Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Aprendiz

Sus ojos coléricos alzaron sus cejas
En su mano una hoja se interpuso
Entre mi mejilla y la porfía,
Con esa cachetada de ardor como el arena
Crispaba una enseñanza.

“Mil y una vidas tendrás que vivir
Mil y un almas deberás conocer
Sólo en ese punto habrás de mirar
Tu horizonte desde la mitad de una montaña
Dueña de una cima perdida.” Me dijo.

Tuve que dejarme humillar para devolver la moneda,
Me comí el ego para así mirarlos sobre el hombro,
Dejé de odiar y me volví misántropo,
Fui amable para después preocuparme nada más que de mí,
Dejé el egoísmo pero me volví religioso,
Y volviéndome religioso me divertí jugando con la ignorancia de la gente.

Fui obligado a no cerrar el cuaderno
Exigido a llevar reservas de tintas,
Todo podía acabarse, pero,
Debía llevar a cabo la frase, el verso, la historia, la rima
En los detalles que envuelven todo.

No tiene límites la palabra y la imaginación.

Aprendí de los errores de los otros,
Quedaron todos escritos los míos
Perfectamente verseados
Sin copia descarada en el seudónimo
Siquiera en el trato homenajeado.

Este maestro jugó,
Con trabalenguas me reprendió,
Comprendí que de la letra magia por siglos fluyó
Como en una planta que furiosa creció.

Vi las sensaciones empíricas
Ya que mis sentidos se invirtieron
Pero me encontré con lo común y vulgar
Cuando el aire mojó mi lengua,
Cuando un beso me llevó al cielo.

Este hombre aparecía
Siempre que mis cicatrices empezaban a cerrar,
Sabía mis andanzas y lo observado
Y me golpeaba cada vez que adivinaba
Lo que en mis escritos me desvelaba.

Comprendí que hay reglas
Y no respetarlas es no quererse a uno mismo,
Miré arder buenas poesías, pero,
Disfrute más ver como escritores
Se consumían.

Sentí espacios que se empezaban a hacer míos
Y cada que avanzaba
Un látigo se enredaba en mi tobillo
Con el que trastabillaba
Y me hacía retroceder;
Aún no es mi tiempo.

Hojas amarillentas con hedores nauseabundos
De libros añejos sin tapas
Fueron mis almohadas,
Era obligación sentir capilares ardores
De horas mudas comprendiendo versos
Que no debía repetir.

El mundano amor genera popularidad
Pero quienes trascienden no lo sintieron,
Los premios que existen influenciaron
Sus bases por escritores que al amor
Y la literatura rechazaron.

En mi cueva,
A veces, sí a veces, no había lujos,
Sólo lo resguardado
Me servía para comer y resistir días,
Y de todo escribía utilizando recursos
Que no podían agotarse.

Resistí estoico la humillación esporádica
De quien me enseñaba,
Jamás me rebelé, sólo con poesía,
Cada una más original que la otra
Contesté.

No se deja de aprender
Labrar a diario la letra
El propósito ha de ser,
Y así, la mirada de mi maestro
Como la de un padre comencé a sentir.

De todo aprendí,
Observando escribí,
Hice de otros mil sensaciones
Y aún no veo el horizonte
Desde esta montaña
Dueña de una cima perdida.
leer más   
12
sin comentarios 50 lecturas versolibre karma: 109

Pasan los días...

Pasan los días y la vida continúa,
amanece y anochece, nuevamente,
dejando en el aire una sensación de
eterna primavera.

Así vuelven las ilusiones,
la tierra grita y las flores
amanecen temblorosas en los campos;
cantan las aves y también las fuentes,
y hasta el alma canta y los labios vibran.

Los corazones heridos vuelven a latir
de una manera renovada,
y las cicatrices se cierran, lentamente,
dejando, solo, su tatuaje en las almas.

Los ojos, doloridos y cansados,
se alegran con la luz y la esperanza
que adivinan;
quieren sentir todo esto que ven,
¡quieren amar a la vida!

Rafael Sánchez Ortega ©
21/11/18
9
4comentarios 50 lecturas prosapoetica karma: 99

Un pensamiento cada treinta segundos

Cada treinta segundos llaman a la puerta.
Un nuevo visitante, desconocido y familiar.
- Resiste, mantén la calma… despierta -
Fuerza el cerrojo y consigue entrar.

Habla, habla mucho, demasiado.
Sube y baja, salta y grita,
recorre mi casa, descontrolado,
vistiendo de traje y pajarita.

Sin avisar los gritos cesan,
treinta segundos han pasado
y un nuevo visitante vuelve a llamar…
la puerta no tiene candado.

Unos entran y otros salen.
Pasan, ya no llaman.
Sin descanso y al derroche.

Que alguien les diga que paren.
Pero no paran.
Durante todo el día y toda la noche.

