Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

La muerte

“Al fin va a descansar”.

“Tal vez fue lo mejor”.

“Lo mejor es aceptarlo”.

“No hay que temer, es natural”.

“La muerte no es el final”.

Todas frases de consolación,

mentiras que nos decimos para lidiar con la muerte,

mentiras que incluso yo mismo he dicho y creído alguna vez.

La verdad es que pocas cosas generan tanto ruido en mi ser, como ella.

Un ruido escandaloso, triste, amargo e iracundo.

Estaría mintiendo si digo que no le temo a la muerte,

pero sin pretender ser fuerte, no es mi mayor emoción.

Son la angustia y la ira las que más invaden mi corazón,

pues palidece el temor ante la preocupación y la frustración.

Preocupación de no lograr la miseria que como humano puedo permitirme ambicionar.

Frustración de que sea una miseria lo que mi condición de humano me permite ambicionar.

¿Qué son cien años o menos? En este mundo de límites tan extremos y de tortuoso avanzar.

La muerte hace que mis oportunidades sean más preciosas, para las más importantes cosas podré dos o tres veces fallar.

La muerte me separa de mis seres queridos, y personas que admiro, todo me quiere arrebatar.

Por esto y muchas cosas más, te odio, maldita muerte, y lo haré hasta mi amargo final.

etiquetas: muerte, frustración, frustracion, angustia, temor, ira
2
sin comentarios 36 lecturas versolibre karma: 12