Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 56, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Yo Soy Cielo

Yo soy cielo.

A veces,
contaminada de odio.
Y en más de una ocasión,
nublada de vista.

Cuando lluevo,
es porque llevo tiempo acumulado.
Acumulando muchas cosas,
que de algún modo tenía que soltar
rayos.
Y otras veces,
despejada, muestro todo mi potencial.
Incluso lloviendo de felicidad,
soy capaz de dar la vuelta al mundo
en con siete colores.

Yo soy, cielo.
Así que hazme calma antes que tormenta.
10
1comentarios 56 lecturas versolibre karma: 94

Trocito realidad

A un canino anónimo

Sus verdugos
(humanidad imberbe,
soberbia y torcida)
reían mientras lo escuchaban
llorar y ladrar ayuda
para que la tortura
a la que era sometido
(sin motivo aparente)
pronto terminara.

Intentó escapar
de los palazos, patadas y azotones…
pero con el cuerpo lastimado
solo avanzó unos pasos
antes de volver a ser golpeado.

Sus verdugos, ríen.

De Sombras, 2012
leer más   
8
sin comentarios 64 lecturas versolibre karma: 94

¿Cuánto vale tu paz?

No tengo bien en claro lo que quiero
pero tengo bien en claro lo que ya no quiero,
¿Cuanto vale tu paz?
Claro que no tiene precio.

Por eso amo como moja la lluvia
pero evito si puedo evitar caminar bajo las fuertes tormentas
si quieres piensa que es contradictorio
pero la sabiduría de la vida es mi gran consejera.

He tropezado con tantas tormentas
que mis rodillas se han gastado
y mi alma es una experta
en batallas y en guerras.

No soy cobarde por no querer guerras
hoy elijo mis batallas y que tormentas,
y cuando si vale la pena entrar en guerra
no todas merecen esfuerzos ni valen la pena.

¿Cuánto vale tener paz?
Mucho más que una guerra,
por eso elijo vivir en paz
porque ya he ganado tener paz frente a muchas tormentas de guerras.

Claudia Viviana Molina
13
18comentarios 112 lecturas versolibre karma: 102

Nos quema...

Nos quema la linfa derramada
en la copa quebrantada por una nube rota.

Nos liamos tempestades
a la penumbra. Hacemos vorágines,
mastines desatados,
destruyendo lo residual del vacío

Somos semillas maduras,
a vientos colmados,
eros enterrados, en perpetuos inciensos líquidos...
leer más   
5
4comentarios 40 lecturas versolibre karma: 77

Vivir en tormentas...

Odiaba la lluvia,
por que me hacia recordarla.
Odiaba el cúmulus de las nubes grises,
porque recordaba nuestras tristezas.
Odiaba el caer de las gotas,
porque me recordaba cuando lloraba.
Odiaba el relámpago, por que su luz
reflejaba la tristeza de sus ojos.
Y odiaba al trueno por que es el sonido
de nuestras almas destrozadas.
Por que vivir en tormentas,
destruyo lo poco que quedaba de nosotros!!!
y nos convirtió en un yo y en un ella!!!
leer más   
11
sin comentarios 41 lecturas versolibre karma: 91

Y otra vez el amor . . .

Y el alma entera
se aferra con dientes y uñas
al borde de ese precipicio...

esa frontera
ese horizonte imaginario
entre el tenerte y perderte...

y libran su lucha encarnizada
los colores del cielo,
entre azules y celestes
índigo, turquesa y esmeralda;
entre amarillos, naranjas, rosas y lilas;
en contra de más de cincuenta sombras de grises y claroscuros;
cada vez más tétricas, lúgubres, sombrías...

y recorro
los confines de mi esencia
una y otra vez,
y se me hace círculo y laberinto
la línea recta
el sendero infinito
que va del centro
al borde abismal
de un alma,
que con todas sus fuerzas
te anhela...

y nacen tormentas
maremotos incontrolables
el preludio del apocalipsis,
y me asfixio
me ahogo
me anego,
en el ojo del huracán...

Y es entonces
que vienes tú,
con tu caricia
con tu beso
con el timbre de tu voz
con tu cándida alma...

y traes sosiego
y traes bonanza,
y traes el alba
enredada en tu pelo,
y traes los soles
en el cosmos de tus ojos...

Y traes de vuelta
el azul del cielo
el amarillo del mediodía
el lienzo pastel del crepúsculo
la luna y las estrellas,
traes un firmamento entero
incrustado en tu seno...

la miel
la vainilla
la canela
el almíbar,
en la fuente
de tus labios
y en la cascada
de tu boca
y en el manantial
de tu blanco cuello.

