Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 34, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Cuento corto: Canario

Nuestra historia comienza en un pequeño pueblito donde una dama tenía como mascota un pequeño canario. Como a ella le encantaba el canto de las aves prefirió tomar la decisión de tener su propia ave que le cantara en las mañanas.



El canario a pesar de ser pequeño sentía vergüenza de cantar ya que contaba con una voz desafinada.



En las mañanas la dama trataba de que su canario cantara para ella. Pero todo era inútil. Ella no se quería deshacer de su mascota porque aun así ella lo quería. Pero lo que más le daría felicidad seria que su propia ave le diera bellas melodías al amanecer y de esa manera recibir el gran día.



El pequeño canario trataba, pero seguía desafinado, que los vecinos de la dama se molestaban y esto solo agregaba que el canario sintiera pena de él mismo.



Un día por ahí pasaba una rata que había robado un trozo de queso el cual se escondió en un tejado. Mientras comía, veía a sus alrededores pero por una ventana notaba que había un pequeño canario abatido viendo hacia abajo y se mostraba deprimido.



El ratón termino de comer su queso y se dirigió a ver al pequeño canario.



Cuando el ratón llego en donde se encontraba el canario tomo una pequeña piedra de una maceta de su ama y la lanzo hacia la jaula para llamar la atención de este mismo.



Al chocar la piedrita con la jaula el canario se acerco a ver que sucedía y fue cuando el ratón llamo su atención.



Ratón: ¿Por qué tan deprimido mi pequeño amigo? ¿Acaso no es un lindo día para vivir? (mientras extendía sus brazos para demostrar el bello paisaje del pueblito)



Canario: Pues para mí no… Mi ama desea tanto que la despierte con mi canto. Pero solo cuando lo intento sus vecinos se enojan y yo solo la pongo en vergüenza (Con voz deprimida).



Ratón: Pues cantar no es fácil mi pequeño amigo yo también canto horrible (tratando de animar al canario) y eso no me avergüenza ya que hago reír a mis amigos.



Canario: Pero cuando canto mi voz se desafina porque solo recuerdo las quejas de los vecinos de mi ama y es como si apretaran mi cuello…. Yo qué más quisiera agradecerle el cariño que me tiene mi ama despertándola con bellas melodías (Todas estas palabras se sentían dichas con mucha desilusión).



Ratón: ¿Serias tan amable de cantarme un poco?



Canario: (Apenado) Solo creo que te molestare.



Ratón: Pero no te puedo ayudar si no puedo ver por mi mismo el problema que tienes pequeñín.



El canario se aleja de la jaula y se dirige a su columpio para ignorar al ratón. El ratón al ver esto se trepa a otras masetas que había colgadas por ahí y le vuelve a llamar la atención del canario.



Ratón: Solo trato de ayudarte .No es forma que me ignores. ¡Si en verdad quieres a tu ama! Déjame ayudarte por favor.



Canario: ¿Me prometes que no te molestaras ni te burlaras de mi? (desconfiando de las palabras del ratón).



Ratón: (Poniendo su pata en el pecho) Te lo juro… Solo quiero ayudarte pequeño.



El canario tomo aire y cuando empezó a cantar, el ratón noto que el cerraba los ojos y trataba de encogerse eso provocaba que sus pulmones no tomaran el aire suficiente para la melodía. En si el ratón dedujo que la postura era parte pero lo demás era que no creía en él.



Se escucharon algunos quejidos de los vecinos y el canario paro inmediatamente de cantar.



Ratón: Lo primero que note desde un principio es tu postura eso se puede arreglar pero al parecer dejas que los comentarios de otros influyan en ti.



Canario: ¿De qué hablas? (no entendiendo al ratón)



Ratón: ¡Sí!... Te dejaste invadir por lo que ellos piensan de ti, que al parecer tú no tienes voluntad de tratar de cantar y especialmente a tu ama.



El canario se acorruca notando la verdad. El ratón amablemente empezó a hablar con él y pasaban las horas.



Ratón: Bueno ya corregimos tu postura ahora cuando estés cantando solo debes de pensar en el cariño que le tienes a tu ama. Cierra tus ojos y piensa lo feliz que se pondrá cuando la despiertes en las mañanas.



