Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 638, tiempo total: 0.007 segundos rss2

Triste Despertar

Amargo,
como el primer café de la mañana...
Áspero,
como el suelo que piso,
ausente y descalzo...
Sombrío,
como un amanecer en invierno...
Triste,
como el último rayo de luz en la despedida del crepúsculo...
Melancólico,
como esa melodía añeja que se repite
día tras día en tu mente...
Rancio,
como una vida que se gasta,
y no queda en la memoria...
Agrio,
como un verso inacabado,
que nunca nadie leyó...
Abatido,
como el sol, cuando la luna
se desvanece...
Afligido,
como el almendro, al caer
su última hoja de otoño...
Lánguido,
como un día de lluvia,
sin besos bajo el paraguas...
Aciago,
como un camino sin horizonte..
Apagado,
como un soneto sin rima..
Náufrago,
como una botella perdida en el mar,
pero sin mensaje, sin destino...
Desgraciado,
como la arena de la playa
sin el paseo de la tarde...
Así me despierto,
otro día sin tí...

Fran Renda
@Fran44Sombras
leer más   
21
15comentarios 111 lecturas versolibre karma: 98

Viernes

Hoy es viernes..
Y como cada viernes,
amanece más temprano que nunca...

Y mientras la tibia luz de la mañana
se cuela sinuosa por la ventana,
tus dedos juegan a deslizarse por mi nuca..

No me quiero despertar,
aunque el deseo me llama..
Sé que estás detrás,
porque ocupas cada milímetro
de mi espacio de la cama...

Tú juegas a alejarte,
pero bajo el lío de las sábanas,
mis pies te alcanzan...

Trato de esconder tu piel de la mía;
amago con huir, pero no hay salida;
tus manos me seducen,
y tu respiración me atrapa...

Entonces tu pelo
se va enredando en mi cuello,
y me susurras algo dulce, algo bello..
Un "te amo" que se escapa...

Y mientras mis párpados siguen cerrados,
expongo mi cuerpo a tus manos...
Y sabes dónde tocar,
y llegas a donde muere mi calma....

Hoy es viernes...
Y como cada viernes,
abro los ojos, y te desvaneces
como el alba...

Fran Renda
leer más   
19
13comentarios 128 lecturas versolibre karma: 96

Cuando Suena la Ausencia

Así, sin el aplauso ni el estrés, sin el cariño ni la mala fama.

Así, en la calma que descubren las miradas se hace aire el esfuerzo.

De cúando nos vimos por última vez, en aquél diluvio entre amigos.

De la misma forma que hoy dibujo el caer de mís parpados que aunque a nadie viera se palpita la sombra.

Y después de tanto me quedó la brisa de las mañanas cuando no he dormido.

Que se antojan soledades con cada manía.

Si bien supe de por vida cuando el latir hervía, a la vez uno tropieza cuando por mal de fieles se amontonan los sueños.

Que quéde para mañana cualquier flor de primavera, y que sepan las heridas que siempre se vuelve fría.

Alimentando el saber sin ninguna profecía ni cantores replandores de aquel pajaro errante y sombrío.

Que siendo sabor y carne se siente metamorfosis de como en algunas tardes me arranco la voz dormida.

Para que no se diga que uno pedio la suerte vengo audaz y caliente entre la sed que se siente.

No digas que no lo dije, pués dije que lo temía, que tras esas cuerdas mías me supe enfrentar el día.

Ahora no busco aliento entre los mares de bares que culpables los lugares me hice daño en la paciencia.

Trabajo la sobnolencia con bellos y vivos sedales que me unen al desierto de poderes ancestrales.

Pero si la guardia escapa de la muerte los ausentes entre fieros y falsos dientes se murmura luz opaca.

Cascabeles de viejas en cualquier divertimento de esos que sopla el viento y no saben las verdades.

Acariciondo mí falta sentaré bien la cordura que descubre con dulzura la miel, la fé y las ataduras.

Sabiendo que no viniste recordé qué enfurecía en el más puro Septiembre de piel gallina y cruel olfato,

¡Desacato!

Sin olvidar ni un detalle de los descuidos, esos que sudor te cuestan.

Ahora por poder puedo no ser...

... cuando suena la ausencia...
4
sin comentarios 37 lecturas versolibre karma: 44

Soledad

Sal de mí, fuerza invisible... Despega de mi halo tanta oscuridad.... Abriga mis inviernos, y despierta mi aurora de ese silencio sepulcral..
Y mientras lloran el este y el oeste por haber perdido su norte, al sur se divisa mi nuevo horizonte; la luz embriagadora de ese crepúsculo incierto,, reclama mis deseos más primitivos, mis locuras de imberbe ya consumido... Y como vagabundo que ya no es dueño de sus horas, camino errante buscando la compañía de mi tiempo fugaz y por segundos inexistente...


