Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 129, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Huelga

Mi corazón está en huelga,
esta roto está vacío,
mi corazón está sin vida,
esta sin palpitar.

Enamórame de ella fue tan fácil,
de su mirada, de sus pensamientos,
de sus caricias, de su esencia,
de sus besos, de sus miedos.

Le entregue mis más íntimos secretos,
mis pensamientos y mis versos
le entregue mi corazón entero,
simplemente, me enamore.

Ella me amo a su manera,
pero el destino nos traiciono,
separando nuestras vidas
viviendo bajo en mismo cielo.

Mi corazón está en huelga
y no quiere volver a sentir más,
se enamoró de una persona
que solo supo herirlo más.
11
8comentarios 82 lecturas versolibre karma: 95

¿Cómo describir el vacío?

¿Cómo describir el vacío?
¿Es acaso un nudo en el estómago
o es un punto fijo apuntillando
a la nada?
¿Es el silencio inaudito que ronda
en las hojas de los árboles
o será tener el todo y dejarlo
por pura cobardía?
Cómo describiría usted el vacío
cuando ya no siente nada;
cuando su corazón late, siente que respira
pero su naturaleza está marchita.
Cómo describirían ellos el vacío
mientras ríen a carcajadas
y a ella la llaman puta.
Cómo describiríamos nosotros el vacío
si en nuestras miradas
solo hay indiferencia frente al dolor.
Nos acostumbramos al vacío
sin darnos cuenta.
14
sin comentarios 59 lecturas versolibre karma: 90

De los creadores: La esperanza es lo último que se pierde

La perdí, me perdí,
me engañé, me lastimé,
me culpé, culpé a todos y a todo,
puedo decir que sí, que toqué fondo.

Quería encontrar un sentido a mi camino
y sólo engañé a mi destino.

Si esto pasa, la ira aprovecha,
y en tu corazón abre una brecha.

Mirando mi interior creía que estaba,
y verdaderamente, sólo pensaba, imaginaba...

Cómo me veían los demás,
porqué pasaba lo que pasaba,
y muy cansada, analizaba...

Juzgar y pensar, pensar y juzgar
enredada en una maraña de mierda sin salida,
de para qué servía mi vida.

Paré de sonreir,
y mi pecho oprimido,
dejó de mostrarme el camino.

Todo lo que no resuelves,
tarde o temprano reaparece.

Dejo el pasado atrás, aprendiendo la lección,
dar, recibir y dar,
sin pisotearme ni pisotear.

Bendita soledad,
que sirve para conocerme un poquito más.

Ahora, descanso tranquila por ver la salida,
y se, ahora se, que cualquier recaida
será bien recibida,
sabré superar esas imaginarias mierdas de la vida!!!
ISA.
leer más   
4
sin comentarios 19 lecturas versolibre karma: 34

Despedida rota...

La marea que me llevó a ella,
luce una mancha roja,
una despedida rota...

Ella era líquido de mis líquidos,
espacio de mi boca.

Sonetos escritos,
en la comisura de sus labios.

Mi alma vacía, un poema gris.

¿Alguien sabe de ella?

Quiero ser arena,
y hundirme en su rastro.

Buscarme al silo opuesto, donde mueren los ocasos...
leer más   
30
19comentarios 135 lecturas versolibre karma: 89

vacío

Deja que la tierra arda
Que se detenga el tiempo
Que se caiga el cielo a pedazos
Ya nada me importa
Me han roto el corazón y no se como armarlo
Que el hielo me cubra, que sienta nada, que me vuelva invulnerable
O deja que me queme, que toda mi rabia arda y queme lo que toque, que no deje árbol de pie o persona con cabeza, que mi corazón se volvió un carbón, se volvió una piedra, se volvió un hielo, y ya no hay esperanza que nazca
Lo intocable se volvió real,
lo que no se podía, se pudo y ahora no tengo defensas, no tengo mente, no tengo corazón...

Me han roto el corazón, me han partido sin piedad, sin preguntarme, sin aviso.
Manda todo a la mierda y que no vuelva, que nada vale más que mi furia, más que mi hielo
leer más   
6
sin comentarios 20 lecturas versolibre karma: 69

Aliviana tu viaje (Jotabé tridecasílabo)

Somos el resultado de alguna mochila
que nos adosaron y la vida asimila.

No todo lo que cargamos nos pertenece
revise en su mochila lo que le entorpece
no acepte por orgullo lo que envanece
canta el gallo y así de rápido anochece.

El peso será sobrecarga para el viaje
corte la trama no llegue a cortometraje.

