Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 714, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Al poema

Poema, solitario te elevas
desde el océano de las letras,
te descifras, te compones
y algunas veces, me deleitas.


©Pacodecáceres
13
9comentarios 71 lecturas versolibre karma: 78

Hoy me llega

Hoy me llega un surtidor
de dulces versos,
un torrente de palabras
en tus besos,
golpecitos de tu voz
en mis oídos;
hoy me vienen tus sonrisas,
tus latidos,
el calor de tus caricias,
tus suspiros.
Hoy me llega el manantial
de los recuerdos
más queridos.


©Pacodecáceres
17
9comentarios 65 lecturas versolibre karma: 91

No concibo la vida

No concibo la vida
sin nuestros desayunos matinales,
sin nuestras sonrisas alegres,
sin nuestras cómplices miradas,
sin nuestras palabras dichas
ni nuestras palabras calladas.

No concibo la vida
sin nuestras sesiones de sofá,
sin nuestras tardes de chimenea,
sin nuestros lapsos de siesta,
sin nuestros instantes de charla
ni nuestros momentos de silencio.

No concibo la vida
sin nuestros paseos por el campo,
sin nuestras comidas a solas,
sin el calor de nuestra cama,
sin nuestras noches tranquilas
ni nuestras noches agitadas.

Después de tantos días,
seguidos de tantos años,
disfrutando de alegrías
y compartiendo llantos,
yo no concibo la vida
si no es contigo, a mi lado.


©Pacodecáceres
20
16comentarios 128 lecturas versolibre karma: 103

Aromas

¿Pueden las hojas contar historias
de amor, de aventuras, de lágrimas
y de imperios indomables
con héroes en busca de sus señoras?
¿Puede un bosquejo que ahorra
mil dibujos ser el mapa
de la llegada de Venus?,
(dicha por el hombre la Mujer Amapola).
Ella puede ser mi otra cosa,
el misterio de tanto poema,
el mundo a mis pies,
recuerdo inmaculado en mi memoria.
Qué pudiera ser un aroma
cuando cae por tu espalda;
quizá mi masaje íntimo,
tal vez mi corazón que te adora.
Qué pudiera ser la misma flora
cuando cae por tu busto;
tal vez mis labios,
quizá el aceite de una diosa.
Y de las entrañas que me azotan
no explico mi reconcome
de este silencio que danza
mi abrazo que tanto te añora.
Y de mis nervios se torna
un enano a gigante cuando te veo,
entonces piedra me convierto,
escultura eterna, poderosa.
Tu alma me apoya,
ella es ese vehículo sin conductor,
la musa de mis sueños,
la tierra que quiero sin normas.
Puede el viento contar ahora
lo que mi corazón necesita,
ese roce de las montañas
cuando contra mi ser chocas.
Pide el cielo al sin boca
una palabra tan pequeña
que ni en el universo cabe,
y a Dios le queda gorda.
Ni tan siquiera una rosa
guarda tantas letras,
solo perfume, pétalos
y el frenesí de sangre por Roma.
¿Puede un beso ser una gaviota?,
confinada en una nube,
vuela como el rayo,
duerme en tu alma, mi alcoba.
Así es el Amor, la gloria,
ahí te lleva junto a ella,
no te suelta, te piensa;
así es el amor: un aroma.

© 2020 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
3
sin comentarios 24 lecturas versolibre karma: 23

Prefiero un “no me gusta”

Prefiero un “no me gusta”,
que me abre los ojos,
antes que mil silencios,
que me dejan ciego.
13
8comentarios 85 lecturas versolibre karma: 97

En el metro

Con el traqueteo del metro,
entre el tumulto de gente,
agarrado a la barra,
un roce intencionado
se paseó entre mis nalgas.

La miré.
Una pícara sonrisa
iluminaba sus labios
mientras con sus dedos
hojeaba un comic porno.

Quedé desconcertado
y, sin salir de mi asombro,
volví a sentir en mi espalda
sus roces deliberados.

Escondidas pasiones
se despertaron en mí.

Entre parada y parada
continuó el traqueteo
sin que cesaran los roces
ni mis oscuros deseos.

Una parada más, luego otra
Y con un susurro me dijo:
¡Vamos!

Se bajó.
La miré.
Tuve dudas.
No bajé.
Se cerró la puerta.
Me miró,
dio media vuelta
y se fue.


©Pacodecáceres
8
8comentarios 81 lecturas versolibre karma: 95

Intolerancia cero

No dejes que la razón
en la que te has forjado
sea la única que gobierne tu vida.
Critica tus propias ideas y compara.
Acepta que, tal vez,
existan otras razones
y que la mejor de ellas
podría no ser la tuya.

Admite que otros puedan vivir
con una razón distinta.
Que no se apodere de tu mente
la carcoma de la intolerancia.
La mejor cura es la duda.
Por ello, de todas las creencias, duda,
duda siempre, duda.

Tampoco te conformes nunca
con la primera razón que te ofrecen.
Critica todas las razones y compara;
compara para que tus conclusiones,
estén en el camino
de la verdad más acertada.

Para que la carcoma de la intolerancia
no tenga sitio en tu mente,
sigue la vereda de la duda
y duda siempre, duda.



©Pacodecáceres
15
13comentarios 132 lecturas versolibre karma: 91

Falsas ilusiones

Tantas veces
deseando tus risas,
imaginando tus besos,
soñando tus caricias
y tus pechos.