¿Pero qué son estos versos, estas líneas, estos miedos…
sino otro de esos pensamientos que a la puerta oigo llamar?
leer más   
12
2comentarios 50 lecturas versolibre karma: 111

El calabozo

Se rompen las palabras en las manos
el vano intento de volcar el alma
sobre el desierto preñado
de una hoja blanca,
el obscuro corazón repica al alba
una gota de versos llovió tan escasa
como limosna en la tinta del poeta
que sobre la arena derrama,
cansados sus ojos nublados
sus dedos temblando de calma
resignados poemas en el pecho
susurrando libertad reclaman.
leer más   
14
2comentarios 49 lecturas prosapoetica karma: 123

Otra vez

Otra vez me perdí
por las ramas de algún recuerdo de tu voz,
de donde pido por favor, no me encuentren
Quiero quedarme acá
En el hueco del silencio
En el punto ciego que existe entre una palabra y otra
Acurrucada en la expectativa del salto que une
un te con un quiero
leer más   
12
sin comentarios 49 lecturas versolibre karma: 115

Agridulce

Es agridulce el eco distante de la voz
que conoce la palma de tu mano.
Es agridulce cuando tu mano está vacía,
cuando la luz es ajena,
cuando la cajas no son.
Es agridulce querer que si y saber que no,
saber que si y creer que no.

Si fumara, haría castillos de filtros
y en las sombras del humo
vería las diapositivas y las palabras,
leería los posos de la ceniza,
humedecería el papel en los ojos
con cristales de sal.

Agridulce como cristales abandonados
rompiéndose en un camión de trastos,
como plantas de pascua en la puerta de un bazar,
como una servilleta de tela maltrecha
en un paso de cebra
atropellada,
sucia,
abandonada.
Esperando que el viento la devuelva.
Esperando que una mano la recoja.

Agridulce es el sonido de los ejes
de los mundos a los que perteneciste
cuando, sin molde, los ves girar.

Agridulce es, a veces, la sombra
y el eco de la distancia
en la cerradura,
en el espejo,
en el cenicero vacío.
11
6comentarios 48 lecturas versolibre karma: 102

Aprendí de ti

Si mis versos, son versos
que te saben a mentiras,
dale salida a tu vida,
que ya no cabe con la mia.

Si crees en mi amor como falsa
dejame en el suspiro,
que de estos confundidos,
ya mi alma esta curada.

Si aún te queda la esperanza,
de querer estar conmigo,
has pisado en el olvido,
ya no quedan ni las brasas.

Te perdiste mi confianza,
al dudar de mi palabra,
jugaste con fuego,
te quedaste en la comparsa.

Tu duda fue mi amiga,
advirtiendome de ti,
tramposo infeliz, Jugaste,
pero aprendí de ti.

Aurora: Claudia Viviana Molina
5
7comentarios 48 lecturas versoclasico karma: 81

Hayku

Mata el invierno.
Muertes que darán vidas,
nacen retoños.
leer más   
19
8comentarios 47 lecturas japonesa karma: 106

Llegaste a mi

Llegaste a mi como estrella fugaz

Como brisa suave y dulce de primavera

Como pequeños copos de nieve

que embellecen los árboles en invierno

Como la refrescante lluvia de otoño

Como los cautelosos rayos de sol en verano

llegaste a mí, como ráfaga de viento

pero sensible, ligero, guapo y seguro

Llegaste como llegan las cosas importantes

Como el amor a febrero

Como el azul al cielo

Como el silencio a la paz

Así llegaste, para quedarte en mí.
By balmasedayailin
A Joel
10
5comentarios 46 lecturas versolibre karma: 98

En soledad

Su pureza se interrogará
una mañana abrasada y tardía
entre el absurdo de los rumores,
con la sutileza de quien ha optado
por empequeñecer toneladas de mensajes
hasta lo más rudo del horizonte,
dejadas las prisas,
también los sueños,
también los cataclismos,
colgados como camisa de seda
en una percha
con aroma efímero a paseos del infierno.

Es probable
que se convenza de la mudez consentidora,
condescendiente con tanto vocerío
y con sus travesías estrábicas,
y compasivo con aquéllos
que dicen dar y piden,
con quiénes dicen escuchar y oyen,
con los que a viva voz
reprochan virtudes con un megáfono histérico,
se quedará en una jaima
en el desierto oculto,
escribiente con pluma curtida
bajo su laberinto sincero de estrellas.

Quedará,
callado entre memorias de Enero de nieves
y de copos deshechos y hambrientos,
bajo el quejido
de ruedas de carros de vidas pasadas,
-años de bienes vendrán-,
resumirá
en el regocijo de sus planos
la fe del agrimensor de manuscritos
y de manantiales de los oasis perpetuos.
leer más   
4
2comentarios 45 lecturas versolibre karma: 66

Final

El sol deja una estela áurea
en el cielo.
El viento se pasea por la plaza
y arremolina mi cabello.
Sucumben en las esquinas
las palabras, los recuerdos.
Y me parece recobrar, por unos instantes, el aliento.

Lorena Maestre Gregori
leer más   
15
7comentarios 45 lecturas versolibre karma: 97

Alba

Suena tu canción:
es mi lluvia.

Vibra mi sonata :
es tu viento.