Fran Renda
leer más   
14
9comentarios 125 lecturas prosapoetica karma: 98

•Hokku urbano•

Luz que acaricia

Adoquines sin dueño

Otro verano
leer más   
15
7comentarios 105 lecturas japonesa karma: 92

“Nunca te sientas sola/o"

"La razón x la q crees estarlo es porque pasar x lo q estás pasando provoca ese sentimiento, analizando las dificultades de la vida solo creerás q debería haber algo más, y quizás si haya algo más, pero aún no es el momento, recuerda q en esta vida de dolor, solo podemos aguantar los luchadores, y la soledad mucha veces es la mejor compañía, aunque creas que es feo llegar a tu casa y q no te reciba nadie, ya vendrá el momento de dejar de sentirse así (lo digo porque comprendo muy bien a la soledad, pero hay modos más prácticos de superarla) harás locuras, te divertirás, serás incomprendido y hasta te criticarán, pero nadie te va a quitar ese momento xq lo estás haciendo para ti, lo q he llegado a comprender de la soledad, es que "La Soledad es un premio" y al igual que todos los premios, te produce emoción, te ilusiona, te beneficia, pero también te decepciona xq tarde o temprano te aburrirás de él, te molestará q esté contigo todo el tiempo y hasta pensarás q en lugar de premio es un castigo, pero aunq no lo creas la soledad nos llega a cada uno únicamente en el momento q más la necesitamos, quizás nos pasemos los días pensando "Si todavía estuviera conmigo aún podría verle", "Si todo hubiera sido diferente aun estaríamos disfrutando de lo nuestro". La vida de cada persona, x desgracia y x cruel q suene, se desarrolla en etapas, cada una más difícil q la anterior y nadie está preparado para ellas, hoy nos toca llorar mientras alguien más ríe, mañana estaremos sonriendo en nuestra alegría, mientras que alguien más sufre. Lo q más nos duele en esta vida no es pasar x las dificultades, lo q más nos duele es estar pasando dificultades y tristezas por culpa de nuestro propio orgullo o decisiones. Lo bueno de todo es q el resto de la gente es igualita a nosotros y también pasa x sus buenas y malas, así q no debemos tener recelo de nada xq nadie está en derecho de criticar aunq lo haga, porque igual esa persona que hoy no está con nosotros vale exactamente lo mismo que nosotros. Y ya nos tocará nuestro momento para ser felices y poder compartirlo con alguien, por hoy te sugiero que disfrutes de tu soledad, porque llegará el día en q a ella también la llegues a extrañar”
leer más   
4
sin comentarios 37 lecturas relato karma: 37

En uno de esos días

Hoy es día en que me siento
tan cobarde y tan esquivo
que ni me atrevo a pedirte
que me arropes en tus brazos,
pues temo herir tu conciencia
con mi rabia y mi desdén.

Es día de un grisú cautivo
para escapar de los temor rancio,
de éstas mis ansias confusas,
y acogerme en la disculpa
de mil rimas anticuadas.

Es día como minuto respirado
con el afán de ser el último
que le robo a mi garganta
como el bárbaro que soy,
como niño temeroso de mí mismo,
es día del adulto huido
en cada palabra construida
con el sonido de mi pereza consciente,
labio abierto como puñal gastado
en el hollín de los silencios.

Hoy es día ausente
de mis pies que cortan nieblas
en el que mi frente ardiente
se vuelve cera,
se obstina en pensar lo impredecible,
se pierde, se encuentra,
se vuelve a perder
buscando entre las palabras llanas
aferrarse a sentimientos que no llegan.

Y me he ocultado,
y he cerrado las ventanas,
he subido a mi tejado de tristezas,
he querido renunciar
a todo lo sentido y por sentir.

Y a pesar de la belleza de los campos,
de la canción que me regalas,
soy pájaro herido en la distancia
enfermo por las sombras
recitadas entre el Sol que no se acerca
y la lluvia que susurra
su franqueza y su llegada.

Mas no temas,
mujer de nombre de arena
y acento de sal de Atlántida,
no temas por mis ausencias,
no te preguntes cuando me esfumo
qué es de mí,
dónde y por qué me oculto.

Huyo de los miedos conocidos
limpiando en los manantiales mi rudeza,
aprendiendo del equilibrio del granito
y de su erosión,
porque piedra soy
como alma permeable a la llovizna.

