sin sabor

Dejando cenizas de aromas sin quemar
un palpitar desmesurado
expresión del lado izquierdo sin poder hablar
La inocencia inmarcesible se ha quebrado

Esencia que se impregna en los sentidos
Agobio del letargo acontecido
La melancolía perfecta simulada
Que ha traspasado el alma como si fuera una daga

Pérfida ucronía, los hubieras del silencio
Idolatría de ilusión que se ha guardado en el baúl
pulsos de gotas saladas
la llave del corazón

Señal de belleza inmaculada
Espectros de luz han convocado
La andadura corrige la plana
Al infinito ha llegado…

Verde templado
secos los fríos
Piedra mortero de arena existirá
Álzate firme el calor se añadirá

Deja nacer la floresta
El alma debe resuellar
otorga pleno albedrío
percibe la soledad

No temáis, convergen mundos distantes
Vergel de vida, lapsos de paz
Desasir el alma paralela
Te dará la libertad



Por: WilyHache®


24 de octubre de 2018

@WilyHache

13
7comentarios 132 lecturas prosapoetica karma: 112

Soy un ave frente al mar...

La lluvia cubre la mirada con caricias de brisa en mi pelo.
Un ejército de gotas de ilusión al sentir el viento,
privilegiada escena de la profundidad del mar frente a mí; me observa.

El impresionante sonido entre las escolleras; tu fortaleza.
Donde las olas se estampan al querer escapar,
me hace volver los ojos al cielo,
me han recordado el anhelo de querer el espacio surcar.
Respiros interminables con sabor a sal que acumulan los recuerdos tocan mi rostro.

En mi memoria, atormentan los vestigios del primer paso en la arena,
la sensación del salitre entre mis dedos que hipnotiza la piel y me consume lentamente al caminar,
un susurro que invade el viento; vuela.
Interminables travesías que dejaron ecos dentro de cada palabra; la eterna libertad.

Espacio y tiempo se detienen,
cada caricia de tu brisa me hace recordar la esencia del universo.
Deseo retornar al cielo como el ave que viaja sin desvelo.
Puedo sentir, te siento, puedo llorar te lloro, puedo extrañar te extraño,
ingredientes que se unen a un ser irracional.
El mar consume mi vida, la añoranza perdida del querer volar.

Has estado a mi lado como olas que vienen y van,
me he sumergido hasta lo más profundo, resurgido sin parar.
Envuelves mi alma con sintonías de sirenas que me indican el camino.
Quiero emprender el ascenso con el plumaje mojado,
pesan mis alas no puedo.
Se marchitan mis ojos al intentar corregir mi andar.
Estas tú, siempre tú,
mezclado en cada gota que cae,
tiendes los hilos que me atan cada ala para poderme curar.

Me detengo frente a un muro de escolleras,
un suspiro profundo me hace comulgar con la vida.
Tengo que regresar a mi mundo te he dicho, déjame volar.
Me has contestado que solo puedo observar,
que en cada tormenta quieres escapar.
Así es mi vida, es la vida que me ha convertido en océano.
Con nubes de turbulencias oscuras, que se compensan con días soleados.
Con gélidos vientos de invierno que hacen contraste con el calor del verano,
con el brillo de la luna que se refleja en mi espejo.
Siempre aquí, esperando por ti cada año.

Soy el mar y sé que deseas volar de nuevo.
Camina sobre mi arena percibe mi aroma de paz,
tú eres ave que camina, un lienzo de historias por pintar.
Cual guerrero en la batalla prepara con disciplina tu lucha sin cesar,
levántate al claudicar.
Concede deseos, promesas de verdad.
Yo, yo siempre te estaré esperando, pues quiero verte volar.





Por: WilyHache®

22 de octubre de 2018





6
sin comentarios 58 lecturas prosapoetica karma: 89

La distancia

Segundos que se alargan al sentir que el alma se conecta con cada parte de tu cuerpo. Como espacio entre un cálido vibrar y el frío del viento cuando avecina una tormenta; el clímax, agitado respirar que enloquece los sentidos. Una ola que vuelca y nos arrastra al éxtasis interminable que eriza poco a poco cada rincón inexplorado.

El otoño es testigo del suceso, las hojas rompen el silencio. A que equivale la distancia cuando se revela frente a frente para coincidir en un aroma matizado de dulzura, plagado de placer que se tatúa en la piel.

El calor que recorre nuestros cuerpos, acorta la distancia entre el brillo de tus ojos y los míos. Un susurro que denota la ansiedad. Lo inefable se presenta ante los dos, los tonos de piel se mezclan en un ir y venir desmedido entre seres compatibles la expresión más radical; un solo uno que se forma entre los dos.

Un más dos conjugado de un más uno que camina de la mano resultado de un destello de miradas; la divina serendipia, que destierra lobreguez arribando luz intensa que refleja las siluetas fundidas, inmersas entre el placer de un te amo, de un te quiero, un te extraño que trasciende al infinito.

Ha dejado de existir la distancia, no hay espacios, hueco alguno. Crecen hojas primavera, las recoge nuestro otoño. Hoy convergen estaciones en profundo sueño hemos caído, al hacerlo, dos palabras un sigilo; Te amo.



WilyHache ®

11 de octubre 2018
12
5comentarios 142 lecturas prosapoetica karma: 101

Descuido

No se cómo, ni porqué ocurrió.
Quizá descuido albor de los hados
que en lozana margarita se tornase
en la jugosa verdura de los prados.

Florecilla que la pasión cortase
rompiendo cada añico de los sueños.
Pero ahora lagrimea y gime el verde
saudades en las grietas del cemento.

Todos los derechos reservados
leer más   
3
sin comentarios 41 lecturas versolibre karma: 32