Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 3598, tiempo total: 0.010 segundos rss2

"Como si arrancara un Milagro" (A Daniel Patrick Roche)

Nuestro frenesí fue crudo y ruidoso
Nos intentábamos robar el alma
pasó en días como estos
de Invierno y Destierro
Alguna vez cuando bajaste un poco la guardia
Alcancé a ver en tu rostro
una mirada tuya encendida cósmica
Se tornaban dulces y soñolientos
como los de un niño pequeño
Soñaste por primera vez conmigo
una vida juntos
Una casa
Un jardín
Con muchas rosas
Muchos libros
Tu escribiendo prosas sobre mi espalda
Tal vez hijos,
Te dije que quería tres
Y les puse nombre
Agustín, Teresa y Mateo
Nuestras promesas se cumplían...
Pero después no volví a sentirte así
Pues no habían noticias buenas
Para ambos
Pareciera que esperábamos la muerte silenciosa
Yendo de la mano por el túnel
Habíamos perdido grandes trozos
de los cabellos joviales
Toda su belleza
Su suavidad
Ímpetu
Y la Esperanza, lo más desastroso.
¡Que terrible presentimiento!
Tenía miedo de que aquí se terminará todo
No fui tan valiente como tú
Tu coraza era inquebrantable
una muralla que jamás pude traspasar
Guardabas tu dolor con orgullo
no me dejaste consolarte
"¿Para qué?" me preguntabas extrañado
Si tú nunca sentiste pena por ti mismo
Irónicamente
eso fue lo que hizo que mi alma se apegará a ti sin querer soltarla
¡Cuanta admiración sentía!
Esa manera de aferrarte a la Vida
a levantarte y vencer
así también quería que tu me quisieras...
Y yo solo te quería para mi
Anhelaba tanto tu ternura
Pero me hacías a un lado
Después de todo lo que habías perdido
A tu hermano
A tu abuelo
A tu madre
A ella...
Eso yo te lo quería reponer
con lo mejor que sabía hacer
A entregarme plenamente
Con mis heridas sangrantes
Tan abiertas y vulnerables
Con toda mi sensualidad
Mis alegrías
Mi sacrificio
Con todo mi amor
Y mi buena intención
Pero la enfermedad no me mataba como
lo hacías tú
Contigo caí desfallecida
De ese amargo sabor en los labios
Comprender que besabas a otros y a otras
Me atravesaban siete espadas por el pecho
Sin misericordia
Sentía que la poca dignidad que me sobraba se arrastraba por los suelos
Te aventaste por el abismo como un condenado
Y aún así te quería seguir
para salvarte
Aventarme por la borda y arrastrarte yo misma a suelo firme
Lloraba por las noches con un crucifijo en mi pecho doliente
Invocaba a todos los Santos
Por qué no quería perderte
Quería que vivieras
Y que Dios te diera una oportunidad de hacerlo conmigo
Que esos pasos de ciego fueran alumbrados por el verdadero Sol naciente
Yo si creo en segundas oportunidades
¿Pecare por ilusa? Tal vez, si, no importa...
"Eres buena persona" me decías
"Yo amo a la gente mala" me advertías
"I'm so fucked up" me repetías
Salí huyendo despavorida
de aquella destrucción catastrófica
Abatida y Vencida
Me subí en la canoa del Amor Propio
Reme lejos de ti
A veces volteaba dudosa en regresar
Tantos años...
Tantos años de no soltarte
No quería hundirme así contigo en esos escabrosos rincones de tu alma
Me asomé
No encontré nada bueno para mi
Polvo, y más polvo
Hongos venenosos
Cuerpos ajenos en tu cama
Botellas de whiskey
Fantasias y alucinaciones en gramos
Comprendí que jamás podría cambiarte
Era decisión tuya
No fue esto lo suficiente para que lo intentaras
Está bien
y me fui
Remando lejos
Muy lejos
Cuando creí que más al fondo me hundía
Sintiendo que fui yo la que falle
El Sol me alumbró a mi esta vez
"El Sol sale para todos, buenos y malos" dicen
Fui levantada y admiré su Esplendor,
La Paz estuvo conmigo
Volví a tomar mi Cruz
Otra vez me eche a andar
Sonreí
Y sentí como si arrancara un Milagro entre mis manos.





leer más   
15
7comentarios 71 lecturas versolibre karma: 119

Sin título...

