Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

No estés triste

No estés triste
en el ruido también se ama,
no es cierto que en la nostalgia
tomes un color grisáceo
como el cemento frío de una lápida.

La dulzura
tiene un color de labios que aman,
deja de pensar en las promesas
que nada más te desmayas.

El tiempo
no es algo común y corriente,
no lo derrames en balde
no tiene repuesto en las cosas que haces.

No estés triste
sabes que el invierno es frío,
queda la noche
para arropar los temores.

El amor no se marchita
cuando se van las flores,
permanece el aroma
en cada palabra que suspira amores.

No estés triste
perdona a un verano que se aleja,
los abuelos siempre cuentan
las historias que fueron penosas.

Piensa que de ahora en adelante
el suceso
ya no espera como al principio,
tantos años la luna los cuenta
es posible despojar a el almendro
con un simple soplo de un cruel invierno.

El abismo no tiene padres
es solo un vacío
no estés triste amor mío,
mi poema te arropa sin escalofrío.

Mientras afuera se congelan los muros
piensa cuánto te amo,
las montañas lo saben
el jilguero lo canta
la noche amanece
deja que el sol bese a tu cara.

No estés triste
vayamos gozosos
amando y soñando,
no importa que sea invierno
cuando vives amado.

Él Mute
09/12/2019.
20
20comentarios 191 lecturas versolibre karma: 122

Fragmentos (5)

Héroe anónimo

Sinónimo de armonía,
loza cargante a la espalda.
Mantener la consonancia
sin perder la simetría.


poemame.com/m/versolibre/heroe-anonimo

Muss
20
15comentarios 160 lecturas versolibre karma: 110

Tengo que Contarte

Tengo que contarte,
que existe una magia,
no escrita en los libros de sabios,
una magia que entra por el corazón,
y que sale por los labios...

Existe un alma que me ronda,
un conjuro que me embruja,
un espíritu errante que me asombra
y que hacia el cielo me empuja...

Tiene nombre de Diosa,
en sus venas fluye tinta roja,
vuela con alas de mariposa,
en mis sueños cada noche se aloja...

Tiene el don de la palabra,
el secreto en su mirada,
una voz que hipnotiza,
una sonrisa que me atrapa...

En sus manos recojo las mías,
su huellas son mi camino,
quizás aún no lo sepa,
es profeta de mi destino..

Quiero contarte algo,
que veas en mis ojos mi verdad,
hay una princesa en el castillo,
una reina en mi regazo,
una luna creciendo en libertad,
una brisa que me espera
en las puertas de la eternidad...

Fran Renda
@Fran44Sombras
leer más   
22
31comentarios 136 lecturas versolibre karma: 122

Dime, ¿cómo te ves?, vieja Europa

¿Adónde abandonaste tu virtud
y tu himno de la alegría?
vieja Europa,
tú que floreciste entre los pechos
de la musicalidad helena
envuelta por racimos de dioses
y fulgores mitológicos
mientras te bañadas, desnuda
en las aguas cristalinas
del maestro Sócrates

¿Adónde abandonaste tu virtud
y tu himno de la alegría?
vieja Europa,
olvidaste el sabor de su beso
y tus pupilas se inyectaron de lodos
y de pestañas desmedidas,
oprimiendo a otros labios
saqueando a otras lenguas
con tus cruzadas de religiones
y tus imperios déspotas
así ¿colonizaste a tus hijos
como madre de esta tierra?

¿Adónde abandonaste tu virtud
y tu himno de la alegría?
vieja Europa,
si tus pieles atufan a hollín
y en tus tripas cancerosas
todavía sangran tumores
de tantos infestos holocaustos
y tantos diluvios genocidas
incluso hoy, en tu farsa
alardeas de adalid
de derechos y libertades
cuando te muerden los pies
olas de cadáveres

¿Adónde abandonaste tu virtud
y tu himno de la alegría?
vieja Europa,
no, no arderás en los infiernos
abriré tus carnes en canal
y las más sublimes sinfonías
erizarán con sus partituras
cada cabello de tu corazón
hasta pudrirte descompuesta
en tus propios vómitos
y no, no implores
que cubran tus despojos
el Réquiem de Mozart
no eres digna de su bendición

¡Ay, Ay! vieja Europa
de canas descubiertas
y uñas impasibles,
lávate la cara
y mírate, mírate al espejo
dime, ¿cómo te ves?
leer más   
20
27comentarios 135 lecturas versolibre karma: 124