Y así voy,
a veces derivando a la deriva,
otras en conexión con cada rama,
y otras veces en ti,
a ti unido cuando me hablas
con tu espíritu ataviado de prudencia.
17
6comentarios 105 lecturas versolibre karma: 97

"Canto a la fría soledad" (Versión en Español)

Compuse un canto a la fría soledad
desde las cuevas de Yellowstone,
anhelando unirme a la luz
de un reino unido.
Todavía estoy aquí aislado y sediento
entre los otros lirios salvajes
escuchando voces y por lo que sé,
esto sucede todas las noches
en la cama angosta;
a la deriva de la naturaleza,
la luna, las estrellas
en pequeños fragmentos
¿Podría alguna vez dejar este círculo azul?
¿Podría este coro de suspiros
ser silenciado?
¡tiene que ser!
incluso un niño es capaz de olvidar
y sin embargo aquí estoy
incapaz de convertirme en fuego.
el tiempo corre y los espejos engañan,
ahora en la oscuridad
Solo me siento amargado y atormentado:
formas retorcidas,
cementerios polvorientos
vidrios y promesas rotos.
porque algunos podrían pensar que es
su derecho a castigarme
para disputar mi propósito
pero miraré hacia otro lado,
Me alejaré de ellos,
ahora preferiría observar cómo
la tierra brilla como la luna pálida,
Oiré su grito como el mío,
Seré como el espino
detrás de las margaritas rosadas,
ya que magnifica su belleza
y destruye la violencia oculta.


Enid Rodríguez Isáis
Estados Unidos
Agosto, 2019.
leer más   
21
18comentarios 210 lecturas versolibre karma: 106

El silencio de tu voz

Sufro en vano el silencio de tu voz bajo la lluvia.
El reloj de pared estremece la casa
con tu recuerdo a cada minuto.
Se me escapa la poca luna que me queda,
se oculta tras mi sonrisa triste
que se duele por la alegría de los días pasados,
de los días contigo;
de esos días callados
con lluvia
pero a tu lado.

Cada gota revive un recuerdo
al caer sobre la hierba seca,
sobre las inútiles sombrillas de la terraza,
sobre las sillas vacías
ya por muchos días…

Entre el espacio de cada minuto
escucho ahogarse el suspiro de la brisa
que se cuela por la ventana.
Los pasos de algunos peatones
y el esparcir de los charcos
entre el viento que producen los autos.
Pero tu voz… ¿Dónde?
Me fastidia tu silencio.
6
2comentarios 31 lecturas versolibre karma: 85

¿Y tú dónde estás?

Un fantasma ronda la casa,
es el fantasma de nuestro pasado.

Ronda la cama, mi mente y el cuarto;
está en cada espejo, rincón y retrato.

Contempla conmigo los atardeceres,
que juntos veíamos, espero recuerdes.

¿Y tú dónde estás?
Vuelve por tu fantasma que ronda la casa,
ven por tu recuerdo que me hace llorar;
regresa te pido, que el tiempo traspasa
mi alma, y recuerdo que tú ya no estás.

Un fantasma ronda en silencio,
es el fantasma de mi dolor.

Ronda la alcoba, mi corazón y cocina,
está en cada libro, espacio y esquina.

Y en las madrugadas que está junto a mí,
inevitablemente me acuerdo de ti.

¿Y tú dónde estás?
Vuelve por tu fantasma que ronda en silencio,
ven por tu recuerdo que es mi enfermedad;
regresa te pido, que todo es suplicio,
me invade el fantasma de la soledad.
9
2comentarios 79 lecturas versolibre karma: 86

Pájaros equivocados

Por que nos hablamos a tanta distancia?
¿Si nos miramos a los ojos
y nos abrazamos
espalda con espalda?
La ausencia
entre nuestras manos
apretadas,
llena de frio la mesa
y enmudece las llamas,
Solo un beso
enaltece el silencio
aunque no quiera
decir nada,
las agujas del segundero
se ríen a carcajadas
y el vacío dormido
en la casa
y en la cama
no se llena con nosotros,
con nuestros cuerpos
deambulando
como pájaros equivocados
que entraron
por las ventanas.
leer más   
13
6comentarios 159 lecturas prosapoetica karma: 94

Sin regreso

Caminaba entre las sombras gotas frías llovían.
Tenia miedo y angustia su corazón se escuchaba ,
fuerte latía o al menos eso parecía.
No quiso correr ,no quería delatarse ,esperó.
Se sentó en una esquina y ahí se quedó,
el auto que pasaba su ropa salpicó ,una luz no le dejaba ver,
era el tren que venía y a ella la buscó, y así nunca...
Nunca regresó
leer más   
5
2comentarios 40 lecturas versolibre karma: 62

Era Yo

Ayer fuí a la plaza,
y vi a una triste niña,
estaba sentada sola,
pareciera que no la querían.

