Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Poeta de Orines y Bestias

Aquí la vida es un misterio,
Y el cielo se eriza con un espanto azul,
Los pájaros se quejan desde siempre,
porque tienen los ojos vendados,
¡Despierta! ¡Despierta! ¡Despierta!
Que vienen los lagartos de cola de escorpión,
arrastrando un paisaje muerto sin astros...
Entre aquel niño muerto y este sólo hay un zapato,
una risa sin dientes,
Una mariposa asmática escupe colores verdes,
sobre una pared que orinaron cien perros y unas niñas,
La muerte llevará en carne viva el rostro y las rodillas,
y al que quiere ver le serán usurpados los ojos por gusanos amarillos...
Será la resurrección de los horrores del Mar,
de los místicos océanos y las bonanzas fallecidas,
...he visto roer columnas triunfantes de lechosos perfumes...
Yo soy la bestia primitiva que conoce la delirante noche,
no duerme nadie cuando respiro,
sin razón se extraña el ojo, el archipiélago...
cuando arrojo el huracán de algodones y violetas,
Soy el poeta convulso, la maravilla inclinada al desarreglo,
el viento que ata las bocas y cierra las tabernas orladas de siemprevivas...
leer más   
8
4comentarios 73 lecturas versolibre karma: 88

La Muerte Alegre

Salvar el Alma y perder el regreso, olvidar el rostro sin hueso y sorber la horrible inmensidad del silencio, sentir la lluvia de cobre hirviente y dolor hervido, solo esta noche, solo con este fuego intenso que abre mis temores como un poema afilado y sincero, solo con este sol, solo el sol y piel herida, castigada por fuego y un llanto de arena derretida que olvida la vida y diluye los huesos gastados en una prosa solemne y ambarina...se va el dolor con el último suspiro cuando suena el último golpe de campana, se apaga la llama y se escucha el último ladrido...se alza el duelo con fuerza de cien morteros que arrasan el tiempo y el espacio y liberan el caos que precede al descanso del cuerpo y el soplo ligero que frena el desorden y auspicia el nacer del amor que nivela el chocar de galaxias que giran creando brillantes planetas y estrellas y dando la vida al poeta terráneo que escribe locuras que nunca vislumbra , dotado de un don mal usado, maldito por letras y vahos, sucinto al horror de vivir obligado, fingir ser humano y perderme en la masa sin ser observado, tener un trabajo, mentir y creer que podrá ser curado , encontrar un ser alado que acompañe mis cabriolas cuando vuelo entre el Mekong y el sol de Apolo vencedor que tantas veces me ha olvidado por ser yo, -pues es mi culpa-, un amante descarado de la Luna, un obseso de la noche libertina que alimenta mis salidas del cuaderno, mis roturas de la regla , bajo el palio de su luz resultan casi hermosas...la diosa reina que ilumina a los dementes y da su amor si se le aúlla con un tono de metal cuando se llena, bien hermosa y zalamera, zorra vieja plateada que hipnotiza las mareas, Maga eterna y poderosa , blanca y cariñosa y también con cara siniestra si mengua y olvida tu nombre , amante que besa y se marcha , que abre su sexo fatídico para que la penetre, ¡yo!, en mi ególatra intento por dominar a las musas y conquistar las potencias y los verbos, y dar la vida y escuchar las voces de los pájaros y quitar la vida y entender a las bestias ...penetré su vientre de nácar, ebúrneo y virginal me pareció su oferta de piedra y cadenas invisibles...cedí y metí mi pluma en su cráter esbelto y suave y al instante se selló mi destino , morir desolado y cubierto de vino, amar cada vez como un niño y llorar deshojado , cerrar el nudo sobre el nudo y ya jamás tener sueños imberbes y verdes y añil , ahora todo es rojo, potente rojo que huele a huesos viejos y rotos y tiene un sabor que no puedo describir y no consigo olvidar ...¿he olvidado como empezó este poema de líneas torcidas?
Creo que no...no lo creo...lo sé...
Tiro escombros de recuerdos y cientos de kilos de errores casi provocados para no dejar crecer la hierba que alimenta los fantasmas que me embotan la cabeza , si me escondo mucho tiempo de sus gritos me derrotan desgarrándome la psique y robando el pan que come el “ba” que une mis piernas humanas con mis ojos que describen la belleza de una elipse de cometas con detalles imposibles ...¿debo entonces darles vida? Si libero y alimento su exigencia nacen más y quieren su pago , si rechazó darles Savia y ser su puente no se mueren, crecen lento y hacen daño, se les vuelven los cabellos largos pinchos y su rostro se desgarra y al final me dan tan fuerte que lo expulso vomitando un ser deforme y mal vestido, monocorde y desfasado, desigual y sin poder curar la pena ni aliviar el alma ausente...
¿Que declaración es esta?
¿ excusa o certeza?
Que se me van las voces escribiendo y las horas me persiguen cuando intento no pensar en mis erratas de amor que nunca me enseñan nada y sonrío al amante de mi amante a través de un cristal tan fino que puedo incluso odiarlo con todas mis fuerzas sin romperlo mientras finjo ofrecer la otra mejilla , violeta ya, a fuerza de golpes de tiña y mentira...se me va la vida soñando que quiero ser otro , huyendo hacia delante y corriendo muy despacio...se me la vida soñando...
Se me va la vida...
...soñando...
leer más   
3
sin comentarios 25 lecturas prosapoetica karma: 33