Si puede ver los hilos verá como hila
erradicando lo que no le pertenece
para alivianar la mochila de su viaje.

Claudia Viviana Molina
12
11comentarios 93 lecturas versolibre karma: 98

La Depressió

Va temptejant la tristesa,
s’amaga sota la roba,
entre murmuris assetja,
esperant-nos a la porta.

Ens dissimula amb tendresa
dins del cor se’ns recargola
se’ns disfressa d’innocència,
amb un gemec a la boca.

A pleret, pel cos llenega
a poc a poc ens envolta,
per fer-nos plorar, deleja,
i en les ninetes se’ns cola.

Treu-la de la teva alcova
no la vulguis per parella,
treu-la de la teva gola,
i també de casa teva...

Àngels de la Torre Vidal ©
04/04/2019
leer más   
6
sin comentarios 22 lecturas catala karma: 71

Perdí las partes de mi todo

Lloré un todo lleno de palabras que acabaron en parte(s) inundando mi folio. Conseguí darme cuenta que la suerte no es mi fuerte. Lágrimas cortantes en fragmentos dispersos que arañaban y transpasaban mi folio. En ese hueco causado por tanto dolor solo encontraba vacío. Ni sabía como llenarlo ni de donde provenía. Y claro,cuando una hoja de papel se rompe,no hay tiritas ni ningún tipo de pegamento para poderlo reparar. Se hace una bola de papel y se tira a la basura. En alguna ocasión,te arrepientes,quieres devolverlo a su estado normal. Pero por mucho que lo intentes,siempre van a quedar arrugas. Angustiada por no saber que hacer con ese objeto casi inservible, (me) hice trozos. Rompí el todo y sólo quedaron pequeñas partes de este.

A unas le prendí fuego y volaron las cenizas. No las volví a ver.

Otras sin embargo,no me hizo falta quemarlas para que se fueran.
En este caso,la que sali herida fui yo.

Algunas,de tanto tiempo que llevaba cargando con ellas,
se perdieron en el camino o simplemente se desintegraron.
Aunque no hay dia en el que no piense volver a formar parte de determinadas piezas.

Tengo también de las que consiguieron clavarse.
Y aunque ya se fueron,dejaron tales cicatrices que todavía escuecen.

No pueden faltar aquellas que ya no están,pero en el momento menos inesperado
volvían a aparecer para recordarme que yo fui quien comenzó a quebrarlo todo
a causa de uno de tantos malos impulsos.

Fue ahí cuando perdí la esperanza de querer conservar algo de esos trozos. Y llegué a un final previsible:


Yo misma destruí poco a poco mi todo, ahora me quedé sin nada,sin mí,sin mi folio.
leer más   
11
1comentarios 61 lecturas prosapoetica karma: 93

Soledad agónica precedida por una ausencia

Cuánto se fue contigo es algo que no podré medir en esta vida. De todas formas, cuando me reúna contigo en la eterna nada, ni siquiera importará.

Lo único que logro sentir es este dolor que me desgarra por dentro el alma que había jurado que no tenía hasta entonces. Pero cómo no voy a tener alma si escuché aquella tarde cómo se rompía.

Experimenté por primera vez la verdadera soledad. Teñida de silencio, tuve que admitir que
la ausencia de palabras respondía sin duda a la herida más profunda. Cuando no encuentra manera de desahogarse quien escribe, la pena a una la desborda y lo único que queda del tsunami son este montón de escritos sin sentido.

Hoy te he vuelto a ver en un segundo, y mi corazón... lo cierto es que he tenido que decirme "no es él" para intentar apaciguar la inevitable taquicardia. Ésa que únicamente...
Hay días, como hoy, donde ni siquiera puedo acabar una frase con alguna de las verdades que me retumban en la mente desde aquel enero. Ojalá fuera por cobardía, ojalá por ser débil. Ojalá no fuera porque he asumido a golpes que nada de esto cambiará lo que pasó.

Cuántas noches preguntándole a los dioses en los que juré antaño que no creía, por qué él cuando tenía que haber sido yo. Por qué él cuando alguien como yo sigue creyendo que tiene esperanza, pues sigo aquí ¿para redimirme?
No merezco la oportunidad que me brinda el oxígeno que aspiro, ya tan solo me concibo como algo químico que no cesa y por ello sigue este simple bombeo de un cuerpo mecánico que se mueve por inercia, en lugar de un don otorgado.