Fueron falsas ilusiones.
Esperanzas vanas.

Mis deseos no eran los nuestros.
Tus sueños no eran los míos.

Y, cuando la máscara cayó,
no me concediste una charla,
ni un adiós, ni una mirada,
a modo de despedida,
me regalaste
el gélido abrazo
de tu indiferencia.

©Pacodecáceres
7
9comentarios 89 lecturas versolibre karma: 79

Somos lo que somos

Desde arriba y desde abajo,
del derecho y del revés,
somos lo que somos,
no lo que nos gustaría ser.

Para aspirar a los que nos gustaría,
adornemos nuestros sueños
con trabajo duro, constancia,
dedicación y alegría.


©Pacodecáceres
12
11comentarios 99 lecturas versolibre karma: 87

Están vivos

Como en la higuera,
los higos.

Están vivos.

Desde que brotan
sobre el papel,
los poemas están vivos,
respiran cada día,
crecen, se transforman,
se pasean por mi mente,
los releo,
los reescribo,
y van madurando,
como en la higuera,
los higos.


©Pacodecáceres
13
6comentarios 60 lecturas versolibre karma: 97

Oro político

En política,
si hay algo que reluce,
no es el oro
es, más bien, el estiércol
con el que cubren todo.


©Pacodecáceres
6
3comentarios 60 lecturas versolibre karma: 81

Sopa boba

Cuando vivieron de la sopa boba,
la pereza habitó entre los hombres
y los hizo esclavos de la miseria.


©Pacodecáceres
14
9comentarios 73 lecturas versolibre karma: 117

A la lágrima

Alegre es el que vuela,
alegre es el que va,
es el que siempre viene,
el que siempre regresa.
Alegre se duerma
en la cama de la misericordia,
alegre se mantiene
en la noche aunque duela.
Alegre lee bajo la vela
los tesoros del amor,
que sin ellos no vive
aunque el corazón le padezca.
Alegre siempre sea
ese hombre del ayer,
alegre siempre es
una lágrima de poeta.

© 2020 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
6
sin comentarios 69 lecturas versolibre karma: 78

Quitamiedos, pero siega vidas

Pájaro libre.
Alas sobre ruedas.
El viento, la lluvia, el sol,
el amor y la carretera.

Sobre dos ruedas: libertad,
tu compañera de viaje
(la mujer de tu vida)
y la carretera.

No bastó la moderación,
ni la cordura por sombrero,
ni el aplomo en tu mirada,
ni la sensatez en la carretera.

Al acecho, el quitamiedos
que, como un cazador furtivo,
en el momento del disparo,
te alcanzó en la carretera.

Se hizo corto tu viaje
y con los ojos abiertos,
por recuerdo,
nos dejaste tu sonrisa,
en la carretera.

¡En aquella maldita carretera!


©Pacodecáceres
9
4comentarios 151 lecturas versolibre karma: 104

Tormento

No me atormentan
los kilómetros recorridos,
pero sí los familiares,
amigos y conocidos
que se perdieron en el trayecto.


©Pacodecáceres
14
8comentarios 99 lecturas versolibre karma: 125

Pereza y creatividad

Madre de todos los vicios
es la pereza, para el hombre.

El placer de no hacer nada,
no es para caer en la desidia,
es para descansar la jornada
y regresar con más fuerzas
al jardín de la inventiva.

Cuando nos abrace la pereza,
que sea para reposar la mente
y, que después del sosiego,
la imaginación se despierte
con las puertas abiertas
a la medida del arte.

Que, por encima de la pereza,
se eleve tu creatividad
para mantenerse alerta.
Siempre alerta.


©Pacodecáceres
12
8comentarios 90 lecturas versolibre karma: 99

La herida

No le dolió la herida
por la que brotaba sangre,
le dolió la herida
que sangraba humillación.

La herida sangrante
cicatrizó en pocos días,
la herida de la humillación
nunca llegó a cerrarse.


©Pacodecáceres
11
6comentarios 83 lecturas versolibre karma: 93

Gotas sobre el agua

Algunas veces escribo
y, sobre el papel,
dejo resbalar mis escritos.

Versos sueltos,
palabras aisladas,
pequeñeces que van y vienen,
ideas que nacen del aire,
tontunas que me apetecen.

Ya sé que no son nada,
pero me agrada
la sensación
de verter
algunas gotas sobre el agua.


©Pacodecáceres
15
9comentarios 76 lecturas versolibre karma: 107

Necesitaré

Cuando mi corazón palpite
acongojado
necesitaré que escuches
el sonido de mis lágrimas
resbalar por mis costados.

Cuando mis suspiros queden
atrapados
necesitaré que liberes
el aliento de los pesares
de mi pecho, desbocados.

Cuando mi llanto brote
trastornado
necesitaré que ilumines
la niebla de mis sollozos
y la senda de mis pasos.


©Pacodecáceres
14
15comentarios 93 lecturas versolibre karma: 102

Pasar página

Cuando lo roto no tiene remedio,
hay que reiniciar el disco duro,
pasar página
y empezar de cero.

Dejar atrás lo pasado
y enfrentarse
a un mundo nuevo.

Hay que abrir los ojos al sol
y dejar que la luz resucite
las neuronas dañadas
en el cerebro.


©Pacodecáceres
12
11comentarios 68 lecturas versolibre karma: 100
« anterior1234536