Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 5467, tiempo total: 0.016 segundos rss2

Maldito cuerpo por tu culpa me perdí

¡Qué cuerpo tan pesado!
Lleva las siete plagas en la carne.

Es exigente y mezquino,
y siempre tiene frío.

Se embriaga con el néctar
de jóvenes perversas,
hombres blancos y negros,
y arranca la piel de tigres y zorras.

Su corazón es un hoyo donde
duermen los alacranes ponzoñosos,
ciega de sus culpas al preso
y su herida emana a la muerte eterna.

¡Qué cuerpo tan pesado!
¡Qué cuerpo tan enfermo!
Arrastra cadenas pasadas,
arrastra el odio hacia su padre
y el abandono de su madre.

Se arroja como los cerdos
a comer de su propio excremento,
y se enorgullece en sus orgías de ideologías que lo conducen al mal.

¡Despertar, despertar, despertar!
Que ya es tiempo
de arrancar la maleza,
ya es tiempo de recoger los frutos,
ya viene el invierno y la oscuridad,
¡Nos caerá la furia de su copa!



Artista: Leo Reiffesiten
Pintura: "Ein Gastmahal des Heliogabal 1891"


Enid Rodríguez Isáis
Estados Unidos
Noviembre 2019.
leer más   
22
11comentarios 141 lecturas versolibre karma: 203

No temas al miedo...

Una mañana
de Otoño, el miedo
entró por la ventana,
trepó por su espalda,
dándole suaves
caricias, hasta así,
desorientarla...

Quería adentrarse
en su piel, adueñarse
de su alma, controlar
su mente y hasta
sus sentimientos
también.

Pero entonces, una
voz susurrada se
escucho, venía de
su corazón...

Le decía:

"No dejes
qué el miedo ni nadie
te impida lograr
todo aquello
que tanto anhelas,
ni tampoco qué te
detengan, hacía tu meta,
hacía el camino de
tu libertad, tu propia
felicidad"...

Se levanto, y no sé
como fue...

Pero en ella, sintió
algo diferente, sintió
tal fuerza en su interior,
como en ella nunca
así, se había sentido.

Y entendió, de que
nada ni nadie
podía arrebatar sus
sueños, su esencia...

Y hasta el propio
miedo sintió miedo
de si mismo, y se fue...
(para ya no volver).

© Derechos de autor
Isa García
19
12comentarios 81 lecturas versolibre karma: 118

Fuera De Foco (Bailando En La Oscuridad)

Bailando debajo de la oscuridad
Un solitario la espera
Una dama se acerca
Una mano una caricia
Una estrella qe no sospecha
Una sigilosa tonada...

Es cuando bajo la luz tenue de la led
Que cuelga en el cielo raso,
Simbolizando un pequeño sol
El cual puedes tocar,
Tapar con las manos,
Pero nunca podrás sentir el calor
Y la luminosidad que este desprende

Miles de electrones chocan entre si
Formando la luna en la opacidad
Y el sol en el anonimato de sombras
Que se mezclan en un danzante empírico
Mientras dos mundos se encuentran fuera de foco
Donde en un poco de oscuridad... y un poco de brillo

Dos celestiales se encuentran
Detras de una cortina
Detras de centellas
Que destellan como flash en la inmensidad
De este espacio, donde se destilan besos recorriendo la suavidad
De su piel

Deja enamorarte
Para envolverte en mi magia.

Déjate llevar por la poesía que mi boca pronuncia
Mientras mis versos conquistan con suma prudencia tu universo.

Deja que en un parpadeo
Dos cuerpos se escondan como dos fugitivos,
De miradas indiscretas,
De miradas sumisas.
Mientras en un beso resguardan un secreto.

