Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 20, tiempo total: 0.007 segundos rss2

mujer con arrugas

En nuestras arrugas hay sabiduría.
En nuestro abdomen chato o abultado hay sabiduría.
En nuestros años de vejez hay sabiduría.
En nuestras imperfecciones hay sabiduría.
En nuestras sombras y ausencias hay sabiduría.
En cada rincón oculto de nuestra existencia hay sabiduría.
Quién no lo vea así, quedará con un vacío entre sus manos...
pero aún así, en ese mismo vacío habrá sabiduría.
Y dentro de esta atmósfera una mujer va madurando su preciosa vida.

ɐ u ǝ ɹ o L
ǝ l ɐ ɔ o ı C

(la mujer de la fotografía
es Fang-od Oggay tatuadora filipina que
al día de hoy tiene 101 años)
leer más   
16
2comentarios 57 lecturas versolibre karma: 142

Alma Joven (a @Inmalitia y su googol de letras)

A tu guante, un cariño de manos
Lo he pintado de vocales para ti,
Y una firma en la palma, mi nombre.


................................................................................

Soy un alma joven,
de muchas vidas, y caminos olvidados
Y tú, alma vieja (como he dicho), un + 1 de experiencia
Un + 2 a mis años, un + 3 a mis letras,
Un + 4 a mis cayos, un + 5 a mis sendas
Y paro de contar, porque quizás te lleves la sorpresa
De ser un – 1 a mis risas, un -2 a mis llantos,
Un – 3 a mis iras, un – 4 a mis cantos,
Y no digo más, porque a -5 tú me has dicho:
“No me dejes, tengo frio”.

Así que, sin más, y sin llegar a 0
Exclamo:

Que hoy…
Yo te condeno con mi espada titilante,
sin embargo, no es de a filo, si preguntas,
la he forjado entre cantaros y lirios matutinos,
¡no resistas mi emboscada!,
aunque es cierto que ahora asecha tu destino
no es a muerte… ¡os admito!,
es roció tajante a tu cuello desvestido,
un “manantial de agua fresca”,
pero ¡espera! Eso…también ya lo has dicho.

Ahora…recuéstate y bebe
Del déjà vu de “letras candorosas que rejuvenecen”,
¡Y declaro!:
con mi arma en mano, espada y afrenta,
hoy a tus ojos, tu condena
Andrés García: Hoy serás esclavo de mis letras.
leer más   
6
9comentarios 54 lecturas versoclasico karma: 93

Permitiendo que la soledad gotee en las grietas

Las partículas enturbian el silencio,
como pensamientos confusos atrapados
en la mente oscura de un psicólogo, un
científico loco que analiza mis defectos
bajo el microscopio; para
conjugar una fórmula conductual
para destruir sistemáticamente mis esperanzas.

Permitiendo que la soledad gotee en las grietas
de mi corazón roto, que por un intentaste pienso
en unir las grietas con lo que
pensé que era amor.

Ella tomó una parte de mí,
desde entonces la busqué en todos los libros,
en cada mirada, estoy dando un nuevo capítulo en
mi vida y el sol está brillando con una nueva
frecuencia.

Los planetas están empezando a confiar en mí otra vez,
pero la luna ha sido muy obstinada,
me advirtió que si tuviera que ver
su lado oscuro, nunca podría ser invisible.

Nací con una oscuridad interior
que estaba llena de vida,
que me trajo angustias y conflictos,
cuando me expongo a los rayos del sol.

Me sentí cómodo con el brillo de la luna
y solo se volvió más doloroso a
medida que se encendía, la vi crecer en ti.

Pero no pude evitar sentirme atraído por el
fuego dentro de ti, caliente pero resplandeciendo como la
luna, estoy flotando al pensar en ti.

Al diablo con el mundo y las etiquetas y la
guerra psicológica diseñada para
hacerte sentir que no eres suficiente.

Para que puedas comprar mas cosas.

Estábamos por encima de esa pelusa,
pero en el amor nos perdimos.

No quedaba nada de
la ira del hierro, sino el óxido.

Volcanes que esperan para entrar en erupción
llenos de palabras tácitas
que nunca podrían expresarse
en pensamientos.

El sonido sordo y cauteloso de tu cuerpo
que cae en la cama por ultima vez sobre mi,
en medio de una incesante melodía,
del profundo silencio de las sabanas.

Cambié todos los deseos carnales, por recuerdos
y una tacita de té.

No me toques el cuerpo, tócame la sonrisa,
con tibia alegría, con tu luz de hombre.

Así pasan las calles de la edad.
En paz, en paz pasan las calles de la infancia
empujando un carrito de niños sobre las piedras.

Voy quemando mis naves, cosiendo el enciendo diario.

