Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

El cielo crepuscular después de la lluvia

El cielo crepuscular después de la lluvia, tan tranquilo como
una oración en el pecho de una mujer, las hojas del mar que
fluye, donde el cuerpo caliente se baña.

Nos protegimos de la lluvia bajo el árbol de Banyan, nos
sentamos observando las nubes después de la lluvia,
observando cómo se alejaba el atardecer, observando la marcha nocturna, observando el primer destello del bosque.
Ella esta acostada larga sobre el lecho de sabanas blancas.


Con la mano puede tocar su pecho ligeramente convexo.
Un vientre plano como una gacela del Kalahari.
Delgada de nuevo, pensó: "Soy delgada y siempre me gusta que empiecen desde la parte inferior del abdomen"
Más abajo está el hueso púbico, ligeramente convexo, como
una suave ladera, discurriendo agua de manantial.
Ella esta sentada en el viento, mirando al hombre bajo las lágrimas del cerezo, la cintura del sauce delgado, las cejas
ruborizadas por los labios rojos rouge.


Ella esta sentada con los ojos oyendo el viento
soplar en mi sangre, escucharlo a gorgoteos, canción que sopla desde el otro lado de los altos juncos.
Me puse el pañuelo en el estómago, un sentimiento cálido
Un día del año pasado, presiona sobre mi entrepierna.
Era tarde, en la noche, y la lluvia nos rodea
como una palabra pura en las letras, que
transmitía preguntas distantes, las cosas fugaces
bajo la lluvia, una experiencia feliz en un estado original.


Siempre estoy escuchando como una mariposa se convierte,
en un sueño, en una novela nostálgica. Nos reunimos en una
noche lluviosa.
¿qué tengo que hacer para mantenerme romántico?
Los que envejecen en los hábitos y se apresuran con
los recuerdos perdidos en la emoción, de armar estas
piezas. En el mundo interior donde el viento no puede
controlar, esta lluvia es un entretenimiento noble.


La lluvia, que fluye en nuestros cuerpos desnudos, es
como el jugo de las plantas, es la noche lluviosa.
Parece que estoy jugando un juego, jugando con una llave, alrededor de la llama del diamante, ahumado y con una sonrisa fría y dura, pago suficiente dinero pero no puedo
comprar el ídolo en mi corazón.
En la mañana, cuando una mujer cantaba a una dama mariposa, tenía garras brillantes y se reía como un zorra legendaria.
Estas mujeres agitan la bolsa de piel de serpiente, retuercen los muslos calientes y hablan sobre el lenguaje del gato.
El ascensor sube lentamente y admiro mi rostro en la vista nocturna de la ciudad.





Che-Bazan, España
www.youtube.com/watch?v=G8MGiPo5IxU

etiquetas: cielo crepuscular después de la lluvia
8
2comentarios 54 lecturas versolibre karma: 101
#1   ¡Pura sensualidad y que foto tan sugestiva!
votos: 1    karma: 40
#2   #1 Gracias poeta por tus bonitas palabras.
votos: 0    karma: 20