Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Mi Diario: Nuestra historia

Ahora tú, antes yo. No dejemos que la duda enajene nuestros sentidos y lacere la existencia.

Nuestra historia no se ha escrito ahora, lunas lleva germinando sobre la tierra, en el epicentro del corazón.

Amore mío, como te hago entender, que al decir te amo, pongo en las palmas de tus manos mi aliento de vida, y en tus labios el néctar sagrado.

Al decir de este corazón, un cúmulo de ensueño entorcha mis sentidos, y al anochecer y amanecer, te reclama cual manojo de esperanza.

Entiendes, que este río de tristeza, dolor e indiferencia, me cobija igual, causando más o peor daño.

La crueldad, propia de la oquedad del alma, no la imagino pieza que pueda encajar en tu espiritualidad.



Y el tiempo va midiendo las horas
Que ruedan por mis mejillas

Asombra que indolente te pierdas
En el mar de este tormento

Con tu corazón poblado de dudas e incertidumbre
Cual lobos hambrientos

No podéis decir, no hay lamento
Pues veo que la fiebre te consume como la llama al viento.


* Imagen tomada del muro de Islam Gamal.


Luz Marina Méndez Carrillo/18082019/Derechos de autor reservados.

etiquetas: dolor
5
2comentarios 44 lecturas prosapoetica karma: 79
#1   Cada vez mejoras Luz de siente el drama, la importancia del personaje y sus desvelos muy bueno
votos: 0    karma: 19
#2   #1 Gracias Agustin por tu visita y tus palabras. Saludos.
votos: 1    karma: 37