Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

El hombre debe ser…:

(Jotabeím)

1 —
El último en acostarse
Y el primero en levantarse.

Eso decía mi madre,
ratificaba mi padre
y el padrino, su compadre…
Que al hombre que no le cuadre
esa costumbre por norma,
verá como se deforma

sin que pueda cuenta darse
y aunque como perro ladre,
la familia en mala horma.


—2 —
Y no es cuestión de machismo.
Es el puro realismo

que nuestros antepasados
dejaron en sus legados,
para dejar allanados
los caminos ya trillados.

Por eso, sabios consejos,
siempre nos dan nuestros viejos.

Y nos dicen que lo mismo
que a ellos le brindaron vados,
nos lo muestran como espejos.


—3—
¿Por qué la familia existe?
Es pregunta que persiste,

aunque todo el mundo sabe
Y a nadie duda le cabe,
que hombre y mujer son la clave
de que se sustente y trabe;

se multiplique y extienda
y todas busquen prebenda;

y como toro que embiste…;
también carne, pan, casabe
sin importarle contienda.


—4 —
Así ocurre en todas partes
Las familias son baluartes

Que hay que atender y cuidar,
sostener bien y educar
para que su bienestar
como luz pueda brillar.

De eso es responsable el hombre
…y la mujer, no se asombre.

Unidos son estandartes
una cuestión medular
Para que nada se escombre


—5 —
Cuántos de familia son,
no es cosa de discusión.

Ya sea grande o pequeña,
lo importante está en su seña,
si al mostrarla es halagüeña
será su mejor reseña;

y el mérito se lo lleva
aquel que sirvió de leva

y esa es la causa y razón
por la que el hombre se empeña
en ser de ese barco vela.

—6 —
Dirigir a una familia,
al hacerlo bien afilia

a todos sus componentes,
cuya condición de gentes
los hacen tan diferentes,
a pesar de ser parientes.

Por eso con mano dura
y sin perder la ternura

el padre siempre consilia
las razones indulgentes
de su mujer, madre pura.


—7 —
Siempre debe estar al tanto
De los por qué y los por cuánto

hay en la familia alguno
Que no tomó el desayuno,
Y velar por que ninguno
Tenga que sufrir ayuno

Tampoco que alguna pena
Note a la hora de la cena

Que pueda provocar llanto
Pues sería inoportuno
Para una noche serena


—8 —
El padre es hombre que debe
Mostrar que siempre se atreve

A hacer grandes sacrificios
Y no caer en los vicios
Ni creer en maleficios
Solo en los buenos oficios.

Debe ser siempre un ejemplo
De conducta como el templo

Que inspire a su prole en breve
Recibir buenos auspicios…
¡Nada de contraejemplo!


—9 —
Garantizar debe y puede
Por mucho que el tiempo ruede

que sus hijos se encaminen
y ellos mismos determinen
estudios que los empinen
a lograr lo que definen

No es cómoda la tarea,
pero él hace lo que sea

procurando que no quede
A merced de que terminen
quemados como una tea


—10 —
Los padres crean la horma,
en que la familia forma

va cogiendo y se moldea…
Si la horma es mala, se afea;
Si es buena, se regodea
cumpliendo cualquier tarea

sea de noche o de día.
Y con total simpatía

al cumplir lo hace por norma
para quién la orienta vea
que hicieron lo que pedía.


—11 —
Para velarles el sueño,
el hombre se hace el empeño

de a todos ver acostarse;
no sin antes cerciorarse
de quién debe levantarse
bien temprano y prepararse

para asistir al trabajo.
Se acuesta y duerme a destajo.

E interrumpiendo el ensueño,
es el primero en tirarse
para a todos dar atajo.

*

etiquetas: un, jotabeím
12
14comentarios 172 lecturas versoclasico karma: 84
registro de eventos del poema
no hay registros
registro de cálculos de karma