Nunca lo consigo

He partido las hojas y la luna con un majestuoso amanecer de rojos lunares, atrevido, he llorado tantos ríos y lagos que desbordan mis ojos las masas de agua ausente y fría, he reído sabiendo que la muerte no era más que un giro de otra suerte y un destino inevitable de olvido perenne y polvo seco y brazos rotos y luces quebradizas que alumbran la gruta que oculta la nada...
¡Yo soy el ariete! ¡Soy el dintel, el zurrón y la enagua!
El final de toda lluvia que golpea el alma y humedece los días...
El doloroso pasado que asusta cuando se nombra y se vuelve latido y aparece tallado con mil formas que desaparecen con un gemido y aparecen con un disparo al viento.
He recogido el Dulce néctar que exudan los planetas más pequeños y distantes , esos que brillan débil a fuerza de años que tarda La Luz en su viaje.
He preparado el brebaje mil veces y nunca consigo el efecto prohibido, se me ocultan la Regla y el Verbo...
leer más   
2
sin comentarios 21 lecturas versolibre karma: 18

Abracadabra

Abracadabra,
Y la luna hundió sus manos en mi noche , rasgó la túnica negra que cubre mi cara, rubí de amores, y fue buscando entre mis piernas el tallo de mil colores, la furia hecha lanza, la flor que siempre danza, la flauta dorada que silba desnuda y encaja entre nalgas...
Abracadabra , y el fuego que arroja tu cuerpo hirió mi deseo, ardieron mis huesos y el solo rozar de tu dedo en mi espalda prendió el universo y quemó todo el aire que comprimen los planetas...tu mirada fue abrasiva y avivó mi piel dormida y helada, fundió mis cadenas tu beso de carne y arena...tu ardiente aroma de flor volcánica me atrapa, perenne y delicado como los párpados que luce tu cara de ángel núbil y algo indecente...
Abracadabra
Hechizo de sangre y sudor para atar el toro al suelo y domarlo con la pluma blanca, no quiero y aquí estamos, ¡no puedo!y no queremos irnos...tengo dudas del mañana y vuelvo siempre donde empiezo, soy un torpe ingenuo y sonriente que abre su pecho a la magia...
¡Abracadabra!
leer más   
3
sin comentarios 45 lecturas versolibre karma: 24

