Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 427, tiempo total: 0.004 segundos rss2

El silencio de los muertos

La desesperación da valor
a las personas refugiadas:
silencio de los muertos
que llegan y no llegan.

Un instante
de vida y muerte,
entrelazadas entre sí,
en el Mare Mortum.

Mar de noche,
luto neonato.
Cuerpos dormidos en el agua
en vano.

Su ingente número
oculta al individuo.
Tu desdén alcanza
cotas más altas.

Memoria humillada
con nuestro recuerdo:
la lágrima oficial
del rostro emocionado.

Sentado en el sofá
contemplas el duelo
cargado de indiferencia.
Ya no es 'prime time'.

El dolor no cotiza en bolsa,
los bostezos pasan la página del día
y nuestra voz es débil,
valor mudo en liquidación.

Un agujero negro en sus miradas.
El instante de la muerte
los saca a flote,
los devuelve al hogar.
13
2comentarios 102 lecturas versolibre karma: 96

Lo dicho, dicho está (Jotabé)

Elocuencia sin arrogancia,
silencio para tu ignorancia.

Del corazón habla tu boca,
voces que a la verdad invoca,
si maldices la ira provoca,
si ofendes al odio convoca.

Tu palabra, espada filosa;
o pétalos de blanca rosa.

Retractarse deja constancia,
que cualquiera que se equivoca,
es persona meticulosa.

Autor: Profr Mucio Nacud Juárez
(Junio 2020)
Derechos reservados
leer más   
15
10comentarios 83 lecturas versoclasico karma: 96

En el semáforo

En la intimidad del coche,
el motor al ralentí
silba una melodía pegajosa
que flota unos segundos.

¿Qué perdiste amigo?,
¿tu reflejo en el espejo retrovisor?
Apoyo la cabeza, cierro los ojos:
clamoroso silencio interior.

Aprisionado en este universo miniaturizado
que gira y suena sin cesar,
un silencio perturbador me despierta.
Me pone en marcha.
Solo entre la multitud
busco la dirección perdida de mi casa.
17
3comentarios 75 lecturas versolibre karma: 94

Mi sagrado momento

Me acostaré.
Sé que no dormiré.

Y me quedaré en el silencio...
Sintiendo pasar las horas
en la oscuridad,
atrayendo recuerdos
en el regazo
de la soledad, en
mi sagrado momento.
leer más   
12
7comentarios 93 lecturas versolibre karma: 95

El llanto del silencio (Alegoría)

Como rocas desprendidas
de un desgajado acantilado
las lágrimas del silencio
se desploman pusilánimes
en inédita páginas,
de eternos días,
que naufragan extraviados
en un tiempo sin memoria.
Agazapados fantasmas,
cómo apocalípticos espectros,
deambulan irónicos
en las deprimidas calles
y moradas,
ahuyentando sus voces
hasta el limbo
de mustios abismos.
Clama nostálgico el silencio,
con su paradógico llanto,
el retorno
de sinfónicas atmósferas,
el despertar del afónico letargo,
la agonía de la barahúnda confinada,
el desuso de molestos tapabocas
que ocultan el amanecer
de una sonrisa,
o contiene la estela melódica
de un canto,
o el bostezo de un hastiado morfeo.
Crece la angustia del silencio.
El reloj de sus jornadas
alarga el drama
de su protagónico rol
en el teatro de los lamentos.
Añora el bullicio
de la selva urbana,
de su nefasta contaminación acústica,
del trajinar de acelerados pasos
retumbando en las atestadas aceras,
de los humeantes y estruendosos
escapes de vehículos
circulando
en las carpetas hidráulicas o
en los vetustos asfaltos carcomidos.
Su espera contagia
la candente lava humana
ansiosa de erupcionar
de sus volcánicos hogares.

El silencio eleva plegarias,
invoca al odioso ruido,
movilizaciones comunitarias,
normalidad sin descuido,
prevenciones sanitarias.
evaluar lo acontecido.