¿Te preguntas a
dónde van nuestras almas
cuando morimos?

¿O si es tu decisión caminar
o no
hacia la luz?

¿Y si
todo nuestro universo es un simple parpadeo
del ojo de Dios?

¿Y si
somos pensamientos que se arrastran sobre la
mente de Dios ?

www.youtube.com/watch?v=7-IUSq4s6Bg
leer más   
7
3comentarios 58 lecturas versolibre karma: 106

"No recuerdo tu nombre ..."

Tu nombre...

Oculto en mi memoria,
ahora gama de colores frios,
llora tu nombre querido,
en lo oscuro del vacío.

Yo solo necesito recordarlo,
para soñarte todo el día,
y tenerte en vigilia festiva,
hasta al alba olvidarlo.

Vos revele el misterio,
para que su nombre divino,
seque sus lágrimas frias
sobre mi pecho encendido.




@Inmalitia, Andrés García. ©, Agosto 2018
Ilustración de Analía Judith
leer más   
15
9comentarios 121 lecturas versolibre karma: 90

(sin titulo)

Una niña poderosa eres
y te ajitas
¿No la sientes?
Cierra tus ojos con calma
vuela hacía tu adentro infinita.
Abre la puerta y deja que fluya
oye el murmullo del viento que grita.

Eso eres tú
como la llenura de una Nada:
no tiene manos, carece de ojos
suave te choca contra la cara.
Eres como un beso amado
ese, que no se espera
tuyas son las caricias que nacen solas
como sola nace la primavera.

Una niña poderosa tienes
y te habita.
Me preguntas:
¿Cómo sabes a qué saben mis entrañas...
si contigo yo no soy?
me revelas todo mi pasado oscuro
hasta el claro día de hoy.
De dónde vengo, sabes, a dónde voy.

Eso soy yo:
como el vacío de un Todo
no tengo fin, carezco de principio
y en el centro me yace la pausa del ahogo.
Soy como el breve orgasmo
ese que arriba tras la larga espera.
Tengo verano cuando hace invierno;
soy el otoño en primavera.-


@ChaneGarcia
...
leer más   
13
3comentarios 60 lecturas versolibre karma: 110

Madre

MADRE, tus piernas enmudecen sus quejidos,
saben de memoria el peso del trabajo laborable
que tú has situado en la cocina,
sin que nadie parezca enorgullecerse de tu persona por ello.

Madre, las yemas de tus dedos
parecen no tener vacaciones
y el sueño está exiliado de la patria de tus ojos,
pero sigues aquí, en pie, entre trastos por fregar,
como un vendaval de perseverancia
por seguir adelante con todo.

Madre, se van burlando del tinte
las perezosas canas de tu pelo,
pero todavía hay un arco iris diminuto
en las facciones de tus risas de niña
y eres sabia en esto de la estrategia y el juego de la vida
al que tanto apuestas por nuestro bien.

Madre, descansa por un tiempo, descansa,
reposa por unos días, date una pausa
porque se me resquebraja el corazón al verte doblegada.

Date una pausa, aunque sé que estarás
desmesuradamente interesada en la prisa,
porque es más tarde de lo que parece
y tus hijos mayores hace tiempo que no fumamos a escondidas...
Date una pausa, porque a los adolescentes
pronto empezará el mundo a teñirles las pupilas
de colores nuevos y peligrosos.

Madre, sé que sigue habiendo todavía
pañuelos y consejos esperándome en tu hombro,
aunque el tiempo haya asesinado las nanas
y ya no nos firmemos las mejillas, con nuestro afecto,
tan a menudo como entonces,
pero sé que continúas escondiendo un te quiero en cada plato.

Madre, tus piernas se alivian de su carga de quejidos
cuando las horas en que las camas se deshacen
cobijan y sopesan tu cansancio.
Por eso yo, con este modesto poema,
he querido hablar por tus dolencias,
porque hay mucho que aprender de ellas, Madre.


(Abel Santos, de ESENCIA,
Ediciones Az90, Barcelona, 1998)
leer más   
13
8comentarios 136 lecturas versolibre karma: 101

El último suspiro

Hoy no me hables de mañana
hoy sólo quiero rezar que no se vaya mi madre
que mi madre no se vaya al señor le voy a suplicar.

Su último suspiro lo pronunció esta madrugada
madre, madre, madre todavía no te vayas
seré tu caballero madre, en tu última batalla
y tu serás mi dama.