Se fue

En el trazo oscuro quiero ocultar mi razón,
Y entre líneas de hielo sufrir el suspiro y ahogar la vida, llorar el tiempo y sembrar la tristeza que, aguda, se clava en mi espalda...
Te odio porque te echo de menos...supongo...y el corazón me da un giro y se vuelve negro...
¿Podré volver a amar?
¿Será que mi alma ya no quiere jugar conmigo a las risas sueltas y el vigor desgranado en mármoles?
leer más   
3
sin comentarios 11 lecturas prosapoetica karma: 33

Reencuentro

En la bóveda templada a sangre se hizo el eco, pesado y gris y unos pasos de hierro y ausencia rajaron el silencio...
leer más   
3
sin comentarios 32 lecturas versolibre karma: 28

El Segundo más Largo

Un collar de rostros olvidados,
Forjado entre tinieblas y lloros,
Llorona joya de engastes dolidos,
Que pesa en mi cuello y provoca mis pecados...
Con un brazo muerto creí ser capaz de asaetear las estrellas y domarlas y hacerlas mias...pero en la noche oscura tiritaban, a lo lejos ,histéricas de risa y escarnio acerca de mis flechas. Yo fui quien cazó el rayo y condensó la bruma hasta volverla fuente de plata y cobriza roca que alimenta una rosa...
Con el verbo, di la vida a cuantos se apagaron y ejecuté los futuros intentos de ser feliz en un instante de grandeza deshojada y fugaz como el deseo de un joven hermoso.
Fui, yo, todas las noches que tú creíste divertidas y huecas, fui todo el amor que no quisiste creer humano y diste por engaño. Te di todos los corazones que me quedaban, toda la sangre que aún ansiaba el amor...y tú disparaste a matar, tu sordo encuentro con la peste y tú atracción por la basura...¿que puedo decir ahora?
-Si he perdonado ya más veces de las que admite mi fe de pirata-
leer más   
4
sin comentarios 57 lecturas prosapoetica karma: 47

El olvido, el olvido...

Te veo y me hieres como una espada,
Ha pasado tanto tiempo que la sangre está seca e incluso duele más...
Te has convertido en todo lo que juramos aborrecer,
Y sin embargo no consigo esquivar tu sombra...
leer más   
4
sin comentarios 33 lecturas versolibre karma: 43

La Hora Mágica

Últimamente no escribo, vomito los versos en una sucesión constante de vorágines convulsas sin sentido ni orden preconcebido. ¡Anatema! Es la hora de los arbustos y los poemas de seda.
leer más   
4
sin comentarios 47 lecturas versolibre karma: 75

Sueño de luces

Nunca pienses que la noche ya no brilla porque esconde sus sonidos,
Las estrellas cuando duermen siempre sueñan entre luces,
Y los gatos más hermosos las protegen del destino...
leer más   
4
2comentarios 52 lecturas versolibre karma: 69

Todas las miradas murieron

Creí en tu amor y todo fueron lágrimas,
Busqué en tus luciérnagas y todo fue oscuridad...
¿Qué ojo podrá llorar tu pérdida?
Ahora que he descubierto que soy mejor que tú...
leer más   
11
4comentarios 105 lecturas versolibre karma: 108

Oculto tras los gritos

Otra vez oculto tras los gritos,
Cruzando el camino triste de orgasmos malditos,
Atrapado en la tormenta de blancos rayos,
Sin poder esquivar e incumpliendo mis promesas...
No se ya que hacer, -se me va pluma buscando el hilo-, me siento ausente,
Tengo el cuerpo dolorido y el alma ahogada en el presente...
leer más   
8
1comentarios 147 lecturas prosapoetica karma: 111

El amor más puro

Sucio fue tu amor, tan intenso como vil...
Sucio fue nuestro sexo, sucio hasta saciarme por completo...
Y sin embargo ya no estás ahí.
leer más   
9
sin comentarios 59 lecturas versolibre karma: 128

