Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 415, tiempo total: 0.005 segundos rss2

El final del arcoíris

Al cruzar en la avenida, una extraña sensación es percibida
en el cercano horizonte las figuras se abalanzan

Los cúmulos entintan el cielo
Anuncian el preludio del caudal que llena el cause
Memorable resoplar que agita el viento
Entre pétalos y arbustos un mensaje

El matiz de la piel que se sonroja
disminuye la intención entre dos cuerpos

Ha emprendido el petricor eterno viaje
la humedad entre raíces lo delata
con caricias que deleitan el olfato
el brebaje de fragancias se arrebata

Una escena con espejos de miradas que se atraen
Es el júbilo de sombras que se unen sin tocarse

Se resguardan entre hojuelas los acordes
De melodías de gota en gota, sintonía de los estruendos
La remembranza de nublados que no brillan
El asalto a los soleados acaecidos del verano
Un majestuoso escenario de invitados
Que se desprenden de las nubes sin remedio

Cuando invaden las decenas por millares
al toparse en el resguardo distorsionan los sonidos
Se traduce en vendavales de agua clara
Que al cruzar por la cortina esplendorosa que abre el cielo
nace un arco con efímeros destellos…

Te he tomado de la mano en su presencia
Siento el tibio proceder de tu inocencia

Majestuoso colorido de carismas que desatan los suspiros
Un infinito del beso sin aviso, rompecabezas que se une
en el intervalo del largo trecho, encogen los hombros se estrechan los brazos
inundados de fantasías por el tesoro que te lleva al paraíso

Se han omitido palabras, sin repliegue ante la lluvia
rayos de luz sobreviven junto a ella
dos siluetas de la mano han quedado
el final del arcoíris ha llegado…



Por: WilyHache ®

10 de Diciembre de 2018
22:21 pm
NLD, México
leer más   
7
1comentarios 77 lecturas prosapoetica karma: 84

Cada mañana...

Estoy cansada
Quiero dormir,
tengo una cama delante y no la puedo usar.
Debo seguir,
aunque no hacia la cama que acabo de usar.

El camino es largo y mis pasos cortos.
Mis días largos y mis noches cortas
Ahora solo queda seguir esperando tu llegada.
Porque por mi cuenta tardaría más,
ya que estoy cansada.

Aunque vengas rápido
me parece eterno,
porque no voy como vos,
voy a paso lento.

Sería tarde, pero no de noche.
Una lástima, pero no tragedia.
Salvo si me acuesto,
salvo si me duermo.

Dicen que si te pierdo, si te dejo ir, no vas a volver.
Y otros dicen que ya te fuiste, para no volver.

Siempre a la misma hora te veo pasar,
a veces yendo, a veces volviendo.

La ansiedad me puede
Ya quiero verte,
quiero que llegues,
quiero que me lleves,
A veces pienso en sorprenderte,
tomar un atajo para verte.
Pero no,
tengo que quedarme a esperarte.

En frente mío estaría mi cama,
en frente tuyo sueño mi futuro,
aunque no haya ninguno.

Veo camas por doquier, todas a mi alcance, aunque no las puedo usar.
¿Por qué?
Porqué no me dejan, porqué no es correcto, porqué no está bien.
Sería una molestia para los demás y no se vería bien.
¿Por qué?
Si no va a importarme una vez que duerma apoyando mi sien.

A unos pasos frente a mí tengo una cama y no puedo alcanzarla.
¿Por qué?
Porqué estás acá y la cama solo puedo imaginarla.

Cada mañana...
...esperándolo a él...
...esperándola a ella...
...esperando a mi tren.
leer más   
2
1comentarios 8 lecturas versolibre karma: 28

No sé a qué te pareces (segunda parte)

Más tarde,
cuanto más me lo sabía,
más vendaje acumulado y el salitre,
huella de las humedades solo,
huella de la sal salpicada
por la ola.

