Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Una carta baldía II

A Tania.

Mis poemas suelen presentarse como consecuencias de necesidades imperiosas. Cuando la angustia avinagrada irrumpe vorazmente en mis entrañas, siempre termino escribiendo un poema. Mi lírica es física: Acción y reacción. Cuanto mayor sea la herida, más quejumbrosas serán las letras.

Llevo cerca de un lustro escribiendo y solo una vez tuve la sensación de sentirme desarmado ante un tema. Si, yo, que he escrito con socarronería sobre el muerte, el dolor y el amor. Sobre el amor, el do - lor, y la muerte. Yo soy así, Tania. Todas mis derrotas están pautadas y pactadas pero eso no obsta para que acuda igual, con los dientes chirriando y el corazón amortajado en un alarido azul.

¡Válgame dios, Tania! De nuevo tengo esa sensación pero esta vez es contigo. Contigo este castigo de saberme encajonado. Hay un resquemor en mi espirítu que clama a borbotones escribirte algo pero ¿para qué? ¿por qué a ti?

Tengo la certeza de que hay personas que, antes de conocerlas fisícamente, ya han estado de forma sibilina en nuestras vidas. Ya sea en una canción que escuchaste accidentalmente en un tren, una flor que arrancaste mientra caminabas ausente por un jardín, un céfiro que te desordena el pelo y te arrulla el corazón... Conocerte en persona no fue más que corporizar aquello que ya habia sentido y que me había llevado, desnortado, a engullir diccionarios para intentar nombrarlo. ¿Cuántos milenios se agazaparon bajo el manto del frío y la oscuridad hasta que el universo tuviera un nombre? Aún así latía en él el infinito, el amor y la luz.

Hace unas horas, en estos ratos trasnochados que puedes ocupar en vagar como un azotacalles por los caminos de la consciencia, estuve pensando en ti. Iba a pasar de hurtadillas diciéndote que estaba pensando en dilemas absurdistas, pero no. Estaba pensando en ti y me gustaría saber porqué. He escudriñado la noche, la he puesto patas arriba. He sacudido los cajones ya vacíos de mis rincones, y no hay nada. No hay nada más que una pincelada de ti. Y no te quiero aquí porque tenerte cerca es enlazarme a la vida y no quiero. ¡No quiero, no quiero, no quiero! No acaricies a los perros enajenados de mis temores. Nunca los vi tan mansos ¡Por dios, nunca los vi tan mansos!

¿Qué es esto que se está cocinando en mí? ¿Acaso es libertad? Podría acorralarte hasta que la distancia entre tus latidos y los míos sea peligrosa, hasta que amenacen con ser miscibles, y justo en ese momento esgrimir la última pregunta. La definitiva ¿qué me pasa, Tania? A ti, a mí, aquí ¿qué nos pasa y por qué, a diferencia de cuando no te conocía, ahora me quiero morir cantando?

No hay forma
más sutil de ofenderte
que tratar de abarcarte
en un poema.

15-04-19

etiquetas: amor, desamor, carta, dolor
11
17comentarios 150 lecturas prosapoetica karma: 90
#1   Me gusta la desnudez de tu carta!!
votos: 0    karma: 20
#4   #1 Muchísimas gracias. De verdad.
votos: 1    karma: 33
#2   Guauuuuuu tremendo , maravillosos , divino !!!

Felicidades !
votos: 0    karma: 20
#5   #2 Son solo unos garabatos para una persona muy especial pero muchísimas gracias.
votos: 1    karma: 33
#3   Preciosa declaración nos regaló.
Un saludo con aplauso.
votos: 0    karma: 10
#6   #3 Y un agradecimiento encarecido con abrazo de vuelta.
votos: 0    karma: 13
#7   " Mi lírica es física: Acción y reacción. Cuanto mayor sea la herida, más quejumbrosas serán las letras. " Me agradó su composición literaria. Saludos.
votos: 0    karma: 14
#9   #7 enormemente agradecido por su atención, Luz. Bienvenida.
votos: 0    karma: 14
#8   Magnifico como todo lo que haces y escribes.
Muchas gracias por compartir.
votos: 0    karma: 20
#10   #8 Mi querido amigo Miguel. Esperaba tu comentario. Un abrazo.
votos: 1    karma: 34
#11   Tengo la certeza de que hay personas que, antes de conocerlas fisícamente, ya han estado de forma sibilina en nuestras vidas. Ya sea en una canción que escuchaste accidentalmente en un tren, una flor que arrancaste mientra caminabas ausente por un jardín, un céfiro que te desordena el pelo y te arrulla el corazón... Conocerte en persona no fue más que corporizar aquello que ya habia sentido y que me había llevado, desnortado, a engullir diccionarios para intentar nombrarlo. ¿Cuántos milenios se agazaparon bajo el manto del frío y la oscuridad hasta que el universo tuviera un nombre? Aún así latía en él el infinito, el amor y la luz.

No hay forma
más sutil de ofenderte
que tratar de abarcarte
en un poema.
votos: 0    karma: 20
#12   El amor duele, también la vida duele, el verdadero arte es sobrevivir, ser resiliente, salir adelante, amarse a pesar de los pesares, luchar por ser diferentes, un mal amor rompe, destruye, pero tambien alimenta la opoerunidad de ser mejor y seguir respirando.

Tu escrito es más que un grito.
Me llegó profundamente.
votos: 1    karma: 34
#13   #12 a mí me ha conmovido que te haya gustado tanto. Eres una de esas personas de las que espero su opinión en cada cosa que subo. Un abrazo gigantesco, Miguel.
votos: 1    karma: 34
#14   #13 pues avísame cuando escribas
Por favor
Ahí estaré
votos: 0    karma: 20
#15   #13 Les comparto las tres razones para amar.
disfruta de tu lectura.
Salud y poesía {0x1f601}

"Tres razones; la ausencia", un poema de MiguelAdame via @poemame_poesia poemame.com/story/tres-razones-ausencia

“Las tres razones: Felicidad II", un poema de MiguelAdame via @poemame_poesia poemame.com/story/tres-razones-felicidad-ii

"Las tres razones: La vida III", un poema de MiguelAdame via @poemame_poesia poemame.com/story/tres-razones-vida-iii
votos: 1    karma: 40
#16   #15 la respuesta a tu texto
Eso es amar
votos: 1    karma: 40
#17   Bella pluma!!! Saludos.
votos: 0    karma: 20