¡Soledad agónica! precedida por una ausencia. Me veo reflejada en esta imagen como ya no soy capaz de hacerlo en las fotos en las que aún no te habías ido. ¡Cuánto he cambiado! ¡Cuánto todo! Y sin embargo, pareciera que me hallo encadenada frente a la obra de teatro estrella: la ironía cruel que me muestra cómo, de todas formas, todo supuestamente a mi alrededor sigue.
11
6comentarios 67 lecturas prosapoetica karma: 100

Palabras

Mi pluma se sesliza
suave sobre el papel,
letras se juntan
y forman palabras,
palabras vacías
que desaparecieron
allí al amanecer.

Han perdido la esencia
han perdido el sabor
palabras sin vertebras
su columna se quebró.

Esparcidas por el campo
sin sentido sin razón,
desesperada quiero juntarlas
darles de nuevo sentido
darles de nuevo corazón.

Palabras perdidas,
una atada al árbol,
otra esta pegada a la flor;
una a mi vestido
otra a tu pantalón.

Tengo que recorrer las paredes
del aposento
de la habitación,
palabras clavadas al techo
quiero de nuevo juntarlas
para que canten una canción.

Una se perdió en el rocío
la otra en la lluvia
que cayó,
la otra desesperada
por tu ventana
se escapó.
Le huyó a tu silencio
y en la montaña se escondió,
quiero buscarla,
quiero encontrarla,
le hace falta
a mi dicción,
quiero juntarlas a todas
talvez encuentran
de nuevo un amor!
leer más   
21
20comentarios 120 lecturas versolibre karma: 98

Nocturno al olvido

Un reloj opaco
dorado sin ser de oro
marcaba las 20 en marzo.
Un farol moderno,
con tenue luz que no es de vela,
descargaba escarcha ámbar
en las altas hojas de una rama.

Y en el fondo superior
mirando hacia el infinito,
solamente negro:
Sin nubes, sin estrellas a la vista.
Vacío, eternidad.

Mi mirada:
cada vez más perdida,
divagante entre las noches,
que muchas ya ahí han dormido.

Un tranquilo viento nocturno
que refresca un poco la primavera
más la eterna y constante ansia
de sentirse en el olvido.
leer más   
15
4comentarios 111 lecturas versolibre karma: 102

Ser humano, ¿qué es?

Alma sufrida, no llores más,
de nada sirve hoy gritar,
si alguien se te acerca,
escóndete, cúbrete la voz
y no pienses en nada más.

“El silencio, duele, duele mucho”.
-tú dices-
pero si ni hablando te salvo,
con callar sigue siendo igual.

No tiembles, por fuera no,
que si te quiebras de esa manera
le mostraras a todos un lado vergonzoso de ti.

Levantar la frente en alto es algo complicado,
necesitas de un apoyo para mantenerte firme a todo,
y no cubrir tus ojos con una sonrisa
para que se compadezcan más de ti.
“¡Déjenme respirar!, sé que es una exageración
pero por esta ocasión, ya no puedo continuar más".

-tú dices-

Tu máscara cae, esa con la cuál sonreías y decías:
» Todo estará bien.
Apenas era anoche,
reclamabas ayuda
y pensabas cosas impuras.

"No quiero dañarte, no quiero dañarme ni dañar lo que está a mi alrededor".
Tú negativa forma de pensar solo te traerá más dolor.

¿Por qué?, ¿Por qué haces esto?,
tú tienes algo que ver,
o, es mi imaginación engañándome.

Sólo dos tiempos más,
triste es buscar la oportunidad
de salir de aquí, vergonzoso es.
¿Exagero?, ¿Estoy bien?,
tal como vivo, ¿Está bien?,
¿Qué no soy humano?,
¿Tampoco me permites sentir soledad,
y arrastrarme en dolor?

El vacío, la decepción,
la desconcertada decisión,
la lamentable aguja
traspasando el caparazón.
Como voy, no soy yo,
ser más fuerte, trae consigo más dolor.

Oscuridad.
Y la luz, ¿Dónde fue a parar?
ahora solo quedan pocas piezas de
lo que quise ser alguna vez,
un ser humano digno de admirar.
Entonces, ser humano, ¿qué es?
Si ni siquiera se me permite ser uno.
―Pobrecillo, ni lástima te puedo tener. Sólo te diré, es lo que intentas desesperadamente ser por temor a no ser nada.
14
12comentarios 125 lecturas versolibre karma: 96

Amor espurio

Nuevamente tú y yo juntos
como estaba planeado.
El mismo lugar,
el mismo cuarto,
casi la misma hora.

Un año y seis meses,
contados desde junio dos mil trece,
tiene nuestra particular historia.
Tenías veintidós y medio;
hoy entro a veintiuno.

Te amo y me amas
¿Nos queremos?
Vivimos nuestra unión
tal vez efímera.