¿Quién ha visto en pecho ajeno
una puerta de salida a sus ahogos?
¿Cuánto dura ese esplendor
tan de mentira?

Tu sonrisa perdía brillo.
Yo seguía siendo imbécil,
esperando...
¿Qué quería que ocurriera?
¿Que cambiaras tú el rumbo
de mis pasos por el rumbo
de los tuyos?

No sé a qué te pareces,
pero sé que mi apariencia dependía
de tu aliento, sometida a la esperanza
de que fueras capaz tú
de darme nombre.
12
6comentarios 79 lecturas versolibre karma: 104

Domador de sueños

Domador de sueños
escondiéndose en mi cama,
domador de mis ensueños,
recostandose en mi almohada.

Tu eres la franquicia,
de todos mis anhelos,
con ganancias retroactivas
sin pagar ningún impuesto.

Si te vieras en mis ojos,
cuando ellos te sueñan,
recorrerias laberintos,
para llegar a mis cuencas.

Sueño con sentir tu piel,
desojandose en mi ser,
con tus labios de tapiz,
revistiendome otra vez.

Domador de sueños,
haste real para mi,
porque temo despertar,
y que tu no estés aquí.

Autora: Claudia Viviana Molina
2
sin comentarios 16 lecturas versoclasico karma: 35

Caricia

Aun con clavos en los pies
quiero que me guíes.
Dame una sonrisa
porque en el espejo que me veo
estoy sin dientes.
leer más   
4
sin comentarios 26 lecturas versolibre karma: 66

No sé a qué te pareces (primera parte)

No te enfades,
que no sepa qué pareces
significa lo que quieras.
Solo eso.

En tu imagen
dibujé yo otra imagen:
mis sueños reunidos.
Sueños míos por el tiempo
que quisieron. Ya lo sé.
Con más fuerza tiraría la corriente
que mi mano. Ya lo sé.

Y, al principio,
parecías ola fresca,
el alivio de pavesas, de recuerdos.
Un placer que solo antes, solo entonces.
Mordí mis labios con ansia,
la sangre no me importaba,
heridas no me importaban,
la gente no me importaba,
mi vida no me importaba.

Como quien escapa de una disnea profunda
y recobra el aire puro.
¿Quién eras? No pregunté. No se pregunta
lo que se intuye.
Tu sonrisa brillaba y yo era imbécil.
Ya. Ya, lo sé.
13
sin comentarios 60 lecturas versolibre karma: 120

Vamos a darnos

Crucé los charcos en la lluvia
Descalzo sin mojar, sin ti
Al alejarse los pasos
Los de a pie sin caminar
Han quedado en el pasado

Empatías que se transmiten
En las horas de ilusión
de los recuerdos
Sin lograr abrir los ojos
en los días que te amanece
al despertar con el siempre, reapareces

Como espectro incontrolable
Que arremete, que se aferra
Que en cada rastro se mantiene
son uno con una historia en las mil
del transitar, del porvenir

Quien vive en el camino lo sabe
Se atesora en los colores
En el viento las esencias
Te embiste el silencio, no existes
Las huellas insisten detente
Habita la fortaleza
el miedo no existe en mí

Los te amo que sin guía
de la mano hasta el final
Se consumen en verdad, en realidades
Te pido un más de las señales

Sin menos del más he llegado a ti
Destrozando las pausas del silencio
como restas entre el orgullo
Oprimidos sin el sentir del dolor
Deja caer más en mí

Un aliento es cada piedra
Del escalar, del resurgir
Provoca a los años, la lucha
transforma quimeras
Vamos a darnos más todo
levantando el polvo
sin pisar la tierra

Alimento de la hoguera sin quemar
Sin nada te tengo a ti
Contigo le hacemos volar
Vamos, somos más que las palabras
La eterna sinfonía que alimenta
tierra fértil se prepara
para volver a sembrar

