Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Carta a mi amada ausente...



Rosa, mi vida…

Te escribo esta carta esperando que te encuentres bien de salud en compañía de los seres que más estimes.

Pues bien, he deseado platicarte lo que en este día me pasara.

Era tarde cuando saboreaba el dulce añejo del alcohol ya viejo que mis manos sostenían.

Gota tras gota, trago tras trago, bebí mil copas que sabor amargo despedían.

Tomé, tomé las copas sin saber qué cosa hacía y ofuscado en el momento entre las sombras te veía y entonces cauteloso caminaba con recelo, pero no, por más que me acercaba sonriendo te escapabas.

Y entonces, despacio, mus despacio me acerqué tanto a tu regazo que creí tocar tu cuerpo con mis manos y sentí cubrirte con mis brazos, pero en esto mi vida, algo sucedía.

Al tocar tu mano con mi mano, al besar tus labios con mis labios, al tomar tu cuerpo con mi cuerpo, vida de mi desaparecías.

Y seguí, seguí probando aquellos vinos y seguí tomando con locura, y seguí, seguí también con espejismos.

Más de pronto de mi salió un suspiro y vi la realidad por un segundo: botellas ya vacías, cigarrillos mal fumados, vasos rotos y tirados y yo sentado y solo en aquel cuarto tan vacío.

El suspiro volvió pero ahora me encontraba parado y pensativo ¿qué diablos había yo hecho?

Sí, había bebido con gran delirio al grado de haber gozado de espejismos, pero créeme, no me encuentro arrepentido pues si algo he deseado, es entre mis brazos haberte a ti tenido.

Ahora, ahora que ya he despertado, he tomado cubetas y escobas, y aquellos vasos rotos, aquellos cigarrillos ya tirados, esas botellas ya vacías, mi vida, las he levantado.

Todo ha quedado como antes: la mesa sin objetos, la silla en su lugar, el piso limpio, la cama tendida, ya no hay ruidos, pero aquí en mi corazón queda un dolor agudo, dolor causado por tu ausencia y que rompe en mil pedazos mi existencia y a mi alma la condena.

Así mi vida, viví una tarde más en este mundo, con locuras y con sueños, entre vino y cigarrillos, tan solo vida en ti pensando.

Ahora Rosa Mía, me queda tan solo el despedirme y decirte quiero vida, que siempre, siempre te estaré adorando.

Quien te extraña y te ama con todas las fuerzas de su ser…
  …Martín.


p.d. “… Cierto es amada mía, de ti me encuentro muy lejos, muy solo y sin tus besos, y cada día que pasa, sin ti, sin ti los aborrezco…”

etiquetas: carta, ausencia, amar, extrañar, beber, fumar, soledad
13
2comentarios 159 lecturas prosapoetica karma: 93
#1   Mi vida, de ti me encuentro lejos, extrañándote, y mi soledad acompañada del vino y cigarrillos, me han hecho soñarte tanto y tanto... y así, me embriagué de amor feliz contigo.
votos: 1    karma: 20
#2   una carta lleno de romance y belleza
votos: 1    karma: 23