Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Nocturnidad

Aún en la cúspide más vertiginosa,
aún en los peldaños
más llenos de olvido.
En ataduras casi imprecisas,
y navegando
en noches iracundas,
creo descubrir tu rezago.

Y verte a ti,
a tu voz pronunciando mi deseo
a descubrir la entereza de tu gesto,
a tu imagen, hecha toda
bajo los astros certeros y en fuga.

Nada eres tú, y sin embargo
te irradias hacia todo.
Hacia el deseo,
hacia lo que nace de pronto,
hacia la plateada
y tormentosa lluvia.

Y aún entre ataduras imprecisas
sólo queda todo,
quedas tú,
en eco y ceniza,
en lo que no muere y acecha.

Sin embargo
creo descubrirte,
encontrarme en tu lenguaje.
Te sienten mis ciegos sentidos
y no lo creo:
eres tú
tiritando,
persistiendo y no.
Transcurriendo en tu ternura
como un río,
ahogando horas amargas,
libertando rachas iracundas.
Eres tú,
tú que persistes y no,
aún en cada cúspide
y aún en cada peldaño.
leer más   
3
1comentarios 31 lecturas versolibre karma: 39

Bolero de los dos amantes

Yo toqué los tórridos muros de la ira,
sumergí mi alma
a lo más alto de un lamento,
y recogí, y contuve
la guarida cortante de los cristales.
Pero el tiempo
menguó toda oquedad indefinida,
menguó la claridad,
y menguó el otoño:
no pude evitar nuestro encuentro
no pude evitar esa hora
sino sólo aceptar el nardo y la espina.

Mi amiga :
hay algo quizás en tu voz que me nombra
algo en tu cabellera de nocturna miel,
y en el fuego de tu sangre,
aquel fuego descubridor
de anhelos y desdichas.
Algo va en ti, en los errabundos deseos,
y vuelve en el adviento de tus besos,
a la fecundidad
de las medias luces.

Algo que aguardó
en la espera de hallarnos,
tal vez como un reloj o el vuelo de un ave,
y se detuvo en tu piel
y en el calor de tu vientre,
en esta hora de glorias y penas,
en esta hora derramada de esperanzas.
Pero sin treguas
ni quebrantos
cuando todo yace
y emerge desde ti, amor mío.
leer más   
4
sin comentarios 39 lecturas versolibre karma: 38

Poema taciturno

Las palabras
son la mitad del pensamiento,
la otra mitad aguarda en unos labios.
La mitad de un deseo pertenece al viento,
el viento lo lleva por caminos contrarios.
La mitad de lo eterno
duerme en el tiempo
y lo eterno de un beso está en unos labios.

Las verdades
nacen en mitades de nada y todo,
todo tiene una mitad
de soledad y lejanía,
la libertad se esfuma al dejarlo todo
la soledad está hecha
de silencio y melodías.
A veces las promesas valen todo,
y los recuerdos son promesas
de una eterna alegría.

La mitad de mi existencia
siempre está contigo,
la otra mitad
es testigo en un lugar del alma,
el viento
deshoja las multitudes de la calma.
Somos las mitades
de un sueño
habitando un par de almas.
leer más   
7
1comentarios 48 lecturas versolibre karma: 62

Enumeraciones

Han caído tardes
en las paredes
y ocasos en un viejo cristal .
Ha venido un día sin nombre
con proezas diferentes
al diamante terrenal,
en las germinaciones
del tiempo inerte.

Todos viven bajo el mismo día.
Las calles respiran
con pulmones de asfalto y piedra
entre bullicio y semáforos,
bajo los alfileres de la lluvia,
y entre ocasos consumados.

Yo voy por mundos desiguales
con ojos de infante en la simpleza.
Consternado y sosegado,
buscándome y encontrándome
en el astro inverosímil,
en la perpetuidad terminada.
Voy por ciudades y calles recortadas
con venas de laberintos y murallas,
encontrándome y perdiéndome.