Crucé los charcos en la lluvia
Descalzo sin mojar, sin ti
Porque solo así se aprende a vivir
Vamos a darnos más todo
Hoy, quiero más de ti…


Por: WilyHache ®

7 de Diciembre de 2018
17:15pm.
NLD, México
14
4comentarios 102 lecturas prosapoetica karma: 114

Malos vientos... (A mi hija)

Corren malos vientos en el sur del alma…
Sé tú.
Sé una… pero plural.
Sé única… pero diversa.
No hay solo una idea.
(Pensamiento único que crea rebaño dócil y gregario)
Siéntate despacio y extiende tu falda
de los mil colores.
Abanico hermoso, arco iris grande
de pieles, de sangre caliente,
de ojos, de manos… de lenguas habladas,
de las opiniones y sus convicciones...

Camina despacio y, con mirada franca, extiende tu mano firme y generosa.
Persigue tus sueños desatando el tiempo.
No te quedes inmóvil al lado mirando.
Recorre la senda del largo futuro y, de vez en cuando,
vuelve la mirada.
Revisa el camino de losas pisadas, recio y milenario.
Y con su recuerdo camina de nuevo.
Sobre ese pasado asienta tus pasos.

No te rindas nunca…
Y no te acobardes…
Pisa las fronteras y rompe alambradas.
Y con tu mirada, abraza el inmenso horizonte
que tienes delante;
que se alcen tus brazos en hermosas alas
que vuelen al aire.
Porque el aire no tiene fronteras…
Porque no hay fronteras en el aire…
“Porque el aire es de todos
y no es de nadie,
de nadie,
de nadie…”

Recuerda ese lema que llevas grabado en la alta meseta
de tu espalda blanca.
Elegantes trazos de una lengua clásica: (Ελεύθερο πνεύμα) "Espíritu Libre”
Que tu boca se llene de ese enorme LIBRE.
Aunque sea difícil,
aunque tengas que escalar montañas,
aunque calles al viento para pronunciarlo.

Cierra tus oídos al bronco rugido
de oscuros oráculos,
de pseudoprofetas ungidos por los viejos dioses
de la intolerancia.
Adalides falsos
que conducen las negras ovejas al redil infausto.

En el sur del alma… corren malos vientos.

Para combatirlos, usa la palabra. La palabra limpia, la clara palabra.
Píntate la cara de bella sonrisa, de sonrisa amplia.
(Las anchas sonrisas que ganan batallas.)
Y abre tus ventanas al aire del norte.
Que la fresca brisa barra tus estancias.
Que el cálido sol dore tu mirada.

Y, en algún cajón, entre tus ropajes, dos camisas nuevas,
blanca de la paz, verde de esperanza.
(Sin bordados hirientes que pinchen el alma…)

Corren malos vientos…
Abrígate el corazón y camina. Sueña con el alba.

María Prieto Sánchez
Diciembre 2018

Pintura: "Figura en la ventana", Salvador Dalí
(Los versos entrecomillados pertenecen al hermoso poema "Nocturno sin patria" de Jorge Debravo.
"Que el aire no es de nadie, nadie, nadie... y todos tienen su parcela de aire")
leer más   
18
7comentarios 97 lecturas versolibre karma: 106

¡Ilusiones, vanas ilusiones!

Al fin soñando de verdad
volando en las nubes
del paraíso sideral.

Flotando entre espuma
de sueños e ilusiones
mágicos de verdad.

Esperanzas que no se borran
ni de broma, ni de seriedad
pues solas entre ellas suelen estar.

Viven y gozan
sin cuidado, ni resposabilidad
ya que creen que todo será felicidad.

Más viene la cruda frialdad
que congela la nieve sino fuese fría de verdad
destruye todo a su paso sin miedo
y al fin, esa es la verdad.
12
4comentarios 71 lecturas versolibre karma: 108

Me faltaste tú

En verano las hojas caen,
el árbol se desnuda,
renace
se libera de un peso,
sacude las escorias
que el viento siembra
en sus andanzas por la llanura.

