Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Yendo a volver

Liviano, despojado de equipaje, sin remos,
dejándome llevar por la corriente
que se va improvisando.

Pacífico, ausente, percibiendo en soledad,
como el hervor de mí, aliento a aliento,
torna en una brasa tenue.

Desapareciendo, efervescente,
cada día más orientado
al útero que me parió.

Volátil, reflejo disperso, más próximo
a la dualidad original
del esperma y del cigoto.

Músculos agarrotándose,
arrugas acurrucándose, nervios encogiéndose,
un cuerpo ansioso de abrazarse y reunirse
con su feto.

Mi consciencia ya hace tiempo
que es inconsciente, mi yo
es sabedor de que era un impostor, mi razón
nunca aspiró a tenerla, un servidor,
es un ente que nunca se presentó, una presencia
de la que no es dueño.

Pero a pesar de todo, de saber
que todo esto es un mientras...
sigo siendo un intrépido marinero
del océano intrapersonal,
navegando y sujetando aún con fuerza el timón
hacia donde se dirigen todas las cosas,
hacia el estado natural
del silencio.
12
4comentarios 55 lecturas versolibre karma: 98
#1   Buen poema. La poesía sirve también para buscarnos y encontrarnos con nosotros mismos. Gracias por compartirlo.
votos: 0    karma: 16
#2   Ahh un poema muy original, muy reflexivo y muy necesario por cierto, un saludo compañero!!!!
votos: 0    karma: 20
#3   Muy bonito, felicidades
votos: 0    karma: 20
#4   muy lindo poema
votos: 0    karma: 20