Fuera de foco...
leer más   
18
16comentarios 98 lecturas relato karma: 107

Frente Al Puerto

Plañe afuera el oleaje
De mis azules costas
Incontenibles a la angosta
Pared de mi hospedaje,
También, se filtra en la noche.
Un ápice de canto
Entonado por espantos
En susurros de sus voces.
A un costado, hay una cueva
Habilitada al consumo
Sin detectores de humo
Y banquetas de madera.
— ¡Ya he dicho que no fumo!
Y también que no les miento
Ando escaso de dinero y tiempo.
A la multitud me sumo...
Los brazos de una subcultura
en el entramado rustico
absuelven a un entristecido músico
Que solo calca partituras,
De réquiem a poetas
En las misas de difuntos
Mientras lloramos un presunto
Acto de Plagio de sus letras.

Oigo las señales de los barcos
Estoy alojado frente al puerto
Si alguien quisiera encontrarme
Sépase… que... ¡ he vuelto!
leer más   
15
18comentarios 109 lecturas versolibre karma: 118

"Sella con mi sangre tu nombre"

Despiertas encendido
en tu estuche de cristal
como un lucero amarillo,
tan profundo y esperanzado
en odas y viajes épicos...
Aunque tus lágrimas
sean gansos deslizarse
en las aguas de ese
desolado lago, ahí te esperaré...
ahí te dibujaré una sonrisa.
Luego de que nuestras tormentas
se azoten y se calmen
en nuestra piel salpicada
de piedras y lunas,
sellarás con mi sangre
tu nombre en mi corazón.



Fotografía:
Laura Makabresku Photography.


Enid Rodríguez Isáis
Estados Unidos
Noviembre 2019.
leer más   
15
7comentarios 95 lecturas versolibre karma: 107

Los versos bailan....

Estos
sentimientos
qué del
corazón salen,
se escapan sin
avisar al papel,
para ir a buscarte...

Despiertan
tus sentidos,
te hacen
sentir volar...

Cada palabra,
resuena, te
hace temblar
y vibrar el alma,
y ves, como se
erizan los vellos
sin tocar la piel...

Sientes esa adrenalina...

Cerrando
los ojos,
dejándote llevar,
tocando el
alma y nada
más...

Expresando
lo qué sientes,
con tan solo
conectar con
las almas, las
palabras sobran.

Olvidar(te) por
un momento
de esa tristeza,
qué te invade
desde dentro.

Y secar esas
lágrimas
aunque difícil sean
de detener...

Y esa música
qué sigue
sonando al
compás, qué
solo tú, escuchas,
mientras el corazón
CANTA...

Los VERSOS Bailan...


© Derechos de autor
Isa García
9
3comentarios 71 lecturas versolibre karma: 103

"Vendré de nuevo" (Para mis queridas amigas @Erato y @Claudia_Viviana_Molina)

Un atardecer cegó con su belleza
la miel vertida en mis pupilas,
un brote de espuma de felpa
envolvieron mi cuerpo mallugado...

No me quise volver, me gustó esperar
las noches pero solo veía,
su luz tornasol lanzando cuarzos
y talismanes para invocar el amor.

Y toda su furia tembló el volcán dormido, me volví agua nieve o en
algún azulejejo ancestral para observar
la desnudez de sus manos.

Resplandecí angelada y sin espinas,
mis labios eran copas de vida,
mis dedos, las escaleras al cielo.
Y por hoy me regreso, me devuelvo...

Iré a expiar mis malas emociones
y todas esas veces que quise
ser polvo o alguna lápida fría.
Vendré de nuevo...sin tanta expectativa.





Enid Rodríguez Isáis
Estados Unidos
Noviembre 2019.
leer más   
18
13comentarios 91 lecturas versolibre karma: 119

Todos Importamos

Hoy me da por pensar
—Ocurre muy pocas veces—
Que todos somos necesarios
El magnate, el gigante visionario.
Y el peón que cuida las reses
El enano sentado sobre el diccionario
Y el que multiplica panes y peces
El gordo ofreciendo solidario
Entradas para el casca nueces
El corrector ortográfico de diarios
Que es más letrado de lo que parece.