El árbol le teme al fuego,
el sabe que en verano
los rayos del sol queman la superficie
y puede encender su trilla,
calcinarse abrumado en cenizas.

En verano el hastió huele a orfandad
así te veo cada vez que cruzo por el río
donde nos conocimos
éramos dos chavales
jugando a las escondidas,
en mi volantín
los sueños se elevaban
muy alto se iban.

La calle ciega servía para todo
pero te fuiste en un amanecer
más nunca el jolgorio infantil
lo disfruté
por qué?
Me faltaste tú.
leer más   
20
6comentarios 93 lecturas versolibre karma: 157

Me tragué los insomnios… poema encadenado a su "Sueño "de Mary Peña

(«Si entras a mis sueños,
despertándome, por favor,
llévate también mis insomnios »)
Mary peña 

Ya estoy en tus sueños
no vengo a perturbar tu solas descanso
en esa heredad del etéreo
de amplios atardeceres, y oliente florecer
sembrado de girasoles y en la vertiente de tu mar
árboles de nogal como un ejército imperial
velan el descanso de tu halo solariego.

Camino más allá de tu sosegado descanso,
me asomo a un bosque colmado de abedules
y debajo de un nicho de hojas te encuentro
¡Eres la virgen de mis sueños! 
Te respiré, si, aspiré tu perfume
como la abeja lo hace con su flor
y no temblabas de miedo, ni de pasión.

Intenté fundirme en tu paraíso
lo tengo que decir
que el corazón me tiembla
y el tiempo se yerta sobre el infinito.
Acaso el viento no añora el atardecer
se juntan y viajan por el poniente
mis manos te contemplan, solo te contemplan
en un mágico atardecer.

No pierdas la memoria de este encuentro
el pasado calla su muerte
y la tristeza viaja al final del mismo
pobre la alegría tan efímera que es
un breve encuentro y pasa.
Vuelvo a ti
a manosear el aire entre mis manos
eres invisible y mortal
y sigues imperturbable.

En tu nicho de siglos
colgué el aire en una ventana
miré tu hora, el reloj prosigue. Tic-tac, tic-tac
dispuse de un soplo y sustraje
tus agobios, tus pesares, tus tristezas
y melancolías y tus insomnios me los tragué
aprovechando el haz de luna llena.

Y te mire tan blanca y hermosa flor del vergel
tu nicho desflora el amanecer,
las sábanas huelen a sándalo,
canela y naranja.

Es la hora de abandonar tu celaje
y me encuentro en este mundo finito
ya no estás en la cama ni en las almohadas
tampoco está el silencio que te acariciaba
todo se lo llevo la nada,
se fueron por los aires como oleadas
el frondoso árbol que te enamoraba
se fue en el verano
lo calcinó el sol en una mañana
ya no estás en mi presente
todo lo acabo la nada.

De ese viaje por el mundo de los sueños
solo me reconfortan que tus insomnio
me los tragué y los lancé por la ventana.
En el momento que despiertes
de tus sueños de unicornios y hadas
de grillos, de arroyos y manzana
incontinencia mía
tu Alma como fina cascada
se estará paseando imperturbable
por el gran lago del inconsciente.

Mientras tu “yo personal” estará mirando
un nuevo amanecer…
leer más   
18
6comentarios 65 lecturas versolibre karma: 125

Aroma de rosal

Déjame sentir tu aire
de aroma de rosal.
Déjame sumergirme
en las aguas de tus sueños,
que es un manantial.

Hasta que las hojas
maten al otoño estaré extrañándote.
Hasta que los laberintos se pierdan
Yo estaré pensándote.

Solo quiero recoger
las lágrimas de tus dolores,
como las gotas de las lluvias
son recogidas por las flores.

