Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Copla a la Patata Revolcona o Machacona

Comida de buenos campesinos rudos
labradores de la dura y noble tierra
la que popular sabiduría encierra
para cultivar sin trabas y sin nudos.

Cebolla, laurel y patata cocemos,
freímos panceta o tocino muy fino
la grasa creada con ajo cocino
al nuevo resulto pimentón ponemos.

Las patatas sin agua en pote de barro
añadimos el resultado anterior
machacamos con cuchara superior
y servimos con la corteza del guarro.

Hortensia Márquez

Copla Castellana
12 versos de 12 sílabas cada verso
Rima ABBA CDDC EFFE

Plato típico de mi tierra Ávila, comida de campesinos, lo comían los labradores en el campo utilizando como cuchara los torreznos o panceta.
22
13comentarios 5324 lecturas versoclasico karma: 97

Hasta siempre "pescaíto"

Profundo e intenso dolor
que se extiende,
cual catarata que alcanza
todos los rincones del Alma.
Angustioso respirar
aferrado al amoroso recuerdo
de un pequeño y dulce pescadito.

Taciturno amanecer
que no traerá la luz consigo;
no existiendo sol capaz
de entre tanta oscuridad,
alcanzar a clarear el día.

Cielo bañado en lágrimas;
y entre la vegetación,
tristes girasoles
han perdido su color.

Y no hay retorno;
con la maldad al acecho
al pececito se le impidió nadar.
Y el río se quedó sin agua
ocultándose reseco bajo los pies.

Ahora sabemos que Gabriel voló;
y junto a otros pescaditos
luce ya como una estrella,
nadando entre nubes de algodón.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/03/11/escribe-tu-relato-de-marzo-ii-el-actor-y-
18
18comentarios 1346 lecturas versolibre karma: 105

Despierta de Primavera

Poco a poco, se despierta el alba
sobre mi piel dormida
con los primeros destellos de sol.
Perfuma de primavera mi cabello
al traer la brisa aroma de níveo azahar
y una etérea lluvia de pétalos
desnudando de rosadas flores los cerezos.
De rojo terciopelo se cubre mi mirada
cuando al despertar las amapolas de su letargo
se mecen entre las espigas que verdean los campos.

Poco a poco, me despierta la mañana
tras anidar en tu abrazo
con el arrullo de tus latidos acunándome, amor.
Se arrebola la primavera en mis mejillas
al sentir junto a mi boca tu cálido aliento
logras que aflore un poema
si escribes en mis labios tus versos.
De mar se espuma mi espalda
tras desnudarme de invierno el susurro del viento
cuando las olas de tus manos besan mis silencios.
31
14comentarios 1086 lecturas versolibre karma: 104

Cartas

Hoy me he tropezado con algunas cartas antiguas. Casualmente son todas tuyas. Las tengo en el cajón de la mesa bien colocadas. Generalmente, no me apetece releerlas porque las cartas, después de un determinado tiempo, pierden encanto y ganan humedad y nostalgia. Pero esta noche ando volando bajo y quise detenerme en ellas. Lo mejor de tus cartas era que estaban impregnadas de sentimiento. Se podían leer tus besos, tus caricias, las canciones que nadie conocía, las películas que vimos, las que quedaron por ver… Estaban cargadas de pequeños detalles y de unas ganas enormes de seguir adelante a pesar de todas las vicisitudes. Tus cartas eran tu alma encerrada en un sobre y miraban el presente para pensar en el futuro. La verdad es que cuando tengo alguna de tus cartas en la mano pienso en lo efímero que es todo últimamente.
leer más   
15
8comentarios 886 lecturas prosapoetica karma: 97

Alas en las cicatrices

Dejar la casa a oscuras y dar un portazo
no consigue cerrar la discusión.

Y hablas solo por la calle.

Que si el perro que soñábamos tener
nos está quitando el sueño…

Que si apenas pasamos tiempo juntos…

Que si no hay dinero…

Te reflejan
los escaparates a media luz, los libros
de la tienda de segunda mano
donde te paras, a tomar aliento,
y susurras aquellos versos
donde Juan Ramón Jiménez grita:

―¿Qué hago aquí respirando
si ya se ha marchado mi vida?