El tonto presumido de incendiario
Que se esconde todo martes trece
El doctor en el servicio hospitalario
Y el que hace el análisis de heces.
El tartamudo atascado en el vocabulario
Y el maestro que enseña “boludeces”
El jardinero ruidoso estrafalario
Que nos despierta antes de las siete.

…Y el cantante sublimado a su parnaso
Y el poeta de sangre tenuemente azulada
(Porque los de sangre colorada
Andamos de pie descalzo)
Y el músico, y el que danza…
Y el que reza
Y el político, y el comerciante
La brevedad del estudiante
El deportista
Todos somos importantes.
El que administra y el que siembra
El que construye
El que navega, el que vuela y el que camina
Aquel que sin estipendio instruye
El que obstruye
La operación de quien contamina
El que acorrala
el suministro ilegal de anfetaminas.
…Pudiera seguir enumerando
Pero la noche ha avanzado…
Y hay alguien importante esperando.
leer más   
20
32comentarios 158 lecturas versolibre karma: 125

La Dama En La Ventana

Su sombra acaricia con sus manos
De brisa el marco de la ventana
Su piel brilla al toque de la luna
Mientras se asoman sus ojos de nogal
Miran el claro brillo
De las farolas que iluminan
La entrada a su castillo

Desde el pasillo
Espera oír girar el postillo
De la puerta abrirse
Para abalanzarse sobre el cuerpo
De su amado

Se queda allí como una princesa
Mirando desde su balcón
Terminar con este cuento
Con un final felíz
Pero la guerra dejó una cicatriz
En su matiz

Y una lágrima se desbordó
Como río hasta tocar sus labios
Y sintió que no era cierto
Aquella noticia

Cual Penélope espera a alguien
Que no volverá a ver
Pero algo por dentro decía que vendrá
Pobre corazón que esperas
Al abrir las persianas
Verlo llegar junto al sol
Desde tu ventana.

Oh dama recorres
La ciudad sin tocar su suelo
Recorres con el alma el puerto
Esperando
Verlo llegar en su barco.
Oír sus pasos asomarse a su cuarto
Dejándo la puerta abierta
Por si por las noches no llega
Se recueste sobre las sabanas
De mar y la envuelva en un
Sueño en el cual pueda acabar
Con esta larga espera.
leer más   
31
21comentarios 116 lecturas relato karma: 129

Como esas golondrinas...

Somos como
golondrinas...

Libres, alzando
un vuelo...

En busca
de ese
lugar...

Llamado
SUEÑOS...

© Derechos de autor
Isa García
16
16comentarios 83 lecturas versolibre karma: 131

Rutinario

Otra vez al carrusel,
otra vuelta por la página de la vida
una mordida al tiempo
bajo el misterio de las horas,
se deshojan las rutinas
una cortina de cielo se rompe
ilumina las cabezas en los hormigueros.
Cuesta alzar vuelo
pesan las alas con tanto aguacero.
Del cuero duro de crecer
otro amanecer pestañea
sube la marea trivial sobre el asfalto
el alma entera se asoma a tu ventana
todas las mañanas esperando encontrarte
cansado de esperarte este corazón
obnubilado por un dolor a contramano
se suelta de la ilusión de tenerte
probaremos otra suerte, pues
mañana tal vez sea otro día.
leer más   
11
12comentarios 83 lecturas versolibre karma: 134

Tu aliento al caer la noche

Una tarde me descubrió el amor.
Desprevenido y con el alma desnuda,
me sorprendió inesperadamente.

Cogí tu mano, tu brazo,
me acerqué y aspiré de tu aliento.
me miraste con timidez
y con ojos intensos, profundos.

Toqué tu piel, tan solo un roce,
y me explicó lo que era el amor.

Recorrí todo tu perfil,
Tu pelo, tu rostro, tus labios,
y todo, todo en ti
pronunciaba mi nombre,
mientras que yo me quedaba sin palabras

Caía la nieve sobre nosotros,
pero y acaso importaba.