Solo Siembra tu mirada
En mi mirar,
que los frutos del amor
te quiero dar.
leer más   
22
11comentarios 176 lecturas versolibre karma: 119

Tarde azul

Y yo le escribí: Si la vida es un sueño,
usted es vida de un sueño,
sueño de una vida.

Y Mini me escribió:
La vida es sueño, y los sueños sueños son…
(Calderón de la Barca).
Y como realmente no sueño,
mi vida es ese sueño mismo.

Y yo le escribí: Por ese motivo,
si me dieran a elegir
entre el azul noche desnuda
y el azul oceánico sosiego:

me quedo con el azul cielo
de su corazón de fuego,
sueño azul de noche desnuda,
oceánico sosiego.

Y en un sueño cielo azul domingo,
Mini y yo,
nos quedamos soñando.

De Arrullos de estrellas, 2014
leer más   
4
sin comentarios 23 lecturas versolibre karma: 47

Insomnium

El insomnio conquistó mi sueño, como acostumbraba cada noche. Es por eso que me levanté a echar una ojeada a mi estantería. Mientras observaba los libros creí ver, de reojo, la puerta entreabierta. ¿No había echado el pestillo? De pronto, algo pareció moverse en la penumbra. Permanecí inmóvil unos instantes hasta que, poco a poco, comencé a abrir cautelosamente la puerta. La tenue luz de mi lámpara impregnó de tímidos rayos el pasillo.

Entonces contemplé una oscura figura que, muy lentamente, se acercaba a mí. Ya no sentía miedo, pues mi corazón parecía saber más que mi razón. ¿Y sus pisadas? Si mi vista me fallase, no serían mis oídos los que me advirtieran. Casi que podía ver aquella silueta; tal vez un manto gris, acaso una larga capa.

Las tinieblas parecían alzarse sobre mí. Retrocedí justo para ver morir a la luz y la oscuridad bañó la habitación. Cerré la puerta y eché el pestillo. La lámpara estaba apagada. Comencé entonces a retroceder, paso a paso, con la mirada clavada en la puerta.
De pronto, tropecé y caí la cama. Me precipité rápidamente a encender la lámpara. La luz iluminó sutilmente mi dormitorio. “No entrarás todavía…”, murmuré entre dientes. Volví a levantarme y, como si nada hubiera pasado, volví a echar un vistazo a la estantería. Cuando mis ojos se posaron en Baudelaire, no me lo pensé dos veces.

Aquellas flores tan maléficas acentuaron mi desvelo. Tal vez era momento de leer un poco de Tolstoi. Así pues, mientras lo hacía, las agujas de mi reloj avanzaban más rápido que nunca. Quizá era la hora de leer a Víctor Hugo. Y leyendo a Víctor Hugo, las agujas de mi reloj se paralizaron. ¿Otra vez la sombra?

Cerré el libro, malhumorado, y contemplé que la puerta estaba abierta. ¡Si ni siquiera la había oído! “Esto ya no puedo permitirlo”, dije en voz alta y, acto seguido, cerré una vez más de un fuerte portazo. Suspiré, y de nuevo dirigí la vista a la polvorosa estantería. ¿Sería Kafka mi solución? Fue Kafka pues a quien me encomendé entonces. Puesto que no me fiaba de la sombra, no volví a la cama, sino que empecé a dar vueltas por el dormitorio. Al tiempo, el proceso del señor K. fue turbando mis pensamientos. Nadie me molestó.

“Creo que se ha ido”, pensé al rato. Cerré el libro y volví mi cama. Tras echar un vistazo al móvil y asumiendo mi desvelo, decidí repasar algunos de mis poemas. Poco después de hacerlo, la puerta se abrió de golpe. Me sobresalté. Las sombras penetraron una vez más en la habitación y la lobreguez conquistó mi sitio.