Jugaba tímida con sus
dedos, mirando el
azul del cielo, luego
levantó la vista, y en su
mirada, habían trizas.

Aquella niña, no dijo nada,
pero las lágrimas salieron
de sus ojos alborotadas.

Se quedó mirandome mientras
el mar por sus ojos se desbordaba.

Y, ya sin habla, desapareció de la nada.

Esa niña, era yo.
cuando creía, que la soledad
Es mejor.
leer más   
4
8comentarios 73 lecturas relato karma: 40

Farolas

Es fiel compañía
En noches solitarias
Me das aliento cuando me cubre la nostalgia
Me das alegría cuando me desánimo
La melodía entré el incómodo silencio
Mi faro de Alejandría
Si me doy por vencido
Su luz me ilumina
leer más   
14
4comentarios 103 lecturas versolibre karma: 104

Para la soledad

La locuacidad de mis cuadernos
me ha transformado en un escurridizo imán de frases,
en la onomatopeya de un inventor de laberintos,
y en el buscador de diccionarios
sobre los que deslizar todos los nombres
con los que quiero definir
el confín de mis secretas alboradas.

La ortografía del amor me ha convertido
en un fabricante de cometas
elaboradas con mi voz para volar en libertad,
revueltas las letras con la impresión
sentida sobre los vientos arrendados
a un ecuador de mares.

Tras cada renglón desconcertante
arraigarán los árboles que he de regar
en cada uno de mis días.

Con el porvenir locuaz
de un verso en el oriente de mi vida
me recogeré en esta soledad voluntariosa
y vecina de gaviotas y de albatros,
dentro de una atmósfera volátil
engendrada entre algodones de lluvia
(eterna y ritual vereda de mitos y leyendas),
caída sobre la caridad de mi cuerpo
cuando se incrusten las hojas,
hijas de nuestro otoño,
en mis pestañas.

Tiempo ha de ser para callar sin mancilla ni deshonra,
de abandonar en la otra orilla
el prado de la terquedad y del desaliento,
y de darle vida a la vida desde el abandono,
desde las horas paridas por la lentitud de las mañanas
en las que jugar al escondite con un perro vagabundo,
desde las tardes en las que desgastar piedras viejas
sobre las callejuelas pardas
(ellas, las piedras, nunca me traicionarán),
con noches de lumbre en la mirada
(por momentos me lamará la llamarada de mi fuego),
y con la templanza de mis pies templados
y la argamasa de la libertad honrosa
dentro de mis puños.

!Cuántos golpes en mis rodillas,
cuántos cardenales registrados en el alma
se diluirán en el caos de mis carreras!

Me quedaré en el camino
sin preguntar siquiera adonde se dirige
(a veces saldré a alguna parte
sin querer llegar a ningún sitio),
sin interceptar itinerarios,
me transmutaré en escribiente plácido
de la ruta de los álamos de un rio
(quizás del Duero, tal vez del Sar),
en redactor de la vida descansada
tras los arbustos desangrados
de los que huimos del ruido del mundo,
mudando por incontables veces de piel
para seguir creciendo,
mudando de moradas mi mirada.

Bendeciré el rastro que mis huellas sembrarán
allí donde el manantial se vuelva reflexivo
hasta hacerse tarantela
con su roce sanador entre mis uñas
(el agua avanzará, siempre canturreará su regocijo),
allí donde me convertiré en vacío para ser simple,
ser el absoluto de la nada
donde ondearé como bandera de destino mudo
(la soledad siempre me ha protegido entre sus telas),
contento con el viento en los oídos
(cuando despierte me respirará el aire).
15
8comentarios 132 lecturas versolibre karma: 104

La tristeza de mi corazón

Lujuria, tristeza, dolor, ¿por qué me arropáis?
Quiero desnudar mi corazón,
Quemar la vanidad que lo envolvió.
Si tener nada es estar libre, nada quiero tener,
Y tal vez sonreír o tal vez morir.

No es fácil vivir así, dormir no puedo, descansar yo quiero
Y si desnudo quedo, dichoso seré.a
Si tú lo deseas Señor, vísteme de nuevo,
En donde no exista la soledad; yo sé que estoy contigo,
En donde no haya dolor, el físico lo soporto, pero el de mi alma no.
Ay Jesús cuanto sufriste.

La tristeza es parte de mí
Por momentos quiero dejarme vencer
Que caiga sobre mí y no levantarme nunca más.