Inri

Y un amanecer desperté mirando al cielo
Dibujando abstractos sobre la palidez del cosmos
Indagando lo que ha de existir
Tras el azul cubierto de nubes
Y hubo torrentes rojos detenidos
Un llanto lejano y soles eclipsados
la madera yergue el símbolo santificado
plantado a un costado del camino
voy y vengo, en la partícula de polvo,
viajera en las entrañas del viento antípoda.
Estacionaria en los pétalos de rosa
y en trinitarias
adornando la inhiesta cruz de palo
donde debió escribir una ilustre mano
—Poliglota:
Iesus Nazarenus Rex Iudaerum
Presa del horror— tiemblo—…me consuelo.
Quizás por error…puso mi nombre.
leer más   
17
23comentarios 132 lecturas versoclasico karma: 113

Él

Ausencia,
brotas con el primer rayo de la madrugada,
aplastas mi vientre, lo destripas,
los cuervos voraces,
negros, como la noche más oscura
invaden las entrañas.
Cierro los ojos,
arrojo de mi mente las pesadillas...

Nubes impertinentes, ignorantes,
¡¡ dejadme vivir!!
Dormirme en su piel
y dejar huella en su alma,
abrazarme a sus besos
y despertarme en su mirada.
leer más   
17
30comentarios 122 lecturas versolibre karma: 139

Poema

Rosas en el mar
Susurra el viento
El sol sangrando
Caen estrellas en el silencio
leer más   
22
5comentarios 120 lecturas versolibre karma: 116

Los tres hermanos

Una tarde de calor sofocante, Hakom conversaba con sus tres hijos bajo un árbol gigante y frondoso, cuando se dirigió a su hijo mayor: ¿Sabes que significa tu nombre Abdel Salam? Su hijo negó con un leve movimiento de cabeza, Hakom lo miró con dulzura y respondió: “sirviente de la paz”, en tus manos estará la tranquilidad del mundo. Luego dirigió su atención a su segundo hijo y preguntó: ¿Sabes que significa tu nombre Abdel Rahim? Su hijo murmuró: “no buen padre”, Hakom sonrío y exclamó: “sirviente del más compasivo”, sobre tus hombros pesará la responsabilidad de enseñarle al mundo el amor y la justicia. Finalmente se dirigió a su tercer hijo que se notaba impaciente, ¿Sabes que significa tu nombre Abdel Jabbar? El joven con timidez respondió: “me gustaría saberlo buen padre”. Hakom miró a los cielos con reverencia y dijo: “sirviente del poderoso” tendrás la tarea de mostrarle al mundo el camino y la luz de Alá.

Yaneth Hernández
Venezuela
Derechos reservados
leer más   
12
12comentarios 119 lecturas relato karma: 121

Vereda

Me he sentado en la vereda de tus párpados
a palpitar mi último oasis y por un momento
la tarde, se ha tornado perla rosada
para mi coronilla ensalzada..
------------------
Un viento helado ha copado mis sienes
y las perlas, como semillas aéreas,
siguen flotando en intensos recuerdos líquidos.
Gotas redondas como bucles fraticidas rebotan
pertrechando mi frente pueril y marchita
de margarita horadada de abnegación.
-------------------
Tus párpados eran carne cerrada, fría y asolada
y mi querencia se resquebrajaba por la garra
de tu imposibilidad escarbando en la nada.
---------------------
Ser inmenso, perdido y solitario atajándose
en la carrera del tiempo que perdida está de antemano,
empeñándose el pecho en abismos que, no en vacíos,
en donde soñar bien alto lo que pudo haber sido.
----------------------

Tus letras son el dolor candente que se aleja,
el dolor extraño que se acerca y causa daño.
Tragedia de una vida enlutada por una culpa
que no te pertenece..
------------------------
Ahora, me siento a la orilla de tu vereda
para soplarte los párpados,
descongelarte la carne cerrada, fría y asolada
que te cubre y en melancolía te atrapaba.
Ahora, mira que el sol sale por el este
y sus rayos iluminan y nos devuelven el alma.
-------------------------
El río vuelve a transcurrir con suave murmullo
acaricia el tiempo que ya no huye, ni pasa.
No hay pensamientos subyugados
sólo el sentir del fluir que hasta aquí nos trajo.


Autora: YolandaR. Todos los derechos reservados.
leer más   
13
7comentarios 119 lecturas versolibre karma: 125

Árbol meditabundo

Sus raíces se hunden
Y alcanzan toda profundidad
De este planeta
Y de tu propia alma.