Voy entre las gentes
entre los tejidos y huesos que me edifican.
Y madura como un ágil fruto
un día sin neblinas,
coronado de vida y muerte ,
con los ojos del sur y del ser.
Y es de nuevo una ciudad pequeña,
y despierta de nuevo la pequeña ciudad.
leer más   
11
3comentarios 57 lecturas versolibre karma: 88

El tormento y el río

Fiebre de ti, así nacida
y terminada en mi sien.
Del coral sin espinas
en que me halla el perdido recuerdo
y en mi lecho se hace vasto.
No soy más de mí.
Soy quien enferma
de libertad dolida,
quien sucumbe y guarda
tu mirar claro y débil de furias,
de fiebre tendida sobre sí misma.
Y sólo permanece allí, esperando
mi muda caída en su senda
en su arco temerario de frío y fuego
del fuego hecho río
del río hecho aire.
Y lo invaden las hojas marchitas
y dos manos tocan las manos
que contuvieron antes,
como el aire se hace respiro,
una voz gobierna la melancolía
y cae incesante y sucesiva,
como un matorral
en las últimas sombras
ocultando las hogueras, la dicha.
Ocultando el nardo y la yedra,
quebrantando eslabones.
Y menguando, taciturno, en el beso.
leer más   
4
sin comentarios 28 lecturas versolibre karma: 46

Arte

Arte no es venerarte
sino poder estar juntos.
Arte no es dibujarte el mundo
pero quizá, sí sea extrañarte.
Perseguir aquello
de apariencia imposible
para darte acuarelas infinitas.
Fundir el fin y el inicio
para encontrarte,
y nuestras vidas
no sean paralelas.

Amarte no es arte fugaz,
es llevarte en un lugar aparte.
No es desvelar un poco de tristeza.
Arte, es entregarte el pensamiento.
Las derrotas y heridas aliviarte,
descubrir nuestras almas sin dilemas.

Arte es encontrarte
en la simpleza de un día,
y predecir una forma de amarte.
Es olvidar la lejanía
que traigo conmigo.
Es no saber de años y horas
y dejar al viento un eco
que siempre vaya contigo.
leer más   
4
2comentarios 53 lecturas versolibre karma: 51

Mayo

Estoy frente al mar.
El frío del invierno rueda ya lejos.
Las aves cuelgan sus siluetas en el ocaso.
Van y vienen las olas y las vidas.
Nada se extingue
en su elemento persistente.

Estoy frente al mar.
Interrogando a mi sombra,
contemplando el murmullo oceánico.
Los vestigios y las preguntas
se alargan en silencio.
Un navío esparce
lentamente sus trayectos,
y algún canto olvidado
en el viento se esparce.

Estoy aquí.
Frente al inmenso espejo marino.
La noche desborda su velo
sobre la tarde que agoniza.
Y se apaga, incesante, el ocaso.
Todo se hace distante
frente al azul y violeta inmensos.
leer más   
2
1comentarios 20 lecturas versolibre karma: 13

Si mis manos fuesen

Si mis manos fuesen cadenas
y el metal indiferente no fuera tal,
si hallarte ahora posible fuera
quisiera llegar poco a poco
hacia donde tú estuvieras.

Hecho de tu amor dolorido
hecho de mis dolores perseguidos,
y hecho del tiempo no herido.

Si el silencio fuera una condena
y una estrella fugaz no fuera tal,
si conocer el final posible fuera
quisiera hallarte poco a poco,
y llegar a donde tú estuvieras.

Como cada objeto en el olvido
como cada ser encontrado,
como el sueño dividido
de un mundo atroz y sosegado.
leer más   
4
sin comentarios 62 lecturas versoclasico karma: 38

Soledad de lo infinito

Vengo desde ningún lugar.
Voy hacia otros parajes,
o quizás vienen
hacia mi marcha inmóvil,
hacia decisivas y triviales partidas.