No será la primera vez, lector,
que escuchas a alguien hablar solo.
A ti también te cogió de la mano Dios
entre las dos orillas de la soledad.

Y entonces recibo su mensaje
y yo también me digo: ―¿Dónde estás?

No importa que todo ha cambiado,
que ya no exista lo que me hacía feliz,
si lo verdaderamente extraño
es cuando las cosas no cambian;

y mis alas nunca olvidan cómo cicatrizar.

Y con alas en las cicatrices
voy hacia el encuentro de esa locura
que nunca falla, que siempre deja
mejor sabor de boca que la razón,

que la razón por la que peleamos,
mi amor.
9
6comentarios 850 lecturas versolibre karma: 101

Luchar para vivir

El infinito es relativo cuando no se tiene
a alguien a quien contar
así nació el verso que da sentido a mis impulsos,
no importa ser el primero, solo tener la voz.

No quería perderme en un vacío
de la inutilidad del alma
con excusas y pretextos por el miedo
de haber nacido con amor a no callar.

La poesía no se vende ni se compra
los poemas son letras al universo
libres como el tenue aire que respiro
¿cómo vender la poesía? solo requiero una sonrisa.

La poesía que es sabia no llega nunca al final
el mundo andaría mejor si así lo fuera,
soy feliz soñando con en el mismo viejo roble
que no se compra con lo que es material.

Mi poesía lucha todos los días por vivir
orientado los motivos
por los cuales estoy aquí
con la esperanza en un aliento de la fe humana.

Escribo poesías
que tal vez no sean poesías,
qué importa si la conciencia
no deja que me roben la felicidad.

El poema es un milagro nacido para existir,
lo imposible cuesta siempre un poco más
la fuerza de la poesía nos levanta la ilusión
de luchar nuevamente después de cada caída.

Mi poesía da todo lo poco que tengo
es un infinito en lo relativo
siempre cuando tenga
a alguien con quien charlar.

Poesía
Miguel Adame Vázquez
El Mute
15/02/2018.
21
22comentarios 810 lecturas versolibre karma: 115

Anatomía del miserable

Te pienso. Se llenan los ojos de lágrimas como un torrente incontenible de sinapsis dolorosa, como si el neurotransmisor culpable de la fuga de las mismas se ensañara en demostrar su poder, como si el estómago ardiera gustoso y masoquista.

La ansiedad invade las puntas de los dedos, las mueve como marionetas en el espectáculo de la ridiculez, las controla y tiemblan oponiendo resistencia.

La última parte del cigarrillo se consume rápidamente y te ves en la necesidad de encender otro, a sabiendas de que no servirá de nada. Tal como no sirve idealizarte, pensar cómo serían las cosas si... si tan sólo.... (completas la frase con una utopía )... te dices a ti mismo que no vale la pena, repasas en tu mente una serie de frases populares sin sentido que deberían hacerte sentir mejor...

Llega el anticlimax: el momento de miseria más profundo justo antes de volver a comenzar un círculo vicioso y sin salida aparente, un laberinto de bordes desdibujados en el que no hay perspectiva, no hay manera de salir. Te miras cansado, deseoso de catarsis, de cese, de paz. Sabes que no la hay, que la maldita paloma blanca huyó despavorida, no tienes control sobre su vuelo.

Necesitas silencio, ausencia de ruido en tu interior, lo de afuera se vuelve irrelevante, como un sueño que intentas recordar en el ocaso; la gente transita como siempre: desconocida y cruel. El corazón acelerado como una bomba de tiempo... La soledad, único cómplice de lo que te pasa, y de lo que vendrá después .
leer más   
7
2comentarios 792 lecturas prosapoetica karma: 84

En mi soledad

En mi soledad,
permanezco desnuda de miradas
que ensucian la piel,
sin tener que demostrarle nada a nadie
para que me ame,
dónde ser valiente ya no duele
porque mis miedos han desaparecido,
dónde la oscuridad se torna luz
al abrir mis adentros, de par en par,
y dejar que mi esencia respire en silencio.