Cuando niño creí
En miles de planetas habitados,
Paisajes de oro y azul
Cubriendo estepas imaginables
Sólo por mí,
Y por muchos otros soñadores.

En las incesantes horas
En que dibujaba y entristecía
Por cualquier tontería
Me imaginé joyero,
De otra vida,
Y creo que miré
Una especie de fragata
Que partía hacia un horizonte
Tan indefinido como
Hecho de tintas coloridas
Derritiéndose en el mar.

Y me fui creyendo entre astrónomo
Y moldeador de piedras preciosas,
Cosa que jamás fue realidad.

Me fue ganando el hastío,
El speen, como dijeran los franceses;
La saudade,
La truncada manera de vivir
Absorbido en la melancolía,
El azoro y el ir blandiendo esas estrellas
En lugar de comprenderlas.

¿Las comprendes tú, lector o lectora?

Si así fuera probablemente no les cantaríamos,
Ni Van Gogh las habría pintado
Como lo hizo, con su sombrero
Esperpento de velas encendidas,
Completamente entrañable
Y con el hígado lleno de ajenjo
Rostizado por el Sol.

No destilarías todo tu espíritu
En escribir a la noche,
A tu asombro,
A la cosa más nimia
Que adquiere de pronto
Una importancia tan perenne
Como fugitiva,
Dependiendo la hora,
El lugar y tu sed de infinito
O de desaparición absoluta
Que pudieran ser la misma cosa
Pero quizás no.
La civilización nubla los ojos
Con pedradas tan burdas
Como efectivas.

Por mi parte el vaso se va llenando
De la misma manera
En que la botella se acaba.
Estoy en ambos sucesos,
Porque uno y otro
Se terminan finalmente
Gracias a tu voracidad
Y a la de la época
Que nos va tocando…
Tocando como a un instrumento
En donde cantas,
Farfullas,
Te desmelenas
O te quedas calvo
Con una mitra dorada
En medio de la glándula pineal.
Quién sabe.

Debo hablar de las venas
Y de la sangre,
Que son como ramas
De ese árbol que nos habla,
Nos manifiesta,
Nos arropa.

Mapas, orografía celeste
Y terrena,
Alquimias literarias,
Desvaríos intelectuales,
Bajezas bipolares,
Cosas que cruzan el firmamento,
Remembranzas de alquitrán
Traspasando furiosas
El cerebro,
Los amores,
Los desamores.
Ese es el punto:
Amor y desamor,
No más.

Hay poemas que rasgan el cielo,
Otros son pulidos como una medalla,
Libres, cerrados como un puño enojado,
O tan cristalinos
Que a leerlos crees que se rompen…
Pero no.
Lo que se rompe
Es tu rutina de hombre acostumbrado
Y conforme.

Te rompen la naríz
Para que continúen fluyendo
Las sustancias vitales,
Esas ramificaciones
Que vienen de un mismo centro
Y llevan al encuentro
De nuevas posibilidades
Aunque seamos tan antiguos
Como la historia de Jonás
Dentro de la ballena.

¿Si era Jonás, lector o lectora?

Ya ni sé.
Ya no sé si escribo yo
O alguien me escribe,
O las dos cosas, o muchas otras…
Con el pobre “Lelian”
Bajo el brazo me hago bruma,
O sea que hablo de Veraline,
O de Nouveau o de cualquier otro;
Pierre Michon dijo
Que “los hombres de letras
Son fútiles”,
Muy a su manera.
Yo no idealizo
Vacas sagradas.

Soy un hombre,
Eso quiero todavía creer,
Y tú eres mi par,
hombre o mujer.

Huraño, extraño
Y hasta insoportable
Para mí mismo
Miro ese árbol,
Y te invito a que nos recarguemos
Sobre él
Para ver si
Recuperamos algo
De lo humano
Que todavía somos,
Un acaso pero nada definitivo,
El fenómeno humano.


Sólo aspira y abrazalo.
leer más   
13
10comentarios 116 lecturas versolibre karma: 108

Utopía

Cada noche
antes de dormir
te nombro siete veces
para tenerte cerca
aunque estés lejos,
para extrañarte
aunque estés presente,
y para sentir
que en tu hombro
reposo alegre,
después de caminar
entre pesadillas.

Eres tú, ensueño,
almohada,
en palabra, en sueño.