Y otra vez la calma
y otra vez la esperanza
y otra vez el amor
y otra vez...

. . . . el caos exquisito.
leer más   
27
33comentarios 203 lecturas versolibre karma: 110

Como hoja sobre el agua

Cuando regreses de tormentas interiores…
no intentes atrapar la lluvia con las manos.
Déjala caer,
déjala correr,
que diluya el furioso vendaval.

Busca refugio en los bellísimos rincones
que aún existen,
donde la paz se respira,
donde la paz te desborda,
donde el silencio
es murmullo sosegado del viento...

Desliza lentamente tu mirada
y abre la puerta a todos tus sentidos.
Luego…
cierra los ojos.
Escucha el mantra susurrante
y cristalino del arroyo.
Expande el alma.

Y déjate llevar...
(quedamente)
como hoja sobre el agua...


Foto y texto: María Prieto
(Sierra de Aracena, Huelva)
16
14comentarios 90 lecturas versolibre karma: 108

Eres la tormenta

Te marchas en silencio
Y regresas en la lluvia

Y yo que suelo buscarte
Con los ojos cerrados
Perdida entre la gente

He llegado a entender
Tu sortilegio de velas
En medio de la brisa

Así como las tormentas
Que traes guardadas
Para cada verano
Dentro del paraguas

Llueve, te marchas, regresas
Pero las tormentas
Que traes dentro
Esas nunca escampan
leer más   
12
sin comentarios 75 lecturas versolibre karma: 138

Descontado... (Pseudoanticuento)

DESCONTADO...
((((Pseudoanticuento)))

____ ¡ Largo de aquí, cuento infeliz !.
La tristeza en maceta ya se siente jardín. Bien sabemos que carga el mar,
con las pestañas en las alas, y las noches frente al espejo quebrado.
Y a lo lejos está el cielo que cuelga como el milagroso ungüento... Más las
espadas blandas son ante las cósmicas entrañas hurañas como las noches
sin marido, en la luna enloquecida con el fervor espumoso del piélago ligero.
¡ Ah, cuento sin principio, historia inexistente, fraude vil a conveniencia !

___ ¡ Ondas ingenuas que entre sus muecas perece !... Sí, sí, mira con atención:
Allá está la luna montando la tarde, y recorriendo tardía la calle curiosa,
por no haber aceptado el sombrero ofendido, empecinado en agacharse
contando las estériles monedas con sus íntimos gusanos. ¿ Y lo cuentas ficticio ?.

___ No, sólo es una oferta. Real fantasía para los incautos... ¡ Oh, albergue pobre
de la gris materia !... Pálido recuerdo perdido poco a poco, en la urna helada de
los bolsillo ajenos.
__Pienso, me dices, aunque lo dude con frecuencia... Que quizá sea el momento
donde se sienten cercanas las fronteras del silencio que tratan de recoger todo
el contacto preocupado por el cambio... Por la ciencia desnuda con sus metálicas
veredas, en la humana estupidez que con ironía se regenera, y fabrica la insigne
inocencia huyendo.

___¡ No lo cuentes con calma !... Me dicen los silencios y las sombras que nada sé
de ellos, que nada es igual de peor en la mínima falsedad transformada en elíxir
veleidoso de lo verosímil sólo... ¡ Qué no lo cuente quitándole !... Ni ofertado.

Las gotas en la tormenta se elevan con el sol que se expresa desamparado en luz,
suplicante, y en la danza ritual de los gestos... ¿ Qué estoy diciendo ?
Dices callando... ¿ Acaso que he dicho algo ?. Y sobre todo, bajo esas figuras...

En los claros muros que murmuran, sin duda, y sólo a veces durante unos instantes
en los nidos de nieve que vuelan bajo el hielo con virginal rubor en las ánforas de arcilla
del aliento que se tiende acariciando lo que no se cuenta, lo que se quita de verdad,
lo que se confunde con gracia y se enreda sutilmente...

___ ¿ Qué tipo de vida hace la escena mortal del abuso más lleno de armonía ?
___Me dicen que digo, que la libertad de matar al débil y engañar a los ilusos, en
la razón incólume del engendro sin freno que se agita porque nadie lo quiere... Y que
sólo nadie debería contarlo, quitándole poco a poco la esencia que le evidencie en
la maceta que se ha creído jardín... Pienso, casi creo sentirlo, porque escucho que
en la lejanía lo dicen las montañas en la opaca quietud donde duermen los campos
de rodillas en la penumbra incierta que decora las ventanas abiertas...