En mi soledad,
no he de temer al olvido,
porque conozco muy bien quién soy.
Sé que la razón de mi existencia
no es alcanzar lo más alto con el alma herida.
Que cuando amas de corazón, lo que anhelas
es poder llegar muy lejos enhebrando sonrisas,
con la mirada latiendo, rebosando sueños
mientras luchas contra los avatares del tiempo
sin olvidar lo bella que es la vida.
24
11comentarios 740 lecturas versolibre karma: 107

Dialéctica

Mi única dialéctica algún día será tus días y noches,
Mi militancia serán tus brazos y tus caricias,
Mi única contradicción será comprobar que la felicidad absoluta es posible,
Mi plusvalía serán tus besos,
Y mi único estalinismo,
Recorrer todo su cuerpo,
Instaurarme en su dictadura de sonrisas,
Hacernos uno en la intimidad,
Recorrerla toda,
Llevarla al infinito sin medida,
Mi política será retenerla,
Auto exiliarme entre sus brazos,
Y pedir la pena máxima,
Cadena perpetúa en usted y miles de estrellas,
Navegar al infinito,
En una vida de noctámbulos.

Carlitos Hurtado
leer más   
14
12comentarios 732 lecturas versolibre karma: 104

El cerrajero de al lado

El cerrajero de al lado
Con su lento caminar,
De mirada confundida y hablar sin parar
Cuenta historias de antaño de su feliz juventud
Se entristece su alma, al recordar a su amor
Ese amor que vivió hace años atrás
Hoy solo en su cuarto
Llora en silencio su dolor
Pues las llaves de la vida
Dejaron de funcionar, para aquel amor
Que un dia lo hizo soñar,
El cerrajero de al lado
Abriendo puertas está
Abrazando esperanzas,
Aunque sabe qué algún día
También su puerta se cerrará
Y no habrá llave alguna que la abrirá
leer más   
12
11comentarios 696 lecturas prosapoetica karma: 104

Mi triste amor

Aun cuando mi mundo se vuelve oscura pienso en el amor que nos unía siento como si tu mirada me atrapara una vez más quisiera contenerme al llorar al tener que admitir que no te amo que todo fue una infame por más que trate y te aleje de este sentimiento nunca te dejare de amar.

Muchas veces me escondí de ti al saber que era una realidad la que mi corazón sufría que cada vez que nuestros ojos se encontraban estabas en mis pensamientos hacías que mi corazón se llenara de lágrimas sentía un gran vacío al no tenerte a mi lado mi alma se oprimía al no ver tu sonrisa.

Otra vez mi triste pasado me sigue y me atormenta como hago para sacarte de mi mente como remplazo tu mirada, como olvido el rose de tu labios con los míos será que tendremos que vivir otra vida para que volvamos a encontrarnos y para que te siga amando.

Que hare ahora que te aleje amor mío seré el culpable de mi propia melancolía.

Llorare recordando que cuando estaba a tu lado podía sonreír ahora mis días serán oscuros por tu amor dime como volverte amar aun llevo esta tristeza clavada dentro de mi pecho que me ata a este destino trato de ignorar este sentimiento pero cuando me encuentro solo vuelves a mí y vuelvo a sentir esa opresión que duele y que no logro olvidar.


Ahora diré adiós y dejare que este dolor me consuma ya no resisto al no tocar tu cara, al ser yo el que tu vuelva a besar ,el que te hacia sonreír el que te abrazaba y te tomaba de la cintura ,el que agarraba tu mano cuando estabas distraída el que te miraba con ojos consoladores ,.aun cuando llorabas secaba tus lágrimas y sentía tu dolor mi mudo se volverá oscuro hasta mi último día
leer más   
10
7comentarios 688 lecturas prosapoetica karma: 97

Poema innecesario

No hace falta escribirle a la soledad,
A los abrazos, a las caricias, a las llamadas,
Para que escribirle a la soledad de los besos,
A la falta de sonrisas y despechos,
De días y noches,
De lunas y lunas de soledad,
Para que escribirle a la soledad de la almohada,
De las sabanas,
De sueños compartidos,
Innecesariamente mírame a mi soledad..

