Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Mi padre

Estamos sentados los dos
Frente a las casuales cosas
que normalmente compartimos
Pero
En tal momento
Contemplándote
Acede sin señal alguna,
grandes recuerdos a las cuales mil lágrimas no bastan
para recopilarlas en una bella canción,

Recuerdos desatinados pero sin duda alguna hermosos
ya que La viveza y el fulgor de aquella persona
demostro su lucha con todo su auge
para dar por hecho su excelente trabajo remitido desde su corazón
como buen padre e incondicional amigo
ya que sin ello, el rio de consuelos que abundan sobre cada rincón de mi mente
hubiera desembocado una siniestra penumbra
que las flores temen, abandonando su raíz
y que las musas durmientes se despiertan de su sueños de quimera
para desaparecer de su pesadilla oculta llamada soledad

Todo es por ti Padre
Eres el brillo de aquellos momentos
donde la soledad se apoderaba de los deseos
que abundan en mi corazón y mis labios,
Eres la nota con la cual inicio
en cada canción y cada relato que promulgo en los ocasos de mi sed,
Eres mi primer acorde al cual mis manos con orgullo
te invocan con su firmeza y su posición
en aquel traste donde colma el amor y la paciencia
que ha impregnado sobre los dos.

Siendo más claro
Eres mi inmensa razón a la cual vivo en este mundo de presagios ingeniosos
y de ciegos mentirosos que solo ejercen engaños de mil preguntas.

Entre los dos nunca existió ni la más mínima disimilitud
para acogernos a los hechos que rodeaba nuestra voluntad de vivir
al modo más cómodo y libre la cual es con una taza de café
y un buen día para dar la cara a la faena y al mundo que duda
sobre la clara armonía de vivir sin trance.

Eres y siempre serás mi elegante padre
que sin aposento en la vida de los antepasados
estas placido en la orbe de mi alma y en la estancia de mi corazón.
6
sin comentarios 9 lecturas prosapoetica karma: 56