Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 129, tiempo total: 0.004 segundos rss2

—Eres tú—

–Eres tú– la que duele en el alma;
la energía de luna llena ilumina
el rostro de la hombría imperfecta
que ama en la sinceridad de un
corazón hambriento de tu esencia.
–Eres tú– la primicia de un grato
suspiro enamorado, que espera
abrazar a la lealtad en la prueba de fe,
que nace en el torbellino irreverente
de las emociones divergentes de un
alma en pena que suplica perdón
por las batallas perdidas con honor.
7
2comentarios 27 lecturas versolibre karma: 97

Muros

Hoy he demolido un muro
—Soy demoledor—
Los pedazos de cascajo hablaban
Con mi mandarria
Felices daban las gracias
Por haberlos liberado.
Mas...
Se vio detenida la demolición.
Una manifestación de trasgos
Expresaba a grandes rasgos
Que quien tiene la fuerza
No siempre tiene la razón
¡Vaya sujetos espantosos!
(En alusión a los humanos)
Que pagan por la destrucción.
¡He derrumbado muchos muros!
Unos opulentos, ostentosos
Otros lúgubres, hogares tenebrosos
Y otros donde…
Pretendía edificarse el futuro.
—hay muros que se caen solos—
Y algunos son indestructibles
Verbigracia: el de la religión.
¿Y el de la ciencia?
Que se jacta de ser imprescindible
¿Y la muralla de la superstición?
Imaginen que hay paredes que son cursis
Exhiben los grafitis del amor.
Otras son simple barreras al frío o el calor
Hay otras que preservaban hermosos objetos de valor
Y las que resguardan enfermos, a los presos…
Los muros de los cuarteles
Que son muy semejantes
A los de garitos y burdeles
Los muros de ministerios.
Donde asignan presupuestos
Que siempre van coronados por cercados eléctricos
La pared del cementerio
Donde lamentan tus muertos
La tapia del orfanato
Construida por incestos
El tabique en nosocomio
Que ve morir al neonato
Y aquellas monumentales paredes de hierro
A todas las he tumbado,
para no ahondar en más detalles.
… hoy derrumbaré el muro del miedo
Y saldré a la calle.
leer más   
21
26comentarios 110 lecturas versolibre karma: 118

—Polvo somos—

Fibras polvorientas,
huesos cuál tizón,
lágrimas en vinagre con
alma acongojada.
Corazón migrante en
el mediterráneo olvido
del desamor perpetuo.
Cadenas oxidadas del deseo con
ataduras negras por ti.
Humano intangible del costillar
que cruza el desierto ocaso
de la pasión prohibida.
Remembranzas mesas delante
de mi espíritu grotesco
en los cuerpos al descubierto.
–Polvo somos–, y regresaremos.
14
1comentarios 59 lecturas versolibre karma: 107

—Vaho—

Justo cuando pensaba desertar,
–recibí una señal–
Era el vaho de tu mirada.
Sentí la transparencia de
una bizna que empapó
el vacío en mi alma.
¿Quieres ser mi musa
de mil versos?
–Prometo calmar la
lumbre del desamor.
15
2comentarios 60 lecturas versolibre karma: 118

—Déjame envejecer a tu lado—

Tenía las manos gélidas
y un corazón subjetivo,
buscaba acariciar tu
mirada en la distancia,
y complacer las ganas
de verte sonreír.
Llevaré tu cruz en los
días de sombras hambrientas
y plasmaré mis versos
en el lienzo arrugado que
el tiempo ha traído,
y sobre la blancura
de tus canas tejeré
un bordado que coseré
en mi pecho.
Déjame envejecer a tu lado.
11
9comentarios 122 lecturas versolibre karma: 99

—Enterrar a la sangre de mi sangre—

Días tristes de fúnebre
velo,
sin luz ni luna, y
en lo lejos se aprecia
un lánguido rayo.
Me ha tocado (y a ustedes
también):
Enterrar a la sangre de mi
sangre (sangre de vuestra
sangre),
pulverizar las fuerzas
del corazón y esparcirlas
como cenizas en el foso del
descanso eterno;
es un día de perplejas
inquietudes, sin pronta
respuesta.
Por allí va el viento gritando
sin consuelo,
la lluvia llora, así como
lloró Cristo,
el araguaney desnuda su
cuerpo, y regala sus flores
a la hierba seca.
La mirada sin pulso
se pierde en el vacío,
y los pasos se desvanecen
hasta gravitar en la penosa
tribulación.
Trozos de mí se han ido,
y el destino es incierto:
cortaron la primavera,
y ahora vivo sin flores.
Me hablan, pero no escucho;
abrazan mi cuerpo, pero no siento;
llaman a mi conciencia, y no hay
quien responda.
Fui, y ¿ahora quién soy?
—Un muerto viviente.
¡Dejad que los muertos
entierren a sus muertos!
15
7comentarios 85 lecturas versolibre karma: 104