No obstante, en este cuento, y no contando con mi ausencia momentánea que hace
bien a las cosas ya dichas, y que parecen iguales para que podamos distinguirlas
en cuanto están lejos los subterráneos urgentes, y que del sudor un trozo se derrumbe
como un sueño que se seca en las pasiones cotidianas, prolongadas y perennes.

__Dices sobre todo cuando duermes y no sueñas, y lo callas destejiendo los silencios
en el ramaje sonoro de los anónimos... ¡ Un simple pórtico de las puertas falsas realmente
colosales en el abismo de los rumores inventados en la impúdica certeza ! .

Hacía frío bajo la frente cálida de una vigilia pescadora de linternas... Y pensó: ¡ Tal vez
es mejor no contarlo !... Desdecirlo con desdén y desdoro, desdoblarlo hasta hacerlo
repugnante, como se pugna por descuajar la más mínima razón que esté en desacuerdo...
Se sentó, hizo un gesto que viajaba en un agujero angosto excavando cuatro horas en el techo
y luchaba a sus espaldas el terreno con la palidez de los obscuros fulgores...

Al final se fué feliz, soñando no haber dormido, tan despierto como la razón del último siglo.
Y muchos supieron que estuvo ahí nadie, como siempre, obligado a no decir nada.
¡ Y fué el mismo nadie de siempre !.
El que calla cuando la ausencia lo escucha y el que habla en la presencia de la nada.

***********

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Joel Fortunato Reyes Pérez.
Published on e-Stories.org on 08/27/2017

Autor: Tanto del texto como de la imágen
.
leer más   
15
12comentarios 120 lecturas relato karma: 138

Llueve

Llueve como si viviéramos bajo el océano. Como si no hubiera consuelo para este cielo de luto. Como si bajo la tromba la vida purgara sus sinsabores y las almas al pairo aprovecharan para hacer la colada. Hoy las calles son ríos como bólidos, acelerando el llanto de las nubes en una carrera veloz frente a los portales. Húmedo el lenguaje. Empapados por igual la esperanza y el desánimo. Como si el látigo eléctrico que azota la metrópoli nos tatuara de sangre a quienes veneramos la tormenta. Llueve de tal manera que el sol ha claudicado el día que Agosto se estrena en los calendarios. Granizo violento como una discusión entre amantes que se traicionan. Palabras cargadas como granadas explotando sobre relaciones imposibles. Proyectiles perforando la lluvia. Una cortina de agua que bloquea el horizonte y nos empequeñece el mundo; que nos atrapa en lugares impropios tomando rehenes en todas las orillas. Llueve porque hay motivos para el desconsuelo, porque tras cada ventana se protege un niño malherido, porque la edad nos hurtó las maravillas que solían amontonársenos en los bolsillos, porque tras la catarata no llegará el final del duelo. Mientras las playas y los puertos se desbordan, yo abro de par en par las puertas de este mediodía. Sé que el espectáculo será breve como el exabrupto de una pasión desatada, como si la aventura hubiera prescrito en las ciudades. Inhalo profundo el aroma fértil de la tierra mojada. El aguacero me inunda. Pierdo pie mientras el sol aguarda.
1
sin comentarios 37 lecturas prosapoetica karma: 12

Soy tormenta

Subo el volúmen
de los pensamientos
para subir a los cielos
y se apiaden de mi.

Retruena el acero
abriendo sus nubes.
Perfecta tormenta
que me ruge en gris.


"Tanto ensordecen los pensamientos
que me atormentan"
leer más   
26
31comentarios 161 lecturas versolibre karma: 156

Entera y sin amenazas

Deseo que me tengas entera en tus pupilas

fragmentada y real entre tus manos,

el negro te sienta bien

y yo quiero sacar a bailar a tus demonios.

Hablas de luz y veo las sombras

cópula de llamas proyectadas en la pared.

Hay una habitación cerrada ardiendo

la única llave es retorcida,

con un número impar escrito.

Te atesoro y no

como esa melodía constante

que no alcanzo a articular,

como el viento haciendo laberintos en mi pelo

fina arena escapando entre los dedos y los días.

Con vino te espero,

vienes y el sol dentro,

te vas y más vino

de sol a sol, tú.