Pero, tú me resucitarás, mi confianza en ti he puesto,
Viajarás por las tristes calles de la muerte,
Soplarás sobre mí y mi mente renacerá.
Mi corazón quedará al margen, hundido en el dolor,
En la soledad y en la tristeza, pues tengo titulo de pecador, o quizás no…
Tengo fe que Él estará ahí, en mi auxilio.
Esperaré un día más y mañana otro más.

- Jorge Bonilla
leer más   
5
sin comentarios 29 lecturas versolibre karma: 56

Un hombre solo

Solo.
Un hombre solo
camina ensimismado
en sus silencios.

Sirenas allá afuera
salpicando
sonidos estridentes.

Solo.
Un hombre solo
camina para adentro,
al lado de los otros.

Mutismo indiferente.

- ¿ En qué piensa...?

Reverbera
el aislamiento
por la acera.

Vago olvido
en la distancia
que lo aleja
hacia el vacío.

- ¿Y qué sueña...?

Soledad sonora
y atroz
de multitudes,
entre los altos
edificios.

- ¿A qué espera...?

Silencios infinitos.

(La muchedumbre
impávida y distante
entre el bullicio.)
............................
Solo...
y uno...
en la metrópolis
incierta.
............................
Uno...
y solo...
en la necrópolis
desierta.




María Prieto
Julio 2019

Pintura: "Nighthawks, 1942." Edward Hopper

( Nota: Hopper, pintor neoyorquino, pinta la soledad del hombre moderno. Resalta el ensimismamiento, el aislamiento, la imposibilidad de comunicación con el otro, o con los otros millones que viven junto a uno en la gran metrópolis actual. Todas las escenas de sus cuadros son dominadas por el silencio.)
28
33comentarios 234 lecturas versolibre karma: 96

Falsas condesendecias

Un te amo interesado por más te amo
embudos de peticiones egoístas
mezquindad con ombligo en la cima
caramelos ácidos sobre la mesa ratona.

El reloj endurece el tiempo sórdido
con pétalos menguando belleza
en descomposición sideral
de cordones que atan nudos.

Sus falsas condesendecias
sobrecargan mi espalda
con dulces palabras rotas
cayendo en zigzag
sobre racimos de más derrotas.

Fuerte debes ser, me dijeron
me incitaron, salvaje me hicieron
me arrojaron a los lobos
y todos ellos hambrientos
dura es mi coraza
dura como el hierro.

Transformo el blanco en negro
a un cielo azul en uno nublado
con un simple chasquido de dedos.

La soledad no es tirana
cuando lo que se busca es tener paz.

A veces lo que solo necesita un alma
es poder por fin descansar en paz.

Claudia Viviana Molina
17
17comentarios 178 lecturas versolibre karma: 104

Hazme silencio

¡Desaparéceme,
prométeme el silencio!
Yo
que ansié tu regreso cada noche,
que te hice el amor de frío en frío
y en ásperas palabras.
Yo
que he fingido tu ausencia
entre mi escarcha.
Déjame pronunciarte
como último vacío
y espárceme después
hazme silencio
como hálito que gime y se devana.
leer más   
13
8comentarios 93 lecturas versolibre karma: 112

Tiempos

El pesar de un alma vacía
Que rompe el suelo,
haciéndote perder el camino.
Hoy, te trajo hasta aquí...

A ese lugar donde reina la paz y el silencio.
Ese lugar en el cual
debes perder una parte de ti
para pagar su precio.

Es un lugar donde no encuentras luz,
tus manos se tiñen de negro.
Un lugar donde cada secreto se libera,
te invade y se apodera de ti,
Tus pesadillas se vuelven real,
pero ya no tienes miedo.
Te transformas en aquello que siempre odiaste,
Eso que creías ver como mal,
ese defecto que sanar...
Ahora, eres tu.

Encuentras la fortaleza de tu ser,
en el penar de la soledad.
Esa que retumba fuerte en la inmensa oscuridad.
Tu rostro ahora pálido lucha en la sociedad,
Las voces de tus errores,
te desgarran sin piedad.
Tus pies pesan, no dejan moverte,
Te aferras a quien una vez contigo fue hiriente.
En el dolor de las tormentas,
encuentras placer
Estas dispuesto a sufrir una y otra vez
Aun si de allí no hay salida
Solo por tener falso motivo
por el cual aun estar en vida.

Estas confundido, a veces sientes estar hundido
Cuando sabes que puedes salir a flote.
Las marcas en tu piel,
Las vivencias que te comieron por dentro
Hoy son la oscura y fuerte luz de tu ser.
Tu eres ese lugar.
leer más   
5
sin comentarios 37 lecturas versolibre karma: 37
« anterior1234532