Desesperado, encendí el móvil para intentar ver algo. Me sorprendió encontrarme un libro de Unamuno en el suelo, por lo que decidí recogerlo. La lámpara no funcionaba. Activé la linterna y comencé a bañarme entre las líneas de Unamuno. No fueron ni más de diez cuando la sombra irrumpió.

Le vi lo suficiente como para comprender quién era. Poco más pude recordar entonces, excepto vagos recuerdos; cosas que nunca pasaron y el esbozo de un mundo mejor.
leer más   
3
sin comentarios 20 lecturas relato karma: 40

Mi máquina del tiempo

Aquella banca de cuatro estaciones donde el sonido melifluo de cada palabra que atraviesa el viento, quedó detenido y se convirtió en un espacio, en un vacío inmenso.

Cada minuto andado ha corregido la parábola de aquellas estaciones donde las historias se cruzan y el camino engrandece. Momentos que logran quedar en la memoria, como si fuese ayer y hoy vivida.

Así transcurren los días, donde las palabras toman sentido y cada letra es un suspiro de los mundos revividos.

Ojalá pudiese detener el tiempo y acariciar de nuevo ese preciso momento; un instante, un mágico encuentro.

Volvería a aquellos lugares donde imaginé el viento mecer mi alma, cruzaría de nuevo por la oscuridad sabiendo que al final de cada paso podría sentir que no hay vacío alguno al cerrar los ojos; solo la luz y el frágil brillo que se encontraría frente a mi ser.

El poder concebir la idea hace crecer mis sueños de tan añorados anhelos en cada estación con sus diferentes mosaicos y coloridos tonos que hacen que la vida sea vida en cada segundo pasado.

Es un para siempre inmediato el repicar de un ahora, con un poco de promesa y otro tanto de locura, procurando el observar lo que no se puede ver, conociendo lo inaudito en un palmo de segundos y tejiendo minuto a minuto las horas que se volverán mágicos recuerdos guardados al cerrar los ojos, vividos al respirar el viento.

Ojalá y ésta, mi máquina del tiempo, pueda llegar justo donde andar es igual a felicidad y que las letras escritas tomen vida en el segundo exacto donde se crean las cuatro estaciones, donde ha faltado, y más aún, donde ya ha estado.

Así, son las letras que se plasman en un papel, que espera lentamente a ser leído; una carta escrita que se convierte en suspiro que surca el espacio a gran velocidad; es mi máquina del tiempo donde cada palabra se construyó con anhelo y la ilusión de viajar al cielo, de caminar con el sonido de las olas con el aroma del viento.


Por: WilyHache®

Publicado: 28 de Noviembre de 2018

Saudades 8 de Junio de 2017

NLD, México
17
4comentarios 98 lecturas prosapoetica karma: 121

Déjame entrar en tus sueños

Déjame en tus sueños entrar
para tu descanso cuidar,
para que te acuerdes de mí,
y yo pueda estar junto a ti

Subir una montaña y desde ahí observar
las llanuras, los valles y el lejano mar
Correr por el fondo de las quebradas
llenas de flores amarillas y rosadas

Quiero que en tus sueños me acojas
para caminar juntos y lograr encontrar
un tapiz sembrado de miles de hojas
en el que ,tú y yo riendo,podamos jugar

Déjame llevarte al lago mágico de aguas cristalinas
donde las hadas habitan,donde las flores palpitan,
los peces dorados, sus doradas aletas agitan
al son de la música de cascadas danzarinas
leer más   
15
7comentarios 64 lecturas versolibre karma: 117

La ventana de mis mundos pequeños

Te abrí las ventanas
de mis mundos pequeños,
las cerraste sin darles a las mañanas
la luz del sol de tus sueños.

Tu presencia es sed
cuando supo ser frescor de manantial.
El tiempo huele a hiel
cuando fuiste aroma primaveral.

Son barcos mis pensamientos,
anclados en el puerto del desvelo,
Quieren zarpar del insomnio
para navegar en el consuelo.