La membresía del amor esta como el bloqueo en cuba,
No llega ni una invitación diplomática a querer,
Imposible la búsqueda,
Imposible el viento,
Para la llegada de lo esperado,
De lo innecesario,
Quizás...

Carlitos Hurtado
leer más   
10
2comentarios 670 lecturas versoclasico karma: 100

Quererla

Quererla,
Quererla a la luz de la luna,
Volar los tapones de lo imaginable,
Acariciarla toda,
Volar en su aroma,
Escribir cada letra en su piel,
Cada curva en sus curvas,
Soñar sus sonrisa,
Incursionar en mil caricias,
Enamorarla a punta de detalles,
Rosas ocultas,
Versos que concluyen en ti,
Alcanzar su mirada,
Llevarla al infinito,
Deseando los amaneceres totales a su lado,
Quererla,
Adorarla,
Extrañarla,
Mas allá de posible,
De lo probable,
De lo que el mundo imagina,
Cuadernos con dedicatorias, mil formas de amarla,
Como usted,
En los tiempos perfectos de usted,
Caminos por andar,
Alcanzar su corazón,
ser enamorada de este detalle de la vida,
Que sin ninguna duda la espera,
Hasta la eternidad con la misma pasión,
De mil victorias estrelladas,
bajo su presencia adorada
Con la convicción,
De sueños por construir,
Juntos.
leer más   
10
5comentarios 616 lecturas versoclasico karma: 101

Poesía en rostros

Poesía en rostros,
En sonrisas y sueños,
Poesía infinita,
Poesía porvenir,
Poesía.

Poesía de campo de montaña y de ciudad,
Poesía de lo que somos,
De dónde venimos,
Poesía viento,
Poesía cielo,
Poesía negritud,
Poesía ancestral poesía.

Poesía montaña,
Poesía riachuelo cristalino,
Espesura poesía,
Vida poesía vida,
Poesía.

Somos poesía campesina,
Rostros humildes poesía,
Labrando la poesía tierra,
poesía incansable al salir el sol,
Labra poesía labra,
Sueña poesía sueña,
Sonríe poeta sonríe,
Poesía.

A nuestra ciudad poesía,
Con su trajín poesía,
Historia poesía,
Petroglifos poesía,
Cultura ancestral poesía,
Poesía Venezuela poesía,
Mi tierra carajo mi tierra poesía,
Latiendo en cada corazón de poesía.

Somos poesía somos,
Somos patria poesía,
Somos rebeldes poesía,
Arcos y lanzas poesía,
Somos grito de resistencia poesía,
Somos hijos de esta tierra de poesía,
Poesía somos,
Poesía…

Poesía resistencia indígena,
Tierra de gracia somos poesía,
dignidad hecha pueblo poesía,
somos guerreros incansables poesía,
Por los cuatro puntos cardinales poesía,
Dedicada poesía a mis hermanos poesía,
A Bolívar el libertador poesía,
A Guaicaipuro el cacique poesía,
A ustedes padres,
Poesía,
Poesía,
Poesía…

Así somos poesía,
Llevando libertad andamos poesía,
Nunca seremos colonia de nadie,
Nunca,
Aquí hay amor a lo construido en esta patria,
Somos Venezuela poesía,
Somos indios y somos muchos poesía,
Morderán el polvo los invasores poesía,
Ana Karina Rote Aunicon Paparoto Mantoro Itoto Manto poesía,
Somos rostros invencibles poesía,
Somos invencibles los de esta tierra,
Invencibles,
Desde el inicio,
Y hasta el final de nuestros tiempos,
Poesía.

Carlitos Hurtado
leer más   
10
4comentarios 615 lecturas versolibre karma: 91

El amor y yo rompimos tratos diplomáticos

Busco lo que nadie busca,
lo que todo el mundo sueña,
lo que todo hombre anhela,
el amor y yo rompimos tratos diplomáticos…
propuestas inconclusas,
visiones prohibidas.
amores “olvidados”
argumentación final
te amo.

