Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Mi razón de ser

Mi razón de ser fue por mucho tiempo analogía
me comparaba con la vida y perdía
las bajas de autoestima eran la causa
de mirarme en el espejo y ver siempre la misma cara
el mismo cabello de alambre,
la misma falsa sonrisa, que no era tan falsa
pero cuya mirada ausente la hacían parecer fingida.
No fue sino hasta más tarde, que aprendí que no era un menos dos
como yo pensaba, le restaba méritos a mi existencia
y por eso cuando me evaluaba...
terminaba siempre en cero o a veces menos
tuve que aprender a sumar y ver la vida como un igual
y no con un símbolo de más
tuve que aprender a fraccionarme y buscar en el denominador mis partes
que el numerador a veces escondía para complicar las cosas.
Muchas veces me avergoncé de ser yo, y me olvide de volar
pensando que tenia las alas rotas, muchas veces vi mis vicios
arrastrándome de regreso, cuando intentaba liberarme,
muchas veces soñé, que el final no era más que un principio con puntos suspensivos
y extrañe ser un niño de nuevo,
para volver a jugar en los columpios mientras mamá empujaba
y yo volaba...
Muchas veces pensé en quitarme la vida por tiranía conmigo mismo,
cosa que llevo a restarme un par de dígitos más mientras me perdía en las calles
sin razón de ser y sin salida, vagando en una melodía laberíntica de confusiones
que albergaba tantas historias en callejones que como yo, no estaban iluminados,
y ese es un fragmento de la razón que nunca es una razón realmente, porque nadie tiene la razón
y todos mienten, y yo mentía, y me mentía buscando esa razón.
Me dolían las extremidades de caminar a cuestas con el saco de mis anteriores años
que no eran muchos, pero pesaban lo suficiente,
me dolía el orgullo de sujetarme para no caer, de tenerme y nunca haberme conocido
largas reflexiones me hicieron ser amigo de mi mismo y al final
ya no importaba si caía, o moría, si volaba o me estrellaba, volvería a subir porque me tenia a mi mismo
y había aprendido a sumar y ya no era un menos dos, porque que podía sumarle dos y empezar de cero,
y mi razón de ser, obviamente no eran las matemáticas, mi razón de ser era vivir sabiendo todo esto.
3
sin comentarios 38 lecturas prosapoetica karma: 19