Son mis ansias
jinetes que no descansan,
corren detrás de dichas
que nunca se alcanzan.

Deja vacíos como páginas en blanco
Tu desmemoria.
Borraste todo lo nuestro
del libro de nuestra historia.
leer más   
19
15comentarios 169 lecturas versolibre karma: 107

Hoy pienso en ti...


Donde ha quedado la vida
Lienzo de piel sin tocar
Matices de un alma perdida
Dónde te encuentro sin volver a tras

Abstracto sustantivo que hipnotiza
Química perfecta que reclama
Manecillas que giran
Sin la chistera artimaña

Magia extravía
Los pasos con libertad
La pesadilla que absorbe
Irrumpe cándido iluso pensar

Donde habitas los segundos
Cuando estoy pensando en ti
La verdad de la añoranza
Germina el saber de la bonanza

La memoria del sorteo entre mis manos
El piso remarcado de tus huellas
Óleos de caricias y de esencias
Tu sombra en el suelo me ha besado
Se disuelve el mundo en ti…

Velero entre la mar sin el océano
Revive la consciencia de las frases
Alevosía entre dos cuerpos
Pienso en ti…

Confabulan los paisajes
Mil maneras la conquista
El pensar es sin tenerte
Absoluta limerencia
Que reinventa los sentidos

Hoy, hoy pienso en ti…





Por: WilyHache ®

24 de Noviembre de 2018
11:15 am.
NLD, México
20
4comentarios 94 lecturas prosapoetica karma: 105

!!!Deseo Ilusorio¡¡¡

No lo puedo negar
sueño que te tengo
despierto y me sorprendo
con la triste realidad
que solo te amo en sueños
__¿Quien eres?
_____¿Donde estas?

____No lo puedo negar ___
un dia mire tu foto
me prendaste
cosas de locos
que solo a mi...
me pasarán

___No lo puedo negar ___
tu piel
mis manos no han palpado
y....
solo en sueños
te he amado


___No lo puedo negar ___
eres un espejismo
que miro solo con ojos cerrados
vendado...
si...
vendado...
por un amor ilusorio
por una pasión irreal

___No puedo negar ___
que es una locura
amarte...
sin tenerte
mirarte...
sin verte
pues...
etérea eres
musa de sueños y placeres

___No lo puedo negar ___
tus ojos son estrellas
que me ayudan a navegar
por horizontes eternos
por mares llenos de sueños
y océanos de realidad.

___No lo Puedo negar___
leer más   
9
4comentarios 86 lecturas versolibre karma: 104

Nostalgias del corazón

Se amotinan los recuerdos
Crece la amnesia en los labios
Piel que huye del presente
Caricias que reprimen el pasado

La Conquista de silencios
En los trayectos adversos
Que retornan la respiración
Al resurgir en el tiempo

El ideal de un te extraño
Que se sumerge entre el par
Mariposas pululando entre sonrisas
El te extraño de verdad...

Donde has quedado recuerdo
Fallida nostalgia en memoria
Abrazos perdidos distancia
Te busco al desear la gloria

Concediendo libertad
Con escudos de lágrimas secas
Se ha rodeado el corazón
Cruel batalla con la ausencia

Las pupilas que dilatan
Guerreros de aromas pasados
El amor en la repisa
Se ha quedado congelado

He perdido la nostalgia
Entes en lucha a mi diestra
Con escudos de lealtad
La siniestra me ha mostrado

Han dejado de existir
Se han ocultado de mí
Una imagen que recorre
Los detalles me socorren

Majestuoso pundonor que se sonroja
Que yaces entra la espina y la rosa
Al pinchar son el cobijo del dolor
Así otorga vida el amor

entre nostalgias del corazón…


Por: WilyHache ®

22 de Noviembre de 2018
13:43 pm.
México
28
12comentarios 127 lecturas prosapoetica karma: 123
« anterior1234521