Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Deshoras

A la espera
de la hora tuya y mía
discurren relojes, ciudades,
abrazos y partidas.

Discurre la sólida existencia.
Las sombras etéreas danzan,
transparentes y diáfanas
frente a nadie y frente a todos,
como un diamante
incalculable y único;
la noche es un fruto
de piel infinita y perversa,
una quimera
que mata pero no vive,
de sobresaltos,
de miel y humo.

Somos un instante
aferrado al vientre
de la eternidad.

etiquetas: verso, libre
3
sin comentarios 44 lecturas versolibre karma: 26