Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Cenizas (I)

Convertimos la noche en un incendio,
redujimos a cenizas el mundo a nuestro alrededor,
y, al amanecer, no quedaba nada más.
Sólo nuestros cuerpos,
que seguían ardiendo.

etiquetas: amor
5
2comentarios 60 lecturas versolibre karma: 59
#1   Lindo poema, "solo nuestros cuerpos
que seguian ardiendo." Bravo poeta.
votos: 1    karma: 20
#2   Gracias! Un honor.
votos: 0    karma: 8