Destellos eléctricos

sólo me mantengo entera,

entre aullido y aullido

en la misma distancia

del rayo al trueno,

siempre oyes mi tormenta

y me devuelves el beso.
13
9comentarios 111 lecturas versolibre karma: 116

Mirada

Tan solo con ver esa
profunda mirada
me convierto en un
barco sin rumbo,
que en medio de una
tormenta llega a avanzar
sin sentido.

Todo inicia frente
a esos ojos que me
ofrecen la mirada
más cálida en medio
de este momento
oscuro y frío.

El encanto de las
aguas que en medio del mar
se estremecen con una
fuerza incontrolable que llega a
inundar ese corazón mio.

Aun así suelo perderme en
tan majestuosa mirada,
como el buen ritmo de
esa suave brisa que toca mi
piel en tan bella tormenta.
leer más   
1
sin comentarios 32 lecturas prosapoetica karma: 6

gritos sordos

Un día más de tantos, en los que aunque haga sol, hay tormenta.
Una noche más de tantas, en las que la luna sale pero no entra el sueño.
Mi único abrigo una manta, confío en su magia. Ella me abraza, me oye: pero no juzga.
Me da calor, me da consuelo.

Pero el ruido no se calla, el miedo lo alimenta, este crece y crece. Me grita, me acecha y me azota...
Me ha hecho prisionera en mi.

Mi garganta quema y se cierra, mis palabras ya no tienen sentido, aún menos para quien no las escucha. Pero no importa ya no las uso .. Quién sí escucha es mi cabeza, se siente satisfecha; mi destrucción, su gran obra.
Mis ojos se empañan, pesan, pero no se cierran al descanso.
No me quedan fuerzas para nada, ni siquiera para querer tenerlas.
El tiempo no me espera y yo ya no espero nada de él.
Pues llegará otro día, y llegará otra noche... pero para mí ya no hay diferencia.

(Ennmi)
leer más   
2
sin comentarios 27 lecturas versolibre karma: 26

Y nado...

Y nado
en los mares de tu boca,
desemboco
en las costas de tus pechos,
tu vientre
el océano en calma,
y al sur
tempestad y tormenta;
y me anego
y me inundo
y me hundo
y me muero
y revivo
y nado...






~~~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
2018-jul-23
leer más   
21
20comentarios 184 lecturas versolibre karma: 102

Tormenta y calma

Suave mar en calma
Olas que con furia se estrellan
contra mi faro en noches oscuras
agitando a mi cansado corazón
que con vehemencia palpita todavía
porque sabe que aún en noches de tormenta
existen mares apacibles como suave melodía

Luego al nacer el alba
hermoso es mirar a los pies
la inmensidad del mar por la mañana
desde lo alto del faro por la ventana,
y oír la suave música del vaivén
de sus olas tejiendo espuma cual guipur,
anoche como fuerte tañido de campanas
hoy paz, voz del alma, suave mar en calma.
leer más   
18
19comentarios 149 lecturas versolibre karma: 98

Enamorados

Enamorados
sorprendidos besándose
por un relámpago.

Foto: Israel Orlandi (flic.kr/p/pJKHMG)
leer más   
13
7comentarios 222 lecturas versolibre karma: 15

Tormenta

Adoraba mirar la lluvia a través de la ventana, sabía que el arco-iris siempre saldría, y el sol le seguiría. Le daba esperanza y la mantenía viva.

Más amaba salir a la calle, extender los brazos y mirar al cielo cuando llovía, para sentir como las gotas de lluvia que se deslizaban lentamente por su cuerpo, iban borrando las heridas que un día fueron sonrisas.
7
sin comentarios 134 lecturas prosapoetica karma: 10

No hay días grises

No hay días grises
en el fondo de tus ojos,
ni tormentas que tus manos
no sepan calmar.
No existe el abismo
si camino a tu lado,
ni el tiempo erosiona
la dicha de amar.
leer más   
15
6comentarios 541 lecturas versolibre karma: 63

Búscame

Búscame en la tormenta
o en el la tempestád,
búscame en el infierno,
o búscame en el huracán
sino me encuentras,
búscame en el desierto,
en la sombra o en el movimiento.

Estoy en todos los corazones,
en las pasiones,
soy la fuerza elemental
igual muevo el mundo
que al agua del mar,
recojo una lágrima
o una sonrisa sin más.

Si me quieres encontrar
poco has de buscar
seguro que por ti
puedes empezar.
leer más   
14
4comentarios 119 lecturas versolibre karma: 52
« anterior123