—Serendipia de amor—

I
Andaba de pasada,
en un viaje sin destino
buscaba comprender
la ciencia de lo oculto.
Buscaba comprender
cómo el perdón podría
salvar a la humanidad,
buscaba comprender
por qué la sociedad
sufre de amnesia,
buscaba comprender
el arte miserable
de las guerras.


II
Detuve mi marcha,
bajo un sol inclemente
levanté con pesar mi mirada,
y justo ocurrió lo inesperado,
vi una silueta de hermosa lejanía
aclamando desesperadamente
una humanidad menos letal;
percibí el aroma de diosa
en la aridez briosa;
mis piernas se desvanecieron,
y sin fuerzas rogué tu presencia,
tu sombra veía venir,
sujetaste mis manos
y pronunciaste tu nombre:
¡Eureka!
19
8comentarios 92 lecturas versolibre karma: 119

—Utopía—

Carecer de miedos,
y tal vez temores,
caminar confiado
en un mundo infeliz,
abrazar a la bondad
en andantes tan mezquinos,
palpar el cielo sin pensar
en el infierno;
he de pensar que la
utopía se agiganta
cuanto intento dejar
de pensarte, soñarte,
acariciarte, añorarte y
sobre todas las cosas
amarte.
14
5comentarios 78 lecturas versolibre karma: 108

—Tan sólo mírame—

Tan sólo mírame
con tus ojos del amor.
—Mírame— en el día de la aflicción,
mírame cuando beso tu cuerpo,
mírame en la verdad de mis sueños,
mírame en el alboroto de mis lágrimas,
mírame, no dejes de ser tú,
mírame en la carencia de la libertad,
mírame en el quebranto de mi espíritu,
—tan sólo mírame—
dime que me amas.
—tan sólo mírame—
con los ojos del alma.
16
6comentarios 64 lecturas versolibre karma: 119

—Amantes—

Amantes que bifurcan
en el horizonte sideral con
pieles textiles de los
testigos enamorados, y
manos encajadas en la
unión de la perfecta
cascada de labios sedientos.
–Amantes del amor–
en dualidad replicante del
misterioso terrón de azúcar
que empalaga las glándulas
amargas de la desilusión
en las tristes gélidas rejas
de la inmoralidad penada.
–Amantes de la pasión–
en la danza de las mentes
desvestidas por la razón, y
los cuerpos enjuagan las
ganas de la sensación
en el acto más puro
de multiplicar al humano.
–Amantes de la verdad–
por el asedio venenoso del
tejido gustativo de la boca
que se arrastra como
serpiente en el engaño
del pecado original,
–Adán y Eva– amantes eran,
–Tú y yo– amantes somos.
18
6comentarios 83 lecturas versolibre karma: 105

—El maniquí—

El maniquí nace
en el laboratorio;
tiene voz pero
no habla,
tiene piel pero
no siente,
tiene alma pero
no es suya,
tiene memoria pero
no recuerda.
El maniquí se viste
de gala,
y sus hacedores
convencen a sus
seguidores que el
maniquí es un buen
político.
23
5comentarios 77 lecturas versolibre karma: 111

—Quien aprecia un pájaro—

Quien aprecia un pájaro
no se queja más.
Un pájaro: 
acaricia con el pico,
sin dientes pesca,
vuela como los ángeles,
canta sin instrumentos,
adorna el cedro,
anida en el pecho,
despierta recitando versos, y
es tan puro como la libertad
misma.
Ay hombre,
tienes tanto, pero
lo desconoces todo.
18
6comentarios 77 lecturas versolibre karma: 113

—Rostros de la guerra— (#SíALaPaz)

