Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

A mamá, por los siglos de los siglos

...

Nadie soy yo.
Ni lo que escribo.
Ni las inmensas rocas que deciden ir
a la constante de los días y mueren y se hacen poesía.
Y les recito poesía.
Nadie es huella, ni caricia,
ni instinto en contra de los vientos del mar
y de sus olas y de sus bocas y de sus fulgores.

Lo único del tiempo eres tú, madre.

Lo que se juega en el destino,
las corrientes griegas de sus Dioses,
el número perfecto y aural.

Poesía eres tú. La desidia de una rosa,
el muro y las murallas, el instante creador.
Poesía eres tú. La compañera del alma en mitades.
El cuerpo minúsculo más triste,
la sonaja de hierro y el abanico de hojas,
las horas y versos más tristes, casi diminutos a la orilla del tiempo.
Nadie se compara: las estrellas y
su canto, el vino y la madera, los golpes de polvo
y el llanto perfumado de los cielos cautivos;
las calles nacidas de las amapolas y
los miles de vidrios rompiéndose.
Nadie es sino tú, poesía.
Pura y maternal, adornada de joyas y noches
de auroras boreales, noches con oídos de campana.
Poesía eres tú. El contacto anciano con los tallos.
La vida en dunas celestes y
campanarios y leña: el cuerpo de antes.

Nadie es sino tú.
Ni Neruda, ni Whitman, ni De La Rockha
usaron sus verbos vivos contra ti,
nadie es. Nadie describió la esencia perfumada.

Eres poesía del sur.
Eres poema que viene danzando.
Eres un pedazo amargo de un eterno ser, combinas a las unidades.
Eres un golpe vacío y seco de alimentos.
Eres el filo del amanecer.
Jamás te vas. Te quedas para siempre.
Eres el suave incienso de carne.

Cabe la pregunta:
¿Podríamos existir sin ti?
Hace frío y todo es redondo.
Hay certeza de que somos un montón de huesos
ordenados y puestos al viento,
construidos de tu aliento y manos.
Eres solo tuya, casi infinita.


Y en el comienzo del mundo, tu mirada y vientre.
Y las bocas que vuelven a disparar sintonías y nombres.
Y cada vez más cerca el Universo impuesto y desgraciado.
Y cada hora la raíz de tu nombre: Enith.

etiquetas: mamá, dedicatoria, poema
9
3comentarios 46 lecturas versolibre karma: 94
#1   Simplemente el título desborda ternura, que la perfumes con tus cantos muchos años amigo, saludos!!!!
votos: 0    karma: 20
#2   Bellísimo!!! Saludos.
votos: 0    karma: 20
#3   Sin palabras!!!

Saludos Isaac
votos: 0    karma: 20