Se fundieron
en un abrazo.

Sin saber
que era el
último, y
llevaba
nombre a...

DESPEDIDA...

© Derechos de autor
Isa García
leer más   
12
3comentarios 45 lecturas versolibre karma: 113

Dirty Talk

esta mañana
amanecí
frotando
con desvivo
toda mi alma

capullo
escondido
que florece
en el retumbar
de tu eco

extasiada
por sombra
ausente
penetrando
mis oídos

y te animo
¡Ven que me tientas!
leer más   
2
1comentarios 16 lecturas versolibre karma: 29

Desde que te quiero

Desde que te quiero
el cielo tiene dos lunas
y mil coincidencias,
esperando ser escritas
en un destello dondequiera.

Desde que te quiero
puedo conocerte los silencios,
y más que inventado
viene el regocijo que añoro,
desde cada remanso extinguido
hacia los dos.

Desde quererte
puedo conocerte, aprenderte
y pensarte como jamás,
y más
que lo alcanzable.

Desde que te quiero
voy a ciegas
observando todo,
y pareces decirme tanto
que espero detener el instante
para anclarlo en los dos
y no dejarlo partir.
leer más   
1
sin comentarios 18 lecturas versolibre karma: 9

Una Tonada Triste

Entre sus cuerdas
Entreteje una historia
Ya olvidada
Con el paso de cada destocada
De los hilos de esta guitarra
Se describe.

Una melancolía
Echa por su melodía
Una melancolía
Entre sus cuerdas
Un recuerdo
Que se vuelve somnoliento

Tocando en esta noche
Sin alguna luna
Que acaricie
Con su luz a este músico
Sin aires de cantar
Como lo solía ser antes.

Sin su musa,
Que pueda darle inspiración,
Sin esa sensación
Entre sus palmas
De escribir poemas,
Si la dama lo dejo
Solo con esta guitarra
En el cual desgarra
Con su melodía
Tristeza
Que se entrelaza
En sus tonadas...

Llenan el vació
Que le dejo...
leer más   
7
5comentarios 33 lecturas versoclasico karma: 105

Mas Allá De La Muralla

Mas allá de sus limites
De las altas cumbres
Ocultan un secreto
Mas allá de estos horizontes
Se extienden estos
Infinitos
Muros.


Un secreto
Oculto entre el concreto
Un secreto bien guardado
En sus adentros
Una mirada curiosa
Que quiere ir mas allá
Tratando de sobre pasar
Ese mural.

De mirar
Mas allá del horizonte
Que sus ladrillos
Esconden:
Sera
Un edén,
Un jardín,
La nada,
Un universo
Sin reverso.

Aferrándose
Entre las enredaderas
Arcillosas
Tratando
De asomarse
Mas y mas
Allá de sus
Limites

Tratando
De mirar
Desde lo alto
El paisaje que oculto
Estaba.
leer más   
5
sin comentarios 23 lecturas versolibre karma: 90

"Tu Amor es el joyel más bello" (Colaboración de @CorazónDeFlor y @rayperez)

Siempre preguntas cuantos joyeles rosados
quiero que adornen el largo de mi espalda
te contesto estirando a un lado la manta
bordada de luciérnagas de ámbar
para que la redondez de mi posterior níveo
presuma sus pliegues ya mancillados
con estos hilos corridos de perla y diamante
así que te convenzo una vez más con voz ahogada
¡Sigue decorando lo más hondo de mi alma!

En ese abismo sutil de lo deseado y encarnado quiero estar
rodearte de esas finas perlas y recorrer tu vigorosa espalda
joven
comenzar a escribir pequeños trazos líneas de fuego, que
arden duelen, y laceran
tu piel de collar, perlas y rosas.

Ese sagrado lienzo que tiene tatuado mi nombre como un
Ángel perpetuo que se sublima cada vez que entro a tu
aposento y te toco
y aparto tus pliegues y dejo
caer mi diamantina
carga de deseo frentico.
Quiero explayarme en cada rincón de tu cuerpo
y en mi mente guardar la imagen de este bello momento.

