Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Una tarde lluviosa

La nena de librería, aroma a distancia y nuez,
sacó de su mochila un ojo y me lo regaló:
Es níveo. Es gris. Femenino. Sensual. Profundo.
Pestañas cortas. Ceja arqueada y delgada.
Una sombra tenue lo rodea, lo embellece aún más.
Debajo de él un blanco erosionado se extiende.

El anochecer es la última llama solar,
el despertar del poeta
, pestañea.

Entre llamas líquidas
una rana arrugada nos indica el camino hacia el adiós:
boa mecánica, amanecer artificial.

En casa, con los zapatos húmedos,
coloqué el mundo sobre algunos libros:

La imaginación debe mirarnos incluso mientras dormimos.

De Cadáveres en el armario, 2015

etiquetas: fantasía, imaginación, encuentro, despedida, lluvia
11
3comentarios 71 lecturas versolibre karma: 86
#1   Maravilloso poema lleno de sentimiento y aires de romance brillante poema
votos: 1    karma: 39
#2   Muy bueno... Un placer leerte. Saludos.
votos: 0    karma: 18
#3   #2 Gracias, Carmen. Saludos.
votos: 0    karma: 20