Acostado con el control en mano
te detallo íntegramente:
tu rostro hermoso
con una sonrisa tallada a la perfección,
tus cabellos rizados y húmedos.
Ya más cerca sentados en la cama:
tu cuerpo oloroso,
tu piel morena y suave,
manos delgadas con uñas decoradas,
ojos claros y grandes.

Besamos, acariciamos y hacemos nuestro
un cuerpo que no nos pertenece;
que los espera su dueño.
Nos prometemos amor, confianza,
fidelidad y comprensión,
aunque sabemos que
será tan casual como este encuentro.

Te amo y me amas
¿Nos queremos?
Vivimos nuestra unión
seguramente pecaminosa.
Carente de legalidad,
sin partida de nacimiento.

Disfrutamos por completo cada rincón
de estos veintiséis metros cuadrados,
porque la libertad está prohibida,
el juicio acecha.
Te veo mirar por la ventana
como buscando sentido a la vida,
como buscando aprobación,
como si te faltara algo.

Después de dejar todo en orden
abandonamos la habitación
hasta el próximo encuentro,
preguntándonos si nos vamos
más vacíos de lo que vivimos
o más culpable por lo que no
queremos dejar de hacer.
leer más   
12
7comentarios 56 lecturas versolibre karma: 90

Ecos del mar vacío

Perseguimos fantasmas por buscarnos a nosotros mismos
y no fuimos conscientes de que ya no estábamos donde estuvimos,
huimos
hacia donde quiera que el tiempo nos lleva
y sin darnos cuenta
tropezamos con la realidad
y supimos que ya no habría margen para mucho más.

Le echamos una guerra al tiempo
y todo se fue entornando,
la vida como un folio en blanco
y la tinta como toda la oscuridad que nos traga.

Le echamos una guerra al miedo
y todo se fue borrando,
la vida como un lienzo que rasgamos
y la desidia como toda las prisas que escupimos al soñar.

Zafamos el camino
por no saber elegir la bifurcación
y la tormenta ya llega cubriendo todo,
el cielo está más negro que el fondo de un pozo
y todo mi arrojo se fue
sin saber ya cómo volver.

Traté de saltar por encima de todos los obstáculos
y las vallas no te derriban cuando lo intentas,
solo los vasos vacíos pueden supurar destinos
y mientras tanto existen respuestas que el hombre no es capaz de encontrar,
que no es capaz de encontrar.

Le echamos una guerra al tiempo
y todo se fue entornando,
la vida como un folio en blanco
y la tinta como toda la oscuridad que nos traga.

Le echamos una guerra al miedo
y todo se fue borrando,
la vida como un lienzo que rasgamos
y la desidia como toda las prisas que escupimos al soñar.

Las tumbas sin nombre solo son lápidas esperándonos,
cenizas que se lleva el viento,
sonrisas de tristeza que atrapar con los dedos
para escribirlas en libretas que dejamos en algún rincón olvidado.

Podríamos fingir que nunca caímos,
y no hay paz para los malvados,
podríamos atinar a vivir,
pero las llamas ya se están apagando,
solo quedan las cálidas brasas
que nos ahogarán durmiendo las madrugadas.

No tengo miedo a las ruinas,
pero los cementerios se caen a pedazos
entre negros nubarrones que cubren nuestros ciegos
punto de fuga hacia ninguna parte.

Perdidos no hay a dónde ir.

Podría haber controlado los pasos,
sin saber muy bien el por qué.
Podría haber tropezado demasiado,
sin lograr comprender dónde perdí las ganas de beber de este vaso.

Le echamos una guerra al tiempo
y todo se fue entornando,
la vida como un folio en blanco
y la tinta como toda la oscuridad que nos traga.

Le echamos una guerra al miedo
y todo se fue borrando,
la vida como un lienzo que rasgamos
y la desidia como toda las prisas que escupimos al soñar.

Podría haber tropezado demasiado,
y aún así sin saber muy bien por qué,
no haber controlado mis pasos.

Le echamos una guerra al tiempo
y todo se fue entornando,
la vida como un folio en blanco
y la tinta como toda la oscuridad que nos traga.

Le echamos una guerra al miedo
y todo se fue borrando,
la vida como un lienzo que rasgamos
y la desidia como toda las prisas que escupimos al soñar.

Perseguimos fantasmas para encontrarnos a nosotros mismos.

En este negro vacío
mientras el Orzán brama bien lejos,
y el vendaval ya se ha levantado.

Perseguimos fantasmas para encontrarnos a nosotros mismos.

No quiero caer
en el mismo lugar otra vez
¿Cómo hallar la calma
sin volverme a perder?