De Versos perdidos, 2011
leer más   
15
6comentarios 115 lecturas versolibre karma: 123

Entre tus ojos y los míos +18

Entre tu cielo y mi cielo: lloviznas
y entre tus dedos y mis dedos: nubes
-la tarde entre tus ojos y los míos-

ҜỰƦ∆
leer más   
13
1comentarios 114 lecturas prosapoetica karma: 114

Una ilusión

Te buscaré en mis sueños. Me dijiste,
mientras el adiós, nos envolvía
Aquella noche, los ojos enamorados cerré,
a la quietud de una dulce fantasía

El sueño me llevaba, por frondosas veredas
salpicando él paisaje, de risas nuevas
Más no conseguía encontrarte en la escena
Despertaba al día, llorando tu ausencia

Pasaron horas de angustia y soledad,
dentro de una espiral, qué no sé detenía
Tús palabras, despertaban mis silencios,
tú recuerdo, dormitaba en mí realidad

Te buscaré en mis sueños. Me dijiste,
mientras nos cubría la despedida
Nunca más, volvería a escucharte
sólo recitaba a solas, aquella letanía

El tiempo, fue devolviéndome la cordura,
con la triste verdad, qué solo fuiste deseo
cubríendo, el vacío de mis huesos
despertando de mi ser, olvidados momentos

Cada noche, cerraba los ojos a la vida,
olvidándome de los días yermos
Buscando ansiosa los sueños,
dónde vivíamos nuestro amor despiertos
leer más   
15
20comentarios 113 lecturas versolibre karma: 124

El escondrijo de los gnomos

Cuando no quedan recuerdos del verano, es síntoma de que el gris invierno ha llegado con sus fríos, nieblas, tormentas, nevadas y desbordamiento de ríos. Toda esa explosión de vida que volverá a bullir en primavera, yace ahora bajo la nieve. La historia de nuestras correrías infantiles concluye. La flor de lys de una niñez que tan solo aprendía a despertar, queda presa bajo el hielo de ese ayer por donde transita lo vivido. ¿Qué nueva poesía ira tejiendo el futuro, si el futuro es como una araña extraña que espera paciente para capturar a su presa?
Yo ya no puedo continuar siendo un niño. Esa etapa de mi vida ha quedado allende las montañas. Ahora camino hacia el horizonte y no lo alcanzo, mis pies están calados, el agua moja el asfalto de las calles; miro hacia el cielo, pero no lo veo. Solo sé que está ahí. Quizá, junto a todo lo vivido, guardado como en un cuaderno de cromos, el verano, mi niñez, y un billete de retorno al escondrijo de los gnomos.
leer más   
14
15comentarios 112 lecturas prosapoetica karma: 120

Perfume barato

A la noche que me dejó sentada
en el banco de la miseria,
un día tendrá que devolverme la alegría,
lo fastuoso que quedó en la alcoba,
el abstracto amor que por ti sentía
en medio de mi furia carnal.
Los kilómetros de mentiras,
que se esconden bajo las estrellas,
me convencen cada día
de vivir borracha de hastío
por un alma que juró amarme,
a las puertas de la fantasía.
Perdí la libreta donde anotaba,
cada una de mis dudas,
un mapa donde te encontraba desnuda
y con algunas tazas de franca desilusión.
Cuando clausuramos
aquel funeral llamado yunta,
me dejaste bajo la penumbra como gato ciego,
dos cuadros de Botero
y un verso confesando tu traición.
Estoy sentada en un banco llamado estupidez,
frente a mis ojos un desfile de gentes inútiles,
calles atestadas de marihuana,
avisos ofreciendo sexo olímpico
y un par de forasteros
hablando una lengua inentendible. 
La próxima vez que amanezca,
quisiera bajar de un tren en Bruselas, 
lanzar los centavos que quedan en mis bolsillos
y hacerme una nueva existencia
al estilo de Susan Sontag.
Si alguna vez te encuentro,
espero no recordar tu mirada de águila,
aquella cuando descubrí que en tu piel,
había un mercado de perfume barato.