Oda a la Vida

Siembras, cantas, suspiras, recoges y mueres,
¡Y suena la canción a deshora!
Amas, (locura), respiras, adoras y vuelves,
¡Y el dolor jamás se agota!
Sonríes...¡es la muerte!
Y el reloj se apaga ya sin horas...
leer más   
12
4comentarios 84 lecturas versolibre karma: 134

Elegí mi suerte

Entre cantar o morir, elegí lo segundo, con toda la certeza de haberme equivocado soplando mi frente...
Muerte de cal y restos de rosas secas, muerte de todo color y toda pluma, adiós en cien palabras que arrancan la piel y mellan los calderos de bronce que fueron arena y fuego y fueron alma condenada y espejo de rostros vendados y ciegos...
Entre sufrir o soñar elegí agitar los dados y agotar mi suerte, soltar amarras y darle otra vuelta al nudo para hacerlo más fuerte y menos sujeto a los cambios del viento, viejo junco, árbol duro y obstinado crecido salvaje y huraño, de espalda torcida y raíces insondables que rajan la esfera celeste de ríos y mares...
¿Quién cogerá la fruta y ahondará en su lecho de hojas vivas ausentes de hierro y sangre?
leer más   
6
sin comentarios 58 lecturas prosapoetica karma: 91

Adiós, muerte, olvido, dolor

Una canción de muerte para alegrar a los vivos,
diapasón y cien cadenas de plumas que no vuelan,
con la mirada ausente y sorda a los grillos,
arrojo ebúrneos dolores sobre este papel que escribo,
y compongo, perfumado, el indulto final...
leer más   
5
1comentarios 74 lecturas prosapoetica karma: 71

Tres Actos

ACTO PRIMERO

Quiero domar al león que lleva sobre su cabellera al tiempo, dormitando entre sus trenzas de oro forjado con siglos,
Puedo ver los colores que antes no cuajaban, moverse, transformarse y formar, cada día, infinidad de nuevos colores que se multiplican exponencialmente. Puedo oler cuánto tú hueles. El perfume me es familiar y dulce al tacto verde de mis añiles pensamientos. Veo la fuente a lo lejos, sentada sobre sus patas endurecidas y petrificadas, tarareando una melodía de Schubert con sus aguas, puras de lujuria y de vicio. Veo unas gotas de fuente, concentrarse para alcanzar la cúspide, esforzándose para encontrar un destino de salpicaduras y desprecio total.

SEGUNDO ACTO

Continúo en el trasvase...
En él me muevo y soy real,
Mis párpados se besan...
Como cuerdas de guitarra.

He salido de la negrura y de la ponzoña hace años que no sé nada. ¡He concebido tantas locuras! Esa luz a la ribera del río...
Esa calle de reyes que no resultó ser tan azul ni tan principesca. Resultó ser un encanto. Pero no consiguió el efecto. Fue un sueño. Pues sólo de sueños vivo! a diferencia del hombre...
Quiero trepar a la hiedra y escalar un bonsai inmenso. Derivar, en todo momento, mis culpas. Derivar...virar...
Quiero esa extensión de piel de tu espalda , quiero la tersura y la firmeza.¡ No me lo tengas en cuenta!

ACTO DE DESPEDIDA

Inspira...absorbe e infla tu espíritu, llénalo con este cálido soplo en forma de canope poesía contenedora de secretos.
Espira...devuelve lo tomado en forma de sonrisa comandita, nocturna comprensión de los deleites boreales y verdad absoluta de mis escritos.
Aquí te espero, sobre este tejado, seguido por tantos hermanos que no recuerdo sus nombres; El de las fuentes, el de los gitanos, el párpado verde, la luna de estaño, una carta de vidente, un perro que huele perfumes, una princesa triste, un club de poetas malditos...
Y me despido con este adiós sincero,
¡Y me marcho con mis aves yo de nuevo!
leer más   
6
sin comentarios 39 lecturas prosapoetica karma: 87