Para: Oriente Medio

El odio visceral camina apresurado para el
encuentro conspirativo con la tiranía;
uno junto al otro escenifican la obra macabra
para honrar a los miserables.
La misión es arrebatar los dulces sueños de
los buenos caminantes en un mundo insípido.
El miserable andante riega pinceladas de sangre
inocente en el retrato perfecto de un crimen
de lesa humanidad.
El derecho fundamental de vivir es sometido
a cautiverio por los hijos de Caín, que
modelan con cínica simpatía el rechazo
a las causas justas de la condición humana.
Entre tanto, el cielo pierde su hermosa naturalidad;
de sus entrañas gotean grotescas lágrimas
que nacen en los aires de guerra que han florecido.
La luna refleja tristeza,
las estrellas aguardan el silencio por la
masacre entre semejantes.
El crepúsculo anuncia el fin de los tiempos:
–Cronos y Kairos–
El cielo se viste de duelo en el sendero luminoso
de las ondas expansivas, que son regadas en la
tierra prometida por todos los halcones
de la ambición y el engaño.
El orden divino se desmorona con cada
misil humanitario arrojado sobre la manada
perdida.
–Los hijos– lloran el polvo de sus padres
debajo de las ruinas que la explosión dejó.
–Los padres– rasgan sus vestidos en el clamor
por la inocencia arrebatada.
Charcos de humanidad cubren la tierra
en donde fluía leche, higos y miel.
Ahora la escena pintada en el lienzo de
la historia se representa con cenizas ardientes
en un mundo que decidió vivir en el fecundo
y cómplice silencio.
Mientras existo y resisto,
cierro mis ojos,
y escucho el sonido de la mar,
puedo discernir el grito de los migrantes.
–Ellos– huyen de la bala perdida,
sus labios están sedientos de justicia, y
con una onda unísona exclaman:
¡sólo queremos vivir!
Del otro lado, –los miserables–, en gigantescos
salones atestados de vanidad celebran la
conquista de riquezas con hedor a miseria.
En sus sonrisas maníacas se palpa
el fin de los tiempos.
19
9comentarios 85 lecturas versolibre karma: 107

—Amor de madre—

—Perfección— ni más ni menos,
así es el amor de madre.
Vínculo honesto que el hombre impío
no pude quebrantar.
Es la fuerza dinámica que vence
todas las leyes de la ciencia.
El amor de madre apacigua
las turbulentas aguas del temor,
acaricia con suavidad las mejillas
del fruto de su vientre.
—Ella— madre bendita,
niega su bocado a sí misma
para darlo a su razón de vida.
Camina descalza sin vergüenza alguna
para cubrir los pies de la inocencia.
Sus manos se desgastan en el arduo trabajo,
pero la sonrisa hacia su hijo vislumbra esperanza.
En sus noches de angustia,
sólo piensa en lo injusto
de un mundo desigual.
Sus lágrimas cristalizadas conmueven
la espiritualidad del Ser Supremo.
Llora y exclama esperanza para su infante.
Pasan los años, su cuerpo envejece
pero su espiritualidad y alma permanecen intactas.
Amor de madre, dulce melodía,
jamás muere ni se disipa en el tiempo
porque es inmortal.
20
5comentarios 86 lecturas versolibre karma: 115

—Si las mujeres gobernaran el mundo—

Detengo la marcha.
Escucho con empatía las palabras de la mar
–palabras– en pleno cataclismo.
Extiendo la mirada hasta la línea mágica que
divide el cielo y la tierra,
Y allí comienza el dilema:
¿cómo sería el vasto mundo si las mujeres
gobernasen?
Si las mujeres gobernaran el mundo tal vez
las fronteras entre naciones simplemente serían
una línea imaginaria.
Si las mujeres gobernaran el mundo es probable
que los hombre nacieran cantando versos de
amor en la paciencia de una poesía ilustrada.
Si las mujeres gobernaran el mundo inequívocamente
el machismo sería una especie en extinción.
Si las mujeres gobernaran el mundo el fin de los
tiempos sería letra muerta, y Dios perdonaría a la
trastornada humanidad.
Si las mujeres gobernaran el mundo el lema universal sería:
“toda la leche materna es blanca”, sin importar el color de la piel.
Si las mujeres gobernaran el mundo las guerras quedarían
en la memoria como un cuento de ficción.
Si las mujeres gobernaran el mundo la solidaridad entre semejantes
serían el pan nuestro de cada día.
Si las mujeres gobernaran el mundo las fechas
patrias serían bautizadas como “el día mundial
de una humanidad sin odio”.
Si las mujeres gobernaran el mundo el femicidio
y el uxoricidio serían vocablos desconocidos
por la ley de acción y reacción que ampara a la hombría.
Si las mujeres gobernaran el mundo la historia
dejaría de ser machista.
Si las mujeres gobernaran el mundo tal vez
la entropía natural del universo se rendiría
a sus pies.
Si las mujeres gobernaran el mundo...
parece una utopía;
espero sea la salvación de la humanidad.
17
8comentarios 125 lecturas versolibre karma: 117

