Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Equilibrio

Se hace necesario el reencuentro con los recuerdos
que se han vivido, como punto de partida para
ir subiendo de forma progresiva la pendiente
de la existencia, ya que dependiendo de su intensidad
se necesitará anclar con mayor o menor esfuerzo
esa experiencia que puede dar los dichos o los hechos,
como puntales, hitos o ejemplos que en presente
y a futuro ayuden a encauzar las pisadas, que
como caminante de un destino incierto hacemos, y por
los cambios que llegan sin avisar que puedan
provocar desconcierto, de inicio o en el trayecto,
de eso se encargan los puntales como puntos
de apoyo donde asirse los viajeros de todos los tiempos,
y que además descargan los pesos sin fundamento
e innecesarios para nuestra mente y para nuestro
cuerpo, esas prácticas según el poeta “ayudan
y son un consuelo para enderezar el sendero,
cuando los momentos ponen a prueba las capacidades
innatas o aprehendidas con el tiempo, pues la
existencia de un mundo mágico no arregla los entuertos,
sino que el poeta refiere que “debe existir una relación
entre la veracidad de esos dichos que se correspondan con
los hechos y eso entona el cuerpo”, que ahora es ocasión,
de que aparezcan en el plano de la realidad los hitos,
que son puntos de máxima expresión al conseguir
tanto los retos como las metas que se han propuesto
alcanzar, en el mundo conocido y sin la fantasía de por medio,
que pertenece al plano de los deseos, con una preparación
y oficio bien hecho de alcance real y a una distancia
media del objetivo dispuesto, pues es el centro
equidistante de los extremos, un valor que asegura
la consecución medida de ese clímax o momento
álgido, en las distintas fases por las que pasa nuestro
cuerpo, desde el inicio hasta la senectud, pasando por
espacios intermedios, e incide el poeta en reflejar
“que nada asegura que estando en el lugar, en un
tiempo y con una situación o contesto dado, se consiga
ahora sí nuestros sueños y anhelos”, pues comenta el poeta
que “quizás las mejores enseñanzas partan de los ejemplos
de vida, que son puro arte en un plano de perspectiva
clara y diáfana, esos que se dan a lo largo del trayecto”,
que son sobre todo la prudencia, la paciencia y el ser en esencia
sencillo, lo que ayuda a retirar obstáculos de en medio, pues un alma
se sostiene por el cuerpo, efímero envoltorio de duración tasada
por desgaste de los elementos, de este plano salen las
buenas enseñanzas de tío “maña” esas que ayudan en todo
momento, a dar una solución a lo que delante tenemos y
como bien sabemos es el equilibrio un punto medio de encuentro.
La Redondela 16/05/2019 15:22 h.
Fdo.- Juan Carlos González Rodríguez. Libre Pensador y Poeta.

Todos los derechos reservados.

etiquetas: categoría prosa poética, género lírico
6
2comentarios 29 lecturas prosapoetica karma: 72
#1   Cuanta verdad en solo poema, "pues la existencia de un mundo mágico no arregla los entuertos" , me encanto, un saludos afectuoso
votos: 0    karma: 20
#2   #1 Buenas tardes Varimar, como siempre es un honor tus comentarios, en esta ocasión es una prosa poética dedicada al "sí" que afirma y da equilibrio y al "no" por norma que desentona cuerpo y mente, por ello la referencia a los puntales, los hitos y los ejemplos. Un saludo afectuoso.
votos: 0    karma: 16