Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Cielo

No te lo vas a creer
pero yo a ti te he creado.
No me había dado cuenta
de lo que había pedido,
ni siquiera de que había
pedido lo que quería.

Por eso a ti te he creado
sólo a fuerza de quererte.
De tanta y tan larga huida,
de tanto y tan largo engaño,
esencia mínima, resta
de todo cuanto he borrado.

Por eso eres así, Cielo
-ya que tú me llamas Sol-,
porque tú has venido a darme
un lugar donde brillar.
Que tú quieras que te habite
me da a mí quien habitar.

Y quizá no por quererte,
sino por necesitarte.
Tú no vas soltando flores
ni recolectando amores.
Tú no eres de amapola
ni te bastas a ti sola.

Así es como te he creado
y así me has creado a mí.
No más flores que se mueren
sino un calmo mar azul.
Y a la orilla de ese mar
bajo el cielo despertar.

etiquetas: amor, cielo, mar, octosílabos
12
sin comentarios 64 lecturas versoclasico karma: 115