Autor:Profr. Mucio Nacud Juárez
( Mayo 2020)
Derechos reservados
leer más   
14
18comentarios 141 lecturas versolibre karma: 98

Silencio

Calla
el silencio
habla.
leer más   
17
1comentarios 81 lecturas versolibre karma: 98

El sonido del silencio (con Rraffa)

Beberé de este silencio
cuando se sequen las palabras;
me tragaré las gotas de tortura,
que corren río abajo,
para morir en mi garganta....

Ingrávido, invisible, pasa el río;
callada la vida, no hay sonido.
¿Cómo podrán mis labios apagar
la sed, si no hay palabras?

Viviré a la sombra de un árbol,
para escuchar a las hojas caer,
mientras muere su paz en mis manos,
y se apaga mi voz
en este anochecer....

El bosque, sostenido por las sombras,
suena a musgo y a pinocha, música
que vibra en mi piel y me adormece,
cansada melodía de los vientos.

Dormiré cuando la tierra despierte,
y me encuentre
acurrucado en su alma,
abrazado a sus raíces,
con el eco de su respiración
anunciando el alba...

Sé que el alma calla si no hay
cuerpo. Tan usado, el mío
se hace tierra. Semilla será
de un tiempo nuevo.

@Rraffa

@Fran44Sombras
leer más   
28
27comentarios 171 lecturas colaboracion karma: 110

Ciudad Vacía

La luna llena
Azul manto de torres
Ciudad vacía
leer más   
24
20comentarios 130 lecturas japonesa karma: 102

Invocación

De cada ola brota
una cara,
invocando la muerte...

¿Escuchas?
El silencio de una llama
apagarse.

¡Qué tristes recuerdos
carga mi alma!

Regreso a la superficie
y anhelo ser sal,
aunque todo acaba...

Todo se lo lleva el mar.




Enid Rodríguez Isáis
Estados Unidos
Mayo 2020.
leer más   
34
15comentarios 239 lecturas versolibre karma: 111

Oscuridad Sin Ser de Noche

Vi morir un árbol de tristeza,
las manos que lo inundaban
lo abandonaron a su suerte.
Agazapadas tiemblan de miedo

Calles sombrías
desconocen historias,
se deslizan escondidas
detrás de una noria

El alma pide a gritos
cercanía, una caricia
otrora fue feliz…
como mar en arrecife

Melancolía derredor,
amores sin derroche
soledades en penumbra,
en lo oscuro sin ser noche

La vida como un tren solitario
sigue impávida, detenida.
Ecos de voces escondidas,
retumban en la calle diluidas

Tristeza se siente infinito.
Gritando en silencio sepulcral,
maldiciendo sus padeceres
espectros hablan sin mirar

Varados con pesadumbre
en el andén de la vida
vagamos en círculo
sobre nuestro propio eje

Espera…
Un vacio doloroso.
En mi sagrada morada
sin presente ni futuro,
una vida desperdiciada
leer más   
25
30comentarios 201 lecturas versolibre karma: 100

Falsaria

Ahí estás mujer,
como un mar en calma
y como viento tibio
que enmudeció las hojas
del laurel erguido,
como la duda
que petrificó el silencio
y como la tabula rasa
que esperó los versos tristes
que enlutaron la musa
que ralente se tradujo
en el olvido frío
que carcomió nuestros sueños
y como aguacero decembrino
que inundó nuestras almas
con la húmeda soledad
y sin fuerzas para creer.
...Ahí estás mujer
sin luz en tu presente,
sin principios, ni reglamentos,
sin fe en el futuro,
sin la fogata del amor
y con el sudor frío
de la traición en su sien.
...Ahí estás,
como falso profeta
que sin espíritu
me hizo amar su amor falso
que vanal caló en mi corazón.
...Ahí estás mujer.
leer más   
14
10comentarios 122 lecturas versolibre karma: 93

Duermen las Flores

Soplo del campo
Terciopelo de estrellas
Duermen las flores
leer más   
19
11comentarios 128 lecturas japonesa karma: 120

La misma música

Dentro de mí fluye la sangre
no es un crimen, es vital.