Entonces decórame toda
regálame una Esperanza irisada
que mis labios cereza se hinchen más
por el roce de tu boca
oh mi dulce tormento
lacera mi piel con tus dedos
escribe en ella tus siglas
reclámame eternamente tuya
regálame tu cálida esencia
que mi lengua palpita sedienta
¡te juro que soy solo tu esclava encadenada
en encaje y seda por tu impúdica poesía!

Si... No quiero compartir ni siquiera un centímetro de tu
decorado lienzo el solo pensar que otro sol camine sobre tú
brillante y traslucido espejo
sería como un puñal atravesado en mi garganta yerta.
Pues he traspasado las fronteras he navegado sobre un mar
de hinojos he sido arrojado por los céfiros del sur hasta llegar a este memorable encuentro.
Quédate atrapada en mi aliento no salgas de este torrente
bosquejo
y ahora me cuelgo el azabache y que un azul destello
haga florecer mi nervudo templo.

Te he guiado con centenares de astros violeta
a mi burbuja de Miel y Ensueño
incrustada de cuarzos blancos lagrimando
con tus dulces sonetos de Invierno
así tan delicada se torna mi alma enamorada
tratando de decirte tantas noches
que tu Amor es el joyel más bello
que me has entregado desinteresado
Y que las piedras junto con sus estrellas
no se comparan con la hermosura
de tu presencia
Regálame solo tu amor bendito pero te suplico
¡Sígue decorando lo más hondo de mi alma!
leer más   
12
15comentarios 126 lecturas versolibre karma: 129

mi sueño ha muerto

Quise ser especial
Por un momento
Y solo llene mi vida
De mil penas y lamentos

Llevé sobre mis hombros
La carga del mundo entero
Mientras tanto en el camino
Me olvidé de ser sincero

Por suerte, pude enderezar
La senda
Gracias a que la vida me quitó
A tiempo las vendas

Ahora veo que estaba ciego
En mi mundo de fantasía
Y mientras más pasaba el tiempo
Más crecían las mentiras

Hoy soy un hombre nuevo
otro proyecto de vida
Hoy soy del árbol la hoja caída,
Separado de la muchedumbre
Reconstruyendome
A cada momento.

Hoy miro al cielo, ahora esta mas claro
Y ya ni siquiera pretendo alcanzarlo,
La vida que deseaba en el ayer ha quedado
Junto con mis sueños
Que casi he olvidado

No intenten encontrarme
Yo ya lo he intentado
Y solo en el silencio
De mi mente me he hayado
Hoy soy solo un hombre
El resto ya es pasado
leer más   
15
1comentarios 67 lecturas versolibre karma: 121

"El Canto de los mirlos ahogados" (Autores @CorazonDeFlor y @rayperez)

Me despeinaré vaporosa pisando nardos y mirlos mansos
ahogados por las lagrimas sagradas de diluvios opalinos
se derrama en una mañana turmalina sobre mi templo
y vuelo como golondrina a tu refugio cual árbol de hombría
me cobija y con tus ramas refrescas mi Alma.
¡Oh madero viviente, se me olvida ser la flor dejada al viento!

En mis manos ya no eres la flor dejada por el viento
yo ahora seré tu refugio golondrina errante,
pero suéltate el pelo y siente la libertad
corriendo por la estepa del brumoso bosque estival,
siente como mis ojos te miran
y quieren desbandar tu sonrisa
hemisferio de aromas que excitan mis
estíos y ocres otoños
quiero que esta noche te desnudes
bajo el palmar de la luna.

Entre las flores del cerezo me despojo del silencio
canto junto con las palomas sollozantes
la belleza de tus copos profundos de fino topacio
y así me deslizo desnuda sobre eucaliptos y dedalera
para llegar a tu copa
bebiendo el delicioso vino de tus labios morenos
mi piel brilla una estela de preciosas gemas rosas
alumbrando nuestros rostros la alegría de encontrarnos.