La Condena de la Levadura

Miserablemente se recogen las nubes a su corral de escarchados muros,
Mis pasos no son más que un sonido en un templo vacío de sueños, ahora...
Podría decirse que alimento una sombra que devora muchas noches, podría,
Saberse designado el poeta para crecer extramuros, ultratumba, alargado,
Crecer y crecer como el humo de un incendio, como le previno su silueta nocturna...
¡Sólo un loco teme a su reflejo!
Y yo duermo (o no duermo) aterrado por mi espejo, acongojado por mi eco, ausente de mi sombra y mi palabra...
¡Crecer y crecer como la luna!
¡Cargado de cuartos y de medias y de llenas!
Sin menguantes.
Así debe crecer la poesía y su escriba solemne , "el oculto y marcado"
Alimento de proféticos efectos, confitura para críticos perfecta, ¿cómo puedo cegar los deseos?
Que parecen crecer como el árbol mimado...
Miserablemente dirijo mis pies hacia la tumba del sonido amable, al camposanto de las cien cuerdas...
Y descubro que todo fue un onírico receso.
leer más   
5
sin comentarios 51 lecturas prosapoetica karma: 81

Un viaje a través de mi Universo

Deja que te enseñe este universo,
donde pájaros siguen a una nube,
mundo que en mi pluma yo contuve,
espacio que controlo con mi verso,

En mis manos los poderes se reúnen,
mar gastado en mis ojos isleños,
levantando cada estrato de mis sueños,
hilvanando dos historias que se unen...

Simple como vida y muerte,
complicado como muerte y vida,
que seguras sólo tienen la salida,
¡y es por suerte!
que no hay nada más doliente,
ni palabra más sentida,
que un adiós antes de tiempo,
una lágrima abatida,
una vida...
una muerte...

Deja que te muestre el interior,
el "backstage" horripilante,
el espacio inferior,
el Infierno que despierto soñó Dante...

¿Creíste que sólo era hermoso?
No pensaste que el sol pudiese,
morir de frío a ese,
al que anhelabas fogoso...
Y que se levantasen los muertos,
de las púrpuras reverenciadas
cubiertos, y con los rostros tuertos,
y las miradas heladas,
y en su hielo mis pecados,
y en sus pecados, deseos,
y en vosotros...Perseos...
¡Incertidumbre!

Y en esta expedición perderéis,
perderéis norte y destino,
jugando entre mi camino...

Quizá encontréis lo prohibido,
hilado con hebras de Parca,
un lago sin fondo ni Barca,
soñado en un sueño dormido.

Pero deja que te muestre el día,
tirano que domeña la sombra,
fuerza que a todos asombra,
y que al poeta vigila...

Deja que navegue por tu frente,
rayo de luz petrificado,
obelisco en rayo transformado,
así el día en su son potente...

Te deslumbra y ciega enamorando,
tus ojos cargados de tristeza,
se levantan mas allá de tu cabeza,
queriendo de dolor salir volando,

Volando de tu cuerpo sale ella,
adornada con tus miedos mas atroces,
los oculta entre susurros dando voces,
alejándose camino de una estrella,

¡Yo te muestro el día refulgente!
Con dulzura y picardía de doncella,
giro y salto, con soltura, ¡de repente!
sorprendiendo con mi audacia tus reproches,

Mira el cielo embravecido por las olas,
que levantan, de fósforo, las nubes,
azules y verdes y espumosas de orbes,
rompen fuerte tallando caracolas,
que suenan a ríos empantanados,
a corrientes sin lecho ni poesía,
y a dolores que corriente transmitía,
o a pontones por los vientos destrozados...

