Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Tránsito secular

Maldigo a los siglos
Que me han visto nacer,
La disconformidad
A trancos largos
Se escapa.

Cada poema se lo traga el fango
Del agrado y la palmadita cínica
En la espalda,
Un canto se marchita
Apilando sueños.

La metáfora no gana
El espacio se encoge
A prisa de un trote
Los caballos patean
Y desconocen.

Luchan desde antaño
Los versos de origen
Secos y trastocados
Triunfan míseramente
Una y otra vez.

Los halagos son una mentira,
Son putas de esas
Que se visten y se van,
La tenacidad es la puta que sonríe
Y es su interés, al saberte poeta, una historia conversar.

No estamos a salvo
Querida mía
No creo en cruces pa entierros
Vive eternamente poesía.

La cobardía rechaza pruebas
Se besa con la resignación
Ni permiten que te toques
De ti se burlan al ganar.

Maldigo a las décadas
De mis enseñanzas enterradas,
Morisquetas del títere
Que maneja una sombra indefinida
Como todo siempre, hoy.

Quien no reencarne
Sin materia
En un fondo blanco
Desesperadamente flotará
En la eternidad.

Y se caen desde las nubes
Las paredes del dolor
Al mayoreo con disfraces de encaje
Embobando, distrayendo
Armando la trampa llamada amor.


El entendimiento esta con el silencio
Follándose a la comprensión,
La ruleta aunque retorcida
No escucha tu oración.

¡Cagaste te tocó ser poeta!
Bécquer te escupió los zapatos
Y te desafió,
Bienvenido al infierno
De las emociones
Guarda tu dosis de ambición.

Tus pensamientos son la voz de quien lee,
Porque ellos no saben
Porque ellos no entienden
Porque ellos no sirven para el arte,
Un símbolo de interrogación para quien lo necesite.

Opiniones sin mentiras
Destellos de perfección,
Allí veo a ese flacuchento que canta frases
Que me encantaría copiar
(Ahueonao te pueden pillar)
Un nicho espera, cuánto tarda en llegar.

Maldigo a los años
Y a su tránsito secular
Cada mísero sentimiento
Se fue a coser cicatrices
Y en quelíceros
Los convirtieron.

Se nace para vicioso
En ese restaurante de mala muerte
La bohemia te espera con un vino
Y una sopa que arde
En la celebración de tu llegada
Te esperaban, te alimentan, tú crea.

Mirando a los ojos a Yaijihit
Sopesando la voz, la mirada
Buscando la razón, la importancia
Nada valgo aquí, ahora
De nuevo lo dije, lo pensé.

Tantas veces las 3.13
Otras acaban de pasar
Augurio ambiguo
Colores traerá.

Las mareas suben
Oscuramente verdes
Llorando un reto
A tu miserable inconsciente
Comportamiento de consumidor empedernido.

Te inventaron tu deseo
A tus espaldas en palabras te besó,
La mentira respiró
Cada camino jamás
Se cruzó…
Ni se cruzarán.

La introspección me estira y me deja
Con los pies en un celeste cielo,
No son centímetros ni metros
Es sólo estar en el cielo,
La atmosfera azulita la veo
Y voy dejando atrás mi piel
Abajo en el cielo.

etiquetas: poesía, poema, poeta
10
6comentarios 89 lecturas versoclasico karma: 91
#1   Esto ... Flash estallido monumental !!!! {0x1f377}
votos: 0    karma: 20
#2   #1 Gracias querida!
votos: 1    karma: 40
#3   Grandioso. Lo disfruté un montón. Gracias.
votos: 0    karma: 11
#5   #3 Te agradezco el pasarte, saludos!
votos: 0    karma: 20
#4   Profundo y genial poema, Auténtica cascada de sensaciones. Saludos.
votos: 0    karma: 20
#6   #4 Mil gracias! Saludos.
votos: 1    karma: 40