Que maravillosa esencia guardas para mí
tan arcano y entero tu integro cuerpo
que mis manos apiladas y mis ojos enardecidos
se llenan de entusiasmo... palpándote
al son de los astros a lo lejos.
En esta noche suplicante que te pido no acabe,
mi boca y mis dedos lamen de tu aliento,
tu frugal despertar de mujer
que vive en las lunas de mi pecho. 

En lo más alto del silencioso eco
me extasió de tu vaporoso y dúctil gemir
y de tus collados senos.
Oh, Dios que mujer has creado
bajo la sombra del cerezo.

Quédate aquí conmigo arraigado a la tierra
donde tu mancha de diamante germina
mi monte vorágine de esmeraldas.
Quédate aquí conmigo anhelando la regadera
de zafiros nocturnos bajo mi pecho asfixiado
por tus besos inquietantes y tus dedos melosos.

Deja que nos lave los torrentes celestes del cielo
que nos limpie de la impureza del corazón marchito
que nuestras lenguas no se sequen
de tanto tocarse.
Así que deseo que siempre caiga agua
sobre nuestras cabezas delirantes
¡Que caiga la misma Vida en el agua
mi dulce gemelo del tiempo!
es el comienzo del despertar de la inmortalidad
de nuestras voces
es el vivir hoy para siempre.

Por eso me despeinaré vaporosa
pisando nardos y mirlos mansos ahogados
por las lágrimas sagradas de diluvios opalinos,
para llegar a nuestro lecho eterno
de prístinos lirios y aves cantantes, gritando:
"¡Quédate aquí conmigo!"

Las aves del bosque verde trasplantado
y el perenne rosal gritan al unísono contigo
que permanezca a tu lado.
Tú mi odalisca irreverente
tú mi piel sin tiempo
me pides que esta noche no termine
lo deseas tu y lo anhelo yo.

La eternidad cabe en nuestra hoguera
las brasas están ardiendo,
nuestros cuerpos piden más
que no se acabe
este apasionado encuentro.
¡Oh, mi flor inmemorial, mi Venus sideral!
acuéstate y contemplemos el manojo de estrellas
las pléyades y los agujeros negros
permitan que mi boca se encumbren
con tus labios perfectos y succionen
el divino néctar orgásmico y frutal
cargados de aromas arrancadas de la efímera existencia
de la flor de cerezo.

Tú representas esa mujer gallarda
que atraviesa las resinas de este mágico árbol
donde los mirlos se acuestan
y se juran Amor eterno...


(Léase escuchando esta canción)
youtube.com/watch?v=h_ICl20EJjY
leer más   
16
17comentarios 161 lecturas versolibre karma: 135

¡Ay, tristeza!

Mis palabras se desvanecen
en una tarde tan disputa,
despojo mis lágrimas
para sentir que vuelvo
con mi espíritu.

En el umbral del abismo,
todavía existen los ciegos
que muestran alarde
por la melancolía
armando historias sin
un rumbo, sin fin.

Llorar a veces es fingir,
por dentro existe el drama
con función al melodrama
conjurando gritos internos,
aquellos que desamarran
los hijos de la razón.

Llorar también calma el alma,
como si la tristeza
se tratara de una madre
que vive dentro de ti
para consolarte,
consolarte con las lágrimas,
acariciarte los tejidos
calmarte los latidos,
y recordarte que liberar
es desahogar.
12
5comentarios 78 lecturas versolibre karma: 107

Clavel Andina

Al caer
El atardecer
Cuando la luna
Se alza
Al llegar el anochecer

Duermes
Entre las sabanas
Arenosas
De las punas

Cuando
Las estelas
De las estrellas
Tocando tus finas
Prendas,
Te levantas
Ante la mirada
De lo astros

Adornas
Con tus
Blancos pétalos
Las noches
Llevando una corona
Dorada
En tu pecho

Descansando
En el techo
Del cielo
En el que reinas

Oh delicada flor que naces
En alguna
Puna
Alguna otra luna
Que Ilumine tu planicie
Desértica
Dándole
Otra mirada al desierto
Con tu presencia
A edén
leer más   
22
16comentarios 117 lecturas versolibre karma: 121