El canario empezó a recordar el amor y el cariño que le tenía a su ama. Como a pesar de no poder cantar bien lo seguía queriendo. Esto provoco que salieran lágrimas del canario y este a su vez empezó a cantar.



El ratón se asombro. El canario por fin consiguió cantar. Por último el ratón aplaudió al canario. Este se sonrojo y hablaron un rato.



Por fin llego la mañana. El canario se despertó temprano y empezó a cantar con afecto para su ama. Ella se levanto inmediatamente y al ver que su pequeño canario por fin le cantaba esta lo saco de su jaula y lo acaricio.



Ama: siempre supe que lo lograrías, solo era tener paciencia (Mencionando con cariño a su canario).



Fin



Moraleja: No te transformes en lo que ellos piensan de ti. Tú cuentas con la fortaleza necesaria para lograr tus metas y cuando hagas algo, No se te olvide hacerlo con sentimiento y emoción.
5
2comentarios 40 lecturas relato karma: 76

Honey

Honey
Cada día es uno nuevo;
lleva un mensaje de amor
que fortalece la vida.

Cada día trae la oportunidad
de germinar las semillas
de la esperanza y desarrollar la visión;
genera capacidad de exposición
y de construcción de bonos.

Cada día permite experimentar
la vida y disfrutar
de la belleza de la humanidad.

Hoy es un paso para mañana,
una oportunidad para avanzar
para llenarse la vida.

Una vez que nos damos cuenta,
cómo la vida está llena de amor y paz
satisfacemos el alma, tenemos sentido real
para entender el propósito de vivir.

La vida, lo que más nos gusta
se convierte en un oasis,
en una anticipación del amor
y de los sentimientos;
drena el dolor y lo que nos mancha.

MMM
Malu Mora con Giasuddin M q.e.p.d
leer más   
19
20comentarios 81 lecturas versolibre karma: 144

23 de julio

23 de julio. Demasiado ruido tiñendo la brisa. El verano miente.
Me miro al espejo y descubro que una belleza mentirosa me envuelve. Otra túnica negra cubre mi cuerpo no-normativo.
Sonrío mientras pienso que soy una jodida hipócrita: estoy escondida en mi interior, bajo capas y capas de caderas distantes, supervivientes a mis propias reglas. Las amo. Lo más imperfecto de mi inteligencia está nevando sobre las cumbres más elevadas. Siempre supe que el Everest soy yo aprendiendo a volar, enseñando mis alas a una multitud que solo quiere sangre.
Abrazada a mí misma. Desnudándome. La suavidad de mis manos es mi arma más cruel. Demasiado alcohol para una copa tan diminuta. Me acaricio y empiezo a latir algo más rápido...
Puedo ser mi propia eternidad.
Recuerdo cuando jugaba a peleas con el sol y pasaba las tardes drogándome con mi propia saliva, peinando las horas con mi espada más dañina, queriendo huir de mí misma... Luego me quería con locura.
Vomité pensamientos excesivos tras marearme con el roce de mi propio pelo; el humo de algún cigarro malherido se iba flotando a través de mis ojos -que cerré demasiado deprisa-; me recordaba lo que era yo, un éxtasis no del todo maduro.
Tanta apatía estrellándose contra mis oídos podría ser mi pasaporte a mi propia realidad. Necesitaba escuchar música más sincera.
Apoyada contra una pared manchada de besos perdidos al terminar la noche, acorralada por su mirada sin domesticar. Una niña que ha crecido más que yo, de ojos del mismo color que la planta traidora que no encontró un terreno fértil en mi espalda, atravesándome las venas, siendo bombeada por un sístole-diástole-sístole lleno de nuevas promesas, desbocándose...

Me atacó con esos labios que lloraban carmín, cuyo consuelo fue ir robando con calma el poco aire que me quedaba cuerdo. Su beso impactó contra su destino tantas veces que pude seguir viviendo sin volver a respirar.
Ahora permanezco sobre el papel, pintado de ese rojo que solo ocultan los sentimientos que arden, preguntándome qué demonios sería para ti... Respondiéndome qué demonios sería para mí.
10
5comentarios 86 lecturas prosapoetica karma: 96

• efímero cincuenta y ocho •

Ya no soy lo que era
pero no importa.