Le echamos una guerra al tiempo
y todo se fue entornando,
la vida como un folio en blanco
y la tinta como toda la oscuridad que nos traga.

Le echamos una guerra al miedo
y todo se fue borrando,
la vida como un lienzo que rasgamos
y la desidia como toda las prisas que escupimos al soñar.
9
2comentarios 95 lecturas versolibre karma: 78

Abandono

Me retiro a una paradoja,
me abandono en mí
para permanecer escondido de mí.

He buscado
durante mi ya no tan corta vida
las mil y una maneras
de provocarme una pesadilla
y ahora,
que he aprendido a respirar,
a merecer y a recibir,
parece que me he olvidado de dar.

Temo estar ocultando
los moratones de mi corazón
en una angustia buenista
que no me lleva más
que a caminar solo, ausente,
despistado y melancólico.

Temo que acaben conmigo
los morados que no se ven,
los moretones que he sido incapaz de escribir
porque no tengo palabras para describir
las diferentes formas en las que me destruyen.

Me aterroriza
aquello que me digo que no importa,
siento auténtico pavor por que alguien piense
que soy un monstruo, un egoísta,
un ególatra travestido en mártir,
un asesino fingiendo ser víctima,
un bufón golpeado,
alguien muerto que simula derramar vida.

Al fin y al cabo,
el púrpura oscuro
acabará tendiendo a amarillo,
como mi equis siempre tiende a cero,
como la alegría tiende a apuñalar mi espalda,
como ésta tiende a creerse más ancha
de lo que realmente es,
como el amor se ríe mientras me saca un dedo,
como el orgasmo tiende a meterme otro,
como tiende el tiempo a oxidarlo todo,
como el olvido tiende a ser
el único mal recuerdo
que nunca me acompaña.
13
8comentarios 63 lecturas versolibre karma: 92

Vestigio

Las lágrimas no ayudan.
Ya lo he vivido.
A mi lado sólo hay
sábanas y almohadas,
de a poco es posible
aceptar nuestras faltas.
Se me viene a la mente:
que el amor no muera.

De Instantes, 2013
leer más   
9
4comentarios 77 lecturas versolibre karma: 89

Con menos bilis

Encuentro, conecto
dejo que mis ojos se lo traguen
deja que lo digiera
me gusta, dame más
hasta que se gasta lo gasto
me arranco su color
Por los ojos mareo salado
por dentro vómito arcoiris
y todo esto para acabar igual que empecé
pero con menos agua salada en el cuerpo
y con menos bilis
8
7comentarios 80 lecturas versolibre karma: 91

Escuchar y equilibrar el silencio

Escuchar el silencio,
no es soledad, es armorío,
componiendose de equilibrio,
entre totalidad y vasto vacío.

Es quietud de distantes olvidos,
apoderandose de tu calma,
conectandose con las alas,
de aquellos sueños cumplidos.

Saboreantes y enriquecidos,
en la fiesta que celebran los cuartos,
donde bailan recuerdos guardados,
pertenecientes y suspendidos.

Susurrandote al oído,
conversando con tus pensamientos,
regocijandose por aquello,
de lo que alguna vez has vivido.

Convergiendo en un mismo camino,
que busca lograr un encuentro,
donde equilibrar el silencio,
entre totalidad y vasto vacío.
16
10comentarios 62 lecturas versolibre karma: 98

Horas blancas (Horror vacui)

……………………….
Página en blanco.
……………………….
Quiero escribir,
pero no puedo.
Mi mente está
torcida y apretada.
Duele el silencio.
Duele la calma.
Esquivas, las ideas revolotean.
Y las palabras…
remontan en el aire,
flotando inalcanzables
como corchos sobre el agua.

Hay horas que duelen,
son calladas, que pinchan
hasta tocar hueso.
Horas en blanco.
Horas vacuas, horas vanas.
Horas ásperas y ardientes,
de vacío infinito e insondable.
Horas cerradas, compactas.
Horas pétreas.
Horas duras.
Horas de hastío y de cansancio,
horas casi siempre de amargura.
……………………………………
Página en blanco.
(Manchada)
……………………………………..
Página en blanco.
(Arrugada)
……………………………………..
Página en blanco
(Arrancada…)

María Prieto
15
14comentarios 112 lecturas versolibre karma: 111

Vacío

Hubo un vacío,
un breve silencio
roto por el sonido
de una lágrima al caer...
El vacío se llenó
con un cálido abrazo
y la lágrima exhaló
en el suspiro que un beso
en su frente se posó.
leer más   
13
11comentarios 64 lecturas versolibre karma: 119
« anterior123457