Y ya de otros caminos
y ya de otros errores,
de rápidas proezas.
Del error inequívoco,
de proezas huérfanas de vuelo.
Palabras que olvidaron el habla
y tal vez mañana germinen
como ávidos árboles .

Al final la eternidad no es tormento
al final la soledad es desafío
y el humano es innumerable,
un eco sin puerto ni guarida.

Y cada paso se reduce a huella
como a silencio se reduce cada sonido.
Oh! frígida y altiva infinidad,
en tu funda plateada
el universo es arena solitaria...
Y mis manos mortales son ceniza,
y en otros caminos
cuánta luna será sol nuevamente.

Vengo desde ningún lugar
voy hacia lo gris y no encontrado,
y entre la arena insistente
se esfuman
sin muerte las palabras.
Entre la arena de la infinidad
desaparecen y nacen sin tregua
eternas y efímeras,
sin huellas y sin olvido.
leer más   
5
1comentarios 48 lecturas versolibre karma: 63

La página perdida

Sería suficiente
no guardar memorias
y no desistir
mientras olvidamos,
abandonar los antiguos sonidos
que antes fueron amados.

Sería suficiente
este día de lluvia inexorable
y no buscar razones
para cada pregunta,
suficiente sería ser del aire frío
y tal vez
existir sólo contemplando,
pedir al infinito
no eternizar lo peculiar.

Sería suficiente
no guardar memoria
de lo vivido,
pero que baste
todo aquello y nada a la vez,
conservar la huella
de lo que antes era
y que luego no pudo ser.

Sería suficiente lo imposible
y amilanar
un poco el orgullo,
no decir adiós al partir
y no evitar la nostalgia,
conservar
la fortuna
de haber conocido
lo inolvidable.
leer más   
12
1comentarios 69 lecturas versolibre karma: 96

En el fondo de ti

En el fondo de ti
nacen todas las palabras
y todos los silencios
confluyen, irradiados,
por el astro viajero de tu sangre.

En el fondo
significas más que destellos
de intimidante belleza,
en el fondo significas más
que darte las gracias.
Eres tú la osadía y el traspié,
todo cuanto buscabas
y todo cuanto dejaste partir.
Todo vive en el brillo
de un prisma eterno y multicolor,
germinado,en el vientre del planeta.

En el fondo
eres tan sencilla
como indescifrable.
En el fondo de tu cielo
duermen las estrellas sumergidas
y caen crecientes líneas de luz
cuando eres regazo y eres bandera.
Y la marcha de una herida se pierde
cuando floreces inocente,
esa hora en que confluyen en ti
la duda y el odio.

En el fondo eres infinita
cuando eres humana
y cuando eres tristeza,
en el fondo de ti,
en el ser que tú eres
y en el aire que envuelves.
leer más   
4
1comentarios 47 lecturas versolibre karma: 39

Oda a la flor de cristal

Una flor de cristal se propaga
perdida entre sueños,
gota de rocío constante,
elevada en el eco
entre maderos y partidas.
Perdiendo olvido
en sus compaces,
en su pura transparencia,
en el delirio, silente y cauto.

Flor, de todas las vidas,
eres la indómita respuesta,
la coraza
de transparente poderío,
cuando surge serena, una llama
en el frío del sol.

Y como dos caminos,
tus brazos y piernas,
certeros y confundidos
hicieron una sola forma,
un solo fruto
y un sólo instante.
Elevándose
la vida en aquel reflejo,
y el universo se conjugó
en tu hálito constante,
como inocente alegría
en manos de una niña
que te llevó a su pecho.
Y en la concavidad del mundo
floreció la luz
del astro en claridad.