Carlitos Hurtado
12
2comentarios 609 lecturas versolibre karma: 92

Antes que el deseo se amotine al amor

Al amanecer el poeta desertó
¿y ahora quien narrará
en un verso lo que nace nuevo?
quizás solo son buenas costumbres
en un espacio turbulento
con un vidente mudo que prefiere las palabras
entre un remolino de imágenes nítidas
hasta impregnarse de la esencia del dolor.
Tal vez fue el amor o la locura
o el sufrimiento en cada gota que se junta
en un pocillo de metal raído por el óxido de la vida
que está expuesta a la intemperie de una brisa enferma
y un poco más sabia que le parece que lo conoce todo.

Me gusta caminar hacia el horizonte
y en esa orilla infinita
simplemente desplomarme
hasta que alguien más lo intente de nuevo
desafiando al incipiente escenario
que sencillamente nos tocó vivir.
En ese vórtice supremo casi todo cambia
nada es igual que en esos siglos
alejados por el tiempo,
resulta ser muy perturbador
tener que elegir entre la rutina
de una vida que marcha a toda prisa
porque la vida no tiene permanencia voluntaria
y quisiera por siempre escuchar tu voz.

Solo quiero que no agaches la mirada
ante tanto horror que se asoma en la ventana,
sostén con fuerza mi mano
estoy seguro que mis letras todavía guardan un poco de calor.

El frío arrecia desesperado
conforme avanzan los minutos en la noche
ya es mi hora de tener que dormir
lo haré antes que el deseo se amotine al amor
y tenga que despertarme de nuevo
cuando la noche amanezca
ante cualquier resquicio del sol.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
14/01/2018.
23
20comentarios 593 lecturas versolibre karma: 116

Letanía de amor

Me fui llenando de sublimes momentos
que poco a poco se fueron cambiando
hasta que se acabó la paciencia
esa que normalmente duerme tranquila
cuando se cansa la misma noche,
y llegaron los sueños con sus torpes reproches.

Te han robado la sonrisa nocturna,
el abrazo tibio de tener paz en mi regazo,
solo te ha quedado la amargura
que acumulas de los años pasados.

¿Cómo te recuperas de la inocencia perdida?
Si eres el resultado de un atropello
de aquellas verdades
que se volvieron mentiras.

Me fui llenando de silencios muy largos
y me quedé esperándolos
como si fueran el único remedio
de un corazón que simplemente ya nada siente,
el frío congeló tus aventuras rebeldes
ahora te cuesta mucho tan solo a ti misma tenerte.

La música ya no consuela a tu mente,
tus escandalosos momentos amados
se fueron perturbando
y solo quedo una voz interior que te dice
que existió mucho amor que ya no recuerdas.

Como pedirte que me ames
si lo has olvidado todo,
cómo amarte
si me he conformado con esperar tu llamado
vivo en el regazo de una lámpara
que apenas calienta,
esperando en una madrugada tan corta
que sólo percibo como cala el frío
con sus irreverentes deseos de una infundada calma.

Me fui llenando de libros
que no encuentran las respuestas a tus delirios,
me fui llenando de tu sueño ligero
que ahora se cuela como el viento
por la rendija de la puerta de un balcón
que nunca ha escuchado tus lamentos.


Por fin duermes
después de tanto cansancio,
de batallar con tus propias acciones
que desean sustraerse
de tus mismos agobios de siempre.

¿Qué serán de esos sueños que ya no recuerdas?
preferimos ignorarlos
como ignoramos a la vida misma,
en cualquier rincón olvidado
de las propias excusas muertas.

Me fui acostumbrando a las poesías copiosas
esas que imitan las historias en prosa,
acompáñame a abrir mi corazón
para ver si encontramos algún tipo de insomnio
que justifique tantos versos que son cómplices
de una perfecta memoria taciturna
que lamentablemente todo lo recuerda.

Nos hemos esperado tanto
que las imágenes de nuestro amor
ya son solo sombras ausentes
de una desesperación que emerge
con el olvido frío de tu desprecio.

¿Qué me dirás después de todo
cuando el silencio se haga tan sordo?