(nadie habría imaginado
un lugar más apropiado)

el defecto es derramarla
sea humana o animal,

innegable una incipiente evolución
implícita en su propio género

leve abolladura sobre la esfera.
De haber sido en la edad media

todo corona positivo
habría ido a la hoguera,

en profilaxis (preventivo),
hoy, simplemente, nos confinan.

suena la misma música
pero otro ejecutante, desafina.
leer más   
19
18comentarios 154 lecturas versoclasico karma: 116

Nuestro acto de amar

Hay un silencio
que entinta
las dulces notas del tiempo

  ─ y tú y yo, y un lecho...

testigo mudo
del eco estridente
de nuestro caminar
al borde del abismo,
sobre burbujas
de espuma de mar

  ─ nuestro intenso acto de amar.



~~~~~~~~~~~~~~~~~
Poesía de Alejandro Cárdenas
@AljndroPoetry - 2020-abr23
leer más   
18
18comentarios 139 lecturas versolibre karma: 98

Después del silencio

Esa mirada de después de una despedida,
cuando solo miran dos ojos.

Esa mirada de cuando se alejan distancias,
aunque sea por un rato,
o hasta el día siguiente o los días siguientes.

Esa mirada silenciosa.
Esa mirada que aún se queda cuando el otro se va.
Es la que hago y me gusta hacer.

Me gusta mirar cómo te vas,
cómo caminas y cómo te alejas.

Me gusta saber que al menos para llegar,
llegarás hasta el final,
y por eso me quedo a mirarte.

Las miradas son importantes.
Pero ¿qué pasa después de esas miradas?

(¿Y los pensamientos y las llamadas y los mensajes?
Eso también me gusta).
leer más   
4
sin comentarios 59 lecturas prosapoetica karma: 56

A solas (123)

En el lóbrego silencio de la más inquietante noche
emergen de mi recóndito interior
esas preguntas que el hombre se ha hecho
desde los más remotos tiempos
¡Que existe otra vida! dicen unos
otros, que la muerte no existe
que al morir descansamos, dicen unos,
otros, que el alma no existe.
Unos dicen que evoluciona el espíritu
otros solo en lo tangible, creen.
Dicen unos que el espíritu se adormece
algunos, que la muerte es un gran sueño.
Piensan muchos, que más allá no hay nada
otros, en Dios solamente creen.
¡Que el sueño es la propia vida! creen algunos
otros…que el hombre es su propio dios.

Y entre tanto desconcierto
vago, cual nómada eterno,
escucho, callo, leo; mas respuesta no encuentro.
Todos tienen sus razones
cada cual su realidad
pero ni a unos ni a otros me atengo.

Mi destino es refugiarme en mi propia soledad
en mi interior voz ampararme
¡solo! mi camino andar.
Y vivir mi propia vida y mi propia muerte morir.
Y a la par, descubrir…¡Mi propia libertad!

¡Qué sabe nadie de otras vidas!
¡qué sabe nadie de otros mundos!
Cuánta seguridad en sus palabras
cuánto aplomo en sus discursos.
Unos obran como predican
otros, solamente lo predican.
¿cómo creer tan firmemente lo que se desconoce?
¡a eso le llaman fe!

Ya quisiera tener tanta seguridad
ya quisiera tener tanta fe
¡no debatirme en la duda!
Pero solo encuentro el vacío y un absoluto silencio.
En la noche, en la soledad…
intento escuchar mi voz oculta
descubrir ese mundo de respuestas
que todos creen poseer;
solo el silencio me responde:
“Estás a solas:
a solas con tu silencio, a solas con tu pensamiento…
a solas con tu soledad”.
4
sin comentarios 41 lecturas prosapoetica karma: 50

Jueves Santo, Fortuna

Jueves Santo, Fortuna,
la casa de la infancia y el recuerdo,
golondrinas en el tejado viejo
de la casa vacía y solo el tiempo
por la calle sin nadie.
Campanas sordas en las altas torres
y trigo fermentado en los altares,
Fortuna huele a trigo cocinado
en sus humildes casas.
Viejos bares de la calle Purísima,
lejana juventud que transitaba
sueños de vacaciones y amistad,
con sabor a café.
La vida pasa hoy tan lejos ya
que el tiempo se derrama en esta espera,
Jueves Santo, procesión del silencio,
solo el silencio pasa por la calle.

9 de abril 2020. Cecilio Hernández Rubira.
leer más   
11
3comentarios 103 lecturas versoclasico karma: 81
« anterior1234522