Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 26, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Única

Como pequeñas gotas de cristal
límpidas y brillantes
son sus hermosos ojos acerados,
eternos y radiantes,
y sus labios vibrantes
sublimes, descarados,
son promesas andantes
flotando por los cielos azulados,
sutiles, asombrados,
capaces de enfrentar el bien y el mal.
Sí los puedes besar,
la dicha conocer y disfrutar
en sueños hechizados,
jamás podrás volver a ser igual.

ALDA
(Madrigal)
leer más   
16
15comentarios 164 lecturas versoclasico karma: 108

Impúdico recuerdo

Al abrigo del muro de la iglesia,
su arista más oscura
ocultaba a la ninfa más hermosa
y a un hombre sin fortuna.

Aun recuerdo, escondernos con las sombras,
huyendo de las luces y la luna,
entre los poderosos botareles
ocultos en penumbras.

Hago memoria eterna del momento
en que ella se privó de su armadura
y pude contemplar
el débil resplandor de su figura.

Y refresco, apagándose en sordina,
los sones de la música,
el eco del melódico murmullo
que, festivo, invitaba a la aventura.

Evoco la tibieza de su piel,
mis labios hospedándose en su nuca,
la pálida blancura de sus senos,
la leve delgadez de su cintura.

Retengo en mi pupila sus contornos,
la blanda comisura
de unos labios borrachos del amargo
licor de la dulzura.

Repaso la escultura de su cuerpo,
cariátide y columna,
de mármol gélido y perfecta línea,
explícita y desnuda.

Revivo en mi cerebro sus gemidos,
su mirada profunda,
del céfiro nocturno los primeros,
del azul transparente la segunda.

Imposible que borre la cabeza,
el tacto humedecido de su vulva,
su abandono al deseo,
la febril desazón de la lujuria.
15
2comentarios 120 lecturas versoclasico karma: 98

Enigma al desnudo

Al calor placentero de tu estancia,
bajo el tenue fulgor de una bombilla,
se desnuda el deseo
tras notas que se ahogan en sordina.

Sones difuminados en las sombras
que perfilan un cuerpo de odalisca,
se apagan los suspiros
y se incendian con fuego mis pupilas.

Y es allí donde empiezo a desvestirte,
a tramar en mi mente expectativas
de una tórrida noche,
de pieles que se funden en caricias.

Aflojo los botones madreperla,
descubro los encajes con puntillas,
de la tela ligera
del suave tornasol de mantequilla.

La redondez clásica de tus hombros
se revela sabiéndose exquisita,
y tímida provoca
la acuarela rosada en tus mejillas.

Muestras el breve talle delicado,
la esbeltez que enaltece las costillas,
el vientre de locura,
el pubis primoroso de una ondina.

Se liberan los pechos del presidio
del montaraz sostén que los cautiva,
escuetos y medrosos,
temblando por salir de su guarida.

La ropa se desprende de tu cuerpo
luciendo su donaire en la caída,
perfecta te contemplo,
desnuda descifrándome tu enigma.
leer más   
15
2comentarios 117 lecturas versoclasico karma: 87

Solo una noche más

La imagen lasciva de nuestros cuerpos,
esa imagen mental,
de dos almas ardiendo con pasión
tal fuego en un altar.
Libidinosa esencia de un deseo,
meciéndose al compás,
del firme cimbrear de tus caderas.
Diosa en un pedestal,
que orlas mis ojos de obstinado fuego
al verte por detrás.

Pasiones que apagó una noche fría
al oírte un ¡jamás!
Y ansío besar de nuevo tu boca,
tu boca tan falaz,
sin reparar en culpas, o en errores,
o cuotas de maldad.
Que hoy eres como una extraña figura,
cuando fuiste deidad,
y aún así anhelo plasmar contigo
el pecado carnal.

Consumido por una fantasía,
espíritu sin paz,
me pierdo, me abandono, entrego el alma,
la vendo a Satanás,
porque yo, lo que deseo de ti es,
solo una noche más.
La quimera en el mundo de mis sueños,
¿lo quieres tú quizás?
Si por orgullo no elegimos día,
¿que lo elija el azar…?
10
sin comentarios 33 lecturas versoclasico karma: 68

La luna en Granada

Ayer volvieron las manos al libro
dormido en otro de la estantería.
Tu letra a bolígrafo en la última hoja
era un ciclón de tinta.

Con un optimismo de azul caduco
que, a lo mejor, no lo sé, no quería
pincharme con la ilusión de sus tildes,
esperanza sucinta.