Me fui llenando de teorías
para cortejar a la noche,
en esa ausencia tan larga
en la que ya no me recuerdas,
terminamos siendo solamente
una interminable letanía de amor.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
13/12/2017.
24
17comentarios 586 lecturas versolibre karma: 105

El rastreador

Los desaparecidos, tierra de nadie
ausentes entre la angustia,
fueron víctimas de guerras con odio,
amargura eterna que nunca descansa.

La esperanza se enferma
cuando la melancolía está vacía
nadie la extraña,
a pesar del dolor que llevamos a cuestas.

Hay preguntas que no tienen respuesta,
una madre nunca debería llorar a sus hijos,
la lluvia nunca lavará la incertidumbre
de no saber en qué puñado de tierra
están los huesos de un olvido.

Hiede la herida que calla,
es la miseria del horror,
una palabra que deserta en la clandestinidad
de las cosas que no burlaron la muerte.

Quisiera cerrar los ojos y despertar de nuevo,
sin secuestros y tortura,
sin los cuerpos tirados vivos en el desierto,
abandonados en el mar que se traga a los niños sedientos.

Hambre,
sueños inconclusos,
pies descalzos que nunca tuvieron que zarpar del nido,
pedazos de rostros sin nombre y recuerdos.

Nunca se podrá reemplazar la pérdida
con una canción que sangra con tanta derrota,
lazos rotos que duelen de tanto sujetar
lo que no se tiene,
¿Quien te dijo que los monstruos no existen?.

Quisiera cerrar los ojos y que nada de eso existiera,
un mundo sin caudillos y confesiones,
sin pérdidas que nunca tendrán reemplazo,
sin tener que redimirse en las huellas
que bordaron sus pasos.

Los desaparecidos son de todos y no son de nadie,
me duele ver con mis ojos
a un niño rastreador buscando,
busca a su madre en su último arrullo de amor.

El mute
26/07/2018.
13
12comentarios 557 lecturas versolibre karma: 101

Corazón chicle

Corazón chicle
sueños de payaso,
m(i)ente de paso.
Aprendiz de bailarina,
brisé volé
para torpes tobillos cascabel.
Busco en la maleta
la suerte
que me predijo aquella
Esmeralda en Notre Dame
con cartas baratas de plástico.
El papel ya no está de moda.
No había cuento para mi
y en el fin,
todos
somos pasajeros
con billete de ida
hacia ningún olvido.
Yo vuel(v)o
pero contigo.
Cuerpo a tierra
en parapetos de colores.
Y estiras y estiras
soñando con un Mi de pecho.
El tuyo en el mío.
Que cuenten atrás
los sesenta y nueve
peldaños que hay hasta tu nuca.
Los escalo de veinte en diez
que nunca he sido de cuentas
pero me gustaban los cuentos
y
confieso
cual preso buscando sol
en mitad de tanta sombra:
Qué lo único que quiero es
que me (en)cuent(r)es.
¡Qué sabrá París
de amor,
si siempre tuvo miedo a las alturas!


Nota: La imagen que acompaña a este poema pertenece a la colección Clonw de Marina Blanco (Valencia)
Contacto: marina.art93@gmail.com
68
27comentarios 543 lecturas versolibre karma: 127

Para poder publicar te han de gustar tres poemas más!

Pero por Dios! Qué bonitos tus versos!
Tienes mi like! Comento tu texto!
Gracias amig@, y yo te contesto,
Ya si compartes será tu pretexto
a fin de que yo te devuelva el funesto
favor que en teoría le hiciste tú a esto.

Casi seguro tendrás un aumento
de tus “me gusta”, y ya ni te cuento
cuando tu karma se ponga a trescientos
y en la portada publiquen más de esos
poemas que escribes e invaden mi aliento.

Nada más que por ti ya no quiero ni un voto,
no me convence este juego, lo noto.
Voy a destiempo, caigo en saco roto,
sólo comento si mi alma desboco.

No eres poeta, tienes un don,
en lo social se encuentra tu pasión.
Si te molesta, te pido perdón,
pero esta sí es mi humilde opinión.
leer más   
24
45comentarios 533 lecturas versoclasico karma: 129
« anterior1234