Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Otoño

Después de ti
hubo noches rabiosas, etílicas y melancólicas
(tan largas y húmedas
como lombrices bajo la tierra
y tan negras
como escorpiones entre las piedras),
en las que
con el alma y la razón emponzoñadas
vomité y me vomité
(a ritmo de canciones espinosas),
porqués y maldiciones
mientras algunas arañas tejían
su futuro.

Después de ti
hubo mañanas amargas, solitarias,
de ojos de caracol y naturaleza muerta
en las que empeñé
mi amor propio
por unas horas más de abandono.

Sí.

Después de ti
hubo tardes de comer y beber
junto a moscas y gusanos
aun a riesgo de ser vapuleado
en alguna calle o avenida.

¡Qué idiota!

Después de ti
había un valle de flores de Luna
y noches y mañanas y tardes
floreciendo mientras yo me marchitaba.

Aunque el naranjo
pierda sus frutos (y estos se pudran)
conserva su aroma.

De Sombras, 2012

etiquetas: adiós, despedida, reencuentro, enojo, ponzoña
17
6comentarios 112 lecturas versolibre karma: 105
#1   "Aunque el naranjo
pierda sus frutos (y estos se pudran)
conserva su aroma". Aunque tu enfoque es otro. Para mí es la esencia de la vejez. Me encanta. Good Job
votos: 0    karma: 14
#2   #1 Gracias. Excelentes días.
votos: 0    karma: 11
#3   Un excelente poema Dante
votos: 1    karma: 29
#4   Muy bueno! {0x1f44f}
votos: 0    karma: 15
#5   #4 Gracias. Felices días.
votos: 1    karma: 31
#6   #5 Igualmente!
votos: 0    karma: 16