Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Yo no dejo de pensar

Cuando nos plegamos nos doblegan.
Si nos amoldamos nos encajonan.
Cuando nos amansamos nos acallan.
Si nos resignamos nos sacrifican.
Cuando pensamos que no hace falta cambiar las cosas
o creemos que no se pueden cambiar las cosas,
entonces dejamos de pensar,
nos conformamos y aquietamos.
Pero creer no es pensar.

Yo no dejo de pensar.
Pienso en quien me quiere quieto.
En quien lo hace todo para que no podamos ni pensar.
En quien legisla o instruye sobre como pensar o en qué pensar.
Pensad que pensar es una actividad.
Es imposible pensar que no hay nada que hacer.
Quien piense que no se puede hacer nada está pensando.
Existe, eso sí, la inacción.
Existe quien no piensa y por eso no hace nada.
Sin confianza en que las cosas se arreglan pensando.
Y existe quien lo hace todo sin pensar.
Por ejemplo, amamos sin pensar,
pero amamos porque aún se puede hacer algo.

Yo no dejo de pensar.
Pienso en ti, sé que lo hago.
Que nadie me diga que no hay nada que hacer
mientras yo te pueda pensar.

etiquetas: filosófica, filantrópica, social
5
2comentarios 27 lecturas versolibre karma: 39
#1   Me gusta mucho, el día en que dejemos de pensar no avanzamos y el día en que dejemos de amar moriremos como especie humana.
votos: 0    karma: 13
#2   #1 Así es. Gracias Viajero.
votos: 1    karma: 22