Ha llorado el día quejumbroso
sus pequeñas y delgadas lágrimas,
en los muros y la tierra del hombre,
así, en ellos madura
sin semilla la inercia,
y derraman
su presencia rápida y gris.
Pero tú, clara flor sublime,
nunca apresuraste el tiempo,
no te consumes ni renaces,
te esparces como lluvia de río.
Viajas, desapareces y reapareces.
Y de nuevo eres inicio
sin sueño ni final.
De nada es distante tu reflejo,
no hay sequía que marchite
tu sangre plena y tu equidad de sol.
leer más   
3
sin comentarios 34 lecturas versoclasico karma: 18

Si miras el mar

Si miras el mar
guardaré las espinas y pétalos
de una tarde cualquiera.
Se fundirá mi respiro a tu anhelo
como ola dispersa entre piedras
y será mi patria ese mar ahora tuyo,
y en tus péndulos trazaré nuevos senderos.

Si miras el mar
la llegada inesperada
en tu puerta será sosiego.
Conjugando ironías y estragos
serás rebeldía
del color eterno en mi lienzo,
y así reunida será la espera
en los latidos de un mar incontenible.

Si miras el mar
no me busques
en azules ni navíos,
y desde tu puerto seré un destello
repetido en las ondas,
de la ausencia emergente
en mi huerto y mi andar.
leer más   
2
1comentarios 121 lecturas versolibre karma: 95

Canción de dos

Siempre contigo.
En el instante pasajero
que se marcha perdido,
o la vida completa
entre tormentas y aguaceros,
en besos distantes
y heridas violentas.

Siempre unidos en el mundo
o enfrentados a sus corrientes,
en la cima nacida de la dicha
o defendiendo medianas tristezas.
Siempre a tu lado, conmovido,
y en promesas no extinguidas...
De la mano, a tu lado
guiado hacia ti.

Siempre contigo y de ti
lejos del olvido.
En tus insomnios y en los míos.
En tu andar sobre el mundo,
entre enojos y desvaríos
y en las marchas sin rumbo.

Entre gentes y soledad
en la espera hecha desafío
de tus noches en mis días,
entre nubes y navíos
de remanso y rebeldía.
Siempre contigo,
en las claridades,
y en lo sombrío.
leer más   
4
2comentarios 37 lecturas versolibre karma: 52

Ahora

Ahora
las confusiones
se derrumban sordas
y en calma.
Ahora no espero prometer algo.
Y se terminan los días,
y las fechas que eran lejanas
vienen juntas en su discurrir
y luego se marchitan,
como el fuego
de un cirio que agoniza .

Ahora
se marchan
las direcciones de mis preguntas,
hacia los sitios
donde no habían llegado.
Y yo, herrero del viento solitario,
habitante inconcluso
y corazón del hierro perdido,
voy sin regreso, sin brújula
sobre el suelo que me vio vivir
y que ahora me ve alejarme,
ya sin las brasas del ansia
pero conmigo, y conmigo...
Con las personas que he sido
y luego seré .

Pocas veces
el silencio fue tan claro.
Ahora todo es llano y tranquilo,
todo vuelve a edificarse
y voy sin regreso
conmigo, pero sin mí
pero conmigo, y sin mí.
leer más   
6
sin comentarios 74 lecturas versolibre karma: 40

Desde que te quiero

Desde que te quiero
el cielo tiene dos lunas
y mil coincidencias,
esperando ser escritas
en un destello dondequiera.

Desde que te quiero
puedo conocerte los silencios,
y más que inventado
viene el regocijo que añoro,
desde cada remanso extinguido
hacia los dos.

Desde quererte
puedo conocerte, aprenderte
y pensarte como jamás,
y más
que lo alcanzable.

Desde que te quiero
voy a ciegas
observando todo,
y pareces decirme tanto
que espero detener el instante
para anclarlo en los dos
y no dejarlo partir.
leer más   
2
sin comentarios 41 lecturas versolibre karma: 29

Las esperas

De tanto amar me llevé mil heridas:
celestes, oscuras,
de todo color y forma.
De espesores imponentes
y de tamaños miserables.