Ahora me miras
y mis demonios te miran de frente.
Las aguas embravecidas
te dan la bienvenida
con ese vaivén sinvergüenza
que muestra que este afán que ahora soy
de idas y venidas
solo ansía distraerse de la realidad
y reírse sin parar:
disfrutar sin medida,
pasión sin límite...
rugir hasta caer rendida.
Ya no quiero drama
quiero calma.
No me culpes por acabar siendo lo que dije una vez que odiaba.
No me culpes por acogerme a lo que sujeto entre índice y traición.
No malinterpretes mis risas como cobardía o como el deseo de darle la espalda a los problemas.

Le he dado una buena hostia a la vida después de la última que me ha dado ella
y ahora creo que estamos en paz.
He cerrado de un portazo al darme cuenta de que cada segundo es irrecuperable:
voy a disfrutar de todo lo que pueda
y voy a ser todo lo que nunca quise
y voy a hacer todo lo que un día rechacé
y voy a escuchar la música que me recuerda a él
y voy a escribir hasta que me sangren las manos y no los pies.
Esta vez,
si corro huyendo de la vida,
va a ser para llegar al hogar:
a él.

Ya no soy lo que era
pero no importa.

Ya no soy la niña que jugaba a ser guerrera
soy la mujer mina que explota en medio de la carrera.
Ya no soy la inocente que jugaba a amar
soy la loca que grita mientras se entrega a las olas de placer que ofrece de noche el mar.
Ya no soy la que se creía las mentiras
soy la que miente únicamente cuando me preguntan si por traerte de vuelta moriría.
Ya no soy la que escribe sobre fantasía
soy la que fantasea despierta con una noche donde él me clava los dientes
[soy su presa]
y yo le clavo las uñas
[mientras me quema].
Porque el único tipo de amor en el que creo y al que me ofrezco
es al que arde hasta que
de las cenizas
crezco.
Ya no soy la que huye de infiernos
he asumido que el más grande lo tengo dentro
y pienso arder y llevarme por delante a todos aquellos que en su día quisieron pararme.

Ya no soy la que era
pero no importa.

Porque la sorpresa en tus labios es la victoria en los míos.
Porque ya no soy la tonta que hincaba la rodilla ante falsos dioses
ahora tengo yo el trono y lidero a los leones.
12
2comentarios 69 lecturas versolibre karma: 98

Preguntó ( no es necesario que lo voten tenía esas ganas de reeditarlo)

Preguntó:

Como te sientes?
A veces optimista otras decaigo.
Cuando menos lo espero
el miedo me toman por sorpresa
a cualquier hora del día o en cualquier oscura esquina

No le importa que el sol brille,
o si la tarde está fría, me toma donde se le antoja,
donde se le da la gana, hasta hacerme toda suya.

Muchas ocasiones me despierta por las noches
con la mente a oscuras, buscando a tientas un camino
en el que pueda vislumbrar una chispa de futuro,
pero la incertidumbre gana, va anulando mi sueño
y sumo a mis noches una noche muy larga
una más de desvelo.

Y no me dejan nutrirme las interrogantes,
y los pensamientos que como ejambre de abejas
zumban y hacen preguntas
dentro de mi ya cansada mente,
me asustan y no me dejan hacer nada,
a tal grado que me inmovilizan en algunas ocasiones,
y por segundos vuelve a tomar mi voluntad.

Y el cansancio prematuro que se siente,
que te abraza, donde el peso se acumula
y ese cansancio de meses de años,
el cansancio de un cuerpo que ya no puede más
que ya no sabes si te pertenece,
ha sido tan maltrecho que cuando te miras al espejo,
otro rostro ves en su reflejo.

Y te buscas y no te encuentras
no sabes en que sección de ese laberinto de consultorios
y decenas de cuartos ambulatorios
o en que tratamiento casi obligatorio
por tu vida, allí se quedó hundido en ese negro sofá frío.

Dónde se acabaron las ganas?
Dónde se acabó la voluntad?
Donde un lastimado y herido cuerpo
no pudo dar una muestra de fortaleza más?