Entona el Sol
su susurro matutino:
lo hace nuestro.
leer más   
13
3comentarios 45 lecturas versolibre karma: 103

Permite

Deja que el arcoiris atrape tu mirada, que cada color plasme el matiz de tus pupilas dilatadas.
Permite que el contraste del cielo,
más allá de tus cabellos,
se refleje en la amplitud de tu piel tan delicada.
Permítele a una nube pasajera,
que lleve tus instintos donde verdaderamente los corazones suenan.
Permítele a las estrellas que iluminen tu vida, que iluminen tu calma, que haga de las noches buenas, un poeta que inspira, lo que le sale del alma. PM 14-11-2018
leer más   
13
1comentarios 44 lecturas versolibre karma: 116

Senryu

Cargo un recuerdo
bordado de momentos
en los latidos...

****************
Senryu
Transmisor d Sinestesias©
leer más   
7
2comentarios 44 lecturas japonesa karma: 96

Cuando se me van las ideas

Es ese instante amargado
de guerra con tus ideas,
cuando entre ellas pelean
por dar un acabado.

Un espantoso momento,
así lo describo yo,
en que se mantiene la intención
pero se desvía el pensamiento.

Es una pausa menor
que si no se atiende con prisa,
evita la continuación
y la obra no finaliza.

Una desconexión total
del tema en creación,
provocando así el terror
y un grave daño mortal.

Da ganas de llorar
cuando se me van las ideas,
todo se asemeja
a morir en un huracán.

Lo más triste es la paz
que invade luego mi mente,
atacando fuertemente
con tranquilidad.

Pensando que pasará,
y si recuperaré lo perdido,
es mi Titanic hundido,
palabras muertas ya.
leer más   
16
6comentarios 43 lecturas versolibre karma: 100

Adios

Adiós
Al verte mi corazón se siente vivo…
En tu ausencia la lentitud de su palpitar marcan mi tristeza…
Ahora que se que el final se acerca, temerosa quedo ante los recuerdos que no cesan dentro de mi…
Viviendo el momento contigo me encuentro, sin pensar en un mañana melancólico por tu ida…
Te siento dentro, son tan profundas estas emociones, que el mar se queda escaso…
Mis lágrimas derraman ira, una ira producida por la apatía de tus sentimientos…
Sola me quedo, pero escarmentada me siento…
Un querer que no quiera marcharse, me desafía en este reto donde el olvido queda como protagonista…
Mis manos se agarran con fuerzas a la nostalgia que dejas…
En la oscuridad se pierde tu rostro, cada vez más tenue porque ya no hay brillo en mis ojos…
Idealizada te encontré en mi imaginación, la cual fue puro engaño dentro de mi interior…
El sol se acerca, pero mi agonizante alma no le deja paso a esos rayos que solo tienen compasión por un cuerpo frágil y roto por tu adiós…
Sufro a solas y a escondidas, sigo esperándote…
Mi adrenalina quema mi cabeza, haciéndola inútil por tales sucesos….
Corrompes mi cielo que ahora se convierte en un infierno, donde todo lo que siento se quema a fuego lento….
Me das pena, me dicen los silencios de amargura…
Pero mi aura que aun tiene fuerzas, brillan por mí como brillan esta noche las estrellas…
Alzo la mirada al cielo, donde alzo mi cuerpo y yacen mis sentimientos…
Soledad cógeme en este silencio…
14
5comentarios 42 lecturas relato karma: 107

Arte...

Para mi tú eres arte...no puedo evitar pensarte, imaginarte, soñarte, amarte...
11
sin comentarios 41 lecturas versolibre karma: 100

Insomnia

Cotidiana paz
paz sin ventanas.
Solo.
Sin el eco de tu amor en los cristales.
Noche
Despoblada isla y esta insomne
muerte,
soledad de párpados abiertos.
leer más   
8
2comentarios 41 lecturas versolibre karma: 97

Estrellas en el espacio

Soy polvo de estrella en el espacio, rodeado de partículas similares a mi,todas con colores específicos y con un distinto porvenir,exponen su composición,resaltan su belleza,se visten de pensamientos,y se llenan de grandezas.No precisamente es lo grande,lo que destaca su valor,sino aquello pequeño,que hacen con amor.
Es que entrar a ese grupo enorme, de polvo de estrellas especiales,permite que junto con ellas,elimine la vida salvaje,esa de la que escaparon,y hoy se fusionan en uno,en un mundo muy oportuno,donde invito a mis amistades.No soy una deidad,como tampoco tengo poder,solo el de conmover y persuadir a los demás,alejado de vanidad,y reconociendo que los míos,son sobretodo amigos,que exponen su pensar.
leer más   
11
sin comentarios 41 lecturas relato karma: 107

En la rama

Arriba en la rama canta el pájaro
y abajo oigo que canta el agua
y a mí, arriba y abajo,
me duele el alma.

Y entre estas dos melodías,
una rista de columnas de plata.
Arriba, la hoja, el pájaro y la estrella,
abajo, la raíz, la flor y el agua.

Y aquí,
arriba y abajo,
a mi, me tiembla
el alma.
leer más   
4
4comentarios 41 lecturas versolibre karma: 79
1234» siguiente