Dijiste entonces, en aquel diciembre
mágico, que siempre recordarías
nuestro viaje de cultura y leyenda.
Rebobina la cinta.

Granada era joven y tú tan linda.
Yo... qué sé; sabía que volverías
a la tierra nazarí, no conmigo.
Me hiciste algunas fintas.

No dibujamos ni una sola luna
más con el humo blanco que salía
plantándole un beso a aquella cachimba.
La esperanza despinta.

¿Cuándo más tardes en el Albaicín?
Regresar al Generalife un día.
No lo olvides, yo nunca olvidaré
esa promesa extinta.
18
6comentarios 108 lecturas versoclasico karma: 79

¡Ya se acabó el verano!

¡Ya se acabó el verano!
Dicen los viejos que lo dice el viento,
que tras los montes sopla
esta mañana más limpio y más fresco.

Algunas nubes blancas
de la tormenta de ayer son recuerdo,
alivio del agosto,
y aunque los campos siguen polvorientos
-tan seca está la tierra que ya llueve,
ya vuelve el agua al cielo-
verdea el castañar y brillan negras
las moras que bordean los senderos.

En el prado algunos quitameriendas
púrpura han brotado, y a los insectos
los charcos que aún quedan
sirven de improvisado abrevadero.

Ya se acabó el verano;
la virgen y el santo a la iglesia han vuelto,
terminadas las fiestas.

De sus hijos y nietos, ya extranjeros,
se despide la sierra.

¿Marcharon los jóvenes con el viento?

Bajo el manzano de la vieja escuela
no hay ya niños ni juegos,
ni nadie que recoja
las manzanas del suelo.

Quizá un tractor recorra la ladera
del calvario y en la val suene el eco
del grito del pastor;
o tracen los vencejos
aún sus círculos sobre la plaza.

Sin embargo, bien lo saben los viejos,
ya se acabó el verano...
¡ya comienza el silencio!


Foto: Miguel Ángel García (flic.kr/p/zistmM, CC BY 2.0)
leer más   
25
21comentarios 536 lecturas versoclasico karma: 93

In the right hands

In the right hands,
golden fingers under gold.
Blue silver hides
because it's right that they left.
Golden silver sings
to the eternal rings
begging for golden gold,
only getting silver.
And golden golden gold
prays to see the eternity
from the first water they lived in.
But they're grownup.
It's late for gold;
they've been silver,
and now they're waiting
to be stardust.
On the other hand,
golden silver's still on time.
They've been silver, and now
they're about to be silver gold,
and change what we believe we know.

Will they be the ones?
9
sin comentarios 101 lecturas versolibre karma: 74

Pequeño mensajero

Pequeño colibrí
que alegre bates tus alas al viento,
y a la ventana de mis días llegas,
rompiendo mi silencio ceniciento.
Traes color y aromas de romero;
hermoso colibrí
de mágicas plumas iridiscentes,
que mueves dibujando en un patrón
de infinitos deseos envolventes.
Mi alféizar iluminas,
y entrando directo en mis pensamientos
ya eres dueño de todos mis tormentos;
incumplidos deseos
devaluados en tristes gimoteos.
Mi pequeño adivino,
vuela con ellos hacia su destino.
Que si no he aprendido a decir "te quiero",
lo harás tú, mi adorado mensajero.
Y te entregaré el sueño;
tu victoria es mi empeño
que por mi cobardía en ti delego.
Dile por mí... "te quiero"




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/05/06/escribe-tu-relato-de-mayo-ii-la-periodist
21
27comentarios 222 lecturas versoclasico karma: 105

Claro de luna

Allí donde comienza la hojarasca,
en la espesura de los altos pinos
hallamos un refugio
para darle al amor un boato íntimo.

Allá en los estertores del verano
hallamos el resquicio
que ocultaba el ardor de nuestros besos
en un claro de luna conocido.

Allí es donde tu cuerpo me entregaste,
atávico rubor de los sentidos,
el tierno tapiz terso y delicado,
tu virgo y su escondrijo.

Allí acaricié el bronce de tu piel,
tus pechos redonditos,
allí la exaltación se hizo deseo,
y el placer en el claro, fue infinito.
19
14comentarios 146 lecturas versoclasico karma: 95

~Tango ~ colaboración @raulrib2 & @rebktd

Suena el bandoneón,
dos violines, un piano,
fijo en tus ojos mis ojos y ofrezco
inquieto, al son de las notas mi mano.

Miradas penetrantes,
los cuerpos abrazados
levitando al compás del pensamiento
triste, de la milonga de este tango.