De tanta herida aprendí a esperar.
Con andar paciente,
sin ser esclavo,
sin ser espera.
Con vigilias de faro
y audacias de tortuga
en arenas otoñales.

Y de tanto vivir
sentí que iba muriendo
un poco en todo,
en todo dejaba
un pedazo de mi existencia,
y todo me obsequiaba
algo a cambio, para vivirme.

Ahora estamos aquí.
Tú en mi pecho y yo en el tuyo.
Pintando la calma
cosechando la risa.
Me duele desde adentro
cuando amar es olvido,
por eso, vayamos lento
como el otoño.
Por eso, en mí confía, niña amada.
En tu entusiasmo y paciencia guárdame
sin diluvios ni goteras.
Amarte para no ser fugaces
como un sueño roto.
No, amor. No me pidas lo eterno.
No seamos jadeantes
ni vastos desiertos.

Fui ese que no volveré a ser,
serás aquella que antes cantaba
a mis vientos y a mi oído.
Ahora vayamos lento
avasallando las prisas,
quiéreme como me quieras
que te querré como eres.
Que mi tesoro no es de fábula
ni de lágrima mi lamento.
Y con vigilias de faro
me voy ya conmigo
hacia el verano de otro cuento.
leer más   
2
sin comentarios 51 lecturas versolibre karma: 29

Together

Mientras vaya el campaneo
de un aire sincero en tu palpitar,
arpa en zafiro del que voy en busca.
Mientras sea el viento
gélido y amenazante
sea la hojarasca vacía en nosotros,
y las corolas de tu voz
me evoquen
donde se unieron la espiral y el rocío;
para ti será mi respiro siempre cambiante
y mi aliento,
emergido desde mi existencia
y desde el ser que soy.
Del amor en que me forjaste
y en el trayecto de tu sangre.
Pero este mar idílico
somos tú y yo en ésta hora,
aquella quien eres
y aquél que soy.
leer más   
4
sin comentarios 49 lecturas versolibre karma: 46

Ten descaro

Ten descaro;
ciégate
ciegamente en el claro,
procura
locuras ilógicas.
Entrega el abrazo
y entre brazos un sueño intacto.
Descaro no hay en nublar la razón
descaro es quebrantarse
en el quebranto
más vano.

Ten descaro;
desnuda el alma en la risa,
abandona tus dudas fantasmales,
y pinta
las paredes indecisas de la noche.
No hay descaro en volar siendo libre,
descaro es llenar las llanuras del temor.

Ten descaro;
deja los tesoros y carencias.
Sé lluvia en tus desiertos
olvidando, sin olvidar lo bueno.
Y encuentra en la almohada
más de un sueño conquistado.
Inapropiado no es aquel descaro,
descaro es vivir errado
en lo que ya es claro.

Ten descaro finalmente
en vivir sin extinguirte,
pero extinguiendo llamas frías
y conservando las de invierno,
y los ceros anuales.
Pero no los de la izquierda.
Ten descaro en el amparo,
en la luz de un faro,
o de una vela ya extinguida.
leer más   
5
sin comentarios 48 lecturas versolibre karma: 76

Motivos

Un amor de muchas vidas nos atrapa
entre sus vientos no establecidos,
entre su voz y una llama peregrina,
nos lleva entre sus fauces transparentes
hacia un nido socavado en el tiempo.

Yo era un rezago minúsculo
tú ya eras absoluta y contundente
incalculable e insospechada.
Yo buscaba el canto del mar
y de la estela el silencio,
tú encontrabas la voz misma
y cada eco en la lluvia de tu alma.

En nuestras vidas y nuestras muertes,
por aquello viviendo
y muriendo desde nosotros...
casi en mí
y de ti tan cerca.

Nos atrapa en su manto,
entre sus caminos
y sus naufragios,
en sus regiones no encontradas,
como atrapan unas manos
cada luz
y cada sombra no encontrada.
leer más   
13
5comentarios 134 lecturas versolibre karma: 126