—Ojalá llovieran sonrisas—

Ojalá llovieran sonrisas
en el desierto de las emociones, y
se cultiven en el campo
flores de hermosas pasiones.
¿Cómo sería el mundo con
pieles lisas y sonrisas?
—Sería beneplácito en la
conjugación del verbo amar.
Ojalá llovieran sonrisas
en la hierba seca del egoísmo
Ojalá llovieran sonrisas
en el volcán de la ardiente arrogancia.
Ojalá llovieran sonrisas
en las aguas turbias de la vil traición.
Ojalá llovieran sonrisas
sobre las cenizas de la infidelidad.
Ojalá llovieran sonrisas
en las gélidas almas vagas.
Ojalá llovieran sonrisas
en la amarga semilla del odio.
Ojalá llovieran sonrisas
en el cementerio de los hombres vivos.
Ojalá llovieran sonrisas
en el manicomio de la política.
Ojalá llovieran sonrisas
en el campamento de las balas perdidas.
Ojalá llovieran sonrisas
en las fronteras de la humanidad.
Ojalá llovieran sonrisas
en las tierras áridas del dolor.
Ojalá llovieran sonrisas
sobre los labios mudos del corazón.
19
6comentarios 88 lecturas versolibre karma: 94

—Grito de libertad—

¿Quién habrá visto a la señora
milenaria de vestidos blancos, manos
sueltas y pies descalzos sin destino?
Hermosa musa de labios radiantes
con ojos brillantes de perfecto parecer.
¿Dónde estarás perdida libertad?
¿Acaso un osado ha sujetado tus manos
en nombre de la humanidad? 
Eres tú señora libertad la madre
de todas las virtudes de la hermandad.
¿Quién habrá ensuciado tus vestidos blancos
con el charco amargo del odio, el dolor y la maldad?
Amada libertad, añoro deleitar mis sentidos
con tu sonrisa curva que acobija en su lecho
el amor y la paz.
Tus pies descalzos caminan los senderos tortuosos
impuestos por una amnésica sociedad,
pero tus huellas son imborrables.
—Libertad— escucha mi canto,
—libertad— escucha mi oración,
—libertad— escucha mi grito,
—libertad— escucha a tu hijo,
—libertad— escucha el sonido
de un mundo que perece de vanidad.
¿Quién habrá sometido al cautiverio
a la reina de mil virtudes?
¿Un nefasto? —Tal vez.
¿Un tirano? —Indudablemente sí.
En mis sueños te aprecio
levantando tus alas
por tus brazos abiertos.
Te amo madre: —perfecta libertad—
23
3comentarios 123 lecturas versolibre karma: 108

–Diáfana piel canela– (No al racismo)

Diáfana piel canela
de urdimbre perfecta;
los finos átomos entrelazados
de tu confección de mujer
emanan un perfume con
olor al trópico.

Diáfana piel canela
de semblante inefable,
eres una en miles,
y miles son las razones
para aclamar la exclusividad
de tu silueta de piel tostada.

Diáfana piel morena
de labios azafranados
y caderas rimbombantes;
me siento atado a ti,
así como el Caribe
evoca la mirada de Dios.
18
4comentarios 108 lecturas versolibre karma: 92

—Desafío—

—Desafío— es dejar de mirarte
en la ventana de mis revelaciones.
Desafío —cruel e injusto—
nadar en la mar de mis soledades.
Granos descienden en el reloj de arena
y muero por saber de ti,
perdona mi insistencia, pero de amor
no quiero morir.
—Desafío— gran desafío,
me ha tocado sucumbir.
¿Tan sólo harás honor al silencio?
Revive mi alma,
no me dejes morir.
—Desafío—
así termina mi verso.
15
4comentarios 87 lecturas versolibre karma: 105

—Piénsalo—

¡Piénsalo!
—Déjame lavar tus penas
y suturar tus heridas con
el fino hilo del amor.
¡Piénsalo!
—Déjame vestir tu piel
con los besos de la pasión,
y darte descanso sobre el
pilar fundamental de mi
espíritu.
¡Piénsalo!
—Déjame convencer a tu
incredulidad sobre la
bondad de abrazar a la
luz perpetua de una
caricia verdadera.
19
5comentarios 88 lecturas versolibre karma: 100
« anterior123457