En mis ojos tu ritmo,
dos versos, solo un paso,
acomodo entre tu acorde mis labios,
y en la coreografía, yo lato.

Suspiros anhelantes,
aliento acompasado,
semblante tenue en el baile, la noche
insinuante, lunático su canto.

La danza y la quebrada
del arrabal amargo,
cargada de nostalgias y de impulsos,
de la pasión audaz y el desengaño.

Naufrago en la indecencia
del seductor lunfardo,
y en el juego sensual que me provoca
imploro el roce vil de tu contacto.

Al trote del Adagio
cambio mi voz de lado,
desnudo mi susurro entre tu oído,
sigilosa e imprudente te desarmo.

Altiva está la falda;
el cielo electrizado,
desnudas van las piernas al compás
del contrabajo, ardiendo entre tu tranco.

Avanzas, te detienes
fogosa en el amago
que engarza el halo del tahúr tramposo
con el temblor de tu ademán gallardo

Delicado y sublime
mi beso te ha prendado
recorriendo titilante el instante
de deseo, que al baile ha conquistado.


Colaboración :
– @raulrib2 & @rebktd –
leer más   
38
41comentarios 600 lecturas colaboracion karma: 127

Cuando no es posible amanecer

La mañana se hace luz y en las sombras,
un despertador suena,
insistente, implacable
contra tu resistencia.

Aunque la vida te llame de nuevo,
te falla la fortaleza que enfrenta
tan insalvables muros,
y tan crueles hazañas.

Perdiste la confianza
y naufragas en el perverso asfalto,
que engulle intolerante
cada aciaga debilidad que asoma.

Existencia que ruge
en competencias y deslealtades;
apretando los cuellos
cuando no se defienden,
susurrando al oído
lo que el miedo te impone.

Y el zumbido no cesa,
se expande en tu cerebro
como mancha siniestra.
Mas lo sabes... no podrás levantarte
ni arrastrando tu cuerpo.




Publicado en la Asociación Solidaria Cinco Palabras:
cincopalabras.com/2019/09/22/escribe-tu-relato-del-mes-de-septiembre-i


Imagen encontrada en Internet
19
18comentarios 290 lecturas versoclasico karma: 100

El primer amor

Fue la prístina imagen del deseo,
la frívola fontana del amor,
la imperceptible génesis
del incendiario prurito precoz.

Su cuerpo, la alquitara rebosante
que en sus formas destila una pasión
fogosa y lujuriosa,
el germen de lo obsceno y su raigón.

La cepa del pecado original,
fruto ígneo del primigenio ardor,
los temblorosos besos,
el primer nacimiento a la ilusión.

La que en la adolescencia de un verano,
donde los sueños surgen a su albor,
me reveló que nunca
el corazón respeta a la razón.
leer más   
19
3comentarios 148 lecturas versoclasico karma: 126

El secreto

“Si quieres que tu secreto sea guardado, guárdalo tú mismo”
Séneca


Oculto en lo profundo de la mente
se encuentra aquel misterio clandestino,
de un hecho acontecido entre las sombras
celando lo más íntimo.

Invisible a los ojos de la gente,
protegido de un halo de sigilo,
esconde los sucesos que los labios
susurran en tu oído.

Y prudente la boca confidente
silencia lo que siempre se ha escondido,
guardando con cautela los secretos
del arduo amor furtivo.
leer más   
17
4comentarios 106 lecturas versoclasico karma: 98

Vuelve a mí... mi bella dama

Mi dulce dama de mirada tierna
y delicado abrazo;
que galopas descalza
sobre alados caballos
emplazando a los dioses
que los sueños forjaron.
Como cristalino torrente de agua,
llevas la luz a mi Alma bajo un cielo estrellado.
Mas a veces te pierdo;
extraviada la musa desvanece el encanto.
El frío atenaza... ¡siento el vacío!,
y no encuentro palabras que abarquen lo que he amado.
Abandonada en árido desierto
reclamo un verso que quedó vagando...
suspendido en el aire
por el tiempo olvidado.
¡Vuelve mi bella dama!
no me abandones nunca, que el sol sigue brillando
y el cielo es mi destino.




Publicado en la Asociación Solidaria Cinco Palabras:
cincopalabras.com/2019/11/17/escribe-tu-relato-del-mes-de-noviembre-ii


Imagen encontrada en Internet
21
20comentarios 146 lecturas versoclasico karma: 129

Adicto

Me aficioné al perfume de tu cuerpo,
a la grácil visión de tu silueta,
a tu pecho desnudo,
a la húmeda caricia de tu lengua.