Al caer la noche éramos ya
dos almas fundidas en una y
para que ya, entender la vida
de otra manera.

Aquel día que me sorprendió el amor,
me cambiaste la vida para siempre.

Eterna y permanente desde entonces,
siempre me acompañas.
En mis sueños siempre y
también siempre en mi soledad.

Siempre conmigo y
desde entonces,
ya no soy sin ti y contigo soy más.



A mi inspiración L.
leer más   
13
11comentarios 71 lecturas versolibre karma: 111

"Este mundo entero pesa"

Te encontré en aquel centro,
con la furia de mi sangre
gritando tu nombre.

Renací sobre tu boca escarlata,
tu pulso, mi fuente de vida.
Tu risa, el temblor de la tierra
que partió en dos el mar triste.

Caminé descalza hacia ti,
en círculos de girasoles
y mañanas blancas...

Porque contigo siempre
había un espacio para cantar,
pero desde tu repentina ausencia...
¡Este mundo entero pesa!

Este mundo repleto de bárbaros
y su escasez de amantes,
con sus ciudades polvorientas,
viviendo en un masivo oasis engañoso.

Y yo vivo este destierro
sin la pureza de tu afecto,
sin tu rostro enamorado,
porque ya es inútil invocar tu imagen...

Oh, este mundo entero pesa
¡Sin tu amor y sonrisa!



Enid Rodríguez Isáis
Estados Unidos
Noviembre 1, 2019.
leer más   
26
20comentarios 140 lecturas versolibre karma: 113

Noviembre

Lánguido se acerca ceniciento,
melancólico, doliente,
entre cielos llorosos
y tardes decadentes.

Regresa con los soles perezosos,
murmurando maldiciente
banales plegarias quejumbrosas,
como antaño y como siempre.

Porque siempre otoñal
en las vidas reaparece,
en la hoja seca y en la fría corriente,
en el florido camposanto
y en la memoria de la muerte.

En esas noches que se envuelven
con la densa bruma,
donde habitan las almas y los entes,
donde asoman al brillo de la luna
arácnidos y sierpes.

Trae nostalgias y tristezas,
ese escorpión que llega de repente,
clavando el aguijón
de duelos eternos y perennes…

Acude sensible,
romántico vuelve,
sombrío, inclemente,
de nuevo…, noviembre.
leer más   
22
9comentarios 110 lecturas versolibre karma: 128

"Te descubrí de madrugada" (Celebrando mi primer aniversario en Poémame)

Te descubrí blanca de salitre,
aquella madrugada fría de Octubre.

Adornada con tus letras de tornasol
y te sentí en mis entrañas galopear,
contra el viento y el sufrimiento
que ardían en los poros de mi alma.

Cegandome con esa luz azul
y floreciendo la flor en mis labios.

Oh, hinchaste tu soplo
en mis pulmones diminutos,
me consumiste, me reconociste
y nací de ti como una gacela...

¡Me llamaste con tu inocencia de niña!

Y la hiedra se hizo jazmín,
el fuego se hizo mar,
los gritos se hicieron caricias,
aún lastimada y debatida...
¡Me abrazaste!






Enid Rodríguez Isáis
Estados Unidos
Octubre 25, 2019.
leer más   
37
22comentarios 311 lecturas versolibre karma: 370

Una Celda Llamada Ciencia

No me gustan los académicos
porque diseminan todo
disecando cada parte
de alguna de las tantas verdades que existen.

Me gustan los artistas,
me gustan los poetas,
me gustan los poemas, los versos, las prosas,
las letras que bailan y danzan
no ordenadas como un informe
como un libro de investigación
encerrado en un laboratorio
rígido.

Me gustan esas letras que caóticas corren
desesperadas, a veces, por no encontrarse
astutas, paradójicas, espejeantes.

Me gusta el arte porque no es robótico
y tiene vida.