El día es un sol malhumorado,
al que escribe lo tiene entre sus brazos,
no lo acuna, lo mantiene con sus trazos,
tanta luz ya lo tiene alborotado,

Yo prefiero la noche en su belleza,
la noche en su grandeza inigualable,
despertar para escribir con la tristeza,
sin montañas que se enfrenten con mi sable...

Es "La Obscura" con su patina de rezos,
con su luna que amartilla a los poetas,
ámbar, nácar, plata y azures cometas,
la que dicta con su gravedad mi peso...

Deja que te enseñe este universo,
de canciones y de rimas y de dientes
blanco esmalte en la joven boca hiriente,
negra luz para iluminar mi verso,

¡Aquí mueren la métrica y el ritmo!
¿sabéis?, sólo escribo para los abetos...
para los pájaros de joyas refulgentes,
para las gentes que leen a los muertos,
o para los niños que miran al río...

¡He sido la corriente!

El soplar del viento, el polen, las semillas,
caminado por caminos de corcho,
siendo el agua y las cabezas amarillas
con las caras de huevo blanquecino,
y los cuerpos de muñecas orinadas por el tiempo,

¡He sido el cuerno olvidado!

El ronquido de la bestia de diademas,
el signo blasfemo de su corona, a veces
Brillante coraza o escama de luces,
que se une a la piel del árbol o del poeta,

¡La mas oculta de las pasiones he sido!
entre los sirgadores y los falos,
entre las mujeres pobres pero buenas,
entre los enfermos y los que escriben,
y entre los que nacen y entre los que aún no mueren...

He sido absoluto y he errado tanto...
He sido flexible como un junco, ¡y también equivoqué el camino!

Disfruta del paisaje que te ofrezco...
Mira al cielo, alza tu boca y respira,
atrae toda la brasa y todo el rojo,
comprime el añil en tu paladar...
¿no te sabe a poema?
ahora las nubes saben que conoces sus secretos,
el sol te servirá de guía, la luna...

¡La luna te hará de celestina!
No hallarás nada que no anduvieses buscando...
ni entre los muebles encontrarás tu sino,
será aquí, en este universo versado, aquí,
¡aquí te sentirás vivo!
porque dime...¿cuánto tiempo llevas muerto?
¿cuanto olvidado?
¿cuantos veces tu corazón se ha remendado?
No llores más, no tendrás que marchar,
quédate aquí a mi lado...
¡Junto al estandarte y la oriflama!
A través de las siete murallas,
cruza conmigo el puente, ¡ven!
que la inmortalidad te aguarda...

(No hay muerte para el que nunca estuvo vivo, ni vida para el que sólo fue poesía)
leer más   
5
sin comentarios 36 lecturas prosapoetica karma: 82

Tu y yo

Elevado por encima de los pájaros pude conocer los secretos de los hombres de barba larga,
no hubo puerto ni río o afluente que contuviese la furia desatada de los titanes que me arrastraron...
Enseñándome cómo vivían los que me señalaban pude reír con una mueca de espanto lastimera , con un dolor agudo pené por mis hermanos a los que tanto deseo ver iguales...
Elevado por encima de los días y las noches conocí tu lamento, ¿eh? Viejo...retorcido entre tus cuentos y definiendo lo que dicta tu ego, sin volar jamás, sin jugar con plateadas abejas...
Comprendo tu dolor y me conmuevo, ¡y no te juzgo más duro de lo que mereces! Al fin, candoroso tras fiero...no hay culpa en tu ignorante sapiencia, ¡es el verbo! Es la definición de tu verbo, donde tú razonas yo sueño, y si tú miras yo observo...¡no es tan complicado!
(Tú sabio y yo bohemio)
No te juzgo, ni quiero tus explicaciones ni tan siquiera te condeno...
Pero hay un retrogusto que persigo, una especia que disfruto cuando puedo, una frase que retumba en mis oídos y una estancia entre paredes que alimento...
Tu eres sabio y yo bohemio.
leer más   
4
sin comentarios 70 lecturas prosapoetica karma: 60