Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Reina luciérnaga

Somos un vaivén en el tiempo.
Una cruzada en pleno siglo XXI,
que no un cruce de caminos.
Mientras sucedes,
hago carantoñas a los pliegues de tu ropa.
Juego a la ruleta risa
con los caprichos del destino.
Cruzo los dedos,
esperando a que te juegues tus dudas al rojo.
De mis labios.
Llevo los bolsillos vacíos
pero pesan como piedras,
desde que no me besas.
Ando un paso y cuento veinte.
A ver si llegas.
Sin llagas.
Niego otros brazos
que me aprietan lento
el poco seso que queda.
Enciendo un cigarro
y el jodido humo
dibuja la inicial de tu nombre.
Sólo por eso dejaré de fumar(te)
que (m)ata.
Mis estrellas se han convertido
en costra de tanto esperar.
Ahora no hay quien las arranque
sin que la sangre llegue al río.
Torniquete de urgencia
a mi nostalgia.
Salgo por la puerta de emergencia
pero es giratoria.
Y las farolas de mi calle
siguen luciendo a medio gas.
La luciérnaga reina
se escapo
por mi boca
borracha de ti.
Desde entonces
mi quinto sin ascensor
está de rebajas.
Y los peldaños de la escalera
después de cada tropiezo
me preguntan
que
por qué
sigo pretendiendo vivir a oscuras.

etiquetas: luciérnaga, poesía, oscuridad, desamor
23
10comentarios 87 lecturas versolibre karma: 126
#1   "hago carantoñas a los pliegues de tu ropa.
Juego a la ruleta risa
con los caprichos del destino. "

Demasiado bueno escojo estas líneas porque fue lo primero que me sobresalto, pero todo esta bueno. Saludos
votos: 1    karma: 35
#2   #1 ¡Un placer conseguir acariciarte!

Abrazo
votos: 0    karma: 15
#3   Excelente poema, compañera.
Rescato estos versos:

"Y los peldaños de la escalera
después de cada tropiezo
me preguntan
que
por qué
sigo pretendiendo vivir a oscuras."

Cierre rotundo.
¡Enhorabuena!

Saludos.
votos: 1    karma: 32
#4   Que buenas letras... la verdad es que he disfrutado mucho leyendo este poema. Tiene tantos recovecos por donde adentrarse que me ha parecido sencillamente genial. Un gusto leerte Raquel. Saludos.
votos: 1    karma: 32
#5   Precioso poema Raquel

Y los peldaños de la escalera
después de cada tropiezo
me preguntan
que
por qué
sigo pretendiendo vivir a oscuras.

Coincido con MorAlex. Rotundo y guapisimo cierre. Muy bonito. Un abrazo compañera.
votos: 1    karma: 22
#10   #5 Gracias infinitas José, un abrazo.
votos: 0    karma: 12
#6   Muy buen poema.
votos: 1    karma: 16
#9   #6 Muchísimas gracias
votos: 1    karma: 32
#7   "Ando un paso y cuento veinte.
A ver si llegas.
Sin llagas.
Niego otros brazos
que me aprietan lento
el poco seso que queda.
Enciendo un cigarro
y el jodido humo
dibuja la inicial de tu nombre.
Sólo por eso dejaré de fumar(te)
que (m)ata.
Mis estrellas se han convertido
en costra de tanto esperar.
Ahora no hay quien las arranque
sin que la sangre llegue al río."

Que agudeza en este manejo de palabras...
es hermoso en verdad y expresa es mas de un sentido...
Mi sombrero y desde ya a favoritos éste poema... {0x1f3a9}
votos: 1    karma: 22
#8   #7 Tú mi favorito...
Mil gracias.
votos: 1    karma: 31