Yaneth Hernández
Venezuela
Derechos reservados.
leer más   
15
19comentarios 113 lecturas versolibre karma: 124

Así de sencillo, así de doloroso

Te fuiste.
¿No?
El espejo dice lo contrario.
La cama dice lo contrario.
Mi pecho dice lo contrario.
Sí.
Te fuiste.
Por más que tus rastros
Digan que no.
Por más que el perfume
De la almohada diga que no.
Por más que los gritos
De tus recuerdos
Digan que no.
Sí.
Te marchaste.
Ni siquiera importa que te hayas ido.
Importa que te fuiste sin mi.
Tal vez,
Si dices que te dedicarás el resto de tu vida
A dibujar hinojos en Titán,
Yo me volvería un suspiro
Para frenar céfiro inoportuno,
Y aunque sea como aire,
Te acompañaría.
Sí.
Yo haría eso.
Pero a veces no basta con lo que harías.
A veces hace falta que otros crean que lo harías.
Tú no creíste en mi.
Yo sí en ti.
Así de sencillo.
Así de doloroso.
Ya sólo quedan versos
Llenos de tinto.
Ya sólo quedan ritmos inocuos
A los que aferrarme.
Ya sólo quedan reflejos
Postrando su voluntad.
Básicamente,
Ya sólo quedo yo.
Sí.
Ya sólo quedo yo.
Eso es muy poco.
Yo soy muy poco.
Soy solo dos letras.
Tú también.
Pero al menos tú tienes una tilde
Que acentúa tu figura.
Yo solo tengo Antigüedad y
Círculos infinitos.
Sí.
Soy poco.
¿No cree...
Perdona.
Ya te has ido.
No te haré más preguntas.
Eso mientras escriba.
En las noches,
Cuando la luna me invita a dormir en sus cráteres,
Siempre me pregunta por ti.
Siempre pregunta, entre polvos,
¿Qué le pasó a esa chica?
¿Por qué no viene más?
¿Acaso cree que soy demasiado menguante?
¿O tal vez le disgusta dormir en un ser tan incompleto?,
Alguien que hasta para menguar se queda a cuartos.
Y yo no sé que responderle
A la luna.
Eso porque no sé la respuesta,
Y solo me queda dibujar enigmas con mis ojos.
Por eso solo puedo prometer no preguntarte
Mientras escribo.
Mientras siga visitando el cielo,
Entre incógnitas,
La luna,
Seguirás siendo enigma.
Creo que empiezo a entender tu partida.
Ni siquiera puedo evitar hablar con algo que no habla.
¡Hey!
Le diré eso a la luna esta noche.
Al menos podré responder eso.
leer más   
21
5comentarios 110 lecturas versolibre karma: 119

el ahora de la inocencia

como
el horror que no se lava a llantos
que
hace crecer la noche como una pared alta, alta
demasiado
alta

necia, indolora,

¿no oís como la bestia se mece sobre un hilo de baba?

¿no es pecado llevarla sobre la arruga de los labios?

cerrar los ojos no alcanza
llevas demasiado tiempo adorando a los que matan tus brotes de savia

¿y
ahora qué?

la tibieza no
la tibieza engorda los miedos,
y de apoco se hacen plaga

el
viaje más difícil -el más real- es el que se emprende sin moverse de lugar, el que no se paga
el que te lleva a conocerte sin todas esas máscaras

y de este viaje
nadie
se
salva
17
6comentarios 110 lecturas versolibre karma: 103

La máscara de la verdad

Me encantan estos momentos en que sacas las uñas
y sin recurrir a la máscara de la hipocresía
me demuestras de un zarpazo
en realidad quién eres.
Siempre fuiste hábil con el látigo de las palabras.

(marchándose de la reunión viene la cuñada y le dice)

— Pero... ¡¡¿¿te vas a ir??!!
— Sí, creo que sí... ¿Tú no has oído decir eso de que el mundo se mantiene unido por cohesión de la hipocresía? Nadie es capaz de soportar tanta verdad.-



@ChaneGarcia.
...
leer más   
14
6comentarios 110 lecturas prosapoetica karma: 106

Lagrimas de sangre

Tan profundo como el silencio,
Tan fugaz como una estrella,,
Tan brillante como el sol,
Tan bello como una rosa,
Tan suave como un algodón,
Tan real como un ser, pero
Tan falso como lo es una lagrima.
leer más   
15
7comentarios 110 lecturas versolibre karma: 123

!!!Paleta de colores¡¡¡¡

Hay varios colores,
en mi paleta,
junto a mi roja maleta,
aquel crudo negro,
de gris a plateado,
el blanco anhelado,
ese amarillo,
ha despertado,
arco iris de rosas,
fosforescentes mariposas,
sobre el verde flotan,
la suave brisa
el azul desliza,
sobre mi lienzo marrón.
leer más   
18
6comentarios 109 lecturas versoclasico karma: 119
« anterior1234