Y no aguantó en su carretera de venas
una pincha más, y un grito ensordecedor
pero silencioso disfrazado de sollozo
se rebela y quisiera desvaneserse
hasta quedar liso transparente, inexistente

y como novios al final de una relación,
balbuceando dices a la enfermera,
para que no se sienta mal cuando ya no puede más.

" No eres tú , soy yo"

Pero la más dolorosas son esas agujas de muerte
que atraviesan el corazón sin piedad
que esa gente sin sentimientos,inhumanos
que sin conciencia como gusanos

sin tocarse el corazón ni detenerse
a pensar un segundo te apuñalan
con sus comentarios y deseos mortales
como si ellos fueran de una raza aparte
que nunca el infortunio les fuera a tocar
y creyendóse dioses te condenan

Y el cansancio de una mente
que no para y no deja de dar vueltas
pensando lo que vive, por más que lo intente,
con desesperación busca una salida
a tan grande círculo de zozobra y dolor.

Y allí está! Claro que aparece
y no cualquiera lo tiene
las sonrisas, la alegría
de esas caras que te miran con amor,
las que te vuelven a la vida,
las que te dan medallas de vencedor.

Así la batalla a la lucha
por la vida diaria,no es nada comparada
con su decicación, hoy te lo digo, las mejores armas,
las que vencen, las que razgan y cauterizan el dolor
es la más grande, es sólo una , llamada amor.


MMM
Malu Mora



foto tomada en alguna clínica de cualquier parte del mundo
leer más   
13
12comentarios 124 lecturas versolibre karma: 97

• efímero sesenta y nueve •

He aprendido a estar sola sin sentirlo. A sentirme en paz conmigo.
He aprendido a mirarme al espejo y sonreír. A soñar despierta los domingos.
He aprendido a leer mi alma y aceptarla. A volver atrás únicamente para cerrar ya inútiles capítulos.
He aprendido a buscarte sabiendo que no te voy a encontrar. A toparme con tu ausencia agónica pero asumirlo.
He aprendido a deconstruirme. A utilizar mis cenizas para formar un nuevo nido.

Y después de todo lo aprendido, solo veo flores muertas adornar las estanterías de mi corazón y recobecos llenos de polvo, café caducado y olor a destrucción. Solo veo que a veces no logro encontrarle sentido a nada y el suspiro que emerge de mi boca ya por siempre sentenciada por no haber gritado lo que una vez debí asumir en voz alta, revela más verdades de las que soy capaz hoy en día de encajar sin hundirme.
Después de todo lo aprendido siento que hay días en los que solo navego por este mar que no lleva a ninguna orilla o a ninguna parte en absoluto. Un simple vaivén que no deja de recordarme lo que he perdido y nunca recuperaré.
Solo veo que a veces no consigo plasmar ninguna imagen lógica sobre mi futuro porque siento que mi día a día está estancado en el tiempo, que los relojes se ríen de mí clavándome sus agujas para desesperarme y meterme prisa cuando en realidad las horas no están pasando, cuando en realidad no sé sobre qué tipo de cristales estoy caminando ni qué heridas son reales y cuáles ficticias para irlas sanando.

He aprendido a estar sola sin sentirlo. A sentirme en paz conmigo.
Y aunque a veces este vacío rompa con su eterno desafío esta ataraxia que tanto me ha costado conseguir que crezca dentro de mí, voy a nadar contracorriente cuanto haga falta, porque la vida podrá seguir provocándome con su poder tiránico que todo lo que desea me lo puede arrebatar y me lo arrebata, pero yo voy a luchar con dientes y garras y voy a seguir aunque el mar nunca vuelva a estar en calma, porque cada vez estoy más cerca de respirar bajo el agua y hacer las paces con todo lo que antes me ahogaba.
4
4comentarios 45 lecturas prosapoetica karma: 54