Imagen de un cielo estrellado

Ha de prenderse
cada noche
entre los fuegos,
etéreos seres de luz inequívoca,
y perderlo todo,
forma y huellas,
dios y rostro.
Desfallecer el alma y el día y,
ante la decrepitud del cielo,
rogar por los cantares
y la arena
y la cal,
y destronar con ellas
los sórdidos aguijones
que sacian el firmamento
con el vestido,
de selva o de muerte,
de la aurora.
Nada alimentan que el sangrado
firme de la mente,
o el cobijo de los puños
en las almas,
cuando entierran en el fango
leve o sórdido de su ignorancia,
una risa que
ni ellas mismas
iluminan.
13
6comentarios 91 lecturas versolibre karma: 110

Suculenta

Tres gotas de rubí brotaron de tu boca tersa,
Abriéndose chillantes cual capullos milagrosos,
Bebí sedienta con esperanzas de volver a tu lado.

Impudicamente vestida como ninfa del bosque,
Solo arrastraba colibríes como corona,
Y flores muertas cubriendome pezones.

Tan pálida y azulada me desvestí en tu lecho que al envolver mis piernas a tus caderas lo hicieron como anacondas lúbricas y sofocantes

Exprimí los veintiún gramos de tan anhelado centro cósmico que se vertía como vino espeso de uvas mordidas, granadas perforadas por colmillos de perla.

Tu brebaje es un regalo de la inmortalidad de los dioses anónimos que es depositado en los cálices vacíos de mi alma atormentada.

¡Que suculenta fruta del Edén mi pobre amor,
deja que tus divinos rios de escarlata decoren tan eróticamente las venas heladas de este cuerpo
que gozaste en vida de tu engañada enamorada!


Enid Rodríguez Isáis
@CorazónDeFlor
San Antonio, Texas
2018
leer más   
19
19comentarios 145 lecturas versolibre karma: 117

Melodía De La Diosa

Musa
De los poetas
Diosa
De melodiosa
Voz
Que Zeus
Te dio

En sus ojos
La belleza
Abunda
En sus rojos
Labios
Como los cerezos

Dama adornada de trompetas
Doradas
Que anuncian tu llegada
La corona
Simbolizando
Tu gran supremacía
Ante las demás
Musas


Un corazón roto
De tantos pretendientes
Que prometieron
Un amor eterno
Como la inmortalidad
Más la fragilidad
De su corazón roto

Viviendo de desvarío
Como estos versos
Que son tus mares
En la que refugias
Tus penurias

Donde las lagrimas
Se esconden en el lecho del mar
Pero no el hueco de tu pecho
Lleno de despecho

Por aquellos
Amores
Que no supieron
Cuidar
Dejaron
Que caigas
A los brazos
Del inframundo

Donde te marchaste
Donde te llevaste
Tu melodiosa voz
Que en silencio
Se resguarda
leer más   
19
12comentarios 98 lecturas versoclasico karma: 123

Zapatos nuevos

¡Ay, cómo duele!

Llevar zapatos nuevos

debería estar prohibido,

pues los roces sangrientos

en talones y juanetes

no se curan en poco tiempo,

y entonces también se aborrece

a los zapatos viejos.

Y quien dice zapatos,

dice también zapatillas,

y todo tipo de calzado.

Ahora bien, ¿cuál es la solución?

¡Los robots!

Tantos robots a nuestro servicio,

a nuestro alcance y disposición,

¿para qué, para traernos

comida, limpiar nuestra

casa y satisfacer incluso

nuestro ardor?

No, por favor.

Robots mejor para llevar

nuestro calzado nuevo

hasta hacerlo viejo;

y si se nos rebelan,

chancletazo al canto.