No hijo, no, que yo ya estoy cansada
lucha, hijo mío por otra causa
y a mi, mi caballero, déjame partir al alba.
leer más   
6
4comentarios 144 lecturas versolibre karma: 47

El tiempo que perdimos

El tiempo que pasa a nuestro lado
nos saluda desde el asiento trasero de un coche,
se divisa en la isla que nunca visitamos.
leer más   
6
3comentarios 134 lecturas versolibre karma: 54

Pleamar

Cuesta creer en la arena como piedra molida,
pensarla, grano procesado, triturada por el mar.

Ese mismo mar sabe de desgaste y erosiones,
conoce el roce, la intimidad de los acantilados,
su mano húmeda e inmortal rompe los siglos,
machaca al granito, lo pulveriza con caricias.

Mima las costas ancestrales con ese cariño,
ese amor entre ancianos que ya se conocen.
6
2comentarios 114 lecturas versolibre karma: 60

Memento mori

Observo con tristeza
mi reflejo,
ajado, marchito,
en el espejo.
Mi alma cansada
llora la certeza
de mi tiempo
que se acorta con presteza.
No hay señal
más cierta
de que el final está cerca
que el tener
más recuerdos
que inquietudes y sueños.
3
4comentarios 65 lecturas versoclasico karma: 80

Recuérdame

Recuérdame cuando ya no te recuerde,
cuando se nuble mi cerebro,
cuando expire nuestro tiempo
porque lo que soy se pierde.

Recuérdame cuando me tiña de plata,
cuando pierda mi memoria,
cuando cuentes nuestra historia
y no entienda de qué trata.

Recuerda como éramos felices
cuando nos unió el destino,
ahora solo quedan cicatrices,
y finaliza mi camino.

Recúerdame siempre,
pues cuando sea ceniza,
y me arrastre la brisa,
será lo único que quede.
leer más   
13
6comentarios 92 lecturas versoclasico karma: 88

A la maula

A la maula con la señora
que escribe sin razón
habla un murmullo al viento
que en su ulular distraído
la quieta voz desvanece

A la vida con ella, la vieja
en el rostro ajado los surcos
que horadan granos de arena
la muerta mirada distante
fija en horizontes perdidos

¡Que la historia la disculpe!
o que alguno la condene
el alma cargada de siglos
sus enjutos hombros encoge
hacia dentro la vista pierde

Al interior sintiente
ella otra vez vuelve
leer más   
11
3comentarios 146 lecturas versolibre karma: 76

Tengo

Las manos gastadas de tiempo
- sus líneas cuentan mi vida -
añosas / resecas / tristes
ellas hablan de infancia feliz
- piedra, papel y tijera -
blancas / delgadas / rápidas
me recuerdan al abuelo.

La sabiduría esperando entre dedos
- su piel rendida a las batallas -
firmes / heridas / incólumes
crujiendo nudillos en desesperanza
- la tersura me recuerda insolente -
duras / lentas / torpes
su momento de luz apagándose.

La juventud se llevó todo al abismo
- esa flexibilidad exacta -
fuertes / sensibles / precisas
sin prevenir su necesidad ulterior
- esa resignación pesada -
diestras / cautas / reservadas
hoy el poema habla por ellas.
leer más   
13
1comentarios 66 lecturas versolibre karma: 73

No soy un viejo

NO SOY UN VIEJO

¿Pero qué le pasa al mundo? Creen que he perdido el juicio y me tratan como a un niño. Fíjate, me dicen que el “pis” se hace dentro del wáter y el “pas” no se unta en los sanitarios. Cuando voy al médico siempre justifica mis dolores con los años y “qué vamos a hacer”, el tiempo no pasa en balde. Si lo único que siento es que las piernas me duelen y por eso no puedo caminar bien. Es verdad que abrocharme los botones de la camisa me resulta imposible. Claro, si se ha puesto de moda hacer los ojales muy estrechos, así es muy difícil. La cremallera del pantalón no la subo hasta arriba porque tiene el cierre demasiado pequeño y cuando me entra una prisa no me da tiempo. Suelo utilizar los zapatos más anchos, ¡cualquiera acierta con el calzador! Me parece que el suelo está más bajo que hace un tiempo atrás.

¡Estoy harto! Continuamente me echan en cara que eso ya lo había dicho. ¡Pues claro! Lo que pasa es que nunca me hacen caso. Yo me acuerdo de las cosas y todo el mundo se empeña en convencerme que es a mí sólo a quien se le olvidan. ¡No hay derecho! Si sabré yo lo que pasa. He perdido vista. Ahora no veo como antes. Las últimas gafas que me compré no me las ajustaron bien. He ido varias veces al oculista y dice que sí, pero no me hace mucho caso, estoy seguro. Así que me cuesta meter las llaves en las cerraduras. A veces, no dejo la tacita del café en el centro del plato y se derrama algo, pero claro no se dan cuenta que las gafas están mal graduadas.

