Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

El sultán amante

Y su piel de ambarina sedosa
embriaga las tinieblas,
sus gráciles gestos danzan
sobre la piel del sultán,
ostenta una corona
de sudores perfumados
en su frente de fuego.
Su cuello flexible
favorece su encanto,
pierde sus labios
en la natura del sultán.
Sofoca la leña ardiente en sus manos,
los movimientos de su cabeza
son los de una flor en su tallo,
su lengua vaporosa
pasea los pliegues
de aquel nardo que mantiene
su corola abierta al aire.
Las esferas prodigan la carne rosada
edificadas por las caricias
de la mano del sultán
frutos dulces y firmes del talle,
la redondez de sus caderas,
el contraste de la piel morena
y los ojos noche del sultán amante
es una obra del Kamasutra,
El éxtasis templa
los cuerpos en humedad,
en gemidos, en latidos,
se acelera el fogueo,
el sultán se aferra al panteón
jinetea con furia,
la amante se crispa,
araña y en un largo baladro
la lluvia se derrama
en los vientres exhaustos,
caen en un sopor
el sultán amante
y su lasciva damisela.

Yaneth Hernández
Venezuela
Derechos reservados.
10
2comentarios 50 lecturas versolibre karma: 80
#1   Todo un apasionante poema.
Saludos.
votos: 0    karma: 19
#2   #1 Gracias Saltamontes. Saludos.
votos: 0    karma: 20