Fui devoto de tus ardientes besos,
de tu abrazo de seda,
del calor que manaba de tu piel,
del delicado tacto de tus yemas.

Me atraía tu juvenil frescura,
tu risa pizpireta,
me sentía propenso a la locura
de sentir la efusión de tu entrepierna.

Y al instante todo eso se esfumó,
la imagen y la idea,
me convertí en adicto sin su droga,
en Paris sin su Helena.
leer más   
15
3comentarios 151 lecturas versoclasico karma: 109

Sus ojos

Azules como un cielo de verano,
del templado y sereno azul marino,
de tonos cerúleos y matices
de refulgentes índigos.

Azules oceánicos,
como mares de visos infinitos,
de añiles tornasoles,
de eternos iris líquidos.

Acuosos, transparentes,
donde se hace glacial el cristalino,
anémica la lágrima incolora,
y el ojo, glauco y límpido.

Azules las pupilas,
del triste azul de los inviernos fríos,
impávidas como témpanos de hielo
y cuarzos desvaídos.

Azul celeste y gélido,
que astuto y perspicaz encara altivo,
que turba otras miradas,
y vidrioso, enamora los sentidos.
leer más   
23
2comentarios 142 lecturas versoclasico karma: 96

Morir de amor

“Lo único que me duele de morir es que no sea de amor”.
Gabriel García Márquez


Si he de morir, que muera
entre el tierno vigor de tu regazo,
al calor sugerente de tu cuerpo
y la sutil caricia de tus manos.

Si he de sufrir, que sufra
en el feroz infierno desterrado,
porque me priven de aire tus suspiros,
porque tus viles besos me hagan daño.

Llorar, y en cada lágrima
que surca tibia el rostro demacrado,
la amargura sea el dulce consuelo
que tenga a mis pesares por ufanos.

Pero que de amor sea,
y aunque en mi existencia me halle angustiado,
de felicidad muera
cercado por tu abrazo
.
leer más   
19
6comentarios 179 lecturas versoclasico karma: 123

Imaginación

Volátil entelequia
que, frágil pernocta entre conjeturas
con la sensual intriga,
con su imagen desnuda.

Cuerpo de piel trigueña
figura redonda, grácil, menuda,
de seno escueto y firme
y de aureola oscura.

Grandes los ojos negros,
y enorme la tentación de sus curvas,
dulces sus tiernos labios,
ardiendo en llamas la virginal vulva.

Febril suposición
de quimeras que duermen en la duda,
de ilusoria utopía,
de pasiones nocturnas.

Ficticia seducción
del deseo privado de censura,
de la imaginación
que sueña una aventura
.
leer más   
17
2comentarios 118 lecturas versoclasico karma: 127

Serás Extremoduro

"Se me ponen si me besas, rojitas las orejas". Extremoduro

Es la llama incendiaria de tus ojos,
colmada de pasión,
la que ardiente descansa en mi mirada
e impulsiva me llena de rubor.

Es tu idílico cuerpo de odalisca
el que emite un delirio abrasador,
e ígneo se desplaza por mi piel
quemándome por dentro en su fervor.

Es el fuego vehemente de tus labios,
tintados de arrebato bermellón,
y el tacto de tus besos,
que en su caricia, abrasan de calor.
leer más   
22
3comentarios 119 lecturas versoclasico karma: 99

Se apagó el amor

Con impostada sensibilidad
y alguna mentira sin voluntad,
presiento tu fragancia
castigándome con tanta frialdad.
Y a una cierta distancia
que no puedo achicar,
tus palabras medidas
hurgan como cuchillo en las heridas.
Y yo… sin armadura
simulando las dudas,
que en nuestra unión sin esperanza alguna
surgen inoportunas.
Rehúyes tu mirada
que ya no sabe ser apasionada;
un robo sutil que no tiene cura
y atenta mi locura.
Ahí donde anidó nuestra ternura
desvanecieron sin hacer justicia
todas nuestras caricias.
Ahora firmaría
por empezar de nuevo,
y encender la llama que yo creía,
que en nosotros... jamás se apagaría.






Publicado en la Asociación Solidaria Cinco Palabras:
cincopalabras.com/2020/02/23/escribe-tu-relato-del-mes-de-febrero-iv-e

Palabras a incluir: Sensibilidad, unión, esperanza, robo, justicia

Imagen encontrada en Internet
20
25comentarios 130 lecturas versoclasico karma: 106
« anterior12