Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Nunca

Nunca fue tan exquisito, el aroma de tu cuerpo
como cuando en cielo abierto, de añiles infinitos
en la alunada noche, emanaba con derroche
por tus poros el deseo y de naranjos y canela
dejabas una estela en embriagante ondeo,
en desnuda madrugada de quietud acallada
en el mineral silencio y en la arena recostada
tu almendrada mirada de atrevido irreverencio
se vuelve real tormenta y se encienden las candelas
provocando de pasión un irremediable incendio.

Recogí una a una tus miradas, encendidas ardieron en mi pecho
no supe ni donde, ni como, ni cuando mi querer quedó desecho
de cristales sus fragmentos, volvieronse fractales
y en espacios siderales tras tus pasos andan sueltos
pues tus ecos son señales que en el mar caerán dispersos
en sus espumas y en sus sales y en refugio de corales
esperan los devuelvan los inquietos oleajes
a tu lado en las arenas y con cantos madrigales
en ocaso de cendales se amalgamen a tu cuerpo
y en tu piel queden disueltos por tus lluvias invernales.



Malco
©Todos los Derechos reservados.
Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
Copyright © Todos los Derechos Reservados.
11
2comentarios 60 lecturas versolibre karma: 77
#1   ¡¡¡Precioso!!! Casi pude oler esas sensaciones dibujadas allí...

La poetisa María Gabriela Rosas (la MaGa Rosas) dice que la poesía es básicamente imágen... y que por eso, hay que cuidar bien la palabra... usar justo el término que define lo que queremos decir... y eso aquí, ha quedado demostrado.

¡Gracias por tan bello cuadro!
...
votos: 0    karma: 20
#2   #1 Gracias Chane, por tu gentileza y palabras, un abrazo.
votos: 1    karma: 40