Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Arlecchino

De tu alma a mi alma
dos pasos has de seguir.
Un espejo místico entre bambalinas
nos divide a ti y a mí.
Mi querido Arlequín,
sin libreto ni sin fin,
no me alucinan, ya,
tus camaleónicas arlequinadas.
Pero me intriga
la espada atronadora
que cruza los cerros de tu aliento,
leyendas de tormentas
que gimen tu histeria,
descubriendo,
oh, sí,
tu lado cruel e indolente,
que en las lunas ciclotímicas
se revuelve…

Las estrellas danzan sensuales
y en tu cielo oculto se ilumina
una franja onírica.
Algo retumba y se enciende la chispa,
¡bufas!.
Se levanta el telón cuando
la luna canta tristes cuentos
de humanos e intrigas.
Tu sonrisa se estira…
Y te acercas, y me tientas, y me miras…
Pues las almas tibias
en las sombras resplandecen.

…Pero siempre amanece
Y, temeroso ante un sol ardiente
tu frágil esencia,
fugitiva como una pausa estival,
se eclipsa y se disuelve
en el fin del festival.

A una máscara nos empuñamos,
amor, …lo nuestro sólo es teatro!
13
2comentarios 89 lecturas versolibre karma: 81
#1   Que placer leerla y descubrirla Sonia, Bravo y felicidades!!!
votos: 1    karma: 11
#2   Gracias Ágata,
votos: 0    karma: 13