Me molesta que me griten. Me parece una falta de respeto. Encima, cuando lo digo me contestan que no les escucho. ¡Claro que les escucho! Y les da igual. Siempre se tienen que llevar el gato al agua. Si yo estoy en mi mundo, los demás estarán en el suyo, digo yo. La última proposición de mis hijos es que me ponga un sonotone de esos que se ponen en la oreja. ¡Lo que faltaba para parecer un robot distraído, ni de coña! No sé que se piensan. Yo me entero de todo. Ahora me han comprado un pastillero en el que meten toda la medicación de la semana. Dicen que así no se me olvidarán tomar las pastillas. Pero eso sí que es liar la cosa. ¡Si yo lo tenía todo organizado..!

Sé conducir perfectamente y no quisieron renovarme el carné. Pero no fue en la revisión rutinaria de Tráfico, sino mis propios hijos los que impidieron que cogiera el coche. No se fían de mí y creo que fue porque tuve un par de despistes sin importancia. Como si yo fuese la única persona que tiene despistes al volante.

Si les voy a llevar la corriente en todo lo que me recomiendan, tendría que comprarme un bastón, unas muletas o, mejor, un andador de esos que llevan ruedas y silla incorporada y, cuando se cansan de andar, se sientan. El sonotone, un calzador largo para no agacharme. El botón de llamada colgado al pecho para llamar a urgencias, la almohada eléctrica, cambiar el teléfono fijo y poner uno con números grandes y no sé cuantas cosas más. Creen que soy un viejo, ¡por favor!

Están empeñados en que venga una persona a casa para hacerme las tareas domésticas y mientras yo pueda eso no va a suceder. No soy ningún inútil. Las cosas me cuesta hacerlas, pero yo voy a mi ritmo y me apaño. Lo que más me entristece es que me he enterado de que posiblemente, la “única solución” sea entrar en una residencia de ancianos. “Unica solución”, ¿a qué? ¡Lo que me faltaba! Me quieren aparcar en el desguace de abuelos para que de allí me saquen con los pies para adelante. Además, ya me han dicho que mis ahorros deberían tener algún disponente más, por si acaso me pasa algo a mí. ¡Vamos que puedan hacer con mi dinero lo que les dé la gana!

Soy mayor. ¡Claro que soy mayor! Pero, NO SOY UN VIEJO.
10
sin comentarios 254 lecturas relato karma: 99

Insomnio

Fue una madrugada
de mitad de junio.
En el que inusualmente
me desperté sobresaltado.
Tenia mis razones,
hoy no era un día mas en mi vida,
es que en este día estaría,
sobre la mitad de mi vida.
En esa madrugada de insomnio,
Observe mi reflejo sobre el espejo,
en el note lo que por un tiempo,
había dejado de observar en mi.
Vi el lento paso del tiempo,
que va volviendo mi pelo blanco.
Vi las incipientes arrugas
que van cayendo sobre mis párpados.
Vi este cuerpo y en el
ya no veo la firmeza
del tiempo pasado.
Pero que puede uno hacer,
si al final uno no le gana
al perpetuo paso del tiempo.
leer más   
5
2comentarios 50 lecturas versolibre karma: 64

Vejéz

Mi perro se está
cayendo de viejo
aún ladra fuerte
pero se está cayendo de viejo.

El no sabe de canas,
no sabe de arrugas
más sabe comer y ladrar.

Le doy comida con la mano
respetuoso agacha la cabeza
esperando se la de en el suelo;
lo acaricio como queriendo
revivirlo, fortalecerlo
es que en esos sus 15 años
yo también he envejecido con el.

El no sabe que está viejo,
creo que después que acabe su vejez
en el transcurrir de los milenio,
en el reciclaje de materias
y de espíritus
quizás le vuelva a ver.
quizás vuelva fuerte
a correr con el.
leer más   
5
2comentarios 45 lecturas versolibre karma: 55

Silueta en la niebla

¡Es abril!
Y mis ojos negros se abren ante todo este verde.
¡¡Es abril!!
Y yo despierto como la salamandra que arde.
¡Eres tú!
La que ante el umbral de la ruina como un fantasma me espera imberbe.
¡¡Eres tú!!
Como una promesa hincada en la niebla.
¡Soy yo!
El que te anticipa cuando mis ojos logran "relamerte".
¡¡Sí, soy yo!!
Que ante esta duda me niego a entregarme.
¡Es así!
Que cuando uno nunca ama es como si la piel se pierde.
¡¡¡Es así!!!
Que cuando te decides es porque ya es demasiado tarde.-


@ChaneGarcia
...
leer más   
4
2comentarios 125 lecturas versolibre karma: 70
« anterior1» siguiente