Efímera felicidad

Pasamos media vida buscando completarnos,
hacer algo con ese vacío que nos deja a medias,
insatisfechos.
Como todo vacío,
porque no sabemos aceptar ni apreciar nada
que nos sepa a poco,
tratamos de llenarlo.
Hay quien lo tapa con billetes y riquezas,
quien lo borda con amor y cariño,
incluso quien lo adorna a base de posesiones
y aquello llamado ego.
Pero nadie
consigue llenarlo,
dime
querido amigo,
¿cómo pretendes aliviar tu propia sed
llenando el vaso de otros?
Pasamos media vida buscando que nos completen fuera,
sin entender
que somos nosotros mismos
quienes tenemos que completarnos dentro.
Y en cuanto lo entendemos,
en cuanto entendemos que la paz está en la esencia
y llenamos nuestro propio vaso,
pasamos la otra mitad
buscando que no se vacíe.
Pero dime,
querido amigo,
¿cómo pretendes ser feliz pretendiendo serlo?
Un vaso de agua
jamás podrá llenarse de vino
sin antes
haberlo vaciado.
leer más   
4
sin comentarios 34 lecturas prosapoetica karma: 55

Ve hasta el final

Frente al espejo,
atrás quedaron las drogas,
las notas de rechazo a tus poemas,
los filos de navaja al doblar
las esquinas de la boca del lobo,
los 12 años de auto-desprecio.
Mira a donde has llegado:
eres ese ejemplar firmado de tu libro
que Iribarren le dio a Diego Vasallo
en la barra del bar
donde actuaba Rafael Berrio;
y también los adjetivos de fuerza
y de profesionalidad
que te dio en privado
uno de los mejores escritores
de novela negra
tras una lectura de tus versos.
Y aunque podría decirme a mí mismo:
"Ya puedes morirte tranquilo",
todo poeta sabe que para morir en paz
tiene que ir hasta el final.

(Abel Santos.
de LAS LÁGRIMAS DE CHET BAKER
CAEN A PISCINAS DORADAS,
Chamán Ediciones, 1era edición 2016,
2da edición 2017)
leer más   
10
10comentarios 178 lecturas versolibre karma: 115

Alzheimer (Cuando dices mi nombre)

Cuando dices mi nombre,
a veces soy tu prima,
otras tu sobrina,
pero nunca tu nieta.
Cuando dices mi nombre,
preguntas por el yayo,
o quizá por tus padres,
ellos yacen tras la ermita.
Cuando dices mi nombre,
no recuerdas si regaste
o si no lo hiciste,
¡aunque no tenemos plantas!

Cuando dices mi nombre,
siempre sonríes,
dejas entrever tu alegría
entre tus dientes;
me hablas de tu infancia,
una y otra vez
una y otra vez,
una y otra vez,
pero siempre con la misma ilusión;
me preguntas por los estudios,
por la familia,
elevándome en una burbuja de aprecio
hasta una nube de cariño y afecto.

Pero a veces

Cuando dices mi nombre,
me estremezco,
no imagino qué dirás,
me asusta pensar que un día
cuando digas mi nombre
te bloquees, balbucees
y ya no recuerdes mi nombre.
leer más   
6
3comentarios 35 lecturas versolibre karma: 70

Que fortuna sería

Que fortuna sería la de romper las cadenas que aprietan esa extraña angustia de no saber quién eres, que buscar, cuál es tu hado. Ese desconocido ser que se esconde en tu interior, que te atrapa cada vez que intentas escapar, que te retiene en su mazmorra de miedos y desazón, que absorbe tu vitalidad como el parásito que succiona la sangre a su huésped.
5
2comentarios 185 lecturas prosapoetica karma: 68

Espíritu del miedo

Había una vez, un hombre que no sabía que existía, pues el espíritu del temor lo había atrapado en sus redes. Este demonio, de nombre Luzvel, se alimentaba de los sueños e ilusiones que una vez este hombre tuvo cuando era un niño. Este espíritu maligno aparece siempre en una edad adulta, incluso a veces, en la juventud, cuando los ojos de los hombres y mujeres que este diablo posee, pierden ese mágico cristal con el que se contempla el mundo cuando se es todavía un niño.
4
2comentarios 81 lecturas relato karma: 37

Supérame ahora que te he vencido

Ayer salí de nuevo a la calle de las rosas,
vestía de nuevo el traje esperanza;
y ya no tenía lágrimas en los ojos
después de que te hubieras ido.

