Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Elvira

Juan se levantaba como cada mañana a las 7’30 h. Ya hacía muchos años que no era imprescindible madrugar, pero uno se acostumbra a una rutina, y después ya forma parte de tu día a día. Se preparaba un tazón de café (descafeinado por prescripción médica) y leche desnatada (también por prescripción médica) y un par de tostadas del pan sobrante del día anterior. Le gustaba echarles un buen chorro de aceite de oliva y nada más. Hacía su cama y recogía lo poco que el mismo ensuciaba. La ventaja de vivir solo, se decía, es lo poco que uno ensucia. Esperaba sentado frente a la tele la llamada de su hija Isabel, y charlaban durante unos 5 minutos. Ella llamaba todos los días para saber que ambos estaban bien.

[Desde que Elvira (su Elvira) estaba en el centro ingresada, su vida era monótona y aburrida. Añoraba las charlas, los paseos, la complicidad y hasta las discusiones por los pequeños detalles: que ver en la tele, que cenar, cuando salir……..
Uno nunca es consciente de la riqueza que tiene hasta el día que la pierde.]

Se sentaba frente al ordenador (algunas mañanas para charlar con su hijo Jorge que vivía en el extranjero y así les era más cómodo a ambos) para leer el periódico y descubrir una vez más que las redes sociales vierten más veneno que verdad, pero reconocía que esto le mantenía conectado al mundo. Esperaba, como siempre, a que dieran las 10 h. para irse a ver a Elvira (su Elvira).
Siempre le llevaba alguna de las pocas “chucherías” que le estaba permitido y aconsejado llevar. Se sentaba junto a ella y le hablaba de lo que había visto esa mañana en el periódico. De lo que había hablado con sus hijos, siempre le mandaban millones de besos y abrazos para ella. Volvía a enseñarle las fotos de sus nietos, unas veces las miraba ausente pero otras las besaba con ternura. Le agarraba de la mano y le leía algún libro. Elvira (su Elvira) siempre fue una gran lectora. Amante de la literatura y de la poesía. Había sido profesora de Lengua y Literatura toda su vida.
Ella le miraba, como quien mira a un ser desconocido pero con cariño. Algunas veces (las menos) le reconocía y le abrazaba o le hacía una caricia. Otras le confundía con alguno de sus hijos y le regañaba por no haber recogido su cuarto….pero la mayoría de las veces no decía nada. Estaba ausente, pero con una permanente mirada melancólica.

A Elvira le diagnosticaron alzhéimer hacía ya bastantes años, y poco a poco Juan fue viendo como Elvira (su Elvira) se iba perdiendo en un mundo desconocido para él.

Una mañana una de las enfermeras le dijo a Juan lo que admiraba el cariño y la devoción con la que todos y cada uno de los días del año, sin faltar uno, iba a pasar el día con su mujer, a pesar de que ella la mayoría de las veces ni le reconocía. A lo que Juan le respondió.
- No es nada extraordinario, es algo muy normal, porque ella siempre será Elvira, MI ELVIRA.

etiquetas: alzhéimer
19
16comentarios 109 lecturas concursobac karma: 96
#1   que impresionante me ha gustado mucho
votos: 1    karma: 40
#2   #1 Gracias Lidi¡¡¡ Un beso.
votos: 0    karma: 20
#3   Que triste y gran realidad la que nos has narrado, con todo el cariño entre sus protagonistas que tú transmites con la misma devoción, la verdad es que emociona. Gracias amiga, ojalá! nunca la vivamos
votos: 1    karma: 40
#6   #3 Así es, ojalá y solo estuviera en las historias inventadas y no en la vida real. Gracias, un abrazo :-)
votos: 1    karma: 40
#4   Linda historia ...Saludos poéticos.
votos: 1    karma: 39
#5   #4 Gracias¡¡ :-)
votos: 0    karma: 20
#7   Excelente!!
Doy fe de ello...
al ser un tercero que día a día
flota de puntillas por cientos
de Juan y Elvira...
Maravilloso compañera!!
votos: 1    karma: 39
#8   #7 Gracias amigo. Los terceros que flotan de puntillas , suelen ser muy importantes... :-)
votos: 0    karma: 20
#9   Precioso, Hortensia. Como siempre, brillando en cada estilo, me ha fascinado el relato. Te deseo lo mejor en el concurso, y siempre. Hasta pronto!
votos: 1    karma: 39
#10   #9 Muchas gracias, saludos {0x1f600}
votos: 1    karma: 39
#11   Vaya Horten, una maravilla este relato... Una historia fascinante...
Éxito en el concurso...
votos: 1    karma: 35
#14   #11 Gracias Letizia, un abrazo¡ :-)
votos: 1    karma: 35
#12   Que hermoso relato {0x1f60a} {0x1f60a} {0x1f60a}
votos: 1    karma: 39
#13   #12 Muchas gracias¡¡
votos: 1    karma: 39
#15   Conmovedor relato mi querida amiga. Suerte y exitos...
votos: 1    karma: 39
#16   #15 Mil gracias compañero¡¡¡ Saludos.
votos: 0    karma: 20