Muchas personas enclaustradas en su rigidez
se crean caparazones de los que después se quejan
y piden libertad
hacia alguien que los salve de esa cáscara
pero no quieren salir a la luz
es una enfermedad.

La vida está fuera de cualquier cascarón y caparazón
en dónde está la libertad.

La vida y la libertad es un punto de encuentro
en uno mismo,
y no vaguedades intelectuales
ordenadas en un cajón.

Las obsesiones de todas las materias
que la academia domina
son barrotes en una celda
llamada ciencia.
leer más   
6
3comentarios 35 lecturas versolibre karma: 76

Baila hasta qué...

Baila hasta qué...

Tu alma se
calme, y
las heridas
sanen...

Baila hasta qué...

Cada pregunta
qué lanzaste
al viento, sin
tener respuesta
en ningún
momento.

Se evaporen,
como las nubes,
en el cielo.

Dejando así,
a los
sentimientos,
hechos
versos
Indescifrables
pero a la
vez infinitos,
reflejados
a la noche,
en algún
punto del
cielo...


© Derechos de autor
Isa García
13
2comentarios 88 lecturas versolibre karma: 109

Telaraña Surrealista

Telaraña de sueño
Maraña de estrellas
Miles de ellas brillan
Como gotas de agua
Colgando en sus hilos

El silencio es profundo
Tanto que te asfixia
Los recuerdos son películas
A medianoche
Las ilusiones son el disfraz
Del tenaz destinó

Hay miles de mariposas
Monarca navegando un navío
Las nubes son sapitos de papel
Saltando de un lago a otro.
Que surrealista es este mundo

Que hasta las estrellas son vértices
Lleno de colores brillantes
El mar opaco, y la luna saco de su bolsillos
Las luciérnagas para iluminar su ciénaga
Para que no se sienta solitaria
leer más   
18
12comentarios 114 lecturas versolibre karma: 103

Amor en tiempos de guerra (Para reflexionar)

I

El cielo muere sin consuelo,
abate el hambre a los huesos caminantes.
Sediento está el mundo.
La justicia cobra impuestos por adelantado
en donde el pez grande se como al pez chico.
Los insultos son bombas de racimo.
El concilio crucifica la verdad hecha hombre y
la desigualdad pregona privilegios con censura.

II

¿Cómo amar en tiempos de guerra?
La respuesta está en tus manos.
Con el dedo índice toco tu pecho
–cúspide de sabiduría–
Como luz radiante brilla la pureza de tu alma.
Sujeto tus caderas.
Tácitos movimientos místicos.
Por un momento me haces sentir demencia.

III

Sentir demencia en tiempos de guerra es
palpar la semilla del amor en el huerto de
la agonía sin perdón,
¿cómo es posible el milagro?
–Tus palabras tan dulces como la miel son las
respuestas tan refrescantes como la menta misma.
El cielo arde y la muerte es luminosa,
bombas van sin retorno.

IV

La vida se transforma en cenizas que se
esparcen como polvo en un amanecer rojo.
Cierro mis ojos.
Tu rostro dejo ver,
inclino mi sufrimiento y
la flor de la inocencia retoña,
el dolor agudiza mis sentidos,
y justo allí logro descifrar el enigma:
“el amor va, pero también regresa”.
14
1comentarios 63 lecturas prosapoetica karma: 70

—Los poetas no tememos a la muerte—

Los poetas no tememos
a la muerte;
la hemos palpado de frente,
y en la valentía de una pluma
irreverente a un duelo la hemos
retado.
La muerte murmura invencibilidad,
y glorifica sus actos de luto;
entre tanto, el poeta invoca
un verso de perdurable verdad:
“Las palabras que brotan del corazón
jamás mueren, porque son destellos
de luz”,
y la luz vence irreversiblemente
a las tinieblas.
¡Hágase la luz!
—Exclamó el primer poeta.
26
5comentarios 97 lecturas versolibre karma: 112
« anterior1234550