Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

¡Ay!

Hay muchas maneras diferentes de discriminar
y de oprimir,
infinitas maneras.
Pero ¡ay! todas hacen el mismo daño.
Los propietarios del dolor
lo administran con generosidad.
Oprimen vidas ajenas.
O es como ellos dicen o dices mal.
Discriminan sus bienes
entre sus propias maldades.
O estás con ellos o no estás.
El dolor enriquece a quien lo inflige,
y es gratuito para quien lo padece.

Me dicen: "vigila donde pisas".
Ten cuidado de a quien pisas, les digo.

etiquetas: poesía, filosofía, filantropía
3
2comentarios 23 lecturas versolibre karma: 38
#1   Los propietarios del dolor
lo administran con generosidad.

Es genial, tan dolorasamente real. Saludos!!
votos: 0    karma: 12
#2   #1 Me alegra que te guste.
Salud.
votos: 1    karma: 19