Y cantemos, limpiemos

y amemos con los nuestros,

que por algo nacimos

científicamente hechos

capaces de crear máquinas,

seres que no tienen

que sentir dolor de pies,

ni cansancio ni enfado.
13
4comentarios 74 lecturas versolibre karma: 128

Opulencia Divina

Opulencia Divina
Esplendor inextinguible
Cúspide de montañas
Cual presencia amorosa
Orquesta billón de colores
Reflejarse en gema viva,
¡Oh Sol de jade enaltecido
por Arcángeles y Santos!
Ningún ojo humano
Conoce su colosal
Hermosura
Porque Su reino es de los
Bienaventurados.
leer más   
19
14comentarios 143 lecturas versolibre karma: 131

Una gaviota en claro de luna

Nací una fría mañana de invierno,
con los colores rosados y, pasada la tarde,
llegó la noche más en claro de luna,
postrada en pálidas las carnes tornaron.

El momento por momentos se me hizo eterno,
erizados los vellos conocí a una taciturna
gaviota, que revoloteaba y del vuelo un alarde
de valor, cansado y postrado en la cuna.

Fueron otros los que me amaron,
me ungieron con lágrimas aquella tarde
de enero, en que paseaba, reflejos de arrebol
en los charcos tras la lluvia.

De enero era el último que nacía,
de enero recién empezado el invierno,
de enero acabado yacía;
de enero en tropa desinverno.

Nací para arrastrar caireles
engarzados con hebras de seda,
en la lejanía de la fábrica de ideas
y en el lecho de la tela en forma de hogo.

Gélida mañana se antoja larga,
de libros dispuestos en impolutos anaqueles,
entonando “mea culpa”, sálvese quien pueda,
mientras pueda, como pueda de esta locura
de nacer una fría mañana de invierno.

SENDEROS
Alfonso J. Paredes
S.C./Copyright
Derechos de imagen reservados, no autorizo la utilización de esta mi imagen, para otros fines distintos al de esta publicación, ni la copia y difusión por cualquiera de los medios existentes.
15
7comentarios 129 lecturas versolibre karma: 113

Ruleta Rusa

El tiempo da muchas
Vueltas
En su mismo eje
Que no notas
Las cosas que van cambiando
En cada siglo
En cada movimiento del semi ciclo

Mientras giras
En la ruleta rusa
No notas
Que algo a cambiado
En cada vuelta

Con cada movimiento
De las manecillas
Del reloj
Mientras el mundo
Da vueltas
Al ritmo de los años
Que van pasando alrededor
De tus ojos

Un segundo ha pasado
El minuto quedo en el pasado
En una hora algo habrá cambiado
leer más   
25
19comentarios 150 lecturas versolibre karma: 139

¿Poeta?

¿Poeta?
Yo pensé que era poeta,
cuando, en los arrabales de una fiesta,
un suspiro de tus labios
con palabras de mi boca
bailó un tango.

¿Poeta?
Yo pensé que era poeta,
cuando, una tarde de domingo,
de un otoño tras llover,
nos rimaron los latidos
en los poros de la piel.

¿Poeta?
Imaginé que era poeta,
cuando, en un tenue amanecer,
desde una estrella observé,
a dos nubes en el cielo
que empujadas por el viento
con un beso hacían tormentas.

¿Poeta?
O trovador, bardo o juglar,
o alguien al que una lágrima
que brote del corazón,
que duela como el amor
cuando te llega al alma,
le consiga emocionar.

¿Poeta?
Yo pensé que era poeta,
cuando, un vistazo de mis ojos
tropezó con tu sonrisa,
y el fulgor del carmín rojo
intuyó que era poesía.

¿Poesía?
Yo creí que hacía poesía
al sentir la melodía
que flotaba en cada estrofa.
¡Qué osadía!
Si eran solo fantasías,
y es el verso ahora el que llora,
porque yo no soy poeta,
ni lo que hago yo es poesía.
19
8comentarios 129 lecturas versolibre karma: 117

Llegó la noche

¡Oh noche!, deja que la luna te ilumine,
con el reflejo del día en su cara
y acaricie las brumosas almas perdidas
para señalarles el camino del día.

Y labras la tierra labradora, al comienzo de la mañana,
llega la noche, suplicas y llamas:
¡oh noche!, deja que el reflejo del sol en la cara de la luna
Ilumine los campos.

Alfonso J. Paredes
S.C./Copyright
Imagen tomada de internet, cuya fuente es: www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&a
18
4comentarios 88 lecturas versolibre karma: 127
« anterior1234550