Caminé, como solía hacer antaño,
antes de que las cadenas me oprimieran a tu yugo;
y ya no tenía lágrimas en los ojos
después de haber llorado tanto.

Recorrí con la mirada las aceras,
las gentes y sus rostros;
y ya no tenía lágrimas en los ojos
después de ver la felicidad de nuevo.

Era la brisa fresca, el aire corriendo por mis entrañas,
el nacimiento y la muerte del cólera en mis caderas;
y ya no tenía lágrimas en los ojos,
y ya no tenía lágrimas en los ojos.
leer más   
13
3comentarios 98 lecturas versolibre karma: 98

El muro invisible

Enorme era el muro que se le enfrentaba; era tan alto que llegaba a rasgar el cielo. “¡No desfallezcas! Has llegado hasta aquí y has de superar esta gran muralla llamada miedo”, pensó. El hombre observaba. La respiración se acelera, los músculos se tensan, el corazón resuena con fuerza. Es hora de partir. Recuerda siempre quien te enseñó a caminar.
4
2comentarios 52 lecturas relato karma: 60

El infeliz

Despierta: hoy es el día de la marmota.

Como Phill Connors
miro mi sombra cada mañana. Cada día

me doy otra oportunidad
para no venirme abajo en la desesperanza,
para que mi vida tenga sentido
aunque le falte el giro,
como le falta el día oculto de la felicidad despejada
a quien sólo anda el camino
de una larga y desamada soledad.

Ella es buena con los niños,
los débiles y los necesitados,
y yo soy un desalmado
a quien sólo le incorpora el recuerdo
de su preciosa alma blanca.

Y así, siempre que vacilo y me rechaza
se convierte en el día en que me inicio

solo

en mis sueños.
leer más   
9
2comentarios 137 lecturas versolibre karma: 102

He tenido

He tenido que mirarme al espejo para seguir adelante.
He tenido que mirar a mis adentros, para poder encontrarme.
He tenido que lavarme la lágrimas, dejar de llorar por un instante.
He tenido que tocar fondo, para poder levantarme.
He tenido que decepcionarme, para espabilarme.

Mi caída es constante, mi recuperación cada vez mas grande.
Corazón herido, convertido en un abismo, lleno de sangre.
Alma desesperada, vacía y desconocida, carente de viaje.
Hombre, levántate, no mires atrás, mira a quien te espere.

Todo esto he tenido que hacer, para seguir adelante, para poder hacer algo importante.
Y algún día, diré “Este sacrificio no ha sido en balde, ha sido el resultado, de tus metas, de tus mejores decisiones”.
8
2comentarios 70 lecturas versolibre karma: 16

No sean tus labios

NO SEAN TUS LABIOS
como la mano que ofrece una limosna
sobre el blanco aposento de la fiebre
No me rocen tus dedos
cual si fuese un cadáver
visto al final de los tiempos
Nadie venga
a demudar el signo de estas migajas
la colilla encendida en perpetuo insomnio
Que no te espíen mis pasos
bajo las pobres noticias de la luna
Prefiero estar solo
a ser tu fantasma


Texto perteneciente a mi libro: TEOREMA DEL VÉRTIGO Y OTROS POEMAS DE AMOR
10
3comentarios 190 lecturas versolibre karma: 56

ειρήνη

Estoy ahogada en mi paz interior...
Como en un sueño
Dormiré con la fiebre alegre de haber vivido
y despertaré en un sexto sentido de amor de cuna
Siento que la caricia de las flores inundan mi rebelde melena
¿Quién soy yo para robar el cielo?
Veo al lobo solitario que me saluda a lo lejos, que pronuncia calladamente mi nombre, hasta ahogarlo en las sonrisas de los locos que aman

Me ha vuelto licántropa
Me ha robado un beso

Entonces corro sin huir, ningún refugio puede detenerme, soy yo a contracorriente de las voces de los mayores que me temen
y de los niños que solo juegan a quererme

No soy capaz de derramar más océanos sobre la arena
He roto con lo más grande
(En mil pedazos inmensos)
He vivido sin llorarme
y habré muerto tras ser arte

