Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Lo inesperado

Los días eran iguales, arena
infinita de un desierto sin límites,
y el alma que ya no buscaba nada
dejó también de esperar tu llegada.
Las horas, sin sentido, como dunas
de mañanas sin pájaros cubriendo
con su luz fría un tesoro olvidado.
Cuando todo temblaba en su derrota
te hiciste visible en la primavera.
Contra lo inmóvil llegaron tus ojos,
frente a la nada llegó tu sonrisa
de oasis, viento fresco y horizonte.
Para quitarme de encima a la muerte,
para sacarme de nuevo a la vida.

etiquetas: endecasílabos
4
2comentarios 21 lecturas versoclasico karma: 57
#1   Cuando todo temblaba en su derrota
te hiciste visible en la primavera.


Bellísimo. Saludos Mocher!
votos: 1    karma: 32
#2   #1 Muchas gracias, Mary. Un abrazo. {0x1f60a} {0x1f44d}
votos: 0    karma: 12