Ahora solo siento el eco del Universo sobre mis hombros desnudos, con marcas de las cuchilladas que recibí al lavarme la cara de maquillaje
No deseo que un pintalabios adorne mi esencia
o que un frío esmalte decore el brillo de mi alma
Querían darme un trabajo de nodriza del Sol
pero no necesito siquiera llegar a luna para sonreír sin ataduras

Solo volveré a bucear en mi paz interior
El sueño simplemente era yo
Pequeñita muy pequeñita muy pequeñita...
Mi gran amor de cuna

(Mayo resurgió de sus cenizas)

(Me he vuelto licántropa)

(Le he robado un beso).
9
4comentarios 103 lecturas versolibre karma: 76

La leyenda del ave fénix

La leyenda del Ave Fenix relata la historia de un ave capaz de renacer de sus propias cenizas. Es un símbolo universal de la muerte generada por el fuego, la resurrección, la inmortalidad y el sol. También representa la delicadeza ya que vive solo del rocío sin lastimar a ninguna criatura viviente.
Sumergida me encontré!
Muy triste e insegura me escondí! De la crítica y la mirada, que me tenía acorralada, ante lo que en mis sentimientos albergaba! Me encontré desesperada! Muy dolida y engañada! Pero jamás derrotada!
Renací de entre las cenizas! Cuál ave Fénix que vuela! Y sin que eso me produjera! más que fuerza en mi tristeza.
Me sentí desamorada y un poco avergonzada! Pero la vida traería, un giro improvisado que me llevaría a seguir, haciendo lo que más amo.
Amo escribir! Aunque no sea una gran escritora y mucho menos poeta! Pero amo lo que saco de mi Alma liberada, de penas , engaños y malos tratos!
Agradezco en el alma! de mis amigos poetas! que jamás me dejaron sola, aunque no les diera razón de mi triste situación. Aprendo de mis errores! Los que me dieron muchas lecciones! y como siempre saldré y como ave fénix renaceré, entre cenizas y más, que no me van a derrotar!
4
sin comentarios 85 lecturas relato karma: 55

El campeón

En ese preciso instante pensó: “Dos años enteros de duro esfuerzo me han llevado hasta este momento. Un entrenamiento intensivo día tras día, y a pesar del sudor, la sangre, las lágrimas, y todos los golpes recibidos aquí estoy. Ahora soy más grande, más rápido, más fuerte; ahora soy un hombre que se ha superado a sí mismo, mi propia versión mejorada. Hoy es ese día en el que rozas la gloria con tus dedos, pero no es suficiente con eso. Queda el último esfuerzo, la hora de la verdad, el momento que has estado esperando toda tu vida. Cógelo por ti mismo. ¡No lo dejaré escapar! ¡No señor!”.
La campana lo despierta de sus pensamientos, centrando su mirada en el adversario. El combate por el campeonato del mundo acaba de comenzar.
5
sin comentarios 69 lecturas relato karma: 73

Nunca dejes de creer

Hubo un tiempo, en que los aedas cantaban las gestas heroicas de esos hombres que desafiaron lo imposible y regresaron victoriosos, donde el día a día de la humanidad se mezclaba con lo desconocido, y donde dioses, seres fantásticos y mortales convivían en un mismo universo. Ahora, en un mundo dominado por la oscuridad, donde la razón y la sabiduría han perdido su valor a favor de los placeres más artificiales, y donde las consignas de un sistema que protege a los señores del capital ha hecho que la cuerda de la desigualdad se tense hasta extremos insostenibles para la mayoría de los pueblos de la Tierra, debemos regresar a nuestros orígenes. Hagamos más caso a nuestras creencias espirituales, cada cual buscando su propio destino; hagamos de la fantasía algo cotidiano, creamos de nuevo en esos héroes que desafiaron al sistema para ser libres. ¡Seamos libres de nuevo!
Hagamos del amor nuestro escudo y de la verdad nuestra espada. Gritemos con fuerza al cielo para que nuestra voz llegue más allá de donde brillan las estrellas, y no dejemos de soñar, jamás; pues a pesar de todo, ningún hombre, ni tan siquiera el más poderoso de los dioses, podrá quitarnos nuestra capacidad de soñar y alcanzar la verdadera libertad.
4
